Jorge Cremades Opinión

COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «La mascarada de las mascarillas»

lgunas Autonomías, como Cataluña, ya se habían adelantado a la Conferencia de la mascarada de las mascarillas, tomando restricciones por su cuenta al ocio nocturno

La mascarada o farsa (acción realizada para fingir) de las mascarillas que ha montado Sánchez es digna de análisis clínico, por lo que es lógico que haya provocado un aluvión de críticas al respecto. En efecto, el Gobierno de Sánchez, cuando los contagios por covid marcan el record diario de toda la pandemia (casi 60.000 nuevos contagiados en un día, otro máximo diario, escalando la incidencia a 695 y subiendo las hospitalizaciones un 20% semanal, aunque, gracias a la vacuna, quede aún muy lejos todavía de los datos de enero) decide, tarde y mal, convocar la Conferencia de Presidentes Autonómicos a pocas horas de la celebración de la Nochebuena para discutir y finalmente decidir no acordar restricciones sociales duras, tras anunciar el día anterior que la medida estelar que proponía el Ejecutivo era decretar el uso obligatorio de mascarillas en el exterior, que cuestionan los expertos sanitarios, frente a lo que proponían algunas CCAA que, en todo caso, ven insuficiente la medida. Y como de lo que se trata es de escenificar una farsa de cogobernanza en vez de coger el toro por los cuernos y asumir la responsabilidad de intentar contener la pandemia con duras medidas, acertadas o no, como hacen otros gobiernos de los países de nuestro entorno, el demagogo Sánchez, ante las quejas de las CCAA, que critican su «improvisación» y ven la medida-estrella innecesaria mientras proponen otras restricciones, lo empeora más aún y decide imponer de nuevo la obligatoriedad de las mascarillas al aire libre en las calles pero admitiendo determinadas «excepciones», lo que ya es el colmo de la mascarada o farsa pues se pasa de la situación actual, en que la mascarilla no es obligatoria al aire libre, salvo que no se pueda mantener la distancia de seguridad, a una nueva situación, en la que la mascarilla es obligatoria al aire libre, salvo que se pueda mantener la distancia de seguridad…..en definitiva, que todo siga igual aunque parezca lo contrario y, sobre todo, que parezca que el Gobierno hace algo más que dejar a las CCAA a su libre albedrío, algo insólito en el resto de países, incluidos los de estructura federal, mientras éstas piden más fondos y, al menos, una ley de pandemias o un marco legal común para poder tomar decisiones, que el Gobierno no toma, sin tener que estar a expensas de que los distintos Tribunales de Justicia Territoriales avalen sus restricciones o no y, en todo caso, a la espera de lo que decidan las instancias superiores de la Justicia, para poder frenar esta sexta ola. Por lo demás, al margen de esta mascarada de las mascarillas que se le ha ocurrido a Sánchez para salir del paso, la Conferencia de Presidentes Autonómicos ha dado poco de sí, salvo incidir en obviedades positivas como intensificar la administración de terceras dosis de vacunas y la vacunación de niños, que ya se está haciendo, o utilizar recursos militares y el compromiso de convocar periódicamente la Conferencia de Presidentes, donde el Presidente del Gobierno podrá seguir escenificando otras mascaradas o farsas futuras que le permitan aparentar que desde el Ministerio de Sanidad, vacío de competencias, se están tomando decisiones contundentes, mientras, sin marco legal alguno, las distintas CCAA son las que se mojan, acertada o equivocadamente, a la hora de poner freno a la pandemia que, según el Presidente, ya se había controlado desde hace unos meses y el vendaval había pasado.

Algunas Autonomías, como Cataluña, ya se habían adelantado a la Conferencia de la mascarada de las mascarillas, tomando restricciones por su cuenta al ocio nocturno

Así las cosas, algunas Autonomías, como Cataluña, ya se habían adelantado a la Conferencia de la mascarada de las mascarillas, tomando restricciones por su cuenta al ocio nocturno y proponiendo volver al toque de queda, mientras pide al TSJC limitar al 50% el aforo del interior de los bares y que las reuniones no superen las diez personas. Otras, como Madrid, prefieren dejar las cosas como están, mientras el resto de CCAA se debate ante la incertidumbre de cómo actuar y de momento excluyen medidas drásticas, cuando la incidencia se acerca ya a los 700 puntos y sólo tres de ellas eluden el riesgo alto. Las CCAA agudizan sus diferencias ante la pasividad del Gobierno frente a la covid que castiga a un país sin liderazgo político al respecto, mientras otros, como Alemania, Francia o Portugal, castigados por la pandemia al igual que los demás, toman medidas restrictivas, pues, al menos, cuentan con Gobiernos que, federales o centralistas, toman decisiones valientes y uniformes para todo su territorio y evitar el espectáculo, como sucede en España, de la celebración de diecisiete Fiestas Navideñas diferentes, que van desde la «dureza» de Cataluña a la negativa de Madrid a las limitaciones, en tanto que el Gobierno de España mira para otro lado. Y mientras Sánchez pasa de tomar medidas mínimas y de elaborar un marco legal común de actuación, las CCAA regulan de urgencia (todo tarde y mal) fiestas, cenas y cabalgatas; los sanitarios ya están al límite porque «hay una sobrecarga bestial» por la fuerte demanda en los centros de salud, la falta de recursos y las bajas por enfermedad; los técnicos proponen el teletrabajo y limitar los aforos para un plan de choque que  implicaría el cierre del ocio en diez CCAA; y los sanitarios alertan de que la mascarada de las mascarillas en exteriores es ineficaz si no hay límites en interiores, mientras Sánchez evita medidas duras para no frenar la recuperación económica y las pruebas para el covid se multiplican en laboratorios privados. Así comienzan estas fiestas navideñas con el doble de positivos y la mitad de pacientes en UCI que el año pasado (es la consecuencia del alto nivel de vacunación en nuestro país, dada la alta responsabilidad de los ciudadanos), cuando, según SigmaDos, el 80% de los españoles solo cenará en Nochebuena (el evento más próximo en el tiempo de estas Fiestas) con la familia más cercana, casi el 60% de los españoles ha cancelado comidas de empresas o con amigos y uno de cada tres se hará un test antes de las Fiestas.

          Entretanto el FMI da otro varapalo al Gobierno y alerta sobre la sostenibilidad de las pensiones, tras rebajar las previsiones del PIB al 4´6%, mientras España cae en renta de la UE al puesto 17 tras ser superada por Eslovenia y Lituania, perdiendo tres puestos con respecto a 2018 y superándola ya más de la mitad de los socios europeos, con lo que ya pesa el 8´4% de la economía europea, el peor dato en dos décadas. Por su parte, Gentiloni, el Comisario Europeo de Economía, sostiene que «la reforma laboral debe incluir los compromisos adquiridos» y que la Comisión tendrá que «evaluar» el pacto que se alcance, cuando Bruselas reclama más flexibilidad del mercado laboral español y frenar el uso de los contratos temporales. Y cuando las rebajas fiscales para abaratar la luz superan los 6.000 millones, aunque el precio de la luz siga subiendo, el Gobierno augura precios mayores de la luz por el cierre de nucleares en Francia….pero no pasa nada, se excluye a 816.000 usuarios para que el Presidente cumpla su promesa del recibo similar al de 2018, y punto, todo arreglado. ¿Acaso no dijeron los socios en el Gobierno que si gobernaban ellos la subida de la luz que se dio con Rajoy, muy inferior a los descabellados precios que se pagan hoy, tenía sus días contados porque ellos meterían a las eléctricas en cintura? Bueno, pero no pasa nada, también criticaban a los belicistas gobiernos no afines a su ideología por vender armas y especialmente a países no claramente democráticos, cuando ahora, con ellos en el poder, la exportación española de armas aumenta, paradójicamente, un 37% este año y, curiosamente, la venta de armas españolas a Arabia Saudí se duplica en sólo seis meses….. Pero no importa, ellos por decreto siguen autodefiniéndose como pacifistas, y definiendo a los contrarios como belicistas enfermizos. En fin, sin más comentarios.

          Por otro lado, en la oposición, el PP mide sus fuerzas y llama a elecciones en Castilla y León, al acusar Mañueco a Ciudadanos de deslealtad y con ello justificando la ruptura del pacto gubernamental. En efecto Mañueco rompe con Ciudadanos y destituye a la consejera de Sanidad en plena pandemia y, aupado por las encuestas, convoca elecciones anticipadas para el 13 de febrero, convencido de que el resultado electoral reforzará a Casado; al parecer, dos reuniones de Igea, su vicepresidente de Ciudadanos, a espaldas de Mañueco precipitaron esta decisión, al considerar que el líder «naranja» y el Partido por Ávila negociaban un pacto secreto, mientras desde Ciudadanos replican «sentimos náuseas, como son tan mentirosos». Unas elecciones que han provocado todo tipo de especulaciones y que serán, en todo caso, la primera prueba para el nuevo partido en ciernes España Vaciada, pues el PP frena el pacto con Ciudadanos, puesto en entredicho desde la traición de éstos en Murcia, especulándose que Igea puso contra las cuerdas a Mañueco con el planteamiento de «urnas, moción o presupuestos» y no le dejó otra salida que convocar elecciones adelantadas, cuando otros sostienen que son Mañueco y Casado quienes han diseñado el plan basado, como hizo Ayuso en Madrid, en una falsa moción de censura, mientras, de momento, en Andalucía Moreno se mantiene en no convocar elecciones hasta octubre. La realidad es que PP y Ciudadanos se lanzan a una guerra total pero sin tocar Andalucía, mientras Génova busca absorber al partido de Arrimadas, que le acusa de inventarse una traición en Castilla y León para justificar el adelanto electoral, pues la dirección del PP ya no quiere fichar a más cargos de Ciudadanos considerando que las siglas naranja están amortizadas y que no habrá listas conjuntas o coaliciones para atraer el voto porque «viene solo», aunque esgrimen también razones ideológicas para justificar que no aporta nada. Por su parte Arrimadas dice que «Casado necesita tapar la victoria de Ayuso y por eso se inventa unas elecciones» y advierte al PP de que si quiere llegar a La Moncloa «tiene que dejar de atacar a sus aliados» pues «el sanchismo es demasiado peligroso como para pensar que tú, solo, vas a poder con él».

          Mientras tanto ERC, que presiona a Sánchez para fijar ya la fecha de la «mesa de diálogo», en que se pone sobre el tapete ilegalidades imposibles de pactar, destituye a Trapero un año después de su reincorporación, siendo su sucesor al frente de los Mossos Josep María Estela, un comisario discreto. Por cierto, se conoce que el PSOE de Sánchez utilizó una enmienda de ERC para camuflar cesiones que le solicitaba Bildu, pues pactaron en los Presupuestos un proyecto en Pasal-Antxo, otro en Ledesma y la digitalización en euskera por valor de siete millones de euros como exigencia del independentismo catalán y no de los radicales vasco. En definitiva, con semejantes socios gubernamentales, tanto monta monta tanto….o te la clavan a la entrada o a la salida, como ha hecho Bildu al montar un «ongi etorri» judicial para jalear a un ex jefe de ETA (la izquierda radical vasca exhibe en las calles su apoyo al terrorista imputado por el asesinato de Gregorio Ordóñez y del juez Querol) apenas tres semanas después de anunciar a bombo y platillo el fin de los homenajes a la banda terrorista (las víctimas denunciarán el «homenaje» de Sortu y Bildu a Mikel Antza, ex líder de ETA que ha sido recibido entre aplausos de los dirigentes abertzales a la llegada a los juzgados de San Sebastián), mientras que el desembarco de los «duros» de ETA en Bildu pone en apuros al PSOE vasco, como es el caso de David Pla, un ex líder de la banda, que es nombrado número dos de Sortu, nombramiento que pone en evidencia la polémica política gubernamental de traslado de presos y otras colaboraciones de los abertzales con el Gobierno de Coalición minoritario que preside Sánchez.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que el Presidente de RTVE afirma que sus negocios son legales «al 100%»; que los obispos españoles se desmarcan de la investigación de los abusos, afirmando la Conferencia Episcopal que corresponde al Vaticano, mientras las órdenes religiosas admiten abusos pese a la inacción de los obispos; que el marido de Ribera, la Vicepresidenta Tercera, seguirá otro año más juzgando sus decretos en la CNMC; que Sánchez defiende que Felipe VI se ha comportado siempre de forma ejemplar; que la Estación de Atocha y Gran Canaria se llevan buena parte del Gordo de la Lotería de Navidad y Basauri se queda casi íntegro el Segundo premio; que los profesores podrán ser funcionarios sin examen y por méritos, teniendo además la posibilidad de acceder a una plaza sin aprobar la  prueba de conocimiento; que la Comisión parlamentaria sobre Kitchen concluye que Rajoy conocía el espionaje a Bárcenas y le señala como responsable de la operación; y que la Fiscalía investiga a UGT de Madrid por desvío de fondos y su líder López Reillo, Secretario General de la organización, dimite al iniciarse la investigación por dicho desvío de fondos tras la denuncia que él mismo interpuso.

Y del exterior, destacar que Putin amenaza a la OTAN con una dura respuesta militar a su «hostilidad»; y que la ultraizquierda consigue una clara victoria en Chile al derrotar Gabriel Boric a José Antonio Kast con el 55% de los votos, pero la agenda de Boric eleva el riesgo de un frenazo económico en el país.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: