Actualidad Alicante

La patronal hotelera HOSBEC cree que «la insistencia de Compromís y Podemos en un impuesto turístico sin sentido debe perseguir otros objetivos políticos»

"Es muy llamativo como Podemos se afana intensamente en esta iniciativa imponiendo alegremente euros adicionales a cada estancia, cuando sus responsables del Imserso condenan al sector a precios hoteleros de miseria que ni siquiera cubren los costes de explotación"

El sector hotelero no da crédito a la insistencia de dos de los partidos componentes del Gobierno Valenciano en imponer un impuesto turístico o tasa turística sin que existan ni razones de conveniencia o necesidad, y en un momento en el que el sector todavía no se ha recuperado de la más grave crisis sufrida en toda su historia y en plena nueva ola de COVID-19. Al no existir ninguna razón económica ni tributaria que justifique esta iniciativa, podemos pensar que hay otros intereses políticos detrás de esta propuesta que se escapa de nuestro ámbito y capacidad de entendimiento.

«Es muy llamativo como Podemos se afana intensamente en esta iniciativa imponiendo alegremente euros adicionales a cada estancia, cuando sus responsables del Imserso condenan al sector a precios hoteleros de miseria que ni siquiera cubren los costes de explotación»

Queremos recordar que la única razón que han esgrimido los abanderados de esta tasa turística es que este impuesto se cobra en cuidados como Roma, Paris o Amsterdam, siendo estos destinos y la Comunitat Valenciana dos realidades completamente diferentes y sin posibilidad de comparación. En el otro lado esta propuesta, en el lado de la cruda realidad, nos encontramos con un sector turístico que acumula veinte meses de pérdidas, que ahora mismo va a tener que cerrar el 40% de la planta hotelera por falta de demanda, con una caída del mercado de negocios del 20%, y con unos incrementos de costes tanto energéticos como sociales van a afectar profundamente en la recuperación. También nos encontramos con un 30% de clientes valencianos que son los finalmente que pagarían este impuesto, agravando todavía más la presión fiscal ya insostenible para nuestra sociedad.

Cada euro que consuma un turista en destino generará un efecto arrastre de 2 euros más. Si este dinero se detrae de su capacidad de gasto y se dedica a un impuesto adicional solo generará más economía sumergida (alquileres turísticos en viviendas no legales) y una caída dramática de la competitividad turística valenciana. El turismo deja cada año casi 4.000 millones de euros en ingresos por impuestos en la Comunitat Valenciana, cifra que parece que los impulsores de este invento tributario olvidan. Es muy llamativo como Podemos se afana intensamente en esta iniciativa imponiendo alegremente euros adicionales a cada estancia, cuando sus responsables del Imserso condenan al sector a precios hoteleros de miseria que ni siquiera cubren los costes de explotación.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: