Jorge Cremades Opinión

COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge cremades: «Iglesias, dimisión o cese… ya»

La Atención Primaria se enfrenta a una saturación permanente, cuando los contagios en España superan ya los 3.000.000 desde el inicio de la pandemia, un tercio de ellos registrados sólo en el mes de enero

No sabemos si es que Pablo Iglesias no se ha enterado todavía de que es Vicepresidente del Gobierno español, lo que sería muy grave y preocupante, o si es que, sabiéndolo, abusa conscientemente de conductas muy irresponsables, lo que sería mucho peor aún. En todo caso, tras la última irresponsabilidad manifiesta sobre la crisis con Rusia, que se añade a otras tantas de menor enjundia, debería dimitir «ipso facto» o, en caso contrario, ser cesado por el Presidente Sánchez, ya que el daño causado a España, tanto a nivel interno como internacional, es de tal calibre que es inaceptable pasarlo por alto, ni siquiera con el argumento de que, en caso de cese, el Gobierno de coalición pudiera saltar en mil pedazos. En efecto, es inadmisible que el Vicepresidente Iglesias cuestione, como ha hecho, la calidad democrática de España y, obviamente, contradiga la posición oficial del Gobierno al que pertenece, al manifestar que «no hay una situación de plena normalidad política y democrática en España cuando los líderes de los dos partidos que gobiernan Cataluña uno está en prisión y el otro en Bruselas», contradiciendo a la evidencia y a la Ministra de Exteriores Laya que, en respuesta a las temerarias comparaciones de su homólogo ruso, equiparando a los presos del «procés» con Navalni, sale al paso manifestando que «España es una de las 23 democracias plenas», mientras la UE subraya que comparar la democracia española con la represión de Putin «está fuera de lugar». Iglesias, debería saber, y sabe, que Junqueras y compañía ha sido condenado tras un juicio justo con todas las garantías procesales, como se hace en cualquier otro país de la UE, y que Puigdemont, entre otros, se ha marchado de España precisamente para huir de la Justicia que llevó a sus compañeros a prisión por haber cometido graves delitos contra el Estado de Derecho. No cabe pues que Iglesias se alineé con Rusia, un Estado de dudosa limpieza democrática, y denigre la democracia española que, como todas, es susceptible de mejora (la democracia siempre es mejorable, especialmente si es en el sentido de protegerse contra totalitarismos indeseables), dando lugar a que el régimen de Rusia se mofe de «la propaganda acrobática» de la Ministra Laya para enfrentarse a su Vicepresidente de Gobierno y que acuse de «títere» a Borrell, quien, por cierto, defiende su silencio ante la bravuconada del ministro Lavrov con el estúpido argumento de «no quise enzarzarme». No es suficiente que la Vicepresidenta Carmen Calvo, compañera de Iglesias, asegure estar «absolutamente en desacuerdo» con él, ni el estupor desencadenado entre los ministros socialistas del Ejecutivo de coalición porque «Iglesias es una caricatura que no mide ni su propio personaje», viendo en su alineamiento indecente con Putin la enésima «llamada de atención» del Vicepresidente que «ni está en la acción del Gobierno, ni en la gestión, ni hace nada», mientras elevan su presión a Sánchez con Iglesias sencillamente porque es «intolerable», pues este último desafío colma definitivamente a los ministros del PSOE (y puede que a alguno de Podemos) que, al menos piden al Presidente un reproche en toda regla, mientras el propio PSOE advierte de que tras las catalanas se debe frenar a Podemos. Pero todo ello no es suficiente y, tal como pide Ciudadanos o el PP, Pablo Iglesias debiera dimitir o ser cesado por Sánchez, quien no debiera hacerse cómplice de semejante afrenta a nuestra democracia….ya vaticinó en su día que no dormiría tranquilo con Iglesias como Vicepresidente pues ¿dónde quedaría el PSOE y la izquierda progresista con la mitad de un gobierno defendiendo la autodeterminación y el referéndum, mientras la otra mitad defiende la Constitución y la legalidad emanada de ella? A las pruebas me remito. Dimisión o cese de Iglesias ya antes de que sea demasiado tarde y los rasguños a nuestra democracia sean irreparables.

Y mientras la UE defiende la democracia en España, que Iglesias cuestiona, Podemos, en su irresponsable huida hacia adelante, pide despenalizar el enaltecimiento del terrorismo, lo que irrita con razón a las víctimas, y propone legalizar también las ofensas al himno y la bandera y eliminar delitos contra la Corona, cuando el Jefe de Estado, el Rey Felipe, acaba de dar una lección, otra más, de escrupulosidad democrática donde las haya, manifestando en la entrega de premios de la Asociación de la Prensa de Madrid que «sin libertad de expresión y de información no hay democracia» pues «el periodismo en libertad es consustancial a la democracia», defendiendo así el ejercicio del periodismo en libertad, sin amenazas ni coacciones, mientras Carlos Alsina, galardonado como mejor periodista de 2020 dice en nombre de los premiados que «el afán de silenciar ahora se ha extendido a grupos de linchadores emboscados en las redes sociales». Pero no hay que confundir, como pretende Podemos, la libertad de expresión con la erradicación de delitos de injurias y calumnias que exceden la crítica razonable y que, en ningún caso, nadie debiera sufrir sin el pertinente castigo….dar vía libre a la injuria y la calumnia para determinadas instituciones, símbolos o colectivos determinados es la antesala peligrosa del deterioro de la convivencia pacífica y de la consistencia institucional. Se puede entender que el modelo de democracia de Pablo Iglesias nada tenga que ver con el modelo de democracias occidentales que disfrutamos en Europa, pero es inaceptable que desde el Gobierno y en minoría pretenda derribarla para imponer su modelo propio de tendencia totalitaria.

La Atención Primaria se enfrenta a una saturación permanente, cuando los contagios en España superan ya los 3.000.000 desde el inicio de la pandemia, un tercio de ellos registrados sólo en el mes de enero

Entretanto, Podemos se vale de RTVE, la televisión pública que pagamos todos, para endurecer su acoso permanente a la Monarquía, nuestra democrática Jefatura del Estado, intensificando su campaña contra la democracia en España con el foco principal en La Corona, al extremo de que, coincidiendo con «la hora de la 1», para informar de que la Casa Real ha decidido que la Princesa Leonor curse el Bachillerato Internacional en Gales, se rotula de forma soez e indecente que «Leonor se va de España, como su abuelo», un bochornoso ataque rastrero de TVE a la Monarquía, cuyo titular, Felipe VI, anuncia que, en todo caso, pagará con su asignación los estudios de Leonor en Gales, mientras Rosa María Mateo anuncia ceses en RTVE, pero mantiene en su puesto a todos los responsables de semejante fiasco.

Respecto a la pandemia, la Atención Primaria se enfrenta a una saturación permanente, cuando los contagios en España superan ya los 3.000.000 desde el inicio de la pandemia, un tercio de ellos registrados sólo en el mes de enero, mientras Simón advierte de que habrá otra cuarta ola de contagios, aunque más leve. Y mientras España registra la cifra de muertos más alta desde abril, 766 (desde Navidad han muerto en España 13.237 personas) y Sanidad no garantiza la segunda dosis de la vacuna, la de AstraZeneca se destinará a trabajadores esenciales (farmacéuticos, policías, bomberos, militares y profesores) menores de 55 años.

Por otro lado va tocando a su fin la campaña electoral en Cataluña, cada vez más enrarecida, cuando se conoce que en el sistema educativo catalán el 60% de los profesores es separatista….no cabe duda de que «no hay Estado que no se haya construido por la escuela», y el separatismo lo tiene bien claro. Illa y Aragonés redoblan la batalla por la Presidencia, en tanto que los partidos separatistas firman un acuerdo por escrito comprometiéndose a no pactar con el PSC, un cordón sanitario en toda regla a Illa, quien, por cierto, protagoniza un espectáculo más al negarse a hacerse una PCR para el debate electoral en TV3, por lo que los populares denuncian que puso en riesgo la salud del resto de candidatos y piden a Fiscalía que investigue si el ex ministro de Sanidad ya se vacunó de forma irregular. Por su parte Alejandro Fernández, candidato del PP a la Generalitat, sostiene que «el PSC, hoy por hoy, no está en el bloque constitucionalista» y Carles Martínez, «número dos» de Educación del Govern, dice que «el 25% de clases en español es un contrasentido, se hará otra cosa»….. Abascal, por su parte, ante los ataques de energúmenos que recibe en los mítines de Vox, relata la cumbre con las fuerzas de seguridad de Barcelona tras la agresión sufrida en Vic, denunciando que encima «Interior nos acusaba de buscar sólo hacernos la foto». En fin, sin mayores comentarios.

Por otro lado las amenazas de Bárcenas en el juicio de la presunta CajaB del PP sacuden al partido. El abogado del ex tesorero propone un careo con Rajoy y pide incorporar grabaciones para demostrar pagos en dinero negro a la cúpula del PP, aunque reconoce que no guarda nuevas pruebas de sus acusaciones sobre la financiación ilegal del partido con el argumento de que el Gobierno de Rajoy se las había robado, por lo que el fiscal le resta credibilidad. Casado, por su parte, se desmarca ahora de Rajoy y revela que le plantó el 1-O de 2017, cuando ocupaba el cargo de Vicesecretario de Comunicación, evitando comparecer en rueda de prensa con él y otros dirigentes porque no estaba de acuerdo con la postura oficial del partido de que ese día no se había votado en Cataluña, lo que ha indignado al PP de Rajoy, cuya cúpula de entonces le acusa de mentir. Fuerte marejada en un PP, que sospecha que cuatro ex altos cargos tienen cuentas en Suiza y cree que Bárcenas usa a esa cúpula de escudo en el juicio, mientras Rajoy contacta con ex dirigentes de su etapa y espera otra nueva ofensiva. Pero como esto de la corrupción va por barrios y por partidos (oca y oca, y tiro porque me toca), la trama de ayudas a Isofón señala a tres ministros, pues la juez investiga a 37 antiguos cargos de la Junta de Andalucía socialista por los más de 80 millones en créditos, avales y fondos concedidos en la etapa socialista, pidiendo las actas de la comisión en la que participaron como consejeros Montero y Planas para conceder semejante ruinoso préstamo a la empresa que fichó a Ribera….. en fin, la corrupción en su salsa, y los españoles como si fuéramos imbéciles.

Trabajo fijará por ley que los repartidores pasen a ser asalariados y la patronal acepta el cambio legal ante el criterio del Supremo

Todo ello en medio de una situación económica deplorable, al extremo de que Calviño se abre ya a nuevas ayudas al empeorar la economía española, mientras desautoriza a PSOE y Podemos por la propuesta de condonación de la deuda, mientras el fiasco de las rebajas aboca al cierre al 50% del comercio textil, y mientras se conoce que el fondo de la UE tirará más del empleo en el comercio y la industria ya que los sectores del ocio y la hostelería apenas se beneficiarán del programa. Y es que el sector de la hostelería, con permiso de otros sectores, es el que paga los platos rotos de la crisis, pues el Ejecutivo español es el único de los de la UE que no ha aprobado hasta ahora ayudas directas, lo que ha provocado el cierre masivo de establecimientos, hasta unos 85.000, y pérdidas de facturación de más de 70.000 millones de euros sin compensación alguna, cuando en Europa lo habitual son las medidas directas y la bajada de impuestos para quienes quedan obligados a demasiados cierres temporales a consecuencia de la pandemia. No extraña que la hostelería de toda España se disponga a seguir la «vía vasca» para conseguir, como los vascos, que la Justicia revoque dichos cierres en estas condiciones.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Trabajo fijará por ley que los repartidores pasen a ser asalariados y la patronal acepta el cambio legal ante el criterio del Supremo; que Marlaska maniobra para perpetuar en un cargo clave a un comisario afín al PSOE; que la Audiencia liberará a Villarejo en unos meses al vencer el plazo máximo; que la CNMC se hace con unos whatsapp que acreditan un cártel farmacéutico ya que Novartis y Curlum se reparten el mercado de los radiofármacos para detectar el cáncer, con mensajes como «Oviedo es nuestro, pa´ellos Salamanca»; que la socialista Armengol ficha a un rapero secesionista para formar a profesores en hip-hop catalán en Baleares; que la líder del PP en Asturias es investigada por un presunto delito de cohecho en su gestión al frente de la empresa Hunosa; que la oposición activa un alud de recursos judiciales para sortear la mordaza al Congreso y lleva al TC una veintena de decisiones de Batet y Sánchez, respondiendo así al abuso del decreto y la parálisis parlamentaria; y que Podemos frena suprimir los aforados para blindar a Iglesias, pues el Gobierno anunció en 2018 que eliminaría los privilegios a políticos pero sigue sin llegar al Consejo de Ministros a pesar de ser un compromiso de pacto gubernamental adquirido por Sánchez e Iglesias, quien obviamente, gracias a su inmunidad parlamentaria, se beneficia de momento para no tener que declarar en algunos casos en los que Podemos está inmerso y le señalan directamente a él.

Y del exterior, destacar que el Senado de EEUU inicia el juicio político a Trump; que la misión de la OMS en Wuhan acaba sin resultados claros, concluyendo que la covid tuvo un origen animal y punto; que Colombia concede el estatus de refugiado a un millón de venezolanos; que la muerte de 28 obreros electrocutados en un taller de Tánger retrata un sector precario textil en Marruecos, un sótano como trampa mortal del textil marroquí; y que la UE reconoce su falta de previsión en la compra de vacunas, pues la Presidenta de la Comisión asume que fueron «demasiado optimistas con la capacidad de producción» y subestimaron las dificultades de la fabricación en masa.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: