Jorge Cremades Opinión

Ayuso arrasa, Iglesias se va…

Todos pedían que los madrileños fueran a votar a pesar de ser día laborable y en plena pandemia, y los madrileños así lo hicieron con una participación record de más del 76%

Ayuso arrasa, Iglesias se va, Más Madrid con García «sorpassa» al PSOE con Gabilondo, Vox resiste con Monasterio y Ciudadanos con Bal desaparece. Este podría ser el resumen «grosso modo» del resultado de las elecciones autonómicas en Madrid, con una participación record del 76%. Los resultados exactos han sido: PP 44´7% de los votos y 65 escaños (35 más de los que tiene actualmente), Más Madrid 17% y 24 (4 más), PSOE 16´9% y 24 (13 menos), Vox 9´1% y 13 (1 más), UPodemos 7´2% y 10 (3 más) y Ciudadanos 3´6% y 0 (26 menos, que son los que tenía). Ayuso arrasa con el PP duplicando de sobra sus escaños actuales (de 30 pasa a 65), quedándose a sólo cuatro de la mayoría absoluta y rebasando con holgura el total de escaños de todo el bloque de izquierdas (65 frente a 58), bastándole, por lo tanto, la abstención de Vox para ser investida de nuevo como Presidenta de Madrid. Iglesias, que auto-aterrizaba en Madrid con la pretensión de ser el líder indiscutible de la izquierda radical y, si me apuras, con la pretensión de rebasar al PSOE, apenas consigue evitar, con el 7´2% de los votos, que UPodemos desaparezca de la Asamblea pero quedándose como el grupo más minoritario de la misma, el quinto y último, al que Más Madrid, el otro representante de la izquierda radical, supera con creces con el 17% de votos y 14 escaños más, por lo que, ante semejante fracaso sobre sus propias expectativas, anuncia que deja todos sus cargos y que se retira de la política, dejando un vacío de liderazgo en su partido de consecuencias imprevisibles. Más Madrid, en ascenso, empata en escaños con el PSOE, que se hunde estrepitosamente con sus peores resultados históricos, y le supera en porcentaje de votos con lo que se convierte en la segunda fuerza política y su portavoz, Mónica García, en Jefa de la oposición, sustituyendo al portavoz socialista, Gabilondo, que pasa de ser el Jefe de la oposición al tercer puesto tras haber sido el más votado en 2019, cuando ganó las elecciones aunque no consiguió gobernar por el acuerdo gubernamental entre PP y Ciudadanos, con la venia de Vox. Y Ciudadanos, con Edmundo Bal como candidato, pierde sus 26 diputados y se queda fuera de la Asamblea Regional tras haber gobernado en coalición con el PP de Ayuso hasta que ésta decidiera suspender la Asamblea y convocar estas elecciones, tras la moción de censura del PSOE y Ciudadanos contra el Gobierno de coalición PP-Ciudadanos en Murcia, temiendo que la traición de los naranjas murcianos pudiera repetirse en Madrid con los naranjas liderados por Aguado, su vicepresidente en el Gobierno autónomo madrileño (naranjas y socialistas pagan así con creces estas artimañas desestabilizadoras, no exentas de deslealtades, y sus bandazos, siendo ahora ambos los que salen peor parados en estos comicios). Por cierto, otro que sale bastante mal parado y desacreditado es Tezanos con su CIS, pagado por todos los españoles, única entidad demoscópica que vaticinaba un triunfo (o al menos un empate) en Madrid del bloque de izquierdas (PSOE, Más Madrid, UPodemos) sobre el de derechas (PP, Vox y Ciudadanos), cuando la ventaja de éste bloque es contundente al conseguir 78 escaños frente a los 58 del bloque de la izquierda. Sin lugar a dudas, guste o no guste, un éxito clamoroso de Ayuso y por tanto del PP de Casado….y un fracaso rotundo sin paliativos de Sánchez e Iglesias.

Todos pedían que los madrileños fueran a votar a pesar de ser día laborable y en plena pandemia, y los madrileños así lo hicieron con una participación record de más del 76%

Madrid elegía entre dos modelos de sociedad tras una campaña y precampaña de crispación absoluta y, sin lugar a dudas, decidió censurar las opciones más radicales. Ni siquiera valió, sino todo lo contrario, que Tezanos descalificara a Ayuso y a sus votantes calificándoles como «de las tabernas» y rompiendo, como presidente del CIS, su deber de neutralidad con estas descalificaciones en vísperas de las elecciones, al criticar «la escasa entidad intelectual y política» de la candidata del PP, que se ha alzado con este contundente triunfo, con el que Ayuso noquea a Sánchez, que se había implicado como nadie en la campaña, y acaba con la carrera política de Iglesias, quien anuncia que «deja todos sus cargos». Ahora el PP, eufórico por el resultado, considera el 4-M como punto de inflexión en su camino hacia Moncloa, mientras Sánchez sufre su primera derrota con el inesperado «sorpasso» de Más Madrid e Iglesias, su socio gubernamental, pierde la batalla entre «comunismo y libertad». Todos pedían que los madrileños fueran a votar a pesar de ser día laborable y en plena pandemia, y los madrileños así lo hicieron con una participación record de más del 76%, dándole más consistencia a la democracia, a pesar de que algunos, como Monedero, tras conocer los resultados se permitan desacreditarlos diciendo que «los que ganan 900 euros y votan a la derecha no me parecen Einstein», haciendo gala así indirectamente de su superior inteligencia frente a los catetos que han votado lo que les ha parecido oportuno, sin entender que el PP, en esta ocasión, creció por igual en zonas de rentas altas, medias o bajas, pues la candidatura de Ayuso ha sido la más votada en un 95% de las secciones censales de la Comunidad de Madrid (habrá que esperar a que la superior sapiencia de Monedero y algunos otros iluminen al resto de los mortales sobre a quien se ha de votar en el futuro para que el pueblo, según ellos, no siga equivocándose).

Y mientras Casado hace suya la victoria del estilo «puro PP» de Ayuso, sintiéndose reforzado y exigiendo celebrar ya el debate sobre el estado de la nación, nadie en el PSOE asume la responsabilidad del fracaso, tras perder casi todos sus feudos y en plena conmoción en La Moncloa por un desplome electoral que no esperaban. Ferraz y Moncloa se enfrentan por la debacle socialista en Madrid (dentro de dos años hay nuevas elecciones y hay que elegir liderazgos) y los barones se reivindican ante Sánchez, quien apuesta por agotar la legislatura; no obstante, el PSOE asume como un «aviso» a Sánchez la debacle de Madrid, admitiendo que «la dinámica era mala, pero la campaña de Moncloa no ha contrarrestado el mensaje de Ayuso» y que la estrategia tuvo decisiones «no acertadas» o mal ejecutadas, mientras «un nuevo Sánchez» responsabiliza  a Gabilondo y Tezanos para eludir la autocrítica y resistir en plena alarma en el PSOE que habla de «humillación» y ya precipita el relevo de Susana Díaz para que en Andalucía no suceda lo mismo que en Madrid. Por su parte, la marcha de Iglesias, que desata una guerra por el liderazgo entre Yolanda Díaz e Irene Montero, destapa la debilidad de Podemos, en tanto que UPodemos intenta resistir ante el empuje de marcas como Más Madrid, que amenazan su liderazgo en la izquierda radical. Y en Ciudadanos, Arrimadas despacha la crisis con el ascenso de Edmundo Bal, a quien nombra número dos del partido tras el descalabro electoral morrocotudo, mientras esquiva la autocrítica y mantiene su ejecutiva.

Por otro lado en lo que se refiere a asuntos económico-empresariales, el SEPI paraliza sus rescates tras la polémica con Plus Ultra, pues el «holding» público revisa todos sus procedimientos para evitar otro escándalo y deja a varias empresas al borde de la quiebra, asegurando las compañías afectadas que creen que reciben un trato discriminatorio con más papeleo, pues «donde te pedían un papel ahora te piden treinta». Además se desata malestar empresarial con el Gobierno por el «secuestro» de los fondos, denunciando que el PSOE y Podemos (tanto monta, monta tanto) impiden las correcciones en el decreto que regula el reparto, mientras los alcaldes denuncian a Sánchez ante la UE por no darles ayudas. Y por si todo esto fuera poco, mientras Sánchez vende a la UE que quintuplicará los planes de pensiones de empresa en diez años, el Gobierno encarece desde junio el precio de la luz en las horas de más consumo, mientras planea imponer peajes en carreteras nacionales y regionales e incluye en su plan de reformas un impuesto al transporte aéreo, con lo que los conductores pagarán peaje por usar las autovías en 2024 y el Gobierno promete además a Bruselas extender este canon, que abonarán transportistas y particulares, al resto de carreteras progresivamente.

Entretanto prosigue la vacunación en España, donde ya se ha vacunado a cinco millones de personas, cuando Fiscalía contradice al Ejecutivo y ve imposible el toque de queda sin la alarma, creyendo que sin ese amparo legal «no pueden limitarse» derechos fundamentales, con lo que el caos en la desescalada está servido tras el 9-M en pleno malestar entre los jueces con el Gobierno por cargarles con la gestión de la pandemia.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que los inspectores de Hacienda alertan ante las oposiciones «light» de Iceta ya que «bajará el nivel»; que España aplaude la maniobra de Maduro de abrir diálogo con la oposición; que Bruselas da dos meses para ratificar si se elimina la declaración conjunta, con lo que dos millones de familias pagarían más impuestos; que el Consejo Fiscal anima a investigar los crímenes del franquismo; y que Norwegian desmonta sus bases en España y prevé 1.200 despidos.

En lo que se refiere al exterior, destacar que los museos vaticanos abren sus puertas por primera vez desde noviembre con lo que ya se pueden ver los primeros visitantes de la Capilla Sixtina de 2021; que, según Salvani, su líder, «la Liga no se moverá un milímetro del Gobierno Draghi»; que EEUU aboga por liberar las patentes de las vacunas contra la covid, un cambio de criterio de la Casa Blanca con el argumento de que «las circunstancias extraordinarias de la covid 19 exigen medidas extraordinarias»; que el secesionismo escocés busca un nuevo impulso en los comicios de hoy, que decidirán si se inicia un desafío para Johnson, mientras en el ULSTER, en pleno centenario de su fundación, se escucha en el lado unionista que «el futuro pinta negro, quieren separarnos de Reino Unido» con el trasfondo de los recientes disturbios en Belfast; y que Europa se abre a los turistas vacunados al proponer la Comisión Europea a los Estados miembros empezar a permitir los viajes, mientras se evalúa poner Pfizer a adolescentes y la variante india dispara las alertas en territorio europeo.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: