Jorge Cremades Opinión

Jorge Cremades: «Hemorragia de demagogia»

"Por su parte el PP se moviliza y da un apoyo rotundo a Ayuso en el Congreso del PP de Madrid, en plena tensión entre Podemos y el PSOE por la abolición de la prostitución"

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, la visita de Juan Carlos I a España ha desencadenado una hemorragia de demagogia en quienes pretenden que las inadecuadas conductas del Emérito trasciendan el ámbito personal y afecten a la Jefatura del Estado, cuyo titular es Felipe VI, con el evidente objetivo de derribar la Monarquía Constitucional para implantar una República, como si en las repúblicas no sucedieran estas conductas inadecuadas, cuando no delictivas (como en la Francia de Sarkozy, por ejemplo), por parte de sus titulares, pues es obvio que en todos los sitios cuecen habas. Lo demagógico es pretender que si se trata de una Monarquía la solución es derribarla, pero si es una República la solución es que el titular de turno pague sus inadecuadas conductas sin que ello comporte derribar el modelo de Jefatura de Estado, que es justo lo que pretenden los socios de gobierno de Sánchez con su ofensiva orquestada en plena visita de Juan Carlos, quien, como cualquier otro ciudadano libre, tiene o debiera tener todo el derecho a salir de España o entrar cuando considere oportuno, máxime si las causas judiciales en que está inmerso han sido archivadas con arreglo a la normativa legal y a los procedimientos judiciales establecidos, como es el caso, ya sea por haber prescrito, ya por su inviolabilidad, extremos que, en todo caso, debiera haber modificado el legislativo a lo largo de todos estos años de democracia y no lo ha hecho.

Sin embargo, el Emérito ni salió de España hace casi dos años por su propia voluntad para instalarse en Abu Dabi, ni regresa ahora como cualquier otro ciudadano sino aceptando las condiciones de Moncloa y Zarzuela, y lo hace como «visita privada», al extremo de que en Vigo sólo es recibido por su hija, la Infanta Elena, y por su amigo Pedro Campos, en cuya casa de Sansenxo se alojará los pocos días en que estará en España, y en este contexto de «visita privada» se inscribe también el encuentro de hoy mismo con su hijo Felipe y otros miembros de la familia antes de partir de nuevo de España.

Don Juan Carlos se ciñe pues al ámbito privado en Sanxenxo, donde es recibido con bastante entusiasmo, y se exhibe sin pedir disculpas ni perdón, como le exigen los socios de Sánchez o le piden incluso algunos ministros socialistas, mientras la Casa Real teme daños a su reputación por un Rey Emérito «fuera de control» y algunos monárquicos juancarlistas, como Luis María Anson, dicen que «se ha montado una campaña antimonárquica feroz y nadie ha pedido perdón», mientras los socios de Sánchez, que para nada exigen a Pujol que pida perdón por sus conductas delictivas, aprovecharán la sesión de control parlamentario para seguir con los ataques a la Corona y elevan sus críticas a la Monarquía en plena visita de Juan Carlos…. Cuando estaba en España investigado, porque no se iba del país como si todos los investigados debieran irse; cuando al final se fue obligado por Moncloa y Zarzuela, porque se había ido huyendo; cuando no regresaba a España tras archivarse sus causas, porque no regresaba; y ahora que regresa aceptando las condiciones impuestas por el Ejecutivo y la Jefatura del Estado, porque regresa…. En fin, haga lo que haga Juan Carlos I o Felipe VI, todo estará mal, el objetivo no es que el Emérito pague por las conductas reprobables que haya tenido, puedan probarse en sede judicial o no, el objetivo es acabar con la Monarquía Constitucional e instaurar la República, donde, ya ven, por arte de magia, estas cosas no pasan…..

Y en este panorama de demagogia orquestada se enmarca obviamente el encuentro hoy de Don Juan Carlos en Zarzuela con su hijo, Felipe VI, y parte de su familia en un clima de incomodidad, al extremo de que ha hecho falta un intermediario para negociar los detalles de una visita que se considera de carácter íntimo y privado, mientras el Emérito dice a su entorno que el objetivo de la visita a su hijo es regularizar sus viajes a España; en definitiva, normalizar una situación desencajada por las altas dosis de demagogia intencionada. No en vano, el Gobierno y la Casa Real trabajan para minimizar el efecto de las polémicas y buscan un «cortafuegos» para proteger a Felipe VI y avanzar en la transparencia de la Corona, pues, de momento, Sánchez reivindica «la plena vigencia del pacto constitucional» que sus socios de gobierno y de investidura quieren derribar, poniendo el grito en el cielo contra la Jefatura del Estado por la conducta personal de Juan Carlos, pero, paradójicamente, ensalzando al condenado Pujol y compañía, sin que afecte a la Generalitat, mientras Puigdemont, fugado de la Justicia, alimenta el caso Pegasus poniendo un video del asalto a sus oficinas en 2021 en manos de la policía belga en la que interpone una denuncia, cuando se conoce que el ex President fugado fue espiado por «atentar contra el imperio de la ley» y cuando la directora destituida del CNI deja bien claro «somos unos mandados», mientras Sánchez se dispone a afrontar otra semana marcada por la crisis Pegasus, diciendo ahora el Gobierno que la bandera española estaba boca abajo en Rabat porque era un espacio privado y la comparecencia en el Congreso por el escándalo se prevé tensa.

Entretanto el Gobierno, que fía la recuperación económica con un verano como en 2019, deja sin ejecutar el 35% del presupuesto de fondos contra la despoblación, cuando Sánchez creó la oficina para el reto demográfico como respuesta a la crisis de la España vacía con una estructura que gasta más de un millón de euros en sueldos y que se centra en repartir subvenciones, y mientras sus socios consideran que el sanchismo es un lastre electoral, pues ERC y Podemos no garantizan la estabilidad parlamentaria y, aunque ambos compiten entre ellos en Cataluña, a ambos les suma ahora marcar distancias con el socialismo sanchista, pues el ciclo electoral pesa más que todos los gestos demagógicos que se hagan….Y Yolanda Díaz, la vicepresidenta designada por Iglesias, que le ha salido rana, esperando para buscar los fichajes estrella que quiere en su nueva plataforma «Sumar», pues ni Podemos ni Más País le sirven. En efecto, Yolanda registra su marca política al margen de IU y Podemos, que acoge con frialdad la nueva plataforma de izquierdas de la Vicepresidenta del Gobierno, designada a dedo por Pablo Iglesias como su sucesora en el Ejecutivo, y es que, amortizadas las hemorragias de demagogia del movimiento podemita, es cuestión de presentarse ahora con careta nueva para ver si con nuevas demagogias se logra algún rédito electoral…..aunque, al final, los mismos perros pero con distintos collares. Entretanto Sánchez, que viaja a Davos para asistir a la cumbre económica mundial, tiene que prescindir de la Vicepresidenta económica Calviño y la deja en España para que presida ella el Consejo de Ministros de mañana y evitar así que sea Yolanda Díaz quien tuviera que presidirlo.

Por su parte el PP se moviliza y da un apoyo rotundo a Ayuso en el Congreso del PP de Madrid, en plena tensión entre Podemos y el PSOE por la abolición de la prostitución. En efecto, Ayuso toma el poder en el PP madrileño «sin tutelas» de Feijóo pues el partido se vuelca con la líder madrileña en un congreso que renueva totalmente la organización, ya que Feijóo y los barones consagran su liderazgo sin fisuras, y ella forma un equipo integrador sin imposiciones, decidida a mantener la confrontación con Sánchez para defender los intereses de los madrileños. Un PP decidido a volcarse en más economía y en «menos debates estériles», en el que Feijóo y Ayuso unen sus «acentos» distintos con el objetivo de expulsar a Sánchez y exhiben en el Congreso de Madrid su «choque de estilos» como argumento para neutralizar a Vox y echar al PSOE, pues «cada día está más cerca que pierda», mientras el líder popular valida como «verso libre» a la nueva presidenta popular madrileña porque «gana elecciones» y como deberes le impone «mayoría absoluta», pues «en el PP seremos útiles si ganamos, no venimos aquí para estar sino ser» dice Feijóo, ya que «el socialismo subvenciona la pobreza, no acaba con ella» dice Ayuso.

Y mientras aumentan un 12% los contratos temporales entre una y dos semanas y los planes de pensiones de Escrivá quedan en el aire por un choque con Hacienda, Bruselas plantea dudas a España sobre las pensiones y las incógnitas se deberán resolver antes de la entrega de fondos europeos en 2023, mientras el Gobierno carga sobre los funcionarios la mitad del coste de la subida de las cotizaciones máximas y el destope que ha fijado Escrivá para los empleados públicos correrá a cargo de la Administración, provocando una nueva subida del gasto público. Por otro lado Competencia exculpa a las gasolineras del precio record y frena a Calviño, pues la CNMC asegura que no ha detectado «ningún aumento de márgenes» en los surtidores y la vicepresidenta alerta de que seguirán «las turbulencias en los próximos meses», cuando la gasolina se situará en torno a los dos euros el litro todo el verano. Y mientas las ventas de viviendas usadas superan el pico de la burbuja inmobiliaria, con casi 500.000 transacciones en un año ante la falta de pisos nuevos, para vivir de alquiler se constata que hay menos pisos y más caros, teniendo que destinar medio sueldo para pagarlos…..y, obviamente, la solución no puede estar en mirar para otro lado, cuando no fomentar, ante la «okupación» de viviendas privadas, poniendo cada vez más dificultades a sus legítimos propietarios para recuperar el uso y disfrute de las mismas, mientras sus «okupas» campan a sus anchas. Si hay dinero, aunque sea prestado, para subvencionar y gastar en tantas cosas ¡cómo es que no lo hay para construir viviendas sociales y paliar el problemón de la vivienda en España! Misterios sin resolver.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que el Ayuntamiento de Salobreña, gobernado por el PSOE, anula el empadronamiento de Olona y Vox dice que aunque no pueda encabezar su lista protagonizará la campaña; que España pierde la formación de agentes de Frontex en favor de Portugal; que el Defensor creará una oficina para las víctimas de abusos, para lo que Gabilondo formará dos equipos de expertos sobre la pederastia; que la Fundación Mujeres por África celebra su décimo aniversario con un encuentro presidido por la Reina Leticia, acompañada por Sánchez; que el número de opositores mayores de 50 años se duplica desde el Covid; que Garzón vuelve a la carga contra la carne y los lácteos, pidiendo reducir a la mitad su consumo tras presentar un informe en el que demoniza al sector ganadero por su impacto medioambiental; y que vuelve la vacuna contra la viruela por lo que Sanidad estudia comprar inmunizaciones para los expuestos al virus del mono, siendo Gran Canaria el segundo gran foco de transmisión de la misma, mientras Madrid cierra la sauna en la que se originó el principal brote de contagio y Extremadura investiga el que sería el primer caso de infección en una mujer.

Y del exterior, destacar que Bruselas alarga un año la suspensión de las reglas fiscales; que Biden fortalece el eje Seúl-Tokio frente a la pinza Pekín-Moscú; y que Ucrania, sin espacio ya en los cementerios para enterrar a los muertos, cifra en 500.000 millones la destrucción por la guerra, una guerra que vacía los graneros del mundo y encarece los precios de cereales y los fertilizantes, agravando los problemas agrícolas derivados de la pandemia y del cambio climático, mientras Biden apoya el ingreso de Finlandia y Suecia porque «hacen más fuerte a la OTAN» y Putin corta también el gas a Finlandia tras pedir el ingreso anunciando que ubicará hasta doce bases militares junto a la frontera finlandesa.

Fdo. Jorge Cremades Sena

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: