Vox registra una enmienda a la totalidad al presupuesto y acusa a PP y Cs de “obligar a los alicantinos a moverse en patinete”

Mario Ortolá afirma que “la Zona de Bajas Emisiones que pretende implantar el equipo de gobierno es la decisión política más grave a la que se van a enfrentar los alicantinos en las últimas décadas”

El Grupo Político VOX en el Ayuntamiento de Alicante ha registrado una enmienda a la totalidad al proyecto de presupuestos del bipartito, compuesto por PP y Ciudadanos, por ser los presupuestos que incluyen la financiación para la implantación de la Zona de Bajas Emisiones a la que el partido liderado en Alicante por Mario Ortolá viene oponiéndose desde su anuncio “por ir en contra de los intereses de vecinos, comerciantes y hosteleros” así como por la inexistencia de rebajas fiscales que ayuden a las familias alicantinas a hacer frente a la subida de precios generalizada.

Así, Ortolá afirma que “nuestro compromiso en la oposición contra el “Alicante Central” de PP y Ciudadanos es absoluto. La Zona de Bajas Emisiones que pretende implantar el equipo de gobierno es la decisión política más grave a la que se van a enfrentar los alicantinos en las últimas décadas y, a pesar de preguntárselo durante meses en diversos plenos, desde el gobierno municipal se han negado a dar una contestación acerca de porqué no se ha informado a los alicantinos sobre sus consecuencias ni porqué se ha diseñado una zona de bajas emisiones que prácticamente cubre el 70% del núcleo urbano de Alicante. La falta de transparencia con este proyecto es una prueba clara de que saben que será algo negativo para la ciudad y que les puede venir mal de cara a las elecciones de mayo y por ello han olvidado reunirse con el pequeño comercio y la hostelería y solo han visitado a Amazon y Mercadona a los que les han prometido “todas las facilidades posibles”. Desde VOX tenemos el firme compromiso de proteger el pequeño comercio y la hostelería y por ello defendemos que el “Alicante Central” del Partido Popular, que deja libre de restricciones a los grandes centros comerciales, supondrá la ruina para los autónomos y pequeños empresarios que residen en la zona restringida”.

Mario Ortolá afirma que “la Zona de Bajas Emisiones que pretende implantar el equipo de gobierno es la decisión política más grave a la que se van a enfrentar los alicantinos en las últimas décadas”

El modelo de ciudad que defienden PP y Ciudadanos es el mismo que defiende la izquierda radical. Pretenden que las familias que no se pueden permitir el lujo de comprarse un coche eléctrico por 40.000 euros lleven a sus hijos al colegio, a sus mayores al médico o vayan a trabajar en patinete o bicicleta, incluyendo en el presupuesto una subvención para la adquisición de estos dos medios de transporte favoritos por los progres. La Zona de Bajas Emisiones es una medida de la Agenda 2030 que solo beneficia a las grandes multinacionales y que generará grandes desigualdades económicas entre los ciudadanos. Es fácil: si puedes comprarte un coche eléctrico, puedes vivir libre pero si no, o vas en bici o serás multado por circular con tu coche contaminante. No vamos a colaborar con lo que va a suponer la ruina de los alicantinos en los próximo años porque quieran luchar contra la “emergencia climática” que se han inventado para aplastar las libertades individuales y el derecho a un futuro digno”, añade Ortolá.

Por último, en lo referente al segundo aspecto que incluye la enmienda a la totalidad, el portavoz de la formación de Santiago Abascal en Alicante defiende que “estos presupuestos, al igual que ocurre con la zona de bajas emisiones, hacen seguidismo de la izquierda. Mientras el Partido Popular en el Congreso pedía la eliminación de la plusvalía aquí, en Alicante, llevaba a pleno su blindaje, propuesto por el gobierno de Pedro Sánchez, frente a la Sentencia del Tribunal Constitucional que lo tumbaba de facto. Es un impuesto que los ayuntamientos cobran a sus vecinos si quieren y aquí lo vamos a seguir sufriendo por la falta de coherencia entre el PP de un sitio y de otro y que terminan pagando, literalmente, los alicantinos. El PP y Ciudadanos no han tenido reparo alguno en unirse al PSOE, Podemos y Compromís para salvar el impuesto de plusvalía como no han tenido reparo en hacer lo mismo para tumbar la propuesta de Vox de cobrar el mínimo legal del impuesto de circulación mientras los alicantinos han estado pagando la gasolina a más de dos euros el litro y que hoy siguen pagándola a precio de oro. Desde Vox defendemos lo mismo en toda España y estamos en la defensa del sentido común y no en el poner trabas al día a día de los alicantinos. El Ayuntamiento de Alicante está para facilitar, no para imponer graves medidas por oscuros deseos de otros”.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: