Actualidad Alicante

COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Blanqueando a Otegui»

El Gobierno de Sánchez, inmerso en complicadas contradicciones impuestas por sus rocambolescos socios, se ve obligado a rebajar inmediatamente el entusiasmo del ex lehendakari Patxi López sobre la declaración de Otegi, aunque horas después renuncia en el Senado a una declaración de condena de ETA para no incomodar a Bildu

Se cumplen diez años del fin de la banda terrorista ETA y Otegi, uno de sus valedores y hoy dirigente de Bildu, manifiesta al respecto sobre las víctimas: «sentimos su dolor, no debió producirse», mientras éstas, como dice Maite Pagazaurtundúa, una de ellas, manifiesta, con toda la razón del mundo, que «es insuficiente, no repara el destrozo humano, social y político», pues el actual líder abertzale, que ahora dice sentir dolor por lo acaecido, ni pide perdón, ni condena la violencia de ETA que tanto daño causó a los españoles incluso ya en plena democracia, antes de ser derrotada, tanto social como políticamente. Es obvio que Otegi no está por la labor de condenar a la banda terrorista y, por tanto, sus palabras suenan más bien a una estrategia para lograr gobernar en el País Vasco con el beneplácito del Gobierno de coalición de Sánchez, dado que el PSOE sanchista está dispuesto a blanquear al líder abertzale como paso previo para aliarse con Bildu y garantizar mejor la permanencia en el poder de su minoritario gobierno de coalición social-comunista. Y al efecto, Ferraz aplaude que Otegi lamente el dolor de las víctimas, aunque no condene a ETA ni pida perdón por la tragedia causada con su repugnante y totalitaria violencia, mientras los socialistas (algunos de sus compañeros asesinados por ETA) celebran el «paso» dado por Otegi en plena antesala de un pacto para aprobar los Presupuestos, asegurando que Bildu puede contribuir «a resolver los problemas de los ciudadanos», en tanto que muchos sanchistas y sobre todo UPodemos, socio gubernamental de Sánchez, demonizan al otro extremo político, Vox, pero avalan y blanquean a Bildu con el argumento de que es un partido reconocido constitucionalmente y por tanto se puede pactar con él, como si el partido de Abascal fuese inconstitucional y extraparlamentario y por tanto debiera ser repudiado (en fin, o todos moros o todos cristianos, pero tanta demagogia, no)…..¡pues claro que se puede pactar con cualquier partido del arco parlamentario, cuestión distinta es la consecuencia política que dichos pactos tengan y cada quien es libre de elegir a sus compañeros de viaje!. Nada pues que objetar institucionalmente a este manifiesto blanqueo de Otegi por parte del PSOE y de Moncloa que ve un «punto de inflexión» en su relación con Bildu (al igual que sucede con el secesionismo catalán), aunque es inevitable que semejante encuentro tenga consecuencias políticas tanto para el PSOE como para el Gobierno de coalición que preside Sánchez. Por su parte, las asociaciones de víctimas simplemente ven una estrategia para sacar rédito en los PGE, mientras el PP, principal partido de la oposición, dice que es «una broma macabra», en tanto que la tensión sobre ETA demora el pacto institucional PSOE-PP, cuando dichos partidos tienen ya muy avanzado el acuerdo para elegir perfiles profesionales en la renovación del Tribunal Constitucional y de otros órganos institucionales, cuyo funcionamiento es imprescindible para consolidar una buena salud democrática, objetivo que obviamente pasa por un gran acuerdo mayoritario entre partidos nítidamente democráticos que conforman la inmensa mayoría parlamentaria en el Congreso, hoy, PSOE y PP, sin interferencias de aquellos que, bien desde el Gobierno, bien desde la oposición, pretenden cargarse lo que llaman «régimen del 78», es decir, la democracia que disfrutamos hoy los españoles, sencillamente porque su modelo político-social es otro.

El Gobierno de Sánchez, inmerso en complicadas contradicciones impuestas por sus rocambolescos socios, se ve obligado a rebajar inmediatamente el entusiasmo del ex lehendakari Patxi López sobre la declaración de Otegi, aunque horas después renuncia en el Senado a una declaración de condena de ETA para no incomodar a Bildu

En todo caso, el Gobierno de Sánchez, inmerso en complicadas contradicciones impuestas por sus rocambolescos socios, se ve obligado a rebajar inmediatamente el entusiasmo del ex lehendakari Patxi López sobre la declaración de Otegi, aunque horas después renuncia en el Senado a una declaración de condena de ETA para no incomodar a Bildu, evidenciando con ello que sigue pegado a los aberzales, al igual que le sucede con los secesionistas catalanes, imprescindibles si quieren seguir en el Gobierno, aunque Otegi, por su parte, consigue dinamitar el giro al centro de Moncloa al capitalizar el décimo aniversario del fin de la banda terrorista mientras el Gobierno se ve obligado a moderar su entusiasmo inicial bajo la tensión con sus socios del PNV, pues el líder abertzale destapa el plan de Sánchez para ganarse a Bildu, al extremo de que Moncloa precipita desmarcarse de Ferraz tras saber que Otegi había desvelado a los suyos que negociaban la liberación de etarras (Bildu plantea un cambio legal para excarcelar a 177 etarras mediante una modificación del Código Penal de 2003 que permita acortar penas y liberar presos), considerando que Sánchez debe estar en el poder al menos seis años para culminar su plan con el argumento de que «tenemos a 200 presos, y si hay que votar los Presupuestos para sacarlos, pues los votamos», mientras asociaciones de víctimas, como COVITE, plantan al ministro Marlaska no acudiendo al acto por el décimo aniversario del final del terrorismo etarra, y mientras la izquierda abertzale saca pecho, celebrando sus dirigentes históricos en San Sebastián a plena luz del día su particular homenaje por el fin del décimo aniversario del fin de ETA, a la que no condenan, y las víctimas lo hacen en recintos cerrados. Y es que en los bastiones abertzales del norte de Navarra los jóvenes no saben su pasado, pues, a diferencia de la memoria sobre el franquismo, apenas hay memoria histórica de los crímenes de ETA al extremo de que los jóvenes «conocen más a Franco que a Miguel Ángel Blanco», pues «no hay pedagogía y los niños no saben qué pasó». Lamentablemente, resucitadores de memorias históricas, que me parecen muy bien, se olvidan de las que no les convienen.

          Así las cosas, tras diez años sin ETA, contrasta la distensión en Euskadi con la bronca en el Congreso, donde el PP lleva una propuesta para bloquear los acuerdos con EHBildu, mientras el País Vasco avanza hacia una normalización que carece de una memoria común, en tanto que el Gobierno se ve obligado al final a ver insuficiente el gesto de Otegi y le reclama que pida perdón, mientras Patxi Elola, jardinero y edil del PSE, recuerda su largo tiempo de temor a ser asesinado: «pasé doce años escoltado día y noche». ¿No es saludable que semejantes barbaridades totalitarias queden en la memoria histórica de todos los españoles, incluidos los vascos, aunque sea para que no se vuelvan a repetir al igual que sucede con el franquismo? Yo creo que sí, como los radicalismos de unos y otros durante la segunda República que acabaron en una cruenta guerra civil o como los crímenes del franquismo. Entretanto se publica que, según las actas del PP, Rajoy dijo a Zapatero sobre las negociaciones con ETA en su día «habla, haz lo que tengas que hacer y me vas diciendo»; al menos, el expresidente, a diferencia de lo que sucede hoy, informaba al entonces líder del PP del diálogo con ETA y lo hacía a través de intermediarios que lo apuntaron en notas varios años, notas como éstas: «los del PSOE están pesados; recalcan que sólo habrá cuatro puntos en la mesa: armas, presos, reinserción y calendario» o «Batasuna tiene problemas económicos, Otegi tiene la casa de sus suegros embargada y su mujer le está presionando»…..detalles, en definitiva, de cómo se llegó al día de hoy, en que todavía siguen sin esclarecerse demasiados atentados y asesinatos, aunque bienvenida sea que la banda terrorista, derrotada por la democracia, dejara de matar hace diez años.

          Entretanto el parón de la gran industria española por el elevado precio de la energía afecta ya 20.000 empleos directos, mientras el Banco de España advierte que «la crisis está lejos de acabar» y Hernández de Cos, su gobernador, afirma que los efectos se verán realmente cuando se retiren los estímulos. Por su parte las grandes compañías energéticas, como Iberdrola y Endesa, plantan al Gobierno en el asunto de las renovables rechazando acudir a la subasta, mientras Galán invierte en Reino Unido 7.100 millones, anunciando la compañía vasca una inversión eólica record y rechazándolo en España por la inseguridad jurídica que les ofrece el Gobierno de coalición. Además las grandes marcas de alimentación preparan ya subidas inminentes, advirtiendo de que el alza de precios, otra de las variables disparadas en España, «irá a peor», mientras se desata una guerra abierta contra el Gobierno por los peajes, amenazando transportistas y autónomos con denuncias y movilizaciones si éstos se llevan a cabo. Un panorama económico sombrío sin lugar a dudas, mientras los Presupuestos entierran de alguna manera el pacto de coalición PSOE-UP, admitiendo los ministros el cambio de fase y el malestar con la «política comunicativa» de Díaz, en tanto que Casado, jefe de la oposición, pide que no se negocie con Bildu porque sería blanquear a los que de alguna forma justifican los 850 muertos por ETA.

Y mientras PSC, ERC y la CUP inician la vía para echar a Albiol de la alcaldía de Badalona y el PP asume la pérdida de su bastión catalán, el PSOE desafía a los jueces y permite al condenado Alberto Rodríguez atrincherarse en el Congreso, escudándose en un informe no vinculante de los letrados para que la Mesa del Congreso no ejecute la sentencia de inhabilitación dictada por el Supremo contra el diputado que agredió a un policía en 2014, con lo que el Congreso «reinterpreta» la condena al diputado de Podemos e indigna al Tribunal Supremo, que señala que no podrá ejecutar la condena hasta que la Cámara le deje sin escaño, mientras Marchena apremia a Batet para que retire el acta de diputado al condenado preguntando a la Presidenta cuándo se hará efectiva la inhabilitación del diputado, chocando el Congreso y el Senado por dicho escaño. Ya ven, seguimos rizando el rizo sobre las sentencias de los tribunales.

          Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Sánchez estudió un referéndum para forzar una reforma constitucional, pues un memorándum de Moncloa analizó el mecanismo en julio de 2020, aunque se desechó, pretendiendo movilizar a la calle para obligar a la oposición a modificar la carta Magna; que el «lobby» del ex ministro José Blanco, de inolvidable recuerdo, dispara su influencia en Moncloa, al colocarse su socio Antonio Hernando en la oficina del Presidente del Gobierno, tras multiplicar la firma sus ingresos por catorce en el año de la pandemia; que Más Madrid cierra la puerta al frente amplio de Yolanda Díaz para 2023; que el PSOE se alía con la derecha contra la legalización del cannabis; que el plan de pensiones de empresa tendrá una comisión máxima del 0´5%; que el PSOE abre la puerta a sentarse a renovar el Poder Judicial; que Mas-Collel, Mas y Homs avalan en el Tribunal de Cuentas parte de la fianza por el procés; que el Supremo renuncia a juzgar la imparcialidad de Delgado al rechazar que PP y Vox estén legitimados para cuestionar su nombramiento como Fiscal General del Estado, en plena negociación para renovar el CGPJ; que el Govern deriva al extranjero a enfermos de cáncer antes que hacerlo a Madrid; que la Audiencia reabre el caso sobre la financiación de Podemos, mientras el juez intenta impedir que se extradite al Pollo Carvajal para investigar a Monedero e Interior niega su asilo para conseguir que se cierre la causa sobre Podemos; que la vuelta al cole de los niños en La Palma está marcada por el volcán hiperactivo, que no cesa, teniendo que ir con gafas de buceo, en aulas llenas de ceniza y con el drama de haberlo perdido casi todo; y que Trabajo ultima un informe que exige Bruselas para derogar la reforma laboral, pues la Comisión teme que el mercado de empleo español pierda flexibilidad y con ello aumente el ya exagerado desempleo.

          Y del exterior, destacar que Rusia rompe con la OTAN y echará a sus representantes de Moscú; que el Senado de Brasil acusa a Bolsonaro por el covid convencido de que «pagará sus crímenes»; que la tensión UE-Londres amenaza el libre tránsito por Gibraltar, pues el conflicto sobre Irlanda del Norte afecta al diálogo sobre el Peñón; que la izquierda italiana gana las municipales en las cinco grandes ciudades de Italia; que la Eurocámara premia a Navalni por denunciar la «corrupción» de Putin al otorgar al opositor ruso encarcelado el premio Sajarov reconociendo su «inmensa valentía» ante el acoso ruso a los derechos humanos; y que Polonia sube el pulso con Bruselas al dejar claro el primer ministro Morawiezki que «no seremos una provincia más de la UE», intensificando así su desafío al ordenamiento jurídico europeo, mientras ataca el intrusismo, el paternalismo y la ambición «centralista» de la Comisión y lo hace a pesar de la amenaza de perder los fondos, en tanto que Von del Leyen insiste en que «no toleraremos que se pongan en riesgo los valores comunes», asunto con el que estamos de acuerdo, aunque muchos no entendamos, por ejemplo, el espectáculo que se está dando en la UE y en España con la fuga y pertinente entrega de Puigdemont….¿acaso España está poniendo en riesgo esos valores comunes?, en fin, sin más comentarios.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: