EL RINCÓN DE LA TROPA Nueva sección

EL PANTANO DE ELCHE: LA BARRERA ARQUITECTÓNICA QUE FRENA AL VINALOPÓ

La distancia a la que se encuentra este pantano, su cómodo recorrido y su agradable paisaje hacen de este paseo un plan perfecto para el fin de semana

En numerosas ocasiones hemos hablado del agua. Tal vez sea porque no se sabe lo que se tiene hasta que se pierde, o en este caso directamente no se tiene. El clima seco de Alicante ha llevado a árabes y cristianos a comerse la cabeza para aprender a retener el agua de las corridas y de paso aprovecharla para sus campos. Entre otras obras relacionadas con el agua que tiene la ciudad ilicitana, esta puede ser la más impresionante.

Allá por el siglo XVI, la necesidad de los agricultores de la zona de regar sus campos hacía que tener un lugar donde retener el agua fuese una prioridad. De esta forma, en el siglo XVII se inauguraba el embalse, el cual revitalizó notablemente la comarca y permitió sacar el máximo provecho a esta tierra. Desde esa fecha hasta 1995, funcionó la mayor parte del tiempo, pero fue en ese año cuando la compuerta del embalse reventó y llenó todas las inmediaciones de fango. Como no hay mal que por bien no venga, esto supuso una oportunidad para que en 2007 los organismos públicos se pusieran manos a la obra para revertir esta situación y adecentarla como lugar de ocio y senderismo. La idea ha sido todo un éxito, ya que han creado un paraje natural repleto de flora y fauna de tipo marjal, con ejemplares de garduñas, comadrejas e incluso se han avistado también ejemplares de gato montés y nutria. Toda esta situación ha permitido que actualmente esté reconocido como Bien de Interés Cultural por la Generalitat Valenciana.

De esta forma, la ruta que os ofrecemos hoy es un plan sencillo de fin de semana especialmente recomendado para iniciar a los pequeños de la casa al senderismo y a la naturaleza. La ruta comienza en la pedanía ilicitana de Carrús, donde habrá que descender al paseo fluvial del Vinalopó. Desde allí, tocará subir río arriba y pronto el asfalto sustituirá a la tierra y un paisaje agreste se abrirá paso. Más adelante nos introduciremos en la ribera del Vinalopó, llena de flora y humedad, que contrasta bastante con el paisaje seco que veníamos recorriendo. Mientras que cruzamos el río de un lado a otro a través de puentes de madera vamos avanzando en nuestra ruta hasta llegar a la Carretera del Pantano. Unos 100 metros más adelante nos toparemos con el aparcamiento de la zona, un amplio espacio a donde llega gente de toda Europa con sus caravanas y los más perezosos llevan el coche hasta allí. Nosotros desaconsejamos esta opción a no ser que tengas problemas de movilidad, ya que la presa queda tan solo a 1 kilómetro.

Finalmente, primero a través del oído y luego la vista, apreciaremos la cascada del embalse. Después, al acercarnos, sentiremos cómo penetra en nosotros el olor a humedad y las microgotas de agua posándose en nuestra piel para tener una experiencia de cuatro sentidos. El quinto de ellos recomendamos utilizarlo al subir por la parte derecha de la presa hasta llegar al embalse que precede a la cascada, dado que ese es el lugar perfecto para hacer un pic-nic alejado de la muchedumbre que puede haber un fin de semana en la parte baja de la infraestructura. De esta forma, en un paisaje húmedo, bien cuidado y alejado habremos terminado nuestra ruta, la cual habrá constado de algo menos de 5 kilómetros.

Si te has quedado con ganas, puedes continuar el camino y llegar a Aspe, pero ten en cuenta que luego toca volver y el paisaje no va a ser tan bonito como el ya recorrido. Por otra parte, si quieres volver de una manera más rápida o al menos diferente, cuando llegues al aparcamiento en el camino de retorno, prosigue por la carretera y llegarás al puente de la Ronda Nord.

Finalmente, nos gustaría indicar que no es una ruta que aconsejamos para ciclistas, dado que el recorrido en algunos tramos de la ribera es demasiado técnico, con escalones y desniveles abruptos que llegan cuando menos te lo esperas. Si no puedes resistir a las ganas de montar en bicicleta, puedes ir por la carretera o bien esperar a los artículos que vendrán en la siguiente temporada, en la que os prometemos que seguiremos pensando en vosotros, ciclistas.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: