Jorge Cremades Opinión

COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Luces y sombras»

El PSOE se abre a investigar en el Congreso los abusos sexuales en la Iglesia y el PNV propone que un grupo de expertos los investigue

Con luces y sombras se recibe la gran noticia de que España crea 840.000 empleos, el mayor ritmo desde 2005, con lo que el mercado laboral alcanza los 20´18 millones de ocupados al cierre de 2021 y el paro baja hasta el 13´3%, su menor cota en catorce años, pese a ómicron. Gran noticia pues donde las haya aunque todavía el 25% de los puestos de trabajo creados sean temporales y partamos de un suelo de desempleo desorbitado, casi insoportable, con una buena parte de trabajadores todavía en ERTES. La realidad es que España tiene la mayor ocupación y el menor paro en trece años, lo que indiscutiblemente es una gran noticia. Son las luces que dan pie a la esperanza ya que es el camino a seguir para salir del atasco. Por otro lado, la economía española creció un 5% en 2021, el mayor alza de crecimiento en dos décadas, aunque el PIB sigue lejos de remontar lo perdido por la pandemia. Siguen pues las luces para la esperanza. Sin embargo, ante semejante claridad, caben sombras que generan demasiadas incertidumbres de cara al futuro, pues el citado crecimiento de nuestra economía se queda en 2021 a la mitad de lo prometido por el plan de Sánchez ya que el PIB no recupera ni la mitad de lo perdido y se desvía 18.000 millones en las previsiones, dando al traste con los cálculos del Ejecutivo y, por tanto, con sus objetivos de recuperación. En todo caso, los buenos datos citados, especialmente los de empleo, cabe ubicarlos en la vigencia de la reforma laboral diseñada por Rajoy, mejorable por supuesto como cualquier otra cosa, pero sujeta hoy a revisión radical tras la irresponsable y precipitada promesa de los partidos que gobiernan, PSOE y Podemos, de que sería derogada cuando llegaran al poder, como es el caso, y que ahora queda reducida a una especie de reforma de la reforma, que no derogación, maquillada con un acuerdo con patronal y sindicatos, cogido con pinzas, que no convence a nadie ya que los primeros que manifiestan su rechazo a la misma son los socios de investidura de Sánchez, quien, para sacarla adelante por la mínima, se ve obligado a recurrir a la oposición, activando la vía de Ciudadanos, que parece dispuesto a dar su apoyo, tras el portazo de ERC. Así pues, mientras Bolaños prevé cerrar con Edmundo Bal su apoyo a la reforma y lograr votos de los partidos minoritarios, los separatistas, aliados de Sánchez, exigen cambios «troncales» que el Gobierno descarta, en tanto que la Vicepresidenta Díaz apura los contactos con Esquerra para conseguir desesperadamente su apoyo ya que descarta a Ciudadanos (la perversa derecha, cuando ella representa a la beatífica izquierda radical), mientras Sánchez le prohíbe que prometa «imposibles» sobre la reforma, que a nadie convence, y en Moncloa se genera un malestar por la «cabezonería» de la Vicepresidenta comunista en dejar fuera a Ciudadanos. Sombras sin duda que oscurecen cualquier atisbo de esperanza, cuando lo razonable y sensato sería consensuar un amplio apoyo a la reforma laboral, incluyendo si es posible a la gran mayoría de la oposición o, en caso contrario, dejar las cosas como están ya que carece de sentido tocar lo que funciona y, ya ven, con la norma actual, sea de Rajoy o de quien sea, los datos de empleo, con luces y sombras, son positivos. ¿Se mejorarán con la reforma de la reforma que pretende el Ejecutivo que, ya ven, a casi nadie satisface? Esa es la cuestión y el riesgo.

El PSOE se abre a investigar en el Congreso los abusos sexuales en la Iglesia y el PNV propone que un grupo de expertos los investigue

Por otro lado mientras Hacienda cosecha una recaudación record de impuestos en 2021, con máximos históricos de recaudación logrados a costa de las rentas medias y bajas, Podemos pide al Gobierno que suba los impuestos en 50.000 millones en 2023, en tanto que el PP denuncia el desvío del dinero europeo a municipios gobernados por los socialistas que se llevan el 46% de los fondos del turismo frente al 20% que se llevan los gobernados por el PP, por lo que Génova crea un observatorio interno para fiscalizar las ayudas euro a euro. Desencuentros irreconciliables entre Gobierno y Oposición que pone la guinda en el bloqueo al CGPJ impidiendo que se nombre ya a 52 magistrados, afectando la parálisis al Supremo y a los tribunales superiores y audiencias, y que frenará otras dieciséis designaciones en los próximos meses. ¿No sería razonable que Gobierno y Oposición se sentaran ya de una vez por todas para resolver semejantes problemas que nublan la estabilidad democrática? Sin embargo la marcha del país se desarrolla entre inútiles desencuentros, dando la sensación de que lo importante no es resolver los problemas sino dejar al contrario tuerto aunque yo me quede ciego. Así las cosas, Educación, que plantea un examen especial para acceder al Magisterio, impulsa la «construcción de género» en niños menores de seis años (el proyecto de real decreto de Infantil señala que es la edad «en la que se produce el descubrimiento de la sexualidad y es necesario acompañarla» pero apenas menciona a los padres) lo que sin duda generará un debate, mientras la buena noticia es que el abandono escolar está en mínimos históricos, pues la tasa de jóvenes que dejan sus estudios baja tres puntos y se queda en el 13%.

Entretanto el PSOE se abre a investigar en el Congreso los abusos sexuales en la Iglesia y el PNV propone que un grupo de expertos los investigue, mientras Adriana Lastra dice que su partido estará «del lado de las víctimas», lo que es totalmente razonable pues siempre hay que defender a las víctimas y no a los verdugos. Pero, hablando de víctimas, debiéramos tener en cuenta a todas, pues el Gobierno prepara un atajo para excarcelar a 50 etarras al diseñar con Bildu y PNV una reforma legal para que los años en prisión en Francia se resten de las condenas que les queda por cumplir en España, mientras las víctimas se movilizan para tratar de evitar la salida de dichos terroristas, al menos de los que acumulan delitos de sangre. ¿Qué dice Lastra al respecto? ¿Qué dicen desde Podemos? En fin, sí a las víctimas, pero a todas, y no a los verdugos, pero a todos.

Y así las cosas, se pone en marcha la campaña electoral en Castilla y León cuando la mitad de los partidos no tiene ni programa. Campaña en la que la derecha pone a prueba el cambio de ciclo electoral, intentando el PP consolidar su feudo y convertirlo en impulso de Casado hacia la Moncloa, mientras Vox amenaza con mermar la mayoría popular y el PSOE testa la resistencia de Sánchez. En efecto, Casado toma las riendas de la campaña y la plantea «a pie de calle» en las nueve provincias (hace un despliegue sectorial con los ganaderos, agricultores y autónomos) y tira de Aznar mientras en un gesto de unidad los barones acompañan a Mañueco, a quien las encuestas internas dan 33 escaños, y él anuncia el esperado regreso de las procesiones de Semana Santa; no obstante Casado se reivindica ante las críticas de Aznar diciendo «soy un reformista», mientras reivindica al PP como partido útil de la derecha. Por su parte la izquierda preserva a sus líderes del previsible desgaste en Castilla y León, pues Pedro Sánchez apenas tiene programados cuatro actos y Yolanda Díaz sólo uno, aunque Iglesias regresa para ayudar a Podemos y rompe la paz con Sánchez ejerciendo como portavoz en la sombra mientras Díaz se sigue alejando de él, pero el partido sabe que ha vuelto a ser un activo para sus intereses y lo usa para esta campaña.

Y, al margen de las elecciones en Castilla y León, si se celebraran las generales, según NCReport, el centroderecha podría gobernar, pero Vox crece a costa del PP, ya que los populares perderían ocho escaños en un mes y los de Abascal subirían diez, mientras que en la izquierda el PSOE retrocede y Podemos recupera dos diputados; los resultados serían: PP 27´3% de votos y entre 115-117 escaños, PSOE 25´3% y 95-97, Vox 16´7% y 61-63, UPodemos 11´1% y 27-29, ERC 3´4% y 13, JxCat 2´2% y 8, PNV 1´6% y 7, Más País 2´4% y 5, EHBildu 1´1% y 5, Ciudadanos 3% y 1, y Otros 3´6% y 11-12. Pero, ya ven, sólo se trata de encuestas.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Hacienda solivianta a los funcionarios con el nuevo sistema de oposiciones; que Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, dice que «la revolución digital es la primera que coge a España en primera línea» y «en posición de liderazgo»; que CaixaBank gana 5.226 millones y podría dar el 60% en dividendo al multiplicar por cuatro sus ganancias tras la fusión con Bankia; que Colau también usó las ayudas a la cooperación para regar a entidades afines, mientras se produce una sangría millonaria con ella como alcaldesa de Barcelona ya que las inversiones se van; que CCAA y Ayuntamientos competirán para alojar nuevos organismos y en el sistema se computarán el paro, la vivienda y los edificios disponibles; que España hará un registro oficial de terrenos radiactivos; que España pierde la final del Europeo de Balonmano a un segundo del final y gracias a un penalti; que hay tantos contagiados en la sexta ola de covid como la suma de todas las anteriores; que Nadal supera a Federer y Djokovic tras conquistar a sus 35 años su 21º Grand Slam después de remontar dos set a Medvedev en el Abierto de Australia, convirtiéndose así en el tenista más laureado de la historia y líder histórico del tenis mundial;  y que la Guardia Civil cita a la mujer de Juan Espadas por los «enchufes» en el «caso Faffe», por lo que Carmen Ibanco, esposa del Secretario General del PSOE en Andalucía, comparece ante los investigadores de la UCO en Sevilla por su contratación exprés en la fundación Fondo Andaluz de Formación y Empleo, pero ella, que forma parte de los 84 empleados absorbidos luego por el Servicio Andaluz de Empleo, se niega a declarar.

Y del exterior, destacar que Mattarella repite como presidente de Italia al no hallarse un relevo; que Xiomara Castro asume el  poder en Honduras con la bendición de EEUU, asistiendo al acto de toma de posesión la vicepresidenta Kamala Harris entre otros mandatarios; y que el socialista Antonio Costa gana las elecciones en Portugal y podrá gobernar sin el lastre de una coalición, mientras la extrema derecha de Chega se sitúa como tercera fuerza política en el país. Pero la noticia estrella y más preocupante sigue siendo sin duda la crisis entre Rusia y Ucrania que amenaza con abrir grietas en la UE, pues Moscú dice que la respuesta de EEUU «no es positiva», aunque sigue dialogando, y Rusia baja algo el tono, ya que Putin valora sus opciones tras el «no» estadounidense a sus exigencias, aunque no ve «motivos para el optimismo» mientras teme más sanciones de Occidente, en tanto que Stoltenberg, Secretario General de la OTAN, dice que «Ucrania no es ninguna amenaza, Rusia es el agresor»; por su parte, mientras Moscú y Kiev bajan el tono y EEUU y la UE se alían para garantizar el gas en caso de bloqueo ruso, Macron lidera la diplomacia de la UE manifestando que «el  presidente ruso dijo claramente que no busca la confrontación» y con Putin acuerda la «necesidad de una desescalada», aunque el ruso le reitera que Ucrania tiene que quedar fuera de la OTAN; entretanto Morawiezki, primer ministro de Polonia, advierte de que «o paramos el sueño imperial de Putin o será una pesadilla para la UE» pues «no estamos solamente ante un problema de seguridad para Ucrania, sino para toda la UE», y junto al húngaro Orban y el español Abascal, sella un acuerdo de mínimos sobre Rusia, exhibiendo no obstante todos ellos sus diferencias ante la amenaza de Putin, pero centrándose en criticar a la UE, mientras por el otro extremo Podemos se alía con Putin en su campaña de desinformación, pues un dosier del Atlantic Council lo incluye en la red de propaganda del Kremlin, que enaltece a Iglesias con el apoyo de sus medios afines.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: