Jorge Cremades Opinión

COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «La entrega de Puigdemont»

El socialista Carmona, en plena batalla entre las eléctricas y el Gobierno, inicia contactos con el Ejecutivo para materializar semejante cargo en Iberdrola, lo que ha generado inmediato malestar en el PSOE y Podemos

El juez Llarena, instructor del «procés», ya no puede más y pide a Italia que le entregue ya al prófugo Puigdemont para ser juzgado en España tal como lo fueron sus compañeros de aventuras totalitarias, encabezados por Junqueras, que, al menos, tuvieron la decencia y la valentía de comparecer ante la Justicia española por los presuntos delitos que se les imputaban. El instructor del procés reclama sencillamente «medidas precisas» contra el ex president fugado para garantizar la ejecución de la orden de detención en el futuro y reprueba al Gobierno de Sánchez argumentando ante la justicia italiana, que no la europea, que la orden de busca y captura está totalmente vigente y que el prófugo carece de inmunidad, tal como pone de manifiesto el propio fugado al pedir de nuevo la inmunidad para frenar a Llarena, quien simplemente pretende que se haga cumplir la ley. Además añade el juez que la Abogacía del Estado, que más bien parece la Abogacía del Gobierno que la del Estado, que fue la que dijo que la euroorden no estaba en vigor, «es un órgano no judicial» que depende del Ejecutivo, reprochándole que dijera que la euroorden no estaba vigente, por lo que reitera la «entrega inmediata» de Puigdemont para ser definitivamente juzgado. Y es que nadie entiende que en un Estado de Derecho democrático, como es España, y en el contexto democrático de la UE, su Gobierno no se ponga a la cabeza a la hora de exigir la entrega a la Justicia de un prófugo, pues no cabe razón alguna, por interesante que para algunos pueda ser, para dar cobertura a alguien que, estando reclamado por la Justicia, se niega a comparecer ante los tribunales. No en vano, según SigmaDos, el 55% de los españoles acusa a Sánchez de no  esforzarse para traer a Puigdemont a España, pareciendo que, más bien, prefiere poner piedras en el camino, dado que su Gobierno se sostiene gracias al secesionismo, que, curiosamente, fracasa en la movilización callejera previa a la declaración del ex president fugado ante los tribunales italianos. Un independentismo, cada vez más enfrentado al que los catalanes, cansados de tanta mentira y tanto paripé negociador, dan la espalda en el aniversario del 1-O, movilizando apenas a un puñado de radicales y haciendo fracasar su intención de presionar al Estado. Puigdemont debiera ser entregado a la Justicia española lo antes posible para ser juzgado, y debiera serlo con el Gobierno español a la cabeza en la petición. Entretanto ERC y Junts dejan sola a la CUP en su petición de otro referéndum unilateral, aunque no  renuncian al mismo, mientras Laura Borrás, la presidenta del Parlament, se expone a la inhabilitación al tramitar una moción a favor del referéndum. ¿A qué estamos jugando con esta gente que quiere romper la España democrática que entre todos los españoles, incluidos los catalanes, hemos creado? Menos mal que, al menos, el Rey, es decir, el Jefe del Estado, puede asistir a la entrega de despachos de los jueces en Cataluña, pues Moncloa, a diferencia del año pasado, sí cuenta con él, al asegurar que «debe estar en Barcelona» (¡menos mal!), por más que Aragonés plante al Monarca, una vez más, pese a la «operación diálogo». Y es que en Democracia hay cosas obvias, indiscutibles, meridianamente claras, como puede ser la entrega de un prófugo a la Justicia o la asistencia del Jefe del Estado a los eventos oficiales que procedan y al margen del territorio en que tengan lugar.

El socialista Carmona, en plena batalla entre las eléctricas y el Gobierno, inicia contactos con el Ejecutivo para materializar semejante cargo en Iberdrola, lo que ha generado inmediato malestar en el PSOE y Podemos

Y debiera estar claro además el reproche contundente a quienes arremeten contra algo que curiosamente luego practican, como es el caso del socialista Antonio Miguel Carmona que ha sido fichado por Iberdrola como Vicepresidente de la compañía para España, cuando siempre mantuvo las tesis de acabar no ya con las «puertas giratorias» sino incluso con «las ventanas». En efecto, el socialista Carmona, en plena batalla entre las eléctricas y el Gobierno, inicia contactos con el Ejecutivo para materializar semejante cargo en Iberdrola, lo que ha generado inmediato malestar en el PSOE y Podemos, que critican semejante fichaje, pues no es plato de buen gusto defender semejante hecho cuando, con toda razón del mundo, vienen arremetiendo contra la indecente práctica de las puertas giratorias para los políticos venidos a menos o para sus familiares y amigos. Ya sólo queda a los demagogos con orejeras afirmar que, en este caso, Carmona será fichado para arreglar definitivamente el problema de la carestía de la energía en España. Ya ven, las puertas y ventanas giratorias siguen gozando de buena salud. Entretanto Mercadona explora alternativas a Iberdrola tras el hachazo del Ejecutivo y sondea el mercado después de que la eléctrica anunciara que repercutirá en la factura la confiscación de beneficios para rebajar el precio de la luz, mientras el ministro Albares afirma que Argelia garantiza el gas, pero sin decir cómo. Así las cosas, arranca el motor de la Economía con la inauguración por parte de Felipe VI, acompañado de Sánchez, del «Salón Automobile Barcelona», confiando sus organizadores que el evento sirva para la reactivación del sector, uno de los motores de la economía española.

Por su parte Podemos se pliega a Yolanda Díaz incluso para perder el nombre si es necesario, asumiendo la falta de influencia y resignándose a diluirse en la marca electoral de la Vicepresidenta Díaz, tras su amenaza de irse por estar «rodeada de egos». En efecto, Yolanda Díaz, tras la eufórica hemorragia de demagogia que llevó a Podemos a compartir el poder con el PSOE y su posterior actual declive, se desmarca claramente de Podemos e impulsa una nueva marca (otra más), mientras el partido se resigna a darle su «máximo apoyo» y asume que puede ser «mejor» candidata que Iglesias, ya que tiene el respaldo de Colau y Oltra, confiando además en Mónica García para sumar al proyecto a Errejón.

Entretanto, en el PP, Casado creará una «plataforma» política tras la Convención del partido para absorber a Ciudadanos, mientras recibe el apoyo para su proyecto de Aznar, quien le vuelve a «apadrinar» ante la batalla con Ayuso y le augura: «vas a ser presidente y lo harás bien». Un Casado eufórico que clausura la Convención del PP en una plaza de toros de Valencia abarrotada de seguidores, mientras Ayuso le tiende la mano desembarcando en el evento con una gran ovación, para lanzar un discurso por la unidad y despejar todo tipo de especulaciones al manifestar «tengo claro que mi futuro está en Madrid», con lo que el «casadismo» se consagra en medio de un baño de unidad, mostrando firmeza en el centro al considerar que «el votante de Vox acabará viniendo por pragmatismo», mientas los barones mostraban su apoyo al proyecto de Casado para conseguir La Moncloa. Casado, asumiendo la estrategia de Ayuso frente a Vox, planea derogar las leyes del «trienio negro» de Sánchez, anunciando la Convención del PP como el inicio del cambio para ofrecer tres planes estratégicos para olvidar dicho «trienio negro» desde un «centro fuerte» y con un programa de gobierno para «unir a todo lo que esté a la derecha del PSOE» promete «rescatar España de la ruina» y recuperar competencias como las recientemente delegadas por Sánchez en Prisiones al País Vasco, asegurando que no defraudará a nadie, pues «los españoles no recuperaremos el empleo hasta que Sánchez pierda el suyo; es el pasado» y «los que querían sustituirnos se han quedado por el camino, el PP es mucho PP». En definitiva, la euforia lógica del partido mayoritario de la oposición que, según las encuestas, ve como los españoles, cada vez más desencantados por el Gobierno, pueden optar en las próximas elecciones por la alternativa.

Mientras tanto en La Palma sigue creciendo el peñón volcánico, que ya ha ganado al mar más de 172 hectáreas, cuando se derrumba parte del cono del volcán y crea una inmensa manta de lava que amenaza a las localidades cercanas. Los científicos andan preocupados por la calidad del aire en la isla al superarse el umbral de azufre, mientras una doble boca eleva el poder destructor del volcán con dos nuevas coladas de lava muy líquida que arrasan construcciones y una carretera a su paso, afectando ya la erupción al 8% de la Isla Bonita.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que el TC afronta roto el debate del segundo estado de alarma y la cogobernanza decretada por Sánchez; que el bloqueo en la negociación deja el Presupuesto en manos de Sánchez y Díaz, en plena paralización del debate de las cuentas por la discusión sobre la ley de vivienda; que Hacienda halla irregularidades en una obra de la T4 ligada a la caja B del PP; que la Audiencia tumba el tercer grado que dio Interior a un preso de ETA; que Urkullu resta del Cupo vasco tres veces el coste de gestionar las prisiones, pues las cárceles le costarán 23 millones al Gobierno Vasco pero se descontará casi 70, mientras Vitoria asume desde hoy las competencias penitenciarias y a casi 600 funcionarios; que hay una clara ofensiva del Ejecutivo para silenciar el «caso Ghali» antes de que declare Laya, pues la Abogacía del Estado presenta un recurso para que la juez expulse a las acusaciones populares; que en el primer día de huelga de Renfe se produce un verdadero caos, siento las más afectadas las cercanías de Cataluña, Valencia y Madrid; que el Rey Emérito dice desde Abu Dhabi «aquí no molesto a la Corona»; que Hacienda da 90 días a los alcaldes para crear planes antifraude; que el PP y Vox votan no quitar «disminuidos» de la Constitución; que Europa advierte de «interferencias» en la Fiscalía por las «puertas giratorias»; que la UE investigará la explotación sexual de menores en Baleares, donde, pese a las denuncias de abusos, la socialista Armengol no ha tomado medida alguna; y que, según los papeles de Manglano, Margarita Robles entregaba fondos reservados a la Casa del Rey en metálico «para no dejar rastro» y la Zarzuela se quejó en 1994 porque prefería que los cinco millones de pesetas que recibía mensualmente fueran en talones del Banco de España.

Y del exterior, destacar que Sarkozy es condenado de nuevo por corrupción; que un motín en una prisión de Ecuador con 116 muertos conmociona al país; que mientras la crisis de la gasolina destapa las trampas del Brexit en Reino Unido, Michel Barnier, negociador del mismo, dice que «hay dudas de que podamos fiarnos de los británicos»; que Bruselas estrecha el cerco a Polonia y Hungría por vulnerar valores centrales de la UE como la independencia judicial o el respeto al colectivo LGTBI, por lo que la Comisión Europea quiere lanzar un mecanismo para bloquear fondos comunitarios a ambos países; y que, mientras Guaidó recela de las elecciones venezolanas que tutelará la UE, Leopoldo López, líder opositor venezolano, añade que «existe el riesgo de que Europa legitime un fraude electoral en Venezuela», que «Laya dividió a los sectores democráticos de Caracas y eso tuvo consecuencias lamentables, espero que con Albares mejore» y que «España puede hacer mucho más contra los jerarcas chavistas que viven aquí; se debe presionar sancionando a los corruptos» (dicho queda).

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: