Jorge Cremades Opinión

COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Gobierno minoritario y mal avenido»

El ministro Castells se convierte en protagonista con una nueva y polémica Ley de Universidades

De cara al próximo curso político Pedro Sánchez, con un montón de frentes abiertos, comparece ante la ciudadanía para intentar vender la viabilidad de su Gobierno de coalición social-comunista, minoritario y mal avenido, que, lamentablemente, hace aguas por todas partes, justo cuando la locura del alza de la tarifa de la luz, entre otras cosas, dispara el coste de la vida al registrar la inflación en agosto su mayor alza en una década, mientras la ministra Ribera sigue sin concretar medida alguna para abaratar la tarifa y descarta rotundamente las que le pide su socio gubernamental Podemos, que, cínica e indecentemente, insta a los ciudadanos, desesperados por la situación, a movilizaciones callejeras contra el Gobierno del que forman parte, como si no fuera el Ejecutivo (y, por tanto, ellos mismos) quiénes tienen la posibilidad y la responsabilidad de arreglar la situación. ¡Dónde se ha visto que miembros de un Ejecutivo movilicen a sus ciudadanos contra dicho Gobierno, del que forman parte, ante un problemón que es incapaz de resolver, como hace este esperpéntico Gobierno de Sánchez minoritario y mal avenido! Lo razonable y sensato, en estos casos, es buscar soluciones consensuadas en el Consejo de Ministros y, en caso contrario, dimitir para que sean los propios ciudadanos quienes decidan al respecto o, al menos, permanecer en silencio apechugando con el lógico deterioro que semejante inoperancia conlleva. Lo insensato es que una parte del Gobierno, en este caso Podemos, movilice a los ciudadanos contra dicho Gobierno como si ellos fueran oposición y no formaran parte del mismo, cuando, si no quieren apechugar con el coste electoral de su inoperancia para que lo asuma sólo la otra parte, en este caso el PSOE, lo que tienen que hacer es romper la coalición con todas las consecuencias y si no lo hacen apechugar con las responsabilidades que de ello se deriven, pues es obvio que no se puede estar a la vez repicando y en misa. Sin embargo Podemos, haciendo gala de un populismo demagógico indecente, prefiere seguir en el Gobierno y a la vez criticarlo para no hundirse electoralmente, como si los ciudadanos fuésemos idiotas, por lo que mantiene su cínica estrategia de hacer oposición y a la vez aprovechar su presencia en el Consejo de Ministros, mientras Sánchez, como Presidente del mismo, traga con lo que le echen sus socios con tal de mantenerse en el poder a costa de lo que sea sorteando todas las batallas internas, haciéndose así copartícipe de las demagogias e incompetencias de un Ejecutivo inoperante cada vez más rechazado por la ciudadanía. A tal efecto, por ejemplo, Sánchez no sitúa el conflicto catalán (uno de los principales problemas que tiene España) entre sus prioridades, centrando sus esfuerzos y su esperanza en que la recuperación económica se traduzca en una mejora para los ciudadanos, al presentar sus propuestas para el inicio de curso ante empresarios, políticos y representantes sociales. Sobre la factura de la luz, por ejemplo, manifiesta que «el Gobierno se hace cargo de la preocupación social y seguirá actuando hasta solucionar el alza de los precios de la energía»; sobre la renovación del CGPJ, que «no es aceptable que instituciones como el Gobierno de los Jueces lleve mil días sin renovarse»; y sobre la Economía, que «todos los organismos sitúan a España como una de las economías que más va a crecer y con más vigor durante los próximos años». Ya ven, como detector de la situación, sobresaliente, pero como solucionador de los problemas que la situación requiere, suspenso. Ni una sola propuesta concreta y toda la esperanza puesta en que mejore la economía y alivie la situación, una mejora previsible, como dicen todos los organismos, ya que la Economía española es la que más ha sufrido las consecuencias de la crisis y partiendo desde tan abajo es obvio que el rebote sea mayor.

Entretanto los precios se desbocan por la luz, que bate records al alza diariamente, y lastran la ansiada recuperación, llevando la inflación al 3´3%, el pico en nueve años, mientras Ribera, que reconoce que «es obvio que hay eléctricas que tienen ganancias excesivas», estudia supuestamente cambios en la tarifa regulada para que no sea tan volátil mientras los funcionarios y asalariados con convenio, especialmente, van perdiendo poder adquisitivo como el resto de los ciudadanos. Y mientras el Gobierno vuelve a escudarse en Bruselas y el precio de la luz sigue imparable, la ministra Ribera admite también finalmente que los ciudadanos pagarán este año un 25% en la factura pero no concreta medidas para evitarlo, en tanto que la escalada impacta en la cesta de la compra, desborda los salarios y complica las pensiones, al dispararse el IPC a su nivel más alto en nueve años. Por otro lado, el Gobierno, mientras la batalla interna en la coalición gubernamental se traslada a la tarifa de la luz, plantea subir el salario mínimo como medida de distracción hasta 15 euros en 2021 y 31 euros en los dos años siguientes para situarlo en más de 1.000 euros, desencadenando, ¡cómo no!, una nueva polémica ya que los sindicaos reclaman 25 euros para 2022 y 2023, mientras Trabajo propone 31 y los empresarios piden que el SMI se quede como está, pues la recuperación no ha llegado a muchos y ya subió un 32% entre 2018 y 2020. ¿Se genera esta nueva polémica de la subida del SMI para tapar el descontrol de la subida del precio de la luz? No son pocos quienes consideran que es una cortina de humo para tapar otras cosas, cuando, en realidad, el IPC y la subida del SMI lo que hacen es dificultar la viabilidad de miles de pymes y autónomos que apenas pueden llegar a final de mes con cierta solvencia. Esperemos pues qué pasa con esta subida «inmediata» del SMI, anunciada por el Presidente, que la ministra Díaz asegura que se decidirá el próximo lunes y que se aplicará «rápidamente».

Lesmes, como es lógico, avisa que el bloqueo del CGPJ daña una justicia independiente mientras el PP, que se niega a renovarlo, argumenta que se pondrá de acuerdo con el Ejecutivo si se afronta la indeseable politización de la Justicia con reformas apoyadas por amplias mayorías

Y sobre la renovación del CGPJ, que Sánchez, como la gran mayoría de los políticos, considera «inaceptable» después de mil días, olvida el Presidente que es precisamente él y su gobierno minoritario y mal avenido quien tiene la principal responsabilidad para evitarlo, y que, para ello, debe ofertar propuestas concretas y claras a la oposición en vez de quedarse en elucubraciones mentales sin concreción alguna. Por su parte Lesmes, como es lógico, avisa que el bloqueo del CGPJ daña una justicia independiente mientras el PP, que se niega a renovarlo, argumenta que se pondrá de acuerdo con el Ejecutivo si se afronta la indeseable politización de la Justicia con reformas apoyadas por amplias mayorías y, de momento, no ve posible un acuerdo antes de Navidad, con lo que el nuevo curso judicial se inaugurará sin perspectivas de pacto PP-PSOE, señalando Génova que el Gobierno tiene que moverse con «compromisos firmes», en tanto que Lesmes rechaza dimitir para forzar un pacto sobre el CGPJ, que sorteará el bloqueo del Gobierno a los nombramientos en el Supremo.

En cuanto a la vacunación se refiere, ésta alcanza por fin la meta del 70% en siete CCAA y prácticamente en toda España, donde la gripe vendrá con más fuerza y será más duradera. España se convierte así en uno de los primeros países con un 70% de población vacunada, con lo que el Informe de Sanidad recoge la meta fijada por Sánchez, pues ningún país tan poblado ha alcanzado esa tasa, aunque Portugal y Dinamarca, sí, con lo que los expertos destacan la confianza en el sistema sanitario y en las vacunas. Sanidad, por otro lado, eleva al 60% el aforo de los eventos deportivos al aire libre y al 40% en los recintos cerrados, y, junto a las CCAA aplazan la decisión sobre la tercera dosis, mientras poco a poco va remitiendo la quinta ola de la pandemia, aunque el peligro siga sobre nosotros y no debamos relajarlos en exceso.

Y por si no sobraran los conflictos y desavenencias, el ministro Castells se convierte en protagonista con una nueva y polémica Ley de Universidades, según la cual el personal temporal en las mismas no superará el 20%, frente al 40% posible hoy, y el profesor funcionario será al menos un 55% del total. En el polémico y, para algunos, sectario proyecto de Ley del Sistema Universitario, Castells acelera el asalto de Podemos a la Universidad, borrando al Rey de los títulos académicos, dando más poder a los estudiantes y reduciéndoselo a los catedráticos, e imponiendo las unidades de género y la memoria democrática. Castells dará «preferencia» a las mujeres en los contratos de la Universidad y en su nueva ley impulsará los proyectos científicos con perspectiva de género, sosteniendo el ministro que «hay un problema de desigualdad de género en la Universidad». Sin duda, un proyecto de ley que generará mucha polémica.

          Y mientras un centenar de colaboradores esperan que España les saque de Kabul (se trata de médicos, farmacéuticos y veterinarios, contratados por la Agencia Española de Cooperación, ocultos ahora en Afganistán) al grito de «no podemos más, tenemos que salir», Teodoro López Calderón, Jefe de Estado Mayor de la Defensa, sostiene que «decisiones políticas limitaron la intervención en Afganistán» y que «tenemos que estudiar por qué el ejército afgano no ha combatido y los efectos del repliegue» pues «si la UE quiere ser actor relevante tiene que tener una fuerza militar». Por su parte el capitán José Fernández Prados, manifiesta que «es agridulce, piensas en la gente que no pudimos sacar de allí» y que «al subir al avión juntaban las manos y daban las gracias; impacta ser consciente de que salvas vidas». España, por su parte, se une a los países que logran de los talibanes el compromiso de poder seguir con los rescates, aunque el Gobierno negociará, pero «no reconocerá» al nuevo régimen talibán, confirmando Albares que el objetivo es proseguir con la evacuación de los colaboradores pero por «otras vías», mientras espías del Ejército trabajan ya en Herat para sacarlos del infierno, pues efectivos del CNI, que cribó a los afganos ya evacuados con un doble control en Kabul y en Dubai, operan ya «sobre el terreno» en la región donde estuvieron desplegadas las tropas españolas. Por su parte EEUU completa la retirada de Afganistán tras veinte años de intervención militar, saliendo los militares un día antes de la fecha comprometida por Biden y dejando atrás a cientos de americanos que deseaban salir, tal como reconoce el Pentágono, mientras los talibanes celebran la salida al grito de que «nuestro país tiene ya la independencia completa» y Al Qaeda resucita en Afganistán y regresa al trono de donde la echó Occidente gracias a la victoria talibán. Los talibanes, con desfiles en Kabul y Kandahar, cantan su victoria final y celebran la salida de los últimos aviones de EEUU entre cohetes del ISIS como «una gran lección para el mundo» mientras Biden califica de «éxito extraordinario» la evacuación de 126.000 personas y la UE se compromete a ayudar a los afganos, pero en países vecinos. Al final, los yihadistas deberán gobernar un país dividido en tribus, en total bancarrota y bajo la amenaza de los sectores más radicales y sangrientos del ISIS…. Y lo harán con un gobierno diseñado por los talibanes en el que, obviamente, no habrá mujeres. Y mientras Bruselas busca tener presencia en este Afganistán de los talibanes, Pakistán cierra las puertas al éxodo afgano. Es el patético fracaso de un Occidente mal avenido en que muchos no entienden que la seguridad y la defensa de sus valores no aparecen y se mantienen por arte de magia y que para disfrutarlos se requiere, especialmente ante los violentos, el ejercicio de la fuerza conjunta y no la estúpida esperanza de que me defienda el vecino, al que, si lo hace, acusamos además de imperialista…..luego, ya ven, el pacifismo angelical mal entendido y demagógico nos trae estas cosas.

En lo que se refiere a otros asuntos cabe citar que la natalidad cayó un 11% en España a los nueve meses del confinamiento; que Ximo Puig valora echar ya a Podemos del Gobierno valenciano; que la Princesa Leonor comienza sus estudios de Bachillerato en Gales, siendo despedida por sus padres y hermana en el aeropuerto madrileño; que Galicia es la autonomía con más autopistas de peaje y Cataluña no tendrá ninguna al pedir el Govern catalá ahora el rescate de las autonómicas; que Cultura regará con fondos europeos a cien autores, que recibirán 10.000 euros para viajar al extranjero durante dos meses en busca de su «crecimiento personal» y «reflexión artística»; que las lluvias torrenciales causan inundaciones en media España, golpeando especialmente en Tarragona, Castellón y Toledo; y que Ayuso libra de impuestos autonómicos a los madrileños, dejando a cero los propios frente a Cataluña, que tiene quince, y marcando así su política económica frente al resto de CCAA y al cerco fiscal de Sánchez, mientras se postula, sin pactar con Génova, para presidir el PP regional en Madrid.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: