Jorge Cremades Opinión

A por lana y trasquilados

Un PSOE sin nuevo candidato, esperaba gobernar sin urnas, en caso de que prosperase la tesis de la prevalencia de las mociones frente al adelanto electoral, ya que Gabilondono convence como rival de Ayuso y los socialistas confiaban en ganar Madrid en los tribunales

Lo de las mociones de censura PSOE-Ciudadanos, contra gobiernos territoriales PP-Ciudadanos, especialmente la de Murcia, es de traca y debiera enmarcarse en los anales de modelos de ridículo político morrocotudos ya que pone de manifiesto, al margen de las elucubraciones mentales que se hagan, que socialistas y naranjas han ido a por lana y han salido trasquilados. En efecto, aprovechando que Ciudadanos es un partido desnortado y sin rumbo, al PSOE de Sánchez, gracias a la ambiciosa estrategia de Iván Redondo, el Jefe de Gabinete del Presidente en Moncloa, se le ofrece la posibilidad de arrebatar al PP, sin pasar por las urnas, las CCAA que gobiernan los populares con Ciudadanos por la vía de la moción de censura (mociones de autocensura para los naranjitos) y todos, menos el PP, tan contentos. Ciudadanos seguiría gobernando en los territorios, ahora con el PSOE y no con el PP, y el PSOE gobernaría ahora todas las autonomías, excepto las nacional-secesionistas, bien con Ciudadanos o con Podemos. Una maquiavélica jugada maestra que había que hilvanar bien fino y por tiempos (las mociones de censura generalizadas y sin ton ni son serían mal percibidas por la opinión pública y estarían poco justificadas), comenzando por Murcia, donde una serie de corruptelas en el proceso de vacunación daba a PSOE y Ciudadanos el argumento justificativo para derribar el Gobierno PP-Cs y sustituirlo por otro Cs-PSOE. Sería el inicio del efecto dominó para Madrid, Castilla y León y Andalucía, que obviamente se verían desestabilizadas por lo acaecido en Murcia. Así las cosas, se materializa la moción de censura en Murcia, pero en Madrid la Presidenta Ayuso, recela de la jugada y decide adelantar los comicios para evitar ser censurada como en Murcia y relevada por un gobierno regional PSOE-Cs, mientras la oposición madrileña, PSOE y Más Madrid, se apresuraba para presentar sendas mociones en cuestión de minutos, avalando así las tesis de Ayuso de que todo estaba ya preparado para su derrocamiento, mientras en Castilla y León el PSOE presentaba otra moción de censura, no respaldada en principio por Ciudadanos, y sólo Andalucía era capaz de aguantar el terremoto político con epicentro en Murcia. Pero en medio de un embrollo jurídico sobre si prevalece el adelantamiento electoral en Madrid o la tramitación de las mociones de censura, que pretende evitar que los madrileños se pronuncien, salta la gran sorpresa en Murcia cuando tres de los seis diputados regionales de Ciudadanos, que habían firmado al inicio la moción de censura, deciden retractarse y permanecer fieles al anterior pacto de gobierno PP-Cs en la región, abortando matemáticamente la operación de derribar el gobierno del popular López Miras, quien sale a la palestra manifestando que «la traición se organiza en Madrid por desesperación» y exigiendo «que Ciudadanos diga un caso de corrupción del PP en Murcia» pues «sólo hay del PSOE», mientras Ana Martínez Vidal, candidata de Ciudadanos en la moción a Presidenta de Murcia, lo justificaba con que «el PP nos quería cómplices de su corrupción en Murcia», olvidando cínicamente que el Secretario General del PSOE en Murcia y Delegado del Gobierno, Diego Conesa, con quien pacta Ciudadanos, está imputado por prevaricación. De momento, la opa de Moncloa es tumbada por el PP, que sentencia a Arrimadas, cuyos barones críticos fuerzan una reunión de la Ejecutiva para hoy mismo, mientras, con la siniestra idea de enderezar el entuerto, al menos un poco, se busca convencer a tres diputados regionales de Vox, que fueron expulsados, para ver si sustituyen en el voto afirmativo a la moción de censura a los tres de Cs que prefirieron al final ser fieles al Gobierno PP-Cs pactado en Murcia tras las elecciones. Hasta aquí los hechos de unos señores que avariciosamente decidieron ir por lana, mucha lana y sustanciosa, pero salieron trasquilados, al menos de momento. Ahora toca, a tirios y troyanos, vender la burra como mejor sea posible. Desde los firmantes finales de la moción en Murcia se critica que García Egea negociara con los citados tres diputados de Cs que entrarán en el nuevo gobierno regional a cambio de no firmar la moción (uno de ellos, Isabel Franco, ya era la Vicepresidenta y lo seguirá siendo) y por ello les llaman tránsfugas, mientras éstos consideran que los tránsfugas, en todo caso, son aquellos que fueron desleales al acuerdo de Gobierno regional suscrito hace dos años entre PP y Ciudadanos como en otras CCAA al que ellos permanecen fieles a pesar de que, por presiones del partido en un principio, firmaron la moción de censura. Por su parte, Isabel Franco, dice que firmó en principio la moción de censura por «lealtad y disciplina» con el partido pero que su manera de pensar cambió «cuando horas después me di cuenta de que mientras nosotros estábamos gestionando los efectos de la pandemia algunas personas de mi partido estaban repartiéndose sillones de un nuevo gobierno lejos de aquí, en Madrid».

Un PSOE sin nuevo candidato, esperaba gobernar sin urnas, en caso de que prosperase la tesis de la prevalencia de las mociones frente al adelanto electoral, ya que Gabilondono convence como rival de Ayuso y los socialistas confiaban en ganar Madrid en los tribunales

Mientras tanto en Madrid crecía todo tipo de especulaciones ante la cuestión de si habrá por fin elecciones o, como en Murcia, se materializarán las mociones de censura de PSOE y Más Madrid (en este caso Ciudadanos, ante la que está cayendo, se apresura a decir que no las apoyaría). Ayuso, con su astuta decisión, empuja al PP a perder el centro o perder Madrid, en tanto que líderes territoriales dudan de una operación «con más riesgos que beneficios», pero Casado asume este discurso duro de la Presidenta madrileña de «socialismo o libertad», que será el eslogan de campaña, y dirigentes de Ciudadanos libran con los populares una verdadera batalla de reproches. Por su lado, un PSOE sin nuevo candidato, esperaba gobernar sin urnas, en caso de que prosperase la tesis de la prevalencia de las mociones frente al adelanto electoral, ya que Gabilondo (aunque será de nuevo el candidato si hay elecciones) no convence como rival de Ayuso y los socialistas confiaban en ganar Madrid en los tribunales. Quien lo tenía claro, sin duda es Díaz Ayuso, sosteniendo que «no podía continuar gobernando con la cabeza gacha», «yo quiero gobernar en solitario; voy a luchar por conseguir la mayoría absoluta el 4 de mayo», «hay diputados de Vox y de Cs que me han mostrado su simpatía, pero sin formalizar nada», «el modelo de Pedro Sánchez y su obsesión es derrocar gobiernos y generar inestabilidad». La presidenta madrileña explicaba sus razones para el adelanto electoral, asegurando que desde Ciudadanos estaban preparando una moción de censura y concluía que «esto no es Sánchez o Ayuso, esto es socialismo o libertad», adelantando el eslogan de su campaña a cara o cruz (según se publica, Arrimadas planteó hace un mes a Aguado romper con el PP y le trasladó su plan de mociones en cadena, mientras Cs de Madrid le advirtió de que Ayuso convocaría elecciones si Murcia iba primero….como así ha sido). Y, como era de esperar, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid da la razón a Ayuso y mantiene las elecciones el día 4 de mayo, rechazando la pretendida suspensión cautelar de los comicios que PSOE y Más Madrid intentaban conseguir con sus mociones. Otros, que, como en Murcia, fueron a por lana y salieron trasquilados. El TSJM reconoce pues la potestad de la presidenta de disolver la Cámara Legislativa sólo con la firma del decreto y sin esperar a su publicación en el boletín oficial, neutralizando así las dos mociones que había admitido la Mesa a pesar de haber sido presentadas después de la firma del decreto de adelanto electoral; un varapalo de la Justicia a PSOE y Más Madrid en toda regla.

Despejado pues el horizonte electoral en Madrid, Rocío Monasterio, presidenta madrileña de Vox, deja bien claro que «Ayuso va a tener que entenderse con Vox» y sabe que sale a ganar pero sabe también que serán necesarios los pactos y que esta vez Vox no se quedará fuera. Y para pulsar estas sensaciones nada mejor que las encuestas, que, obviamente se realizan al respecto. Según GAD3, Ayuso se come a Ciudadanos y tendrá amplia mayoría con Vox, pues aunque el PP dobla el resultado de 2019, de 30 pasa a 57-59 escaños, y deja sin representación a los de Arrimadas, no llega a la mayoría absoluta, mientras el PSOE se estanca y no logra beneficiarse de la desaparición de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid; los resultados serían: PP 39´6% de votos y entre 57-59 escaños, PSOE 27´8% y 39-41, Más Madrid 11´1% y 15-17, Vox 10´5% y 14-16, y UPodemos 5´1% y 7. Y, según NCReport, Ciudadanos se desploma pero tendrá la llave para que gobierno PSOE o PP, pues aunque Ayuso se dispara tendría que gobernar con Vox y Ciudadanos; los resultados serían: PP 33´2% y 46 diputados (16 más de los que tiene), PSOE 27´6% y 38 (uno más), Vox 13´7% y 19 (7 más), Más Madrid 12´8% y 18 (2 menos), Ciudadanos 6´3% y 8 (18 menos), y UP 5´2% y 7 (mantiene los que tiene). ¿Cuál de ellas les parece más fiable? La respuesta el cuatro de mayo.

Y en medio de este berenjenal político, una batalla decisiva en el centro derecha, donde el PP da por muerto a Ciudadanos y busca ocupar su espacio, fiando su futuro en los comicios madrileños, mientras los barones advierten de la complicada relación con Vox y el partido de Arrimadas se asoma al abismo. En efecto, Francisco Hervías, ex Secretario de Organización de Ciudadanos con Rivera, abre una «vía de escape al PP» al declarar: «Arrimadas es una muleta del sanchismo», «me sumo al PP, el único proyecto que puede ganar a Sánchez», «Cs ahora es un miembro más de la banda» y «habrá más casos como el mío, me lo ha trasladado mucha gente». El PP, por su parte, ultima más fichajes de Cs en pleno debate sobre el futuro de los naranja, pues la incorporación de líderes municipales podría dar al PP algunas alcaldías del PSOE, mientras Ciudadanos queda a punto de partirse en dos con el núcleo duro en jaque; una guerra interna en que la marcha al PP de Hervías abre la puerta a una sangría sin precedentes. La Ejecutiva de Ciudadanos, reunida de urgencia hoy mismo, estudiará el cese de Carlos Cuadrado, segundo de Arrimadas y, al parecer, muñidor de las mociones de censura en Murcia, mientras Valle Miguélez, la ex diputada y nueva consejera del nuevo gobierno murciano, dice «firmé la moción engañada y coaccionada por Carlos Cuadrado». Y mientras Rivera contacta con cargos de Ciudadanos para tumbar a Arrimadas y su dirección denuncia una campaña «corrupta» del PP para «comprar» a sus disidentes, se suceden las especulaciones, entre ellas, que Arrimadas incluirá a Villacís y Aguado en la Ejecutiva, o que Villacís, Girauta, Marcos de Quinto y Marta Rivera de la Cruz ya están en la lista de Génova.

Mientras tanto en Cataluña Puigdemont impone a Laura Borrás como Presidenta del Parlament. En efecto, la imputada Borrás, presidirá la Mesa del Parlament, que augura un Govern más radicalizado todavía, y se convierte en segunda autoridad de Cataluña a pesar de estar investigada por corrupción e, ignorando todo ello, se estrena en su nuevo cargo con un discurso radical en el que pide desobediencia y promete ella misma desobedecer a la Justicia y continuar el legado de Forcadell para completar la «liberación nacional» de Catalunya. Un alegato soberanista desde el Parlament, dirigido por una Mesa en que el independentismo ocupa cinco de los siete puestos, pues, elegida con los votos de ERC y la connivencia de la CUP, ésta, a cambio, obtiene por primera vez un puesto en la misma. Se avecinan pues momentos y espectáculos bochornosos sin lugar a dudas.

Respecto a la economía el plan de ayudas directas dará por fin 7.000 millones a pymes y autónomos y serán las CCAA las que gestionarán dicho fondo, con lo que, al final, Calviño pierde el pulso. Dichas ayudas directas a empresas irán de 3.000 a 200.000 euros y se beneficiarán aquellas que tengan una caída de ingresos superior al 30% y sólo cubrirán la mitad de lo perdido en la crisis, siendo Andalucía, Cataluña y las comunidades insulares quienes coparán más de la mitad de los 7.000 millones prometidos que llegarán a pymes y autónomos a finales de mayo. Y mientras Sánchez prima en las ayudas directas a las CCAA del PSOE (de los 7.000 millones, en términos por habitante, cinco autonomías del PSOE serán las más beneficiadas con hasta diez veces más que las del PP) el ministro de Seguridad Social, Escrivá, proyecta subir impuestos a los sueldos de más de 49.000 euros, un nuevo hachazo fiscal del Gobierno, y también quiere ampliar los años de cálculo para las futuras pensiones. Por su parte los empresarios trasladan a Gobierno y oposición su malestar por las batallas fratricidas en plena pandemia, lamentándose de que «juegan con el hambre de España».

Hablando de pandemia, cinco CCAA dejan de pinchar dosis de un lote de AstraZeneca; se trata de Andalucía, Cataluña, Castilla y León, Comunidad Valenciana y Canarias que suspenden dicha vacunación hasta que se investigue su relación con 30 casos de trombos dados en otros países europeos a vacunados con dicha vacuna. Y mientras los enfermos crónicos están a la espera para vacunarse (pacientes en diálisis, en quimioterapia o con cáncer de pulmón serán los grupos siguientes), el psiquiatra Luis Rojas Marcos dice, sobre las secuelas mentales que deja el covid, que «necesitaremos años para recuperarnos».

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Podemos y PSOE aprueban su reforma para atar al Poder Judicial limitando de competencias al CGPJ cuando se encuentre en funciones; que Felipe VI, en el Día de las Víctimas del terrorismo, dice que «hay que rechazar cualquier legitimación de la violencia»; que España deja a un centenar de venezolanos sin protección internacional; que Marlaska culmina su venganza contra De los Cobos y le impide ser general; que Monedero declara hoy por la financiación de Podemos ya que hasta tres pagos de Neurona apuntan a él; que más de 60.000 contratos pasan a fijos en 18 días por el plan contra el fraude laboral; que Gobierno, PP y Casa del Rey negocian reformas de la Corona buscando dotar de más transparencia a la Jefatura del Estado, pero descartando una ley específica; y que el Rey Emérito hace llegar a sus amigos que «una vez más me dicen que no es el momento oportuno» y retrasa su regreso ante la petición de Zarzuela de elegir fechas mejores.

Y del exterior, destacar que el BCE acelera el ritmo de compras ante la presión sobre la deuda; que se han detectado cuatro nuevos coronavirus en murciélagos; que Biden promete que el 4 de julio EEUU estará libre de covid; que en Londres se desata una masiva protesta por la violencia contra las mujeres; que la CDU sufre un varapalo en dos elecciones regionales y debilita al sucesor de Merkel; y que llega la primera vacuna de una dosis tras la luz verde al fármaco de Jensen, cuya directiva, Schuitemaker, dice «nuestra vacuna también es muy eficaz contra las cepas brasileña y sudafricana», mientras ya son nueve países los que suspenden el uso de Astra-Zeneca por los casos de trombos asociados a dicha vacuna.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: