Jorge Cremades Opinión

COLUMNAS DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Delitos de odio»

Lucía Ruiz, cogiendo de la mano a su padre, el guardia civil Anastasio Ruiz, delante del monolito donde estaba la casa cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza, donde ella vivía y contra la que ETA atentó en 1987, recuerda que "Parot puso en mi casa un coche con 250 kilos de explosivo"

Dada la variedad de conductas que pueden integrar delitos de odio es casi imposible dar una definición única al respecto que comprenda todas las modalidades de fobias arraigadas en nuestra sociedad, aunque en la conciencia colectiva todos sabemos de qué estamos hablando, pues al final los delitos de odio abarcarían todas aquellas conductas movidas por un claro afán discriminatorio y denigrante, dirigidas contra un grupo o una persona por razones bien diversas (raza o color de su piel, religión, creencias, sexo u orientación sexual, origen nacional o étnico, lenguaje, edad, discapacidad intelectual o física….. etc etc) y con capacidad suficiente para incitar el odio hacia ellas, lesionar su dignidad personal o justificar, enaltecer o dar publicidad a tales conductas. Cualquier sociedad democrática y avanzada debiera repudiar este tipo de conductas fóbicas, todas ellas, porque, en definitiva, alientan la violencia y atentan contra una convivencia en paz y libertad; sin embargo es lamentable que, según la ideología o conveniencias de unos u otros, los partidos políticos, gobiernos o grupos de presión carguen las tintas sobre el rechazo a determinadas fobias y se toleren otras, según conviene, cuando todas ellas debieran ser repudiadas con idéntica rotundidad y unanimidad. Ha querido el destino que en estos días hayan coincidido en España dos acontecimientos intolerables de carácter fóbico, como el homenaje de los proetarras al terrorista Parot en Mondragón, burlándose y mancillando la dignidad de sus víctimas, y la manifestación de neonazis en el barrio madrileño de Chueca, haciendo lo propio con los homosexuales al grito de «fuera maricas de nuestros barrios», siendo patético que, según unos u otros, se magnifiquen o minimicen semejantes conductas cuando todos los demócratas, sin fisura alguna y al margen de nuestras respectivas ideologías o intereses coyunturales, debiéramos repudiar unánimemente sendas conductas fóbicas y violentas, bien exigiendo a priori que semejantes eventos no se permitan, bien actuando a posteriori contra los convocantes para que recaiga sobre ellos todo el peso de la ley, pues, al  final, tanto filonazis como filoetarras, son ejemplos flagrantes de indecentes totalitarismos fóbicos de los que la democracia, si quiere sobrevivir, debiera defenderse con contundencia absoluta. Sin embargo, en plena pasividad de Sánchez, Urkullu, Yolanda Díaz o Errejón, es decir de PSOE, PNV, UPodemos y Más País, (y furibundas críticas de Casado y Abascal, es decir PP y Vox) los proetarras denigran y se burlan de las víctimas de ETA camuflando de protesta contra la cadena perpetua el homenaje a Parot en 51 municipios del País Vasco, mientras que en plena laxitud de PP y Vox (y furibundas críticas de PSOE, UPodemos y Más País) los neonazis denigran y se burlan de los homosexuales camuflando con el lema «Di no a las agendas de 2030-2050» lo que es realmente una marcha homófoba. Así las cosas es patético observar como en los medios de comunicación los voceros de unos u otros cargan las tintas o silencian, según les conviene, uno u otro de los infames eventos, rasgándose las vestiduras o no contra estos probables delitos de odio cometidos por proetarras y neonazis……Y si no son delitos de odio…..¡que hacen nuestros políticos y legisladores sin ponerse de acuerdo para que lo sean de forma clara y contundente y puedan ser preventivamente erradicados o posteriormente sancionados con severidad en vez de alinearse tras la bandera de unos u otros! En fin, una hipocresía político-ideológica de quienes desgraciadamente sólo miran por sus intereses personales a corto plazo en vez de por el interés general de la ciudadanía que debiera exigir a sus representantes políticos mayor altura de miras a la hora de defender unánimemente aquellas cuestiones que, por el bien común y del sistema democrático, trascienden el mero interés electoral partidario por legítimo que éste sea. Pero, ya ven, nuestros ilustres representantes políticos no están por la labor, están en otra cosa.

Lucía Ruiz, cogiendo de la mano a su padre, el guardia civil Anastasio Ruiz, delante del monolito donde estaba la casa cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza, donde ella vivía y contra la que ETA atentó en 1987, recuerda que «Parot puso en mi casa un coche con 250 kilos de explosivo»

Y menos mal que, al final, las víctimas de Parot doblegaron a Bildu ante la desidia del Estado, pues su presión forzó a la izquierda abertzale a sustituir la marcha prevista en favor del sanguinario etarra por actos puntuales, mientras el Gobierno español y el vasco, la Fiscalía y los tribunales se inhibían. No en vano, Lucía Ruiz, cogiendo de la mano a su padre, el guardia civil Anastasio Ruiz, delante del monolito donde estaba la casa cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza, donde ella vivía y contra la que ETA atentó en 1987, recuerda que «Parot puso en mi casa un coche con 250 kilos de explosivo» por lo que ve «deleznable» que ahora se le quiera rendir homenaje, considerando que «los que lo hacen están tan enfermos como él», mientras quiere que «se cumpla la ley» con él y espera ver a Yosu Ternera (otro que tal baila) en el banquillo pues «iré a ese juicio». Y es que, teniendo en cuenta la abundancia de tanta memoria histórica del franquismo, que me parece perfecto, no se entiende esta especie de desmemoria histórica sobre otros acontecimientos de índole totalitaria más recientes como es el terrorismo de ETA incluso ya en pleno periodo democrático. Entretanto, las víctimas del mismo, PP y Vox salen a la calle y advierten al Gobierno de que «la equidistancia es ser cómplice» con un Parot que lleva más de 30 años en prisión (menos de un año por cada uno de los 39 asesinatos que cometió) y ni un solo segundo de arrepentimiento, mientras los proetarras convocan estos actos para defender que semejantes criminales salgan libres, en tanto que las víctimas claman y se preguntan «¿Cómo permite el Gobierno y la Fiscalía un homenaje al etarra Parot?» cuando la Audiencia, que rechaza actuar preventivamente, recuerda que puede hacerlo el Ejecutivo y el juez no ve humillación a las víctimas. Por su parte Irene Montero, que nada dice sobre este homenaje a los etarras, manifiesta sobre lo acontecido en Madrid que «pondremos en conocimiento de Fiscalía el odio lgtbifóbico y racista de la manifestación nazi en Chueca», lo que me parece perfecto, pero ¿no sería más sensato poner también en conocimiento de Fiscalía todos los odios y violencias fóbicas, incluida la violencia etarra? O acaso es que hay fobias y violencias fóbicas buenas y malas. Yo creo que no.

En otro orden de cosas sigue el desencuentro interno en el Gobierno de coalición de Sánchez, pues Calviño, la vicepresidenta de Economía, pierde otro pulso con Díaz, la vicepresidenta de Trabajo, y el salario mínimo subirá 15 euros este mismo mes tras pactar ésta con los sindicatos, que no con la patronal, dicho asunto. Díaz desafía así a Calviño y Trabajo anuncia dicho acuerdo pese a la oposición de la Vicepresidenta Primera y de la CEOE.

Por otro lado el Constitucional, al parecer, prepara un fallo contra el cierre del Congreso de los Diputados en marzo del 2020, pues la mayoría conservadora cree que se impidió el control parlamentario durante el primer estado de alarma decretado por Sánchez, mientras Podemos presiona para dejar a los funcionarios sin sanidad privada. Entretanto España se asoma a la normalidad de siempre y las CCAA van retirando restricciones al ocio, a la restauración y la cultura, pues la quinta ola de la pandemia remite y la incidencia cae considerablemente, apuntando todos los indicadores a una mejora de la situación epidemiológica, por lo que, de nuevo, los abrazos vuelven a las residencias de mayores. En efecto, el tribunal Constitucional da un segundo golpe al Gobierno y decretará que el cierre del Parlamento fue ilegal, tras estimar los recursos de Vox contra la paralización de la Cámara Legislativa en la primera alarma por el covid al considerar que se violaron los derechos de los diputados a legislar y a controlar al Ejecutivo. Por cierto, cabe señalar que el Gobierno incorporó 66 altos cargos durante el parón por la covid, disparando así Sánchez el número hasta 740, con un coste de 80 millones, y que, con motivo del inicio del curso universitario se producen imprudentes macrobotellones, como el de la Ciudad Universitaria de Madrid, que reúne a 25.000 jóvenes, seguido de otros multitudinarios en ciudades como Barcelona o Valencia, lo que pone en riesgo esta desescalada y hace temer por una sexta ola de la pandemia.

En cuanto se refiere al asunto catalán Sánchez dice a Aragonés que «esto va en serio no es para ganar tiempo», mientras, Gobierno y ERC coinciden en aparcar la reforma del Estatut de Autonomía (reformarlo supondría que ERC acepta el estatus de Cataluña como comunidad autónoma de España), cuando la intrahistoria muestra que ambos apuestan a fondo por negociar, aunque sea lo innegociable, pues ERC quiere liderar el independentismo y el Gobierno se juega la legislatura, en tanto que Sánchez ofrece a Cataluña un rescate económico para atar el apoyo de ERC a los Presupuestos….. ¿en qué quedará esta negociación complicada y las exigencias ilegales del secesionismo? Al tiempo.

Pero tranquilos, no pasa nada; según el CIS de Tezanos, los españoles lo aguantamos todo pues la luz es la preocupación número 17 de los españoles, con lo que las insoportables subidas del recibo energético no deben preocupar, aunque el golpe del Gobierno a las eléctricas haga peligrar el apoyo del PNV a Sánchez, pues los nacionalistas vascos se quejan de la improvisación y desinformación del Gobierno, mientras en el PSOE se lamentan de que Podemos se apunte «las medallas de la demagogia y nosotros los problemas»….. es la consecuencia lógica de coaligarse con los demagogos profesionales para gobernar. En cuanto a encuestas se refiere, según SigmaDos, el 61% de los españoles considera que la luz seguirá subiendo, el 60% de los españoles cree justificada la alarma por el aumento de las agresiones homófobas y el 43% de los votantes del PSOE apoya que los jueces elijan el CGPJ. Y por otro lado, según NCReport, el PP se consolida con Vox como alternativa real al PSOE al confirmar la tendencia alcista del centro-derecha, mientras Vox gana un escaño al PP y Podemos crece ligeramente a costa del PSOE; los resultados, en caso de elecciones generales, serían los siguientes: PP 29´9% de votos y entre 128-130 escaños, PSOE 25% y 99-101, Vox 14´9% y 47-49, UPodemos 9´5% y 21-23, ERC 3´3% y 12, JxCat 2´3% y 9, PNV 1´7% y 6, Más País 3´4% y 6, EHBildu 1´2% y 5, Ciudadanos 2´7% y 2, y Otros 3´5% y 9.

Entretanto un nuevo volcán con siete bocas pone en alerta a la isla de La Palma, mientras el avance de la lengua de lava provoca ya la evacuación de miles de personas tras 7.000 temblores previos a la erupción. La Palma entra en erupción cincuenta años después y miles de personas tienen que abandonar sus casas ante el avance del río de fuego, por lo que la UME acude a asegurar una evacuación masiva, pues, según el vulcanólogo Stavros Meletlidis, el volcán «puede seguir expulsando lava durante días y llevarse fincas por delante». Sánchez, ante el suceso, retrasa su viaje a EEUU y visita la isla.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Escrivá plantea bajar la bonificación a las empresas por los ERTE; que la popularidad de Yolanda Díaz pone en guardia al PSOE por el trasvase de votos; que el torero Roca Rey triunfa en la vuelta de los toros a la Maestranza de Sevilla 707 días después; que las empresas públicas sufren pérdidas record durante la pandemia; que José Luis Moreno pide anular toda la causa contra él por un defecto de forma; que fallece Mario Camus, el maestro del cine sobrio y director más literario del cine español; que los fondos de inversión buscan en la FP nuevos nichos de negocio pues las escasez de plazas por la gran demanda alienta la compra de centros; que el fiscal notificó a Juan Carlos I dos causas antes de regularizar, pues su letrado recibió la información en mayo, noviembre y diciembre de 2020, pero rechazó personarse en las diligencias abiertas con «implicaciones penales»; que el Govern se desmarca de la protesta por la ampliación de El Prat; que la Audiencia Nacional incauta el botín chavista de Duro Felguera, coches de lujo y chalets en La Moraleja, al intervenir los bienes de un ex viceministro de Energía y dos jerarcas que recibieron catorce millones en sobornos; que España lleva dos décadas sin bajar el número de ninis o jóvenes entre 18 y 24 años que ni estudian ni trabajan y que alcanza el 22%, sólo superado por Italia y los expertos avisan de que eliminar los repetidores sólo reducirá el problema de forma artificial; que los chicos repiten más que las chicas por su inmadurez, la afición a los videojuegos y la falta de referentes masculinos en el aula; y que Ayuso presentará su candidatura oficial tras la Convención del PP, mientras el pulso entre Génova y Sol por la presidencia de Madrid tensa al partido pues la presidenta se mantendrá firme en su candidatura pese a las presiones, por más que argumenten que «Casado designó a Ayuso, que ahora tiene que esperar que decida».

Y del exterior destacar que Italia impone la vacunación a todos los trabajadores al exigir a partir de octubre el «pasaporte covid» para trabajar, siendo así el primer país de la UE en hacerlo obligatorio; y que ex diputadas afganas denuncian amenazas de los talibanes y piden ayuda para escapar pues han de hacer «cambio de casa cada dos o tres días». Pero el asunto de mayor preocupación internacional es que EEUU y China tensan el pulso por los submarinos nucleares, pues el pacto de Biden con Australia despierta la ira de Pekín y revela que sus alianzas viran hacia Asia, mientras Francia se siente traicionada al excluir Biden a la UE de su estratégica alianza militar contra China, al extremo de que Macron retira a sus embajadores en Washington y en Camberra como respuesta a la alianza del Pacífico o pacto de Defensa entre EEUU, Reino Unido y Australia, que desencadena un clima de «guerra fría» mientras China critica dicha alianza estratégica porque abre «una carrera armamentística»; y mientras Macron contesta con una crisis diplomática a la nueva alianza militar de EEUU, Boris Johnson exhibe su euforia sin mascarillas, pues, impulsado por el anuncio de dicha alianza militar con EEUU y Australia, despacha en tono jovial con los ministros sin usar ninguna mascarilla y en una sala sin ventilación, desobedeciendo así sus propias reglas anticovid……una muestra más del enrarecido ambiente que vive Occidente y especialmente Europa donde históricamente los desencuentros han causado tantos dolores de cabeza y tanta sangre, sudor y lágrimas, ¿es que los europeos vamos a repetir los mismos errores del pasado?, esperemos que no.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: