Jorge Cremades Opinión

COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Machismo abominable»

Por lo que respecta a las primarias del PSOE en Andalucía y al futuro de Podemos sin Pablo Iglesias, todo ha salido según el guion previsto

Mientras todo el arco político afrontaba un fin de semana decisivo, al confluir tres batallas que podían alterar el espacio político español (las primarias del PSOE en Andalucía, el futuro de Podemos sin Pablo Iglesias y las manifestaciones en Colón contra los indultos a los secesionistas), el machismo abominable ensombrece todo el panorama político con tres últimos casos repugnantes de violencia de género o machista, ¡qué más da el nombre!, como son el asesinato de las dos menores de Tenerife, Anna y Olivia, a manos de su padre, el de la joven de 17 años Rocío Caíz en Estepa a manos de su ex novio, y el homicidio por atropello de otra mujer en Marmolejo que se investiga como accidente o caso de violencia machista a manos de su pareja. Tres horribles crímenes machistas que engrosan la siniestra lista de víctimas de la repugnante e inadmisible violencia machista que no cesa ni con gobiernos de derechas ni de izquierdas, mientras los partidos políticos buscan utilizarlos demagógicamente compitiendo entre ellos para ver quién se autoproclama más feminista (como contraposición al machismo indecente) o quién acusa al contrario de machismo con mayor éxito electoral, cuando lo que debieran hacer es sacar del debate político este cáncer social de la indecente violencia machista y consensuar entre ellos una serie de medidas legales y de recursos materiales para extirparlo de nuestra sociedad una vez por todas o, al menos, para evitar, como sucede ahora, que siga creciendo. En efecto, en Marmolejo, la Guardia Civil detiene a un hombre, que había alertado del atropello a una mujer, y trabaja con la hipótesis de que pueda tratarse de otro caso de violencia machista; en Estepa, tras una semana interminable de angustia y sin saber dónde estaba la joven Rocío de diecisiete años y madre de un hijo de pocos meses, se confirman los peores augurios al confesar su ex novio y padre del bebé que la mató el mismo día de su desaparición, que la descuartizó y esparció sus restos en distintos puntos de la localidad; y en Tenerife, tras más de cuarenta días de angustia y búsqueda, con la esperanza de encontrarlas vivas, hallan en el mar el cuerpo sin vida de Olivia, una de las dos pequeñas raptadas por su padre, Tomás Gimeno, mientras siguen buscando a la más pequeña, Anna, y a él mismo, apuntando todo a que mató a sus hijas, arrojó sus cuerpos al mar y luego se quitó la vida, arrojándose lastrado al mar para hacer el mayor daño posible a la madre de las niñas y que jamás volviera a verlas ni a saber de ellas tal como le dijo por teléfono el día del rapto, dándole a entender que se fugaba con ellas. Un caso, este último, de, a mi juicio, la peor de las violencias de género, la violencia vicaria, un tipo de violencia de género en que el agresor utiliza a los hijos como instrumentos para hacer daño a la madre o ex pareja; no en vano, las investigaciones concluyen que Tomás Gimeno, un celópata empedernido, planeó el asesinato de sus hijas, de uno y seis años, «con sangre fría» para extremar el dolor de la madre, Beatriz, a la que telefoneó, mientras arrojaba los cuerpos de las niñas al mar, para tranquilizarla, haciéndole creer que se trataba de un secuestro al decirle «no puedo permitir que crezcan sin mí» cuando lo que buscaba era causar «un dolor inhumano a la madre», quien ahora, con toda la razón del mundo, pide leyes más duras para proteger a los niños, las víctimas más vulnerables e inocentes de este machismo abominable tan extendido en nuestra sociedad. ¿Consensuarán los partidos políticos esas leyes más duras y pondrán a disposición más medios para luchar contra este cáncer social o se conformarán con tirarse los trastos a la cabeza con fines electoralistas sobre quién es menos machista y más feminista? Esa es la cuestión, sabiendo que, en todo caso, jamás será posible erradicarlo al cien por cien, pero, al menos, sí combatirlo con mayor prevención y contundencia.

Por lo que respecta a las primarias del PSOE en Andalucía y al futuro de Podemos sin Pablo Iglesias, todo ha salido según el guion previsto

Por lo que respecta a las primarias del PSOE en Andalucía y al futuro de Podemos sin Pablo Iglesias, todo ha salido según el guion previsto. Ferraz que, por si acaso, restaba importancia al duelo con Susana Díaz diciendo que en estas primarias «sólo se vota candidato a la Junta», sale totalmente fortalecido al ganar Espadas, el candidato de Sánchez, con claridad y contundencia, a la ex presidenta Susana, mentora en su día de Sánchez y ahora enemiga íntima, por lo que, sentenciada definitivamente su carrera política tras volver a ser derrotada por el Presidente, éste controlará por fin el PSOE de Andalucía pues su flamante candidato, Espadas, no dudó en anunciar también su candidatura para dirigir el partido en tierras andaluzas de cara al próximo Congreso del partido. Y en Podemos sin Iglesias, que, antes de irse, dejó al partido en rojo con 2´6 millones de pérdidas en un año (el partido multiplicó su deuda por seis de 2018 a 2019 y lleva cuatro años sin hacer auditorías), todo ha salido igualmente según lo previsto y atado bien atado pues la heredera Belarra es designada en un «Alcorcón I» bajo mínimos con casi el 90% de los votos, bien cerca de las unanimidades de los partidos comunistas, como sucesora de Iglesias para dirigir el partido y liderar una nueva era en Podemos, mientras llama la atención la misteriosa desaparición de Iglesias, cuya ausencia en el Congreso del partido forma parte de una retirada total de la vida pública y ni en su lujosa casa de Galapagar, donde vive Montero y sus hijos, se le ve desde marzo.

Mientras tanto, la derecha marcha en Colón contra los indultos pero evita juntarse en una manifestación menos masiva que la de 2019, aunque multitudinaria como aquella con decenas de miles de ciudadanos exigiendo al Ejecutivo que no se venda al secesionismo a cambio de unos votos, mientras el Gobierno critica la protesta de Colón y carga contra el PP, al que culpa de la situación actual de Cataluña, en medio de un clamor contra la entrega de Sánchez al independentismo. Con un «no a los indultos» y un «no somos la ultraderecha, sólo somos demócratas» la manifestación de Madrid, convertida en un grito contra el Gobierno de coalición, desborda las expectativas y lanza un aviso a Sánchez, mientras Ayuso exige al Ejecutivo que no haga a Felipe VI «cómplice» de los indultos, un error garrafal a mi juicio por parte de la Presidenta de Madrid ya que es demagógico y temerario pretender involucrar a la Jefatura de Estado sabiendo que con el papel constitucional que tiene sólo puede ratificar, siempre que sea preceptivo, las decisiones del Ejecutivo y sin matiz político alguno, por lo que Casado la corrige por aludir al Rey ya que el único responsable es el Gobierno. Una marcha, la de Colón, que, según NCReport, divide a la opinión pública al ser apoyada por el 49´5% frente al 41´2%, en tanto que los votantes del PSOE son escépticos con la estrategia para Cataluña y la mitad de los del PP rechaza la foto Casado-Abascal. Una marcha, la de Colón, sobre la que el filósofo Fernando Savater, convocante de la misma, manifiesta «tenemos todo el derecho a salir a la calle a mostrar nuestro rechazo» y añade «el Gobierno no indulta a los independentistas sino al independentismo», en tanto que Rosa Díez, promotora de Unión 78, deja claro que «convocamos el acto de Colón pensando en los ciudadanos, no en los partidos». Por su parte, Martínez-Almeida, el alcalde popular de Madrid y portavoz del PP, sostiene que «Sánchez está allanando el camino para que Puigdemont vuelva a España sin coste judicial», lo que se desprende de las insólitas manifestaciones de Belarra que, siendo miembro del Gobierno, sostiene que volver a encauzar el conflicto catalán requiere que el prófugo regrese a España sin más, mientras los ministros del PP rechazan semejante barbaridad y afrenta al Estado de Derecho. Entretanto se conoce que ERC diseñó cómo debilitar al Estado en la mesa de diálogo, tras requerir la Guardia Civil el documento en octubre al exconsejero Vendrell, en que se plantea un ilegal referéndum de autodeterminación tras la salida de los presos, mientras el Gobierno dice que desconocía la hoja de ruta para desestabilizar el país y ERC admite en un plan oculto que la mesa de negociación es una farsa aunque prevé «debilitar al Estado» con los contactos antes de proclamar de nuevo la independencia por la vía unilateral tras la mesa de negociación, pasando la hoja de ruta por desgastar al Gobierno de España y sumar apoyos. Y mientras el PSOE de Sánchez facilita el apoyo del Consejo de Europa a los indultos, las CCAA se rebelan exigiendo igual trato que a Cataluña, con lo que no aceptarán que se dé más financiación y competencias a la Generalitat, baza con la que cuenta el Ejecutivo para intentar contener al secesionismo en su voracidad independentista totalitaria.

En cuanto a la pandemia se refiere el Constitucional sopesa anular las multas del estado de alarma pues en la ponencia sobre el decreto que debatirá el Alto Tribunal, el proyecto de sentencia dice que el confinamiento decretado en su día por el Ejecutivo requería el estado de excepción, por lo que el ponente avala el cierre de colegios o tiendas, pero no avala impedir la circulación. Así el TC pone en jaque las multas durante el estado de alarma al prever declarar inconstitucional el encierro total decretado por Sánchez, un debate sobre «estado de alarma o estado de excepción» que divide a los juristas, mientras la futura sentencia del TC sobre el recurso presentado por Vox abre una acalorada discusión sobre si el confinamiento suspendió derechos o solo los limitó. Es lo que le faltaba a este débil y contradictorio gobierno de coalición, cuando doce autonomías, mostrándose más laxas en las medidas para la hostelería, desoyen las restricciones recomendadas por Sanidad, que finalmente acepta vacunar a los jugadores de la Selección Española de Futbol con Janssen, como ellos pedían; no en vano cada vez son más quienes sostienen que este Gobierno sólo acierta cuando rectifica.

Por lo que se refiere a otros asuntos cabe citar que la «guerra de la luz» empezó en el Consejo de Ministros, pues «no estamos a la altura», cuando los precios de la energía han crecido cerca de un 30% el último año; que Biden se desmarca de Trump sobre el Sahara y el portavoz de su gobierno afirma «estamos consultando en privado con las partes», mientras el Gobierno de Sánchez estudia exigir visado a todos los marroquíes en Ceuta y Melilla, y Rabat llama «enano político» a la UE por su decisión sobre Ceuta; que Villarejo vendió al jefe de la UDEF los datos censales de todos los españoles y, según sus notas, implica a Cospedal en pagos irregulares mientras Fiscalía apunta a la ex secretaria general del PP por «encargos puntuales»; y que, según un sondeo, el PP replica en Andalucía la mayoría amplia de Madrid, pues Juanma Moreno subiría 17 escaños al absorber el voto de Ciudadanos y tendría una mayoría absoluta holgada con Vox, y el PSOE sería segunda fuerza con dos diputados menos, pues uno de cada diez de sus electores votaría al PP, mientras Vox incrementa su representación con cinco escaños más y Ciudadanos pasaría de 21 a sólo cuatro.

Y del exterior, destacar que Perú se enfrenta a dos semanas más sin presidente electo en ese pulso entre el izquierdista Castillo y la derechista Fujimori, que exige revisar 800 actas, lo que alarga el proceso de recuento; que Israel forma un Gobierno para enterrar doce años de Netanyahu, a quien el Parlamento aparta del poder; que el Gobierno de Colombia retira las estatuas de Colón y de Isabel la Católica; que por fin ya está en marcha la Eurocopa de Fútbol de la pandemia, que en su estreno en Roma nos da un gran susto al desplomarse el danés Eriksen sobre el césped, teniendo que ser reanimado durante unos eternos minutos antes de ser trasladado a un hospital, donde afortunadamente se recupera; que se desata en Europa una polémica por la vacunación de adolescentes, pues algunos ven innecesario que se les inmunice porque no padecen covid grave; que Marruecos carga contra la UE y dice que el problema es España en esta crisis migratoria y económica, cuestiona el tratado de asociación tras la resolución en su contra del Europarlamento y señala a Ceuta como «ciudad marroquí ocupada»; que Venezuela se valió de una red de empresas en treinta países para burlar el embargo al crudo, usando el chavismo a empresarios mexicanos para eludir las sanciones de EEUU, una red opaca venezolana que tuvo ayuda del Gobierno mexicano, pues el «número dos» de la Cancillería colaboró con el empresario Leal; y que el G7 se lanza a la diplomacia de vacunas con la donación de mil millones de dosis a los países menos desarrollados, con lo que la diplomacia cara a cara regresa con el G7 ya que, tras casi dos años, los líderes de las siete mayores economías –EEUU, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Canadá- vuelven a verse las caras para diseñar el mundo postpandemia, hacen autocrítica y prometen luchar contra la desigualdad, aunque no queda exento de tensión entre Reino Unido y la UE, que estalla en el Grupo, al extremo de amenazar Johnson con incumplir los compromisos del Brexit mientras la UE cierra filas y Biden logra el respaldo para lanzar un plan frente a China.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: