Un berenjenal político

Si Sánchez sale de este berenjenal político en que se ha metido y es finalmente investido, se mete de plano en otro berenjenal más espinoso y complejo aún cual es un «gobierno de coalición» entre socios que, hasta ellos mismos, se auto reconocen antagonistas en demasiados temas sustanciales