Actualidad Comarca Baix Vinalopó y Vega Baja

Monseñor José Ignacio Munilla toma posesión en Orihuela como nuevo obispo de la Diócesis ante una gran expectación

Monseñor Munilla y la comitiva realizaron un recorrido a pie por las calles más emblemáticas del casco antiguo de la ciudad, hasta llegar a la Catedral de El Salvador y Santa María

La tradición se repitió el pasado sábado 12 de febrero con motivo de la toma de posesión de monseñor José Ignacio Munilla Aguirre, procedente de la diócesis de San Sebastián, quien ha revivido el protocolario e histórico ceremonial de entrar a lomos de una mula blanca, cuyos orígenes se remontan a la creación del Obispado de Orihuela cuando llegó su primer prelado, el burgalés Gregorio Gallo de Andrade, en marzo de 1566. Monseñor Munilla ha tenido una entrada apoteósica entre aclamaciones de la muchedumbre y del suntuoso cortejo formaron parte atabaleros, dulzaineros y otros músicos que han amenizado el recorrido, adornado con arcos triunfales de verde y flores. 

La primera parada del nuevo obispo de la diócesis, siguiendo la costumbre, fue la localidad de Cox, donde llegó a media mañana y visitó la parroquia de San Juan Bautista y, posteriormente, el Santuario de Nuestra Señora del Carmen. Tras comer el típico arroz con costra, José Ignacio Munilla ha seguido camino con destino a Orihuela, visitando las poblaciones de Callosa de Segura y Redován. Estas paradas tienen un origen histórico; según indican los investigadores Gemma Ruiz y Mariano Cecilia, se debe a que en tiempos pasados “el viaje del prelado a Orihuela solía ser bastante lento y tedioso, tanto por las incomodidades de los caminos como del transporte utilizado, generalmente carruajes, y por ello debía realizar numerosas paradas durante el itinerario. Por ejemplo, en el caso de Fray Andrés Balaguer su traslado se realizó por espacio de seis días pernoctando en Monforte y Albatera, parando previamente para comer en Elche y en posteriores jornadas en Redován”. 

Monseñor Munilla y la comitiva realizaron un recorrido a pie por las calles más emblemáticas del casco antiguo de la ciudad, hasta llegar a la Catedral de El Salvador y Santa María

El obispo José Ignacio Munilla, que que ha tenido un multitudinario recibimiento, ha llegado por la tarde a Orihuela y se ha dirigido en primer lugar a la ermita de San Antón para seguidamente partir –acompañado de los miembros de la Comisión Municipal de Festividades, a caballo- rumbo a las históricas puertas de la ciudad a lomos de una mula blanca, cumpliéndose una vez más con el ritual consistente en que el pertiguero diera los aldabonazos de rigor para anunciar que llegaba el nuevo obispo y se le permitiera atravesar la emblemática Puerta de la Olma, tras la que aguardaban la Corporación Municipal y demás autoridades y representaciones. A partir de ahí, monseñor Munilla y la comitiva realizaron un recorrido a pie por las calles más emblemáticas del casco antiguo de la ciudad, hasta llegar a la Catedral de El Salvador y Santa María donde tuvo lugar la celebración de la Eucaristía con el ceremonial de toma de posesión o inicio de su ministerio episcopal. 

Al día siguiente, domingo, se realizó la recepción del nuevo obispo en la ciudad Alicante. Monseñor José Ignacio Munilla, ya como obispo de la diócesis, fue recibido en la Plaza del Abad Penalva de la capital alicantina y, a continuación, celebró la misa estacional en la Concatedral de San Nicolás, a las 12 horas.  

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: