Actualidad Alicante

La Policía Local de Alicante desmantela una fiesta ilegal dentro de local en Babel  con 30 personas en su interior sin mascarillas, consumiendo alcohol, fumando y bailando

El dueño y organizador de la fiesta se enfrenta a una multa de 30.001 a 60.000 euros y acumulativamente hasta 600.000 euros y a unasuspensión de la actividad 

La concejalía de Seguridad del Ayuntamiento de Alicante, dirigida por el edil José Ramón González, informa que la Policía Local desmanteló la pasada madrugada una fiesta ilegal que se estaba celebrando en el interior de un local situado en la calle Del Comercio, en el Polígono de Babel, al comprobar que en el interior se encontraban más de treinta personas, sin respetar ninguna de las medidas de seguridad anticovid, consumiendo, bailando, sin mascarillas y fumando. La Policía denunció a los treinta jóvenes, así como al dueño y organizador de esta celebración por una infracción grave y se enfrenta a multas que podrían llegar  hasta los 60.000€.

Según fuentes policiales los hechos ocurrieron sobre las 24,00 horas, cuando la Policía Local ha tenido conocimiento de la posible existencia de una fiesta ilegal, y pusieron en marcha un dispositivo para poder acceder y desmantelarla.

El dueño y organizador de la fiesta se enfrenta a una multa de 30.001 a 60.000 euros y acumulativamente hasta 600.000 euros y a unasuspensión de la actividad

La Policía Local de inmediato se desplazó con cuatro patrullas del servicio Nocturno  y la unidad Fox, y al acceder al interior de local, pudieron comprobar como se estaba celebrando una fiesta, y la inmensa mayoría estaba incumpliendo las medidas anticovid, sin llevar la obligatoria  mascarilla, sin guardar distancias de seguridad, fumando algunas de ellas, consumiendo alcohol, con reproductores de música y bailando. Además todo ello se realizaba en un local que carecía de ventilación.

La Policía realizó el desalojó de esta fiesta clandestina, sancionando a las 30 personas que estaban en su interior, por no llevar mascarillas, santarse el toque de queda, consumo de alcohol y estar personas no convivientes agrupados en un local incumpliendo las medidas de seguridad y sanitarias anticovid.

El dueño y organizador de la fiesta se enfrenta a infracciones graves según el decreto de la Generalitat Valenciana, con multa de 30.001 a 60.000 euros y acumulativamente hasta 600.000 euros y a una posible suspensión o prohibición de la actividad por un período máximo de seis meses, o a la clausura, que se imponen por destinar el uso de espacios del establecimiento a actividades o actuaciones no permitidas por las órdenes o medidas dictadas frente a la Covid, en cualquier tipo de establecimiento o actividad sea en espacios o locales, públicos o privados.

Asimismo tras ser identificadas todas las personas que se encontraban celebrando esta fiesta privada, los agentes procedieron a realizar las correspondientes diligencias administrativas y el desalojo del establecimiento.

El edil de Seguridad ha pedido «evitar estas reuniones clandestinas donde todos se ponen en riesgo de contagio, y responsabilidad máxima esta Semana Santa, son una minoría de ciudadanos los que están incumpliendo las normas, pero nos pueden llevar a una cuarta ola, queremos pedir que tomen conciencia y se cumplan las medidas de seguridad para evitar nuevas restricciones».

La Policía Local organiza dispositivos de vigilancia para hacer frente al Covid con inspecciones y controles diarios, con el objetivo de garantizar que no se producen contagios en botellones o fiestas privadas los fines de semana, y  trabajando intensamente todos los días con operativos para evitar grupos, que se respete el uso de mascarillas , distancias o que no se excedan los aforos de los establecimientos.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: