Jorge Cremades Opinión

COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Gobernando a salto de mata»

Sustituido Iglesias por Yolanda Díaz en el Gobierno, el protagonismo de ésta tensiona al Ejecutivo y pone en alerta a su Presidente

Los socios del gobierno se reúnen de urgencia para afrontar la enésima crisis de la coalición, convocando al efecto, tanto el PSOE como UPodemos, la mesa de seguimiento de su patético y casi inviable pacto de gobierno, minoritario y mal avenido, dadas las diferencias abismales, casi irreconciliables, entre socialdemócratas y comunistas, con el imprevisible apoyo además de nacionalistas, secesionistas y abertzales, lo que obliga a gobernar «a salto de mata», es decir, sin orden ni previsión, pasando de una cosa a otra sin pensar lo que se hace. Es la consecuencia lógica desde el cambio radical de Sánchez cuando, tras prometer a los españoles que jamás gobernaría con Iglesias (es decir, con Podemos) porque le quitaría el sueño, decidió auparse al poder aunque ello quitara el sueño a la gran mayoría de los españoles, como es el caso, que constatan con estupor esta forma de gobernar a salto de mata, sin orden ni concierto y crisis tras crisis, que sólo puede traer la ruina social, política y económica, pues gobernar requiere conformar un compromiso mayoritario previo, serio y viable en vez de un coyuntural acuerdo oportunista para acceder al poder, como es el caso, recogiendo propuestas contradictorias e incluso incompatibles y algunas de ellas inconstitucionales que, al final, son difíciles de encajar no ya en el ordenamiento jurídico vigente sino también en el más puro sentido común democrático. Por tanto, aunque Sánchez haya superado milagrosamente su temor al insomnio e, instalado en La Moncloa, pueda dormir tranquilo mientras son los españoles quienes padecen intranquilidad, no extraña que el gobierno de coalición que preside viva uno de los momentos de mayor tensión entre sus socios y soportes externos, cada uno de un padre y una madre, al ir acumulándose diferentes conflictos cruzados como son, entre otros, la gestión de la controvertida derogación de la reforma laboral, los alquileres de viviendas, la política exterior, el precio de la energía, la estructura territorial del Estado, las exigencias de ERC, Bildu o PNV para seguir apoyando al Ejecutivo…..y hasta incluso la decisión de Batet, la presidenta del Congreso, de aplicar la ley, como debe ser, cuando ésta afecta a miembros de Podemos, como es el caso de tener que retirar el escaño a Alberto Rodríguez. Y es que Podemos, en vez de avanzar hacia un proyecto de gobierno común inexistente con los socialistas, recela del PSOE porque quiere «capitalizar» sus ejes electorales minoritarios, algunos de ellos inasumibles, y considera que su socio mayoritario está en campaña intentando obtener rédito electoral de medidas clave, mientras el PSOE teme que el ascenso de popularidad de la vicepresidenta comunista Yolanda Díaz, menoscabe sus apoyos ciudadanos en favor de UPodemos, tal como vaticinan casi todos los sondeos (excepto los del CIS de Tezanos), como es el caso del último publicado por Sigma-Dos, según el cual Casado mantendría la mayoría y Sánchez se estancaría por el ascenso de Díaz, cuyo tirón haría crecer a Podemos y limitaría el avance del PSOE incluso tras la celebración de su último Congreso, provocando que el PP, con 129 escaños, conserve la ventaja frente al PSOE y podría gobernar con Vox, pues los resultados serían los siguientes: PP 28´9% de los votos y 129 escaños, PSOE 25´5% y 99, Vox 15% y 47, UPodemos 10´9% y 25, Más País 3´1% y 7, y Ciudadanos 3´1% y 1. Entretanto el controvertido y cuestionado Marlaska, ministro de Interior, dice al ser preguntado por los apoyos de los abertzales: «¿Bildu?…todos los apoyos al programa de gobierno son bien recibidos», lo que, de entrada, es aceptable, como pueden ser también los apoyos de ERC o PNV, pero se calla que ese programa sólido de gobierno no existe y que en política nada es gratis, nadie regala nada, y, por tanto, para obtener dichos apoyos hay que pagar peajes demasiado caros y difíciles de digerir para la gran mayoría de los ciudadanos españoles.

Sustituido Iglesias por Yolanda Díaz en el Gobierno, el protagonismo de ésta tensiona al Ejecutivo y pone en alerta a su Presidente, pues el PSOE cree que la «campaña de promoción» de la vicepresidenta podemita desestabiliza el Ejecutivo por lo que destacan el «gesto de autoridad» presidencial respaldando a Calviño

En efecto, la tensión intolerable entre los socios de Gobierno por el control de las negociaciones sobre la reforma laboral es de traca. Sánchez al final respalda a Calviño frente a Yolanda Díaz, que maniobra para dejar a la Vicepresidenta primera y responsable de Economía, fuera de la negociación, criticando sus colegas morados que Nadia se entrometa, lo que genera un pulso feroz por dicha reforma, pues los comunistas quieren derogar la reforma laboral actual, contra los criterios de la UE, y los socialistas simplemente quieren reformar algunos aspectos de la misma, a pesar de que en el pacto de gobernabilidad (o mejor, de ingobernabilidad), suscrito en su día entre Sánchez e Iglesias, ambos firmaran la derogación, que ahora los ministros socialistas ven inconveniente, en tanto que los comunistas exigen a los socialistas que cumplan lo firmado y Sánchez, consciente de las dificultades que tendría en la UE no sabe cómo salir del atolladero en el que él solito se metió. Ahora, sustituido Iglesias por Yolanda Díaz en el Gobierno, el protagonismo de ésta tensiona al Ejecutivo y pone en alerta a su Presidente, pues el PSOE cree que la «campaña de promoción» de la vicepresidenta podemita desestabiliza el Ejecutivo por lo que destacan el «gesto de autoridad» presidencial respaldando a Calviño, después de que en otros muchos conflictos anteriores Sánchez se haya visto obligado a quitarle la razón a la vicepresidenta y otros ministros socialistas frente a las exigencias de los podemitas. En semejante tesitura, fuentes del Gabinete de Sánchez revelan el alto nivel de enfrentamiento interno, pues «Nadia no negocia ni habla con Podemos y Yolanda no admite a Nadia ni la respeta», en tanto que Yolanda asegura que «vamos a derogar la reforma laboral pese a las resistencias». En definitiva, un duelo entre Calviño y Díaz, otro más, que amenaza la paz con Bruselas, pues, en principio, la UE aceptaría sólo otra reforma laboral que incluya todas sus condiciones….y mientras los ministros socialistas desautorizan la derogación y reforma laboral de la vicepresidenta comunista y critican, con un «hasta aquí hemos llegado», la falta de consenso y que no se ajuste a Europa, Yolanda es recibida en el Congreso de CCOO al grito de «¡presidenta!».

Y por si lo anterior no fuera poco, coincide en el tiempo con otra crisis intolerable entre los socios de gobierno, después de que el diputado podemita Alberto Rodríguez fuera condenado en firme por el Supremo a penas de cárcel lo que inevitablemente conlleva la inhabilitación y, por tanto, la retirada de su acta de diputado, pues, aunque, al tratarse de una corta condena carcelaria, la ejecución de la misma le permita saldar el asunto con una sanción sin entrar en prisión, no lo es con la exoneración de la pena carcelaria que es firme. Pues bien, algo que debiera estar meridianamente claro, queda enturbiado al negarse en principio Batet, la Presidenta del Congreso de los Diputados, a ejecutar la sentencia firme dictada por el Supremo contra el diputado Rodríguez tras comprobar en sede judicial que pateó a un agente del orden público, lo que es inadmisible tanto judicialmente como democráticamente, pues no se puede ir por la vida utilizando la violencia contra las fuerzas de orden público por más que a Iglesias le conmueva observar como patean a la Guardia Civil o a la Policía en las manifestaciones. En efecto, intolerablemente, Podemos, que con el PSOE tienen mayoría en la Mesa del Congreso, en su empeño de que sus compañeros de filas queden siempre impunes hagan lo que hagan (si fueran otros ya saben lo que dirían en su contra), ponen en el dilema a Batet de cumplir la ley o estar con los socios de Sánchez, escudándose la Presidenta de la Cámara otra vez en la Mesa del Congreso para demostrar a Podemos que ha hecho todo lo posible para retrasar la inhabilitación del condenado Rodríguez, y al efecto dilata la retirada de su acta de diputado preguntando al Supremo que aclare por escrito la sentencia para que el Alto Tribunal le aclare lo obvio: el diputado de Podemos está condenado en firme a penas de cárcel y se le debe retirar su acta de parlamentario al quedar inhabilitado para ejercer dicho cargo. Y ante los hechos y el aviso por parte del PP de que Batet puede incurrir en prevaricación (el ejemplo de Forcadell en el Parlament catalán es un referente inequívoco), la Presidenta del Congreso opta por lo que tenía que haber hecho desde el principio y retira al fin el acta de diputado a Rodríguez, desatando con ello, es decir, con cumplir la ley, el ataque furibundo de Podemos, que amenaza incluso con querellarse contra la Presidenta de la Cámara y acusa al juez Marchena de delinquir, provocando con ello una dura protesta del CGPJ, aunque finalmente a Podemos no le queda más remedio que aceptar la tozuda realidad abortando sus amenazas, mientras Rodríguez abandona Podemos tras perder su escaño en el Congreso.

Entretanto, por si a Marlaska se le sigue olvidando que los apoyos al inexistente programa de Gobierno tienen un precio, ERC reitera que dejará al PSOE sin pacto  histórico en la absurda mesa de diálogo, aunque recogerán el dinero a cambio de su apoyo a los Presupuestos, ya que rechazarán las conclusiones de la bilateral si no están contempladas la autodeterminación y la amnistía, imposibles de contemplarse por su manifiesta inconstitucionalidad, mientras Junqueras y otros cabecillas independentistas, socios de Sánchez y recientemente indultados por Sánchez, se unen a Otegi, otro que tal baila, en una marcha proterrorista en San Sebastián, denunciada con pancartas por familiares de las víctimas de ETA y una de ellas, Teresa Jiménez-Bacerril, diputada del PP y candidata a adjunta del Defensor del Pueblo, sostiene que «Otegi puede dejar de ser un terrorista, pero no un asesino» y añade «que el coordinador de EHBildu hable de todas las víctimas es una equidistancia inadmisible», en tanto que Bildu pretende acercar a cien presos antes de Navidad y confía en que el Gobierno de Sánchez autorice los nuevos traslados, pues las familias de los reclusos redoblan la presión sobre Otegi al exigirle el entorno de los reclusos etarras que cumpla la promesa que les hizo en 2016 de que «ahora toca sacarlos de la cárcel». Son los peajes a pagar por esos apoyos de los que habla Marlaska, mientras Sánchez atribuye ahora a un error de los funcionarios incluir dos referencias a la necesidad de desmontar «la narrativa de ETA y sus grupos políticos afines» cuando Exteriores presupuestó fondos para contrarrestar a ETA y Bildu mientras Sánchez los blanquea…..son las consecuencias de ir gobernando a salto de mata.

Y así podríamos continuar hasta el infinito, con otros muchos asuntos como los límites al alquiler, que impone Podemos y que, al parecer, no se aplicarán antes de la próxima legislatura, pues la norma da un plazo de dieciocho meses desde su entrada en vigor para montar el sistema, mientras Raquel Sánchez, ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana dice, ante esta nueva Ley de la Vivienda con los controles de precios de los alquileres, que «somos conscientes de que la propiedad es un derecho», cuestión que sus socios comunistas, contrarios a la propiedad privada, parecen olvidar sistemáticamente. Discrepancias profundas como en la cuestión del control de precios de la energía, sobre la que Iberdrola ofrece una tregua a Sánchez, ante el estupor de Podemos, si retira su decreto confiscatorio, prometiendo la eléctrica no subir precios a la industria en tal caso, mientras la UE desoye al Gobierno de España y aparca hasta final de año el debate eléctrico y mientras tanto los precios de la energía siguen al alza hasta límites insoportables.

Menos mal que, al menos, PSOE y PP se ponen de acuerdo para renovar los órganos constitucionales, excepto el CGPJ que de momento queda al margen. En efecto, el PSOE acepta perfiles duros del PP para el Constitucional y son elegidos una magistrada recusada en el «caso Gürtel» y un colaborador de FAES, mientras que el PSOE sitúa a un juez propuesto por Podemos y a otra magistrada cercana a los socialistas, entrando así dos mujeres y dos hombres aunque el Tribunal siga lejos de la paridad. En definitiva, PP y PSOE se reparten el TC con cuatro perfiles afines, pues los socialistas colocan a Inmaculada Montalbán y Juan Ramón Sáez, el magistrado preferido por Podemos, mientras los populares eligen a Enrique Arnaldo y Concepción Espejel, combativa contra ETA. Por otro lado Sánchez logra el cese de Mariscal de Gante, la juez temida por los secesionistas, en el tribunal de Cuentas, cuya renovación debilita la causa del 1-O al salir los consejeros responsables de esclarecer los gastos del «procés» y quedar desactivado el fiscal, por lo que en el organismo se instala el temor a que el caso quede en vía muerta. Así Casado da una tregua a Sánchez con este primer gran pacto, mientras Rocío Monasterio, desde Vox, dice que «los pactos del PP y Sánchez son una vergüenza».

vacunas contra la covid, Ayuso quita las mascarillas en el patio de recreo pese a la oposición del Ejecutivo y las UCI vuelven a la normalidad con menos de un 5% de camas para la covid. Por su parte las CCAA prescinden al menos de 21.000 sanitarios, pues el descenso de los contagios precipita el recorte de profesionales contratados como refuerzo por la pandemia, que llegaron a superar los 80.000. Entretanto la ponencia del TC no ve fundados los seis meses de estado de alarma, pues el borrador de la sentencia señala que se «desapoderó» al Congreso de los Diputados en su labor de control. Señalar además que la vacuna de Moderna es más efectiva contra la covid que la de Janssen y que el 62% respalda el pasaporte covid obligatorio para trabajar.

Por su parte el Rey Felipe, una vez más pone una dosis de cordura y sensatez, en este caso en la ceremonia de la entrega de premios Princesa de Asturias en Oviedo, llamando una vez más a la lucha por la unidad, reclamando la defensa «firme y constante» de la democracia, pidiendo «serenidad y sosiego» y destacando la «lealtad a nuestro país como  pilar básico de la sociedad»; en definitiva, un alegato, otro más de nuestro Jefe de Estado, sobre la defensa firme de los valores democráticos, destacando que los premiados representan «las convicciones cívicas y los principios éticos», mientras su hija y heredera, la Princesa de Asturias, señala el ejemplo de los premiados como elemento motivador indiscutible.

En cuanto a otros asuntos se refiere cabe citar que los peajes en las autovías de la UE no son mayoritarios aunque el Gobierno asegura que el pago por uso está generalizado; que el comercio y  la hostelería temen la subida de precios antes de Navidad; que el cerco político y judicial se estrecha sobre Albiol, el alcalde popular de Badalona; que la Audiencia activa la extradición y «El Pollo», en caso de confirmarse, no declarará sobre Podemos; que se ha hallado en Belchite, muy cerca de Zaragoza, la fosa común de 150 fusilados en 1936; que se evacúa rápidamente en La Palma otro centenar de viviendas, tras un derrumbe en el cono del volcán y explosiones en todas sus bocas, mientras la colada acelera su avance hacia el barrio de La Laguna; que Hacienda abre la puerta a reestructurar la deuda con el Estado que acumulan las CCAA peor financiadas, siendo la Comunidad Valenciana y Murcia las que reciben menos recursos por habitante, seguidas de Andalucía y Castilla-La Mancha; y que Gibraltar continúa su expansión sobre aguas españolas, pues el Peñón desarrolla un nuevo complejo residencial que se suma a otros dos proyectos de más de 60.000 metros y lo hace ante el silencio absoluto del Gobierno español.

Y del exterior, destacar que Bruselas rebaja la tensión para evitar el choque con Polonia; que el actor Alec Baldwin mata por accidente a una compañera de rodaje; que es capturado en Colombia Otoniel, el narcotraficante más buscado; que las mujeres afganas se debaten entre jugarse la vida o reconstruir su himen, una práctica que pervive en Afganistán para simular la virginidad ante un matrimonio y evitar así los frecuentes «crímenes de honor»; y que la pandemia causa una falta de suministros global sin precedentes, dejando la crisis obras paradas y alargando meses la espera, por ejemplo, para recibir un coche, en definitiva, un desbarajuste o atasco global del comercio mundial que amenaza con socavar la recuperación económica.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: