Actualidad Alicante

Sanguino acusa a Barcala del retraso del curso en el IES del Remedio al no facilitar un espacio alternativo hasta 2022

Barcala y Llopis vuelven a disparar contra la Educación Pública, atentando contra un centro que es referencia en sus ciclos profesionales y que proporciona un 80% de ocupación laboral al salir de sus aulas

A la incapacidad de este alcalde y de su concejala de Educación para resolver la situación del IES Virgen del Remedio se suma la falta de cumplimiento del alcalde del compromiso que tomó el 15 de junio cuando dijo públicamente que “el Ayuntamiento se ha comprometido también a facilitar al IES Virgen del Remedio las instalaciones que puedan necesitar los alumnos para un normal inicio de sus clases “en previsión de que no pudieran comenzarse en las aulas del edificio de ciclos formativos”.

Desde entonces, la callada por respuesta de este alcalde y su concejala para solventar el problema en este curso. El centro tendrá que empezar el curso en los Salones Juan XXIII, pero con un retraso de un mes hasta que el Centro pueda acceder para realojar la equipación necesaria. Barcala deja en la estacada a centenares de alumnos de dos ciclos de FP que han agotado las plazas ofrecidas por el centro.

Este alcalde debería explicar por qué se han negado a proporcionar un espacio alternativo desde hace cinco meses, por qué han sido incapaces de ofrecerlo hasta el curso 2022 y han causado con ello un retraso de al menos un mes en este curso y 24.000 euros en alquiler.

Barcala y Llopis vuelven a disparar contra la Educación Pública, atentando contra un centro que es referencia en sus ciclos profesionales y que proporciona un 80% de ocupación laboral al salir de sus aulas

A los 4,2 millones de euros en indemnización de la parcela privada que hemos tenido que pagar por decisión judicial al no ofrecer a los propietarios una compensación, a los 3,2 millones de la licitación de la obra, hemos de sumar el costo de las reparaciones de los desperfectos de la obra desde casi su inauguración, y ahora el Centro tendrá que pagar 24.000 euros en alquiler y un costo por determinar de la adaptación de los laboratorios de Secundaria para que acojan también los ciclos profesionales, ya que ni Barcala ni LLopis han contestado al centro su petición de emergencia para poder realizar el curso este año.

Todo ese dinero lo debió pagar la Generalitat en 2011, así que los alicantinos estamos pagando doble por la decisión del PP de comprar suelo a precio de oro, construir un centro municipal y cederlo a la Generalitat. Mientras Mazón promete pagar menos impuestos, la realidad se impone: con el PP pagamos dos veces impuestos. Y además, para no tener nada.

Barcala y Llopis vuelven a disparar contra la Educación Pública, atentando contra un centro que es referencia en sus ciclos profesionales y que proporciona un 80% de ocupación laboral al salir de sus aulas. No es que no les importe la Educación Pública, es que demuestran un constante boicot hacia ella con las decisiones de no proveer de un espacio a unos chicos y chicas, de no ceder una vivienda a unos conserjes para erradicar el amianto, de derivar las escuelas infantiles a las privadas o de renunciar a medio millón de euros de la Generalitat en programas de refuerzo educativo, cursos y otras actividades formativas. Ese es el legado de Barcala: un bombardeo constante y selectivo a la Educación Pública porque es la que sustenta la igualdad de oportunidades.

El Grupo Municipal Socialista exige a Luis Barcala que de inmediato deje de obstruir la igualdad de oportunidades educativas con su conducta y comience a comportarse para lo que lo eligieron los ciudadanos: para ser alcalde.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: