Jorge Cremades Opinión

COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Tentaciones totalitarias»

Y mientras la pandemia, que sigue fuerte entre nosotros, agrava el atasco con 3.156.877 casos judiciales pendientes

Es frecuente que la sustancial e indispensable separación de poderes que exige cualquier sistema democrático se vea muchas veces zarandeada por el poder Ejecutivo pues, salvo que los miembros o partidos que lo conforman tengan una inmaculada y nítida vocación y convicción democrática, el deseo de imponer sus proyectos, aunque sea por la mínima y fuera de plazo, les conduce a actuar al margen de o bordeando la normativa democrática vigente y las instituciones que conforman el Estado de Derecho, avivando así tentaciones totalitarias que, poco a poco, van minando los derechos y libertades ciudadanas con el riesgo en algunos casos de convertir un Estado Democrático en un Estado Autoritario de difícil reconversión futura. Obviamente si los miembros que conforman el Ejecutivo tienen ideologías totalitarias, como son el fascismo, el comunismo, el nacionalismo secesionista o el populismo radical de izquierdas o de derechas, las tentaciones totalitarias se incrementan ya que obedecen a la concepción autoritaria de la ideología que profesan y que impondrían sin duda desde la minoría si pudieran hacerlo, ya que en su concepción ideológica se consideran siempre poseedores de la verdad absoluta, una verdad que ha llevado y lleva a muchos pueblos a la ruina económica, a la eliminación de sus libertades y derechos básicos (entre ellos, el derecho a la información) y, en definitiva, al sometimiento expreso al poder Ejecutivo del resto de instituciones y poderes del Estado, como el Legislativo y Judicial, que, en el mejor de los casos, quedan convertidos en meras comparsas bufas para avalar los dictámenes caprichosos del Jefe de Gobierno de turno. Pues bien, en España, con el débil gobierno de coalición social-comunista las tentaciones totalitarias del mismo son cada vez más frecuentes y van «in crescendo» de forma alarmante, provocando no pocos conflictos con el Poder Judicial, a los que, de momento, pone la guinda la última sentencia del TC respecto al primer estado de alarma decretado por Sánchez. Los jueces, alarmados, cargan contra los ministros que, erigidos en voceros del Ejecutivo, se dedican a «deslegitimarlos», por lo que las asociaciones judiciales afean a Pilar Llop «la descalificación constante del Poder Judicial», la APM cree que las críticas al TC traslucen «el cuestionamiento continuo de las instituciones» y la Francisco de Vitoria tiene claro que «el Gobierno pone en duda nuestra legitimidad cuando no le gusta una resolución», mientras Conde-Pumpido se ve obligado a pedir perdón a la mitad del TC después de que los seis magistrados que votaron a favor de la inconstitucionalidad del decreto de estado de alarma le exigieran una rectificación pública de las descalificaciones que hizo contra sus compañeros. No en vano la UE reclama a España un CGPJ elegido por los jueces (y no por las conveniencias de los partidos políticos) indicando que debe renovarse «de acuerdo con los estándares europeos» para que no sea «vulnerable a la politización» y expresando su «preocupación» por «la autonomía de la Fiscalía respecto al Gobierno»….. Y mientras nueve jueces del Supremo piden elevar al Pleno la elección de Dolores Delgado, que pasó de ministra de Justicia a Fiscal General del Estado,  Didier Reynders, el Comisario de Justicia europeo manifiesta que «hay problemas en Varsovia pero en Madrid también», ya ven, las tentaciones totalitarias proliferan peligrosamente. Entretanto, el nuevo ministro Bolaños aún no ha llamado al PP para retomar las conversaciones y renovar las instancias judiciales pendientes de renovación, mientras los jueces elevan la presión a PSOE y PP para que se renueven ya, creyendo que el cambio de Gobierno debe llevar al menos al desbloqueo del CGPJ. Y en pleno enfrentamiento intolerable Gobierno-TC se produce el acto protocolario de la entrega de las memorias anuales por parte de los presidentes del TC y del CGPJ y TS, como rendición de cuentas a Felipe VI.

Y mientras la pandemia, que sigue fuerte entre nosotros, agrava el atasco con 3.156.877 casos judiciales pendientes

Tentaciones totalitarias en la Ley de Seguridad Nacional ya que los puntos más polémicos de la reforma imitan normas chavistas, tan del gusto del sector podemita del Ejecutivo, pues las nuevas obligaciones de prestación de servicios y los requisamientos en situaciones de emergencia son similares a los que existen en Venezuela. Además, en pleno revisionismo, Sánchez impulsa la nueva Ley de Memoria enviando el Consejo de Ministros el texto legal, con el que vuelve a recurrir al franquismo como arma política al usar esta Ley de Memoria Democrática contra el PP y Vox, argumentando que «un partido democrático no puede estar en contra», con lo que, ya ven, o me votas la Ley o te conviertes en un sujeto totalitario donde los haya, cuando lo adecuado debiera ser pactar estas leyes con la oposición por su propia naturaleza y no sacarlas adelante por la mínima a cambio de determinadas concesiones, como ha sucedido con el «icetazo» que concede la plaza fija a aquellos trabajadores de la Administración que lleven más de diez años en temporalidad y no tendrán ya que opositar gracias a un improvisado acuerdo con ERC de última hora que consigue sacarlo adelante en el Congreso por un solo voto de diferencia, mientras fuentes sindicales temen que puede que sea inconstitucional. En fin, una Ley, la de Memoria Democrática, que algunos consideran innecesaria (ya estaba la de Memoria Histórica de Zapatero) y que quiere un Valle de los Caídos sin Cruz, sin benedictinos y sin Primo de Rivera enterrado allí.

Tentaciones totalitarias que llevan al esperpento de que los secesionistas, socios de Sánchez, malversan fondos públicos para llevar a cabo su ilegal procés y la Generalitat decide pagar sus fianzas con otros fondos públicos, apuntando así a una doble malversación del dinero de todos. En efecto, los grandes bancos rechazan avalar a los encausados por el procés, echando por tierra la fórmula más prudente para que los encausados no tengan que apechugar con sus respectivos patrimonios, y el Tribunal de Cuentas rechaza darles más tiempo para la fianza. Por su parte Aragonés, resignado en principio a dejar sin aval a Junqueras, Mas y Puigdemont, tras fracasar el Govern en la búsqueda de bancos privados que intermediaran en el pago, con lo que obligarían a que los líderes del procés hubieran de responder con sus respectivos patrimonios, rectifica finalmente y usará dinero público cubriendo los embargos con el aval del «ICO catalán» que el Tribunal de Cuentas rechaza inclinándose, como es lógico y democrático, por vetar el aval público catalán y no acepta que las fianzas de los 34 ex altos cargos se financien con el Presupuesto de la Generalitat a través del Instituto de Finanzas, es decir, con el dinero de todos, en este caso, de la Generalitat que forma parte del Estado al que estos individuos atacaron de forma ilegal y totalitaria para acabar con el mismo, poniendo en riesgo con semejantes decisiones a los profesionales del ente a los que Giró, Consejero de Economía de la Generalitat, que debiera velar por el correcto uso del dinero público, prometió proteger porque podrían incurrir en malversación. Al final nuevos recursos de inconstitucionalidad a la vista porque el Ejecutivo, mudo cuando le conviene, prefiere moverse entre dos aguas para contentar al variopinto elenco de opciones minoritarias que le apoyan pero con claros matices totalitarios.

Y mientras la pandemia, que sigue fuerte entre nosotros, agrava el atasco con 3.156.877 casos judiciales pendientes, media España está ya vacunada pues más de 24 millones de españoles ya han recibido la pauta completa, con Asturias, Galicia y Castilla y León a la cabeza. Un proceso de vacunación que se frena en Europa pero avanza en España, aunque, no obstante, los contagios se multiplican por seis sin mascarilla, cuando los expertos no aprueban que se relaje su uso en exteriores y no pocas CCAA piden en vano volver al toque de queda y al uso obligatorio de las mismas, mientras un juez anula la primera multa tras la sentencia del TC y mientras es imputada la Directora de Salud de Baleares que confinó a los estudiantes en un hotel. Entretanto Reino Unido pone fin a casi todas las restricciones sociales a pesar de que los contagios siguen disparados, registrando 50.000 contagios diarios pese a tener al 70% de la población vacunada con dos dosis, lo que ha posibilitado que las reservas de británicos para volar a España hayan subido un 400% tras la decisión del Gobierno británico de eliminar casi todas las restricciones.

Mientras tanto la luz pulveriza su record y hace inútiles las medidas del Gobierno de Sánchez al marcar el precio más alto del mercado en veinte años en plena ola de calor, pues los españoles pagan hoy el precio de la luz más caro de Europa, disparándose el mercado eléctrico por encima de los 106 euros por megavatio a la hora y batiendo record histórico, mientras el Gobierno, que por fin se ha visto obligado a bajar el IVA del 21% al 10%, intenta pasar como puede la crisis energética vinculando la insoportable subida a «factores internacionales». Es decir, que la culpa de esta desorbitada subida la tienen los demás, cuando, junto con Italia tenemos los precios de la luz más altos de la UE, costando en nuestro país un 13% más que en Alemania y Francia, donde hay más nucleares, y superando en un 11% la media de toda la Unión. No en vano, ante el fracaso manifiesto del Gobierno sanchista que con las medidas para frenar la «pobreza energética», que achacaban al PP cuando eran oposición, no impiden el «tarifazo» en este verano, le recuerdan a Sánchez y a Iglesias (es decir, al PSOE y Podemos) las acusaciones que hacían a Rajoy por «empobrecer el país» y «dar un golpe a las familias», acusándole de «cómplice» de las eléctricas, mientras prometían que ellos, si gobernaban, bajarían el precio de la luz y pondrían «firmes a las grandes eléctricas», llegando a afirmar el comunista Garzón, hoy ministro aunque no se sabe de qué, que «ningún gobierno decente debía tolerarlo», cuando en aquellos tiempos el precio de la luz se había encarecido entre un 4´6% y un 16´2%, mientras ahora la subida ha sido superior al 270%. Cabría preguntarles a tenor de sus declaraciones cuando eran oposición si este gobierno si es «decente» y no es «cómplice»…..y, en caso afirmativo, que nos expliquen por qué aquel gobierno de Rajoy era indecente y cómplice de las eléctricas y este de Sánchez no. Ya ven, tentaciones totalitarias que no sólo existen cuando se gobierna, sino también cuando desde la oposición se hace demagogia populista barata e irresponsable para llegar al poder y luego todo se lo lleva el viento.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que un instituto de Sevilla aprueba a un alumno con ocho suspensos que no iba a clase; que fondos de EEUU elevan a Sánchez (de viaje por tierras americanas aunque sin reunirse con Biden) su inquietud por la reforma laboral y los inversores también le trasladan su preocupación ante la ley de vivienda; y que Casado, ante su cuarto año al frente del PP, «empieza la fase de alternativa» y en la celebración del tercer aniversario en Gredos promete ante su directiva una oposición «más propositiva», trasladándole al partido que ya duplican los votos de Rajoy, pues hoy se impondrían, con permiso de Tezanos, en todas las provincias salvo las de Cataluña y País Vasco, y cuando sucedió en el partido a Rajoy sólo ganaban en Salamanca, Lugo y Orense.

Y del exterior destacar que EEUU, la UE y la OTAN acusan a China de promover ciberataques, entre ellos el ciberataque masivo a Microsoft, y tildan al país asiático de «irresponsable»; que el programa israelí Pegasus permitió a regímenes autoritarios espiar a periodistas y opositores; que Jeff Bezos completa un vuelo de unos diez minutos con su propia nave espacial y aterriza con éxito tras ir al espacio; que el tribunal electoral de Perú proclama presidente a Pedro Castillo, con lo que Venezuela y Cuba ganan un aliado con él en el poder; que Cuba siembra el terror con juicios exprés sin abogado a los detenidos, mientras el régimen castrista utiliza a los Boinas Negras, sus fuerzas especiales, para reprimir las protestas en las calles; y que hay miedo y vacío en Tokio ya que crece el temor a un brote tras confirmarse algunos positivos en la Villa Olímpica, donde residen 11.000 deportistas de 205 países, obligados a múltiples controles y restricciones antes de celebrar los juegos del miedo para olvidar la maldita pandemia.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: