Actualidad Alicante

La Policía Nacional ha detenido al presunto autor de un delito de incendio y robo con fuerza en unas instalaciones deportivas de Alicante

Los investigadores concluyeron finalmente que el presunto autor de los hechos era el propietario del club deportivo incendiado

Agentes de la Policía Nacional han detenido al propietario de unas instalaciones deportivas como presunto autor de un delito de incendio y robo con fuerza, al haber sido imputado por provocar el incendio de la recepción una zona de las instalaciones que tenía subarrendada, motivado por desavenencias contractuales con los arrendatarios.

Los hechos ocurrieron a mediados del mes de octubre, cuando los bomberos tuvieron que sofocar un incendio que se había producido en la recepción de una de las zonas de la instalación deportiva.

Los investigadores concluyeron finalmente que el presunto autor de los hechos era el propietario del club deportivo incendiado

Tras asegurar el lugar por parte de los efectivos de bomberos, se llevó a cabo la inspección ocular técnica por parte de los agentes de la Policía Científica de Policía Nacional quienes, tras elaborar el correspondiente informe, determinaron que el incendio había sido intencionado. Del mismo modo, se pudo saber a primera instancia que, además del incendio, se había sustraído del lugar diverso material informático y deportivo, dado que no se hallaron entre los restos calcinados del siniestro, sumándose el delito de robo con fuerza al delito de incendio con peligro para las personas.

Sobre la pista de tal informe, los agentes destinados en el Grupo II de Investigación de la Comisaría de Alicante Norte, comenzaron una ardua investigación orientada a la averiguación de la autoría de los hechos descubriendo, que existían una serie de desavenencias contractuales entre el propietario del club deportivo y quienes habían arrendado esa parte de las instalaciones para la explotación deportiva de un deporte determinado.

Al parecer, según manifestaron los arrendadores, el arrestado no cumplía con los términos del contrato contraído puesto que les negaba el suministro de agua para la zona contratada, de modo que no se podía desarrollar la actividad deportiva con normalidad. Además, cuando la sociedad arrendataria decidió trasladar la actividad deportiva a otro centro, comenzaron a sufrir una serie de daños en el material  deportivo propio de la sociedad destinado a las instalaciones, incluso, también se produjeron serios daños en el vehículo de la mercantil.

Así pues, según las declaraciones de los perjudicados, miembros a su vez de la sociedad, el propietario del club deportivo, tenía una serie de deudas contraídas que le impedían dar el correcto servicio a las instalaciones, por lo que, además de tomar la decisión de cambiar de lugar la instalación, decidieron emprender acciones legales contra el propietario del centro deportivo por un presunto incumplimiento de contrato.

La investigación sobre la Inspección Ocular de Policía Científica determinó que se trataba de un incendio provocado

Según manifestaron, poco después de tomar la mercantil esta decisión, ocurrió el siniestro que afectó a la recepción y oficina que tenían arrendados y que terminó calcinando toda la documentación de la sociedad. Sin embargo, entre los restos del siniestro, como se ha mencionado, no se hallaron restos del material informático y deportivo, además de que tampoco se hallaron restos de un teléfono móvil corporativo de la mercantil, todo lo cual apuntaba a que se había producido también un robo.

Las pesquisas policiales posteriores consiguieron relacionar, uno de los objetos presuntamente sustraídos del lugar antes del incendio, con el precitado propietario del club deportivo, por lo que los policías dirigieron el curso de las investigaciones hacia tal indicio.

Los hechos ocurrieron a mediados del mes de octubre en las oficinas de las instalaciones deportivas de un club de campo de la ciudad donde también sustrajeron material deportivo e informático

Todo esto, junto con otros indicios averiguados durante las gestiones policiales, llevó finalmente a los agentes a la determinación de que el propietario del club deportivo presuntamente debía de haber tenido algún tipo de participación en el siniestro, por lo que fue detenido para imputarle los delitos de incendio y robo con fuerza que se estaban investigando.

El detenido, de nacionalidad española, de 54 años de edad, sin antecedentes previos fue puesto en libertad tras prestar declaración en dependencias policiales a la espera de ser citado para comparecer en sede judicial.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: