Actualidad Jorge Cremades Opinión

COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «E Illa se larga»

En pleno pico de la tercera ola de la pandemia de Covid, con record de contagios (93.822 casos en el fin de semana) desde que empezó la pandemia, con los hospitales casi desbordados, con las UCI a punto de colapsarse, con las muertes en cifras de máximo, sin garantizar el reparto de vacunas y con el aviso de Bruselas de que media España debería estar aislada, el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, se larga y, en el peor momento de la pandemia, deja el Ministerio para ser candidato del PSC a las autonómicas catalanas. Y se larga (o lo larga Pedro Sánchez, que justifica su fuga en el desafío catalán) con el reproche generalizado del Congreso de los Diputados, pues todos los grupos, incluidos los socios del Gobierno y Podemos, le exigen que, al menos, dé explicaciones antes de irse ante la grave situación sanitaria por la que atraviesan los españoles. Pero, nada de nada, pues, ya en la víspera de su relevo, el Presidente que, junto a Illa y a la ministra Darias, visitaba la Agencia Española de Medicamentos, agradecía al ministro su labor como tal y definía como «desafío apasionante» la que emprende ahora por ser «muy necesaria para Cataluña y para España en la labor de reencuentro».  En definitiva, el Gobierno esquiva el control parlamentario al llevar 65 días sin comparecer en el Congreso a pesar de la que está cayendo y de la fuga del ministro. Sánchez afronta con ajustes leves la necesaria remodelación del Gobierno y, como se preveía, sustituye a Illa en Sanidad por Carolina Darias, la Ministra de Política Territorial, y a este ministerio eleva al amortizado Iceta que por fin consigue ser ministro, mientras que, de paso, salva al Ministro Escrivá ante Iglesias ya que Podemos intentaba forzar su dimisión aprovechando el obligado «ajuste» en Sanidad. Y mientras Illa reafirma en su despedida que «España no necesita en estos momentos un confinamiento domiciliario», Sánchez pide «abonar la esperanza» frente al «miedo y la incertidumbre», en tanto que los médicos relatan la situación crítica de los hospitales ante el pico de la tercera ola pues «es aterrador, ingresamos tres Covid a la hora en UCI» y las CCAA apuestan por un confinamiento de hecho (de derecho no se lo permite el Ejecutivo) y asumen que con la nueva ministra seguirá el veto a confinar al menos hasta después del 14-F, en que por fin se conocerá la verdadera dimensión del ansiado «efecto Illa» en las elecciones catalanas (entretanto la pandemia puede esperar). Al final, la salida de Illa se reduce a un cambio de sillones, más un premio a Iceta (el ideólogo del estado plurinacional) por los servicios prestados. Entretanto, Illa dice que deja Sanidad porque se siente «más útil» en Cataluña (lo que no debe interpretarse como un auto-reconocimiento de inutilidad en su gestión sanitaria, ni como una acusación a la inutilidad de Iceta como candidato del PSC en Cataluña) y añade «no me arrepiento de nada de lo que he hecho» (lo que no debe interpretarse con que esté satisfecho con los resultados que arroja su gestión), mientras en el acto de traspaso de poderes a Darias (una de las peor valoradas del Ejecutivo) en Sanidad le asegura «te va a encantar el trabajo», cuando los fallecimientos continúan al alza (492 muertes ayer), la incidencia se acerca a los 900 por 100.000 habitantes y cuando las CCAA critican con dureza la inacción del Gobierno a pesar de estas catastróficas cifras; un Gobierno que, por cierto, viola la ley electoral al impulsar la campaña de Illa desde las instituciones del Estado, mientras el ministro afronta una querella por homicidio y lesiones por su gestión de la Covid, lo que, a mi juicio, tiene poco recorrido jurídico-penal. Y mientras Sánchez entrega la política territorial al PSC en vísperas de las elecciones catalanas, con lo que Iceta negociará con las CCAA en plena crisis independentista, la UE pide aislar zonas con la incidencia de casi toda España (plantea impedir viajes no esenciales si la tasa supera los 500×100.000, con lo que sólo Canarias, Navarra y la cornisa cantábrica eludirían las restricciones) mientras la salida repentina de Illa indigna incluso a sus socios (y obviamente a la oposición) por evitar su última comparecencia prevista en el Congreso y el sector sanitario tumba la gestión del ministro por sus errores y por la politización. Por su parte Darias se estrena en Sanidad con el socialista Vara corrigiendo en Extremadura su estrategia de vacunación e Iceta arranca con cien cesiones a Cataluña y el País Vasco, mientras el nacionalismo espera que la sintonía con el socialista catalán acelere el desguace del Estado de las Autonomías para llegar a ese iluso Estado Federal, tan ansiado por algunos como indefinido por todos.

Illa se va cuando el plan de vacunación ya peligra en diez CCAA por el fracaso de la compra y en plena gresca entre la UE y las farmacéuticas a quienes la Comisión advierte por vender las vacunas al mejor postor. En efecto, cuatro autonomías sólo ponen ya la segunda dosis (la escasez en los suministro aconseja reservar para las segundas dosis a quienes ya se pusieron las primeras) y otras seis sufren tensiones en el «stock» de viales. Así las cosas, Madrid suspende las primeras dosis dos semanas y Cataluña avisa de que «las neveras están vacías»; un frenazo en el esperanzador plan de vacunación aunque, ante la decisión de algunas CCAA de suspenderlo, Sanidad entrega «in extremis» 422.955 dosis, mientras Madrid, Cataluña y Valencia apenas han vacunado y en el resto algunos centros están sin sueros. Por su parte, Ruiz Escudero, Consejero de Sanidad de Madrid, manifiesta: «el Plan de vacunación es imposible, Sánchez juega con las emociones», «parte de la relajación viene por el mensaje que se dio con las vacunas», «con la cepa británica se contagian ahora familias enteras, entró por Barajas»……en fin, quejas y reproches, mezclados con ineficiencias, que sólo conducen a la melancolía. ¿Se conseguirá con Carolina Darias el mínimo consenso para que el infernal panorama que nos deja Illa cambie de forma radical a mejor? Esperemos y deseamos que así sea……ir a peor ya es casi imposible.

Entretanto, como las elecciones catalanas relegan cualquier otro asunto a un segundo término, ERC, que ahora tiene que intentar evidenciar todo lo que le separa del PSOE, tensiona a este y le retira el apoyo en los fondos europeos, obligando al Gobierno a pedir ayuda a Ciudadanos para poder convalidar en el Parlamento el decreto, mientras el PP, que descarta el voto a favor, acusa al PSOE de no buscar el consenso; al final, como los de Arrimadas mantienen su negativa a auxiliar a Sánchez, sorpresivamente el decreto de fondos europeos sale adelante con el voto a favor de Bildu y la sorprendente abstención de Vox con lo que Sánchez, que estaba entre las cuerdas a causa de los republicanos catalanes, sale del atolladero como puede gracias a la inesperada decisión de los de Abascal…… «cosas veredes, amigo Sancho, cosas veredes».

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que la Seguridad Social pierde pensionistas por primera vez en su historia pues el Covid disparó en 61.000 las bajas en el sistema el año pasado y frenó el gasto en prestaciones;  que Justicia informa a 135.000 personas de los seguros de vida que tenían sus fallecidos; que Podemos reta a Escrivá con una reforma de las pensiones que sube las cotizaciones; que Cultura adquiere por 350.000 euros el ingente archivo del escritor Ferlosio, descansando ya el legado en la Biblioteca Nacional; que la tercera ola de los autónomos triplicará los cierres hasta mayo; que re-aparece el ministro Castell pues alumnos y profesores vienen reclamando exámenes online, sin recibir respuesta, y ahora en un comunicado defiende los exámenes virtuales por encima de los presenciales contra lo dicho anteriormente; que los hosteleros cargan contra la Generalitat por relajar la movilidad sólo para los mítines; que hay cierta tensión en el TSJC ya que la presión de las UCI decide y la Generalitat sopesa retrasar la fecha de los comicios al margen del Tribunal; que el FMI rebaja el rebote de la economía española este año previendo un crecimiento del 5´9% en vez del 7´2% del Ejecutivo; que el PP no ofrecerá sus votos al PSC antes de las elecciones pues creen que adelantar la estrategia sólo beneficiaría a Vox; que Urkullu logra la transferencia de las cárceles para el mes de marzo; que unos cuarenta seísmos en una noche en Granada, no muy grandes pero muy continuados, sacan a la gente a la calle; que el Gobierno decidirá sobre la opa del fondo australiano IFM por Naturgy; que el BCE autoriza a la gran banca española a dar dividendos, con lo que Santander, CaixaBank y BBVA podrán repartir el 15% del beneficio; que el Supremo archiva de momento la causa de Pablo Iglesias en el «caso Dina» aunque devuelve los indicios a la Audiencia Nacional para que el juez García Castellón agote la investigación; que bancos y gestores ya repercuten la «tasa Tobin», avisando a sus clientes de que «este impuesto lo paga usted»; y que Bruselas avisa de que el CGPJ debe ser elegido por los jueces y la Presidenta de la Comisión Europea se compromete por escrito a «vigilar de cerca» la reforma del PSOE y Podemos, instando a evitar que se perciba «vulnerable a la politización».

Y del exterior, destacar que Conte dimite para intentar liderar un tercer Ejecutivo en Italia con una mayoría más sólida; que Países Bajos desafía a los manifestantes y mantiene el toque de queda; que Xi Jinping dice en el foro de Davos tras la salida de Trump «el mundo no volverá a ser lo que fue»; que Biden firma en una semana 37 medidas para desmantelar el legado de Trump; que Pfizer gana 3.000 millones con la sexta dosis, cambiando el laboratorio la ficha técnica para lograr más ingresos; que Putin y Biden prorrogan un tratado nuclear en su primera conversación; que Pascal Soriot, Director ejecutivo de Astra-Zeneca asegura que «no es cierto que estemos arrebatando la vacuna a los europeos»; que, según Zarzalejos, eurodiputado del PP y ponente del informe sobre la euroorden, «el Parlamento de la UE ha respaldado la integridad de los estados» ya que propone ampliar las entregas automáticas a delitos como el de sedición y el de rebelión; que la UE degrada a Guaidó de «presidente encargado» a «interlocutor privilegiado»; y que, en pleno conflicto con las farmacéuticas, Bruselas sospecha de fraude en el reparto de las vacunas que se desvían a otros países y exige a los laboratorios que cumplan los contratos, por lo que Bruselas forzará a Astra-Zeneca a enviar el fármaco a Europa desde fábricas del Reino Unido, y es que la escasez de vacunas ante un virus sin control tensa a Europa mientras los retrasos en las entregas lastran el calendario de vacunaciones en España, por ejemplo,…..y es que, ante tan mastodóntico negocio a nivel mundial, las tensiones son inevitables dado que, por ejemplo, países de Oriente Próximo pagan hasta el triple que la UE por las dosis, lo que hace complicado mantener los compromisos previos adquiridos y ajustarlos a la letra pequeña de los pertinente contratos.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: