Jorge Cremades Opinión

COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Bárcenas, la tormenta política perfecta»

La pandemia entretanto sigue haciendo estragos, entre ellos hacer caer el precio de los alquileres, cuando parece que se está llegando a doblegar por fin la curva de esta tercera ola

Que la corrupción política en España se ha convertido en una epidemia difícil de erradicar es un hecho incuestionable. Basta echar un vistazo al historial de la inmensa mayoría de los partidos políticos, tanto de ámbito nacional como territorial, para comprobar la mochila de corrupción, corruptelas o comportamientos indeseables que arrastran, especialmente la de aquellos que más tiempo nos han gobernado (léase PSOE, PP, Convergencia, PP-valenciano o madrileño, PSOE-andaluz…..) por el mero hecho de que, gobernando, es como más posibilidades se tiene de meter la mano dónde no se debe y, sobre todo, cuándo se cuenta con más medios para controlar que dichos comportamientos indeseables no afloren y se conozcan públicamente. ¡Después, cuando pierdan el gobierno, que salga el sol por dónde quiera! Todo ello, unido a la lentitud de la Justicia, que no pone a los delincuentes dónde les corresponde de forma inmediata, posibilita que la corrupción política se convierta en arma política arrojadiza electoral casi permanentemente, siendo difícil evitar que en cada momento político no aflore algún caso pendiente de dilucidar judicialmente desde hace mucho tiempo (años y años), aunque los dirigentes implicados ya hayan sido depurados políticamente y su partido en cuestión haya sido desalojado del poder bien por los ciudadanos, bien por mociones de censura, acusados de ser corruptos. Es el caso del PP de Rajoy a quien, en su día, desalojó el PSOE de Sánchez mediante una moción de censura basada en su presunta corrupción política y cuya cúpula fue después derrotada en primarias por la actual cúpula dirigida por Casado que, ahora, se ve seriamente amenazada de nuevo por las declaraciones de su ex tesorero Bárcenas, encarcelado por corrupto, en el sentido de que aportará documentos a otras dos causas contra el PP, apuntando al cohecho durante el Gobierno de Aznar y a la presunta CajaB de Esperanza Aguirre en Madrid. A Bárcenas, convertido en la tormenta política perfecta, le responde Casado, marcando distancias con él, que «ese PP ya no existe» sin entender que, al margen de las pertinentes depuraciones judiciales que correspondan a la anterior dirección del partido (y que deben ser llevadas hasta las últimas consecuencias, aunque sea tarde y mal), de lo que se trata no es de que Rajoy, Cospedal o quien sea pague por los presuntos delitos cometidos, sino que vuelvan a pagar políticamente por el escándalo generado hace años por el que ya fueron sobradamente castigados en las urnas. Es lo que hay, la cuestión nunca fue erradicar la corrupción política y castigar a sus responsables, la cuestión siempre fue mantener la corrupción como arma arrojadiza para en cada momento sacar ventaja partidaria dependiendo de quién sea más hábil a la hora de manejarla. Y en este sentido Bárcenas, es la tormenta política perfecta para un Sánchez que simplemente tiene que alentar que «hay firmas y papeles», que Bárcenas promete aportar en el juicio, pues Fiscalía duda de la palabra del ex tesorero (cambiada ya varias veces) a la que concede «muy poco crédito» y considera que su ofrecimiento para colaborar con la Justicia llega tarde. ¿En qué quedará el asunto? Judicialmente es imprevisible, políticamente en una nueva tormenta política ya amortizada desde hace muchos años. La realidad es que Bárcenas cerca otra vez al PP en un juicio que empieza hoy, que aportará no pocos titulares de prensa y que animará las tertulias televisivas de nuevo. Entretanto los barones del PP desconfían del plan de Génova frente a Bárcenas, creyendo que Casado «va a ciegas» y que la vieja guardia sabe que el ex tesorero tiene las pruebas que le exige Fiscalía, temiendo por las siglas y recordando que Feijóo «daría el salto si el PP está en riesgo», asegurando desde el partido que «el ataque sin inteligencia contra Bárcenas sólo sirve para hacerle fuerte». Por su parte, aparece Francisco Camps, ex Presidente de la Comunidad Valenciana, diciendo «Rajoy jamás me llamó; yo sí pongo la mano en el fuego por todos» y, pese a que el partido le dio la espalda en su día, está dispuesto a volver tras archivarse la gran mayoría de sus causas, y denuncia que el «caso Gürtel» se ha convertido en la serie «Cuéntame» que se va sacando por capítulos. Ya ven, el desenlace final cada vez más cerca.

Es lo que hay en estas tierras catalanas que llegan a las urnas a la cabeza de la recesión económica, de los concursos de acreedores, del paro y del deterioro social y político provocado por este insoportable secesionismo totalitario que, al parecer, los catalanes se disponen a revalidar, según las encuesta

Precisamente las acusaciones de corrupción enfrentan a Junts y ERC en plena campaña electoral catalana, pues la candidata Laura Borrás, imputada en estos momentos por prevaricación, se defiende atacando a Junqueras a quien cita como un condenado por corrupción, mientras un alud de insumisos electorales en Cataluña intentan no comparecer en las mesas electorales (el 25% de los elegidos para las mesas se niega a acudir por miedo a la pandemia), y mientras el Govern estudia caso por caso y la Junta Electoral asume que habrá que reclutar votantes en los colegios para poder celebrar las elecciones. En todo caso el pánico a la Covid impulsa el voto por correo a un record histórico y este caos en las mesas aboca a una votación de 72 horas ya que si no hubiera presidentes y vocales suficientes se suspendería la jornada electoral en dichos colegios, pues ya son más de 21.180 renuncias por diversos motivos. Entretanto, en esta Cataluña, en que las comarcas más secesionistas lideran el declive económico, prosigue esta atípica campaña en la que Pere Aragonés, presidente en funciones de la Generalitat y candidato de ERC, manifiesta, aunque sólo sea para despistar, que «Esquerra es incompatible con este PSC» y su Govern se prepara para retrasar la difusión del escrutinio si faltasen muchas mesas. Y mientras Ignacio Garriga, candidato de Vox a la Generalitat, manifiesta que «Cataluña no necesita unos medios públicos que manipulan y generan odio al servicio del independentismo», se suceden las jornadas de violentos ataques contra los mítines de Vox, en tanto que Junqueras exhibe junto a Otegi su ADN más radical en el acto central de ERC con la presencia del líder abertzale de Bildu a quien los republicanos consideran como una referencia moral. Es lo que hay en estas tierras catalanas que llegan a las urnas a la cabeza de la recesión económica, de los concursos de acreedores, del paro y del deterioro social y político provocado por este insoportable secesionismo totalitario que, al parecer, los catalanes se disponen a revalidar, según las encuestas. En efecto, según SigmaDos, los votantes de ERC prefieren a Puigdemont antes que a Illa, pues más del 50% quiere seguir con JxCat frente al 25% que quiere el tripartito. Y mientras el CIS de Tezanos infla al PSC y Podemos (engorda dos puntos a cada uno respecto al resto de sondeos) hundiendo al PP, acercando a Vox a Ciudadanos y augurando una subida de Junts y un frenazo de ERC, los sondeos de SigmaDos y NCReport coinciden en que Illa, aunque por la mínima, ganará las elecciones. Para SigmaDos los resultados serían: PSC el 22´9/% de votos y entre 30-33 escaños, JxCat 21´4% y 32-34, ERC 20´8% y 31-34, Ciudadanos 9´2% y 11-12, ECP 7% y 7-9, CUP 5´7% y 7-8, PP 5´6% y 5-7, y VOX 5´4% y 5-7. Y para NCReport, un triple empate en escaños, con el PSC 21´5% de votos y 31, ERC 20´3% y 31, JxCat 19´9% y 31, Ciudadanos 10´9% y 14, ECP 7´2% y 8, PP 6´3% y 7, CUP 5´5% y 7, y VOX 5´8% y 6. Comparen ustedes mismos y hagan cálculos sobre la gobernabilidad de Cataluña tras estas convulsas elecciones.

La pandemia entretanto sigue haciendo estragos, entre ellos hacer caer el precio de los alquileres, cuando parece que se está llegando a doblegar por fin la curva de esta tercera ola

Entretanto Sanidad revisa el plan de vacunas tras descartar la de AstraZeneca para los mayores de 55 años, mientras las CCAA encaran ya el final de la primera fase de vacunación, pues la campaña en residencias se acerca al final y la mayoría de los sanitarios ha sido inmunizada ya, comenzándose ahora con los dependientes. España opta así por la opción más conservadora, como Italia o Bélgica, mientras se especula con quienes serán los siguientes en vacunarse, planteando los expertos dar prioridad a los mayores de 70 años, a obesos y a personas con Down. La pandemia entretanto sigue haciendo estragos, entre ellos hacer caer el precio de los alquileres, cuando parece que se está llegando a doblegar por fin la curva de esta tercera ola.

Y por si todo lo anterior no fuera suficiente, se desencadena un conflicto diplomático con Rusia mientras Biden sigue sin llamar a Sánchez después de 90 días y 30 países, con lo que la Casa Blanca ignora olímpicamente a La Moncloa confirmando la pérdida de peso internacional de España tras la llegada del PSOE y Podemos al Gobierno. En efecto, un conflicto diplomático con Moscú tras la visita de Borrell, el Alto Representante para la Política Exterior de la UE, y la expulsión de tres diplomáticos europeos acusados de ir a actos de apoyo al opositor Navalni, cayendo Borrell en la trampa ya que sabía que su viaje a Moscú podría acabar, como así ha sido, en un fiasco diplomático, mayor aun cuando al final lo es también directamente con España. Borrell, que exigió la libertad de Navalni ante el Ministro de Exteriores de Rusia, se ve sorprendido con la inesperada réplica de éste equiparando a Navalny con los presos del 1-O en plena campaña electoral catalana al decirle que «los líderes independentistas están en prisión» y, ante el silencio de Borrell, Laya, la Ministra española de Exteriores, se ve obligada a una reacción contundente ante la provocación rusa con insólita contundencia dejando bien claro que «en España no hay presos políticos» mientras Exteriores considera que la actitud de Rusia «es un desplante a la UE y no sólo a España» al haber cuestionado la negativa a entregar a Puigdemont…… al final la apertura de una inconveniente crisis diplomática con Rusia.

Por otro lado, mientras el Banco de España calcula un quebranto de 250.000 millones si se condona la deuda del BCE, el Vicepresidente del mismo, Luís de Guindos, arremete contra la propuesta de cancelar la deuda, una condonación de deuda que pide un manifiesto firmado por un centenar de economistas (al que se adhieren, entre otros, la Presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y el Secretario de Estado de Derechos Sociales y responsable económico de Podemos, Nacho Álvarez), entre otras cosas porque no sólo es ilegal sino que carece de sentido económico.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que las CCAA dispararán la inversión en un 30% gracias al fondo europeo; que Irene Montero remodeló una oficina para hacer una sala de juegos en el Ministerio, desplazando el despacho de la Secretaría, contiguo al suyo, para habilitar la estancia de sus hijos; que España está a la cabeza del paro femenino con 2.273.375 desempleadas; que Sánchez usó un 60% más que el Gobierno de Rajoy la llamada Ley Mordaza; que Garamendi presionó al PP a través de Báñez para votar «sí a los fondos» europeos; que el CGPJ nombrará todas las vacantes antes de la reforma judicial; que Celáa se servirá de los fondos europeos para reformar por entero la FP; que Escrivá enfurece a las familias numerosas por recortar su complemento de maternidad, recortando hasta un 73% la ayuda y castigando a las mujeres con dos o más hijos a partir de 15.500 euros, con lo que se perjudicaría a las familias numerosas con más de 1.000 euros de pensión; que padres de Cataluña, Galicia, País Vasco, Comunidad Valenciana y Baleares se rebelan contra la inmersión lingüística ya que no se puede suspender a nadie con un 7´5 de nota por responder en castellano; que la «Ley Trans», permitiendo escoger sexo a los 16 años, choca con la opinión de médicos y psicólogos, pues los expertos creen que suprimir los dos años que acrediten la disforia de género es un grave error; que el curso escolar del confinamiento batió record de aprobados, mostrando las cifras de Educación que los profesores abrieron la mano; que la antigua cárcel de Nanclares de Oca y sus funcionarios están abandonados por Marlaska ya que sus viviendas, desde principios de diciembre, están sin calefacción ni agua por una avería que nadie arregla; y que Interior exige a las víctimas que le den visibilidad para cobrar, afeando Marlaska la falta de unión de las asociaciones y vinculando las subvenciones a que inviten a sus actos a representantes del Ministerio, mientras Troitiño, condenado a 2.700 años de prisión por sus 22 asesinato, ya está en la calle al ser puesto en libertad por el Gobierno.

Y del exterior, destacar que la Cámara de Representantes de EEUU repudia a la congresista ultra Marjorie Taylor Green; que una multitudinaria protesta desafía a los golpistas en Myanmar; que Andrew Pollard, Director del Grupo de vacunas de Oxford, dice que «no merece la pena esperar seis meses a una eficacia del 100%»; que la UE se plantea liberar las patentes de las vacunas ante la escasez y el caos; que Australia ganó al coronavirus con cierres muy estrictos y obediencia; que Bélgica condena a veinte años a un diplomático iraní por planear un atentado; que en Portugal la pesadilla de contagios llegó tras la Navidad y la laxitud de medidas durante las fiestas; y que EEUU se desmarca de la UE y reconoce a Guaidó como Presidente encargado para defenderle de las amenazas chavistas que, de forma chulesca, presumen de que «estas esposas son para ponérselas a Juan Guaidó donde le vea; es el enemigo».

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: