Actualidad Alicante

CCOO y Compromís urgen los mecanismos necesarios para que no vuelvan a producirse retrasos en el servicio de Acción Social por la ausencia de 2/3 partes de la plantilla

CCOO junto con los demás sindicatos municipales y el personal municipal, se han movilizado y reivindicado la necesaria estabilidad en el empleo por varias cuestiones fundamentales
Los concejales del Grupo Municipal de Compromís, Natxo Bellido y Rafa Mas, han mantenido una reunión con los delegados sindicales de CCOO en el Ayuntamiento de Alicante Encarni Torregrosa y Nacho Falcó para tratar la problemática de las trabajadoras y trabajadores de Acción Social que finalizan contrato a 31 de diciembre.
El pasado 26 de octubre, la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Alicante, aprobó la firma del «Contrato-programa para la colaboración y coordinación interadministrativa y financiera en materia de Servicios Sociales en los ejercicios 2021-2024», pero ésta, aun siendo una herramienta poderosa, no es en absoluto suficiente para resolver los graves problemas que arrastra el servicio desde hace demasiado tiempo. Actualmente, entre personal técnico (Psicólogas/os, Trabajadoras/es Sociales, Educadoras/es, TIS, TASOC, Promotoras y Agente de Igualdad…) y el personal administrativo, son 104 personas las que prestan sus servicios en los Servicios Sociales Municipales (Acción Social, Igualdad e Inmigración, Cooperación y Voluntariado), con cargo a una subvención de la Generalitat Valenciana, lo que supone más del 60% de la plantilla total en activo. Todas esas personas tienen un contrato eventual que finaliza el próximo 31 de diciembre, al igual que en ejercicios anteriores desde 2019, lo que ha supuesto de facto, que el 1 de enero de cada uno de los años 2020 y 2021 los Servicios Sociales Municipales hayan quedado casi paralizados por falta de personal de 3 a 5 meses, hasta que se ha hecho efectiva la nueva contratación.
CCOO junto con los demás sindicatos municipales y el personal municipal, se han movilizado y reivindicado la necesaria estabilidad en el empleo por varias cuestiones fundamentales
Para Encarni Torregrosa, delegada de CCOO, «es una estupenda noticia que se haya firmado el Contrato Programa. Sin embargo, es a todas luces insuficiente. Desde CCOO exigimos que se pongan en marcha de manera urgente todos los procesos administrativos necesarios para contratar el personal, para que a 1 de enero estén ya en activo, y no volvamos a sufrir la ausencia de 2/3 de la plantilla hasta cuatro meses como años anteriores. Además, exigimos que el Ayuntamiento utilice el plazo hasta el final del Contrato Programa en 2024, para crear las plazas en plantilla. Ofertarlas y convocarlas. Los servicios sociales del Ayuntamiento de Alicante necesitan estabilidad». 
En esta línea, Rafa Mas, concejal de Compromís, afirma que «vuelven a saltar las alarmas. La derecha municipal pretende despedir a más del 80% de la plantilla de Acción Social, destrozando la herramienta más potente para luchar contra la desigualdad. Ya lo hicieron en 2019, 2020 y ahora pretenden hacerlo en 2021 aunque han firmado el contrato programa. Una medida que ha impulsado la vicepresidenta Mónica Oltra desde la Conselleria de Políticas Inclusivas para estabilizar los puestos de trabajo durante cuatro años. Pues bien, les da igual. La concejala Julia Llopis prometió no despedir nunca más, algo que no ha cumplido. Nos hemos enterado que las vuelven a despedir con lo que ello supone, meses de retraso en la atención a los más vulnerables en los centros sociales. No lo podemos consentir«.
En cada ocasión, CCOO junto con los demás sindicatos municipales y el personal municipal, se han movilizado y reivindicado la necesaria estabilidad en el empleo por varias cuestiones fundamentales:
• Para eliminar la precariedad laboral.
• Para garantizar la adecuada prestación del servicio, sin interrupciones que perjudican a la ciudadanía más vulnerable.
• Para eliminar la tremenda sobrecarga de trabajo y estrés laboral y emocional que supone, para las personas trabajadoras que se quedan en sus puestos durante 4 o 5 meses, atendiendo el mismo volumen de casos, pero con dos tercios menos de plantilla. Si nadie lo remedia, y a pesar del acuerdo de la JGL del pasado 26 de octubre, este año volveremos a vivir la misma situación porque el personal contratado habrá de cesar el próximo 31 de diciembre. Situación que se podría haber evitado si el contrato-programa se hubiese firmado en diciembre de 2020, tal y como estaba previsto Las explicaciones sobre qué razones políticas o técnicas impidieron que eso ocurriera serán las personas responsables del área las que deban proporcionarlas.
Lo que ahora preocupa a CCOO y a Compromís tras la reunión es volver a vivir una situación igual a la de 2019 y 2020 que se resumen en:
• Los servicios en cuadros durante varios meses mientras se realizan los procesos de contratación.
• 104 personas expulsadas al paro – la inmensa mayoría de ellas mujeres -.
• El personal que sigue en sus puestos de trabajo, sobrecargado, estresado y al borde del colapso emocional porque no olvidemos que no trabajan con papeles sino con seres humanos, con graves problemáticas de pobreza y vulnerabilidad, por los que se preocupan.
• Los tratamientos de acompañamiento y psicológicos interrumpidos durante meses, con lo que eso comporta para el progreso, en este caso retroceso, en la evolución de los casos.
• La ciudadanía más vulnerable soportando unos tiempos indecentes en las listas de espera para su atención, mientras sus situaciones vitales de por si graves se agravan cada día más.
Ante esta situación, desde CCOO y Compromís exigimos que, una vez firmado el contrato-programa, aprobado por acuerdo de la Junta de Gobierno Local del 26 de octubre, se pongan en marcha, de manera urgente e inmediata, todos los mecanismos necesarios para que no vuelva a producirse interrupción del servicio ni de la contratación mientras dure su vigencia, hasta diciembre de 2024, y el 1 de enero de 2022 todo el personal que deba ser contratado con cargo a esta subvención esté en activo. No obstante, esto resolverá el problema durante los próximos 3 años, pero las necesidades de personal en el Ayuntamiento de Alicante son estructurales. No es tolerable que una ciudad con más de 330.000 habitantes, como es Alicante, con un volumen de población en riesgo de pobreza y vulnerabilidad que alcanza el 35%, según la Plataforma contra la Pobreza, la Exclusión y la Desigualdad Social, mantenga esta precariedad en los Servicios Sociales Municipales. La Ley autonómica de Servicios Sociales exige el cumplimiento de unas ratios en la prestación de los Servicios Sociales Municipales y es por ello que resulta imprescindible la creación en plantilla de las plazas necesarias para que todos los puestos que ahora son temporales se conviertan en estables, como personal funcionario de carrera, garantizando así los servicios de calidad que la ciudadanía merece. Es por ello que, desde CCOO también exigen que el Ayuntamiento de Alicante utilice esos tres años de vigencia del contrato-programa para crear en plantilla, ofertar y convocar todas las plazas correspondientes a los contratos temporales que se realicen amparados en la subvención autonómica del contrato-programa.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: