COLUMNA DE OPINIÓN DE Pedro Nuño de la Rosa: «¿Nada será como antes?»

Después del diluvio universal Noé fue el primero en pecar agarrando una borrachera de mucho cuidado. Mientras la peste negra se llevaba a media Europa, los jóvenes florentinos de pudientes familias montaban orgías con disoluta proximidad sexual

Ruletas

Isabel Bonig intentará demostrar que se lava todas las mañanas con agua bendita; César Sánchez, contrarrestando a la anterior –siempre Alicante versus Valencia–, se venderá como lugarteniente del líder nacional Casado –uniendo sus suertes–; Luis Barcala, el más inteligente don Tancredo que haya podido tener la capital alicantina, demostrándose gestor por encima de político.

Futuro al regreso

Algún ideólogo independentista confesó que no le importaban decenas de muertos si la estelada derrotaba a la roja y gualda. Lo que el imbécil bocazas no quiso recordar es que en esta piel de toro siempre empezamos en guerrillas y acabamos en cientos de miles de cadáveres.

El péndulo

Vox se frota ojos y oídos viéndolas clamar eslóganes mientras bailan cánticos contra el macho; sabe la ultraderecha que todavía queda mucho hombre sin educar en el progreso de una sociedad avanzada y mujeres que están a gusto con su feliz yunta y descendencia, no habiendo escuchado insulto, ni mucho menos roce físico.