Actualidad Alicante

JUPOL advierte de la indefensión de los Policías ante la Justicia cuando las causas se celebran por Juicio Rápido

Un Policía de Elche lleva dos operaciones y de baja laboral desde el mes de enero por unas lesiones causadas por una detenida a la que no se le podrá pedir responsabilidad alguna al haber sentencia firme

Jupol va a elevar al Consejo General del Poder Judicial la situación de desamparo que sufren los Policías cuando son víctimas de algún delito y las causas son enjuiciadas al día siguiente mediante el procedimiento de juicio rápido, dictándose sentencia firme a pesar de que las lesiones de los agentes precisen un seguimiento para una evaluación definitiva.

Circunstancias que, tal y como manifiesta David García, secretario provincial del sindicato JUPOL en Alicante, “son cada vez más habituales debido a la necesidad de los juzgados de despachar el mayor número de asuntos posibles por el colapso de causas acumuladas y que, de manera indirecta, además de producir indefensión, también origina un perjuicio irreparable a los agentes de Policía”.

Sentencias sin posibilidad de recurso

Como ejemplo de ello es la situación actual de Christian, Policía Nacional de Elche que en la madrugada del día 01 de enero del presente año fue víctima de un delito de atentado a agente de la autoridad, y en donde la detenida le produjo una lesión en una de sus rodillas que ha provocado que el agente haya tenido que ser intervenido quirúrgicamente en dos ocasiones y que en la actualidad siga de baja laboral, todo ello sin poder hacer reclamación judicial alguna al existir sentencia firme dictada por el Juzgado de Instrucción N.º 4 de Elche desde el día siguiente de los hechos con el beneplácito del Ministerio Fiscal.

JUPOL denuncia que ya son varios casos en los que los Policías se ven gravemente perjudicados al dictarse sentencia firme al día siguiente de los hechos a pesar de sufrir lesiones que precisan una evaluación posterior

Por lo que ahora nos encontramos con un agente de policía que lleva meses de baja laboral, varias intervenciones quirúrgicas, y con la posibilidad que llegue a acordarse una incapacidad permanente para el mismo, y en el juzgado tienen por cerrado su caso pues existe una sentencia de conformidad que no se puede recurrir.

Beneficios para los agresores

 

Debemos recordar que, este tipo de tramitación sólo se aplicará a la instrucción y enjuiciamiento de delitos castigados con pena de prisión que no exceda de cinco años o pena de otra naturaleza, ya sean únicas, conjuntas o alternativas que no excedan de diez años y, deben tratarse de delitos flagrantes, entendiendo por flagrancia aquellos delitos que se estuvieran cometiendo o se acabasen de cometer.

Además, es imprescindible que la instrucción de la causa se presuma sencilla, entendiendo por sencilla aquellas diligencias que puedan practicarse de forma casi inmediata, como por ejemplo informes forenses, informes periciales o cualquier otra diligencia que pueda practicase con brevedad.

Un Policía de Elche lleva dos operaciones y de baja laboral desde el mes de enero por unas lesiones causadas por una detenida a la que no se le podrá pedir responsabilidad alguna al haber sentencia firme

La enorme ventaja es que el acusado, puede ver reducida la pena en un tercio para el caso de alcanzarse una conformidad, pero frente a la sentencia de conformidad no cabe interponer ningún recurso. Por lo que, habiéndose tramitado como juicio rápido, y habiendo la acusada optada por disponer de ese gran beneficio, se celebra juicio y condenan a la agresora a una pena de multa y 320 euros en concepto de lesiones para el agente.

Para JUPOL es intolerable que puedan ocurrir estas cosas. “No es de recibo que un juzgado por tramitar las causas con rapidez para no saturar, más si cabe su sede, no sea efectivo y no aplique una justicia real”. Es cierto que también existe el derecho fundamental a un proceso público sin dilaciones indebidas que igualmente se reconoce expresamente en el art. 6.1 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, pero para JUPOL, este derecho no puede ir en contra del derecho a un juicio con todas las garantías y la tutela judicial efectiva

Y dijo el ilustre gallego Padre Feijoo en sus cartas eruditas sobre la grave importancia de abreviar las causas judiciales, que: “hay dos escollos que evitar, el uno, que por abreviar excesivamente las causas no sean bien examinadas, el otro, que por proceder con demasiada lentitud en ellas se sigan otros inconvenientes, que son muchos y gravísimos”. Una cita que toma valor hoy, pues al introducir el juicio rápido regulado en el art. 795 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, este agente de policía de la Comisaría de Elche se ha visto gravemente afectado por este modo de tramitar las causas.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: