Actualidad Alicante

Alicante solicita al Consell la derogación inmediata del nuevo impuesto por depósito e incineración de residuos en el vertedero 

Villar reclama el apoyo de los grupos políticos para poder llevar a cabo la nueva planificación y la inversión necesaria en la planta de tratamiento para reducir el depósito de residuos en vertedero

El pleno del Ayuntamiento de Alicante ha aprobado, a propuesta de los grupos Populares y Ciudadanos,una declaración institucional por la que insta al Consell de la Generalitat Valenciana que proceda a derogar de manera inmediata el nuevo impuesto al vertido e incineración de los residuos y rechazos de residuos domésticos de competencia municipal incluido en la Ley de Medidas Fiscales por el Gobierno autonómico. Esta modificación pretende extender la aplicación del citado impuesto al vertido e incineración de los residuos y rechazos de residuos domésticos de competencia municipal, hasta ahora exentos, con la finalidad de penalizar su depósito en vertedero.

La declaración ha salido adelante con mayoría de los 16 votos de PP (9), Ciudadanos (5) y Vox (2) y 13 en contra de PSOE (9), Unidas Podemos (2) y Compromís (2).

El pleno rechaza que la Generalitat imponga un impuesto a los ayuntamientos que puede afectar a la recogida selectiva en origen y se inclina por otras medidas e incentivos

El concejal de Limpieza y Gestión de Residuos, Manuel Villar, ha señalado que «mostramos nuestra oposición a este impuesto por tres razones evidentes: porque atenta contra la autonomía municipal de los ayuntamientos, porque supone un agravio económico para los ciudadanos al no distinguir la capacidad de renta de cada uno de ellos y, finalmente, porque se incita a renunciar a la recogida selectiva en origen, ya que cuanto más se recicle más se tendrá que pagar ya que el impuesto computa el residuo que va a vertedero a rechazo y no el total de las toneladas generadas, con lo que aquello que no entra en planta no existe para este impuesto». «Si el plástico, el vidrio y el cartón lo llevásemos a la planta y allí se separase, pagaríamos menos impuestos ya que el porcentaje de residuos que se deposita en el vertedero disminuiría. Por eso decimos, que es un impuesto injusto porque penaliza el reciclaje», ha precisado el edil.

Respecto a los niveles de reciclaje del Ayuntamiento, Villar ha señalado que «la planta de tratamiento de Alicante requiere una gran inversión económica para convertirla en una instalación puntera cuyo plan está trazado y están en ello los técnicos. Ahora estamos en aunar esfuerzos para captar fondos para hacer la inversión necesaria y evitar que se pongan palos en las ruedas».

Villar reclama el apoyo de los grupos políticos para poder llevar a cabo la nueva planificación y la inversión necesaria en la planta de tratamiento para reducir el depósito de residuos en vertedero

«Las líneas de actuación para reducir el residuos y alcanzar los porcentajes establecidos requieren elaborar un compost de alta calidad y para ello debemos reactivar la recogida orgánica, cuyo proyecto está en redacción y poner en marcha el biodigestor para producir un producto que se pueda vender para la agricultura o reutilizar en las zonas verdes,  así como reactivar la producción de combustibles procedentes de residuos con lo que este residuo orgánico no llegará a depositarse en el vertedero», ha añadido.

Impacto negativo

En la declaración institucional se considera que la creación de un tributo ambiental tendrá, sin duda, mayor afección en aquellas personas más desfavorecidas, sin que dicho impacto negativo en la esfera económica de las familias se justifique por el impacto ambiental de la medida, ya que bien al aplicarse el impuesto sobre la totalidad de los residuos que van a vertedero y no sobre los residuos gestionados por cada consorcio se incita a renunciar a la recogida selectiva de residuos en origen, resultando claramente contrario a los principios de la economía circular y de la sostenibilidad ambiental.

En este sentido, Villar ha recordado también que «el Fondo Monetario Internacional ha recomendado al Gobierno de España posponer la subida de la fiscalidad verde hasta que la recuperación de la crisis de la Covid-19 sea firme, porque los tributos ambientales tienen un mayor impacto en los menos pudientes, que también son los más perjudicados por la pandemia».

El responsable municipal de la Gestión de Residuos ha señalado que «la actuación de la Generalitat mediante esta medida impositiva supone un claro ataque a la autonomía local, reconocida constitucionalmente, que es un pilar en nuestro sistema jurídico de distribución de competencias y que garantiza que los ayuntamientos y las diputaciones puedan ejercitar sus atribuciones legales sin intromisiones innecesarias y haciendo valer el mandato democrático que sus representes electos por la ciudadanía ostentan».

En la declaración institucional se explica que la Directiva (UE) 2018/851 del Parlamento Europeo y del Consejo de 30 de mayo de 2018 por la que se modifica la Directiva 2008/98/CE sobre los residuos, pretende hacer los cambios necesarios para que la eliminación de residuos en vertedero sea la última opción y que solo se lleven a estos, residuos que con la tecnología actual no pueden ser reciclados.

La Directiva impone a los Estados miembros que deben recurrir a instrumentos económicos y otras medidas a fin de proporcionar incentivos para la aplicación de la jerarquía de residuos, como los instrumentos económicos y otras como, tasas de vertedero y de incineración, sistemas de pago por generación de residuos, regímenes de responsabilidad ampliada del productor, facilitación de la donación de alimentos e incentivos para las autoridades locales, u otros instrumentos y medidas apropiados.

Entre los ejemplos que recoge la Directiva se encuentra el de «Tasas y restricciones aplicables a las operaciones de depósito en vertederos e incineración de residuos que incentiven la prevención y el reciclado de residuos, manteniendo el depósito en vertederos como la opción de gestión de residuos menos deseable».

Otras medidas posibles

En la declaración institucional se señala que «si bien es uno de los ejemplos que se plantean por esta Directiva, sin expresar en ningún momento que sea esa la forma que se deba imponer para conseguir los objetivos fijados, existen más ejemplos sin necesidad de subir impuestos que permiten la consecución de los objetivos planteados».

Entre estas otras opciones para conseguir los objetivos planteados se encuentra, tal y como se relaciona en el anexo IV bis de esta Directiva europea, la «correcta planificación de las inversiones en infraestructura de gestión de residuos, en particular a través de fondos de la Unión, el a poyo a la investigación y la innovación en tecnologías de reciclado avanzadas y refabricación, el uso de las mejores técnicas disponibles para el tratamiento de residuos, la introducción de incentivos económicos para las autoridades regionales y locales, en particular para fomentar la prevención de residuos e intensificar los sistemas de recogida separada, evitando apoyar el depósito en vertederos y la incineración y la realización de campañas de concienciación pública, en particular sobre la recogida separada, la prevención de residuos y la reducción de los vertidos de basura, e inclusión de estas cuestiones en la educación y la formación, además de establecer sistemas de coordinación, incluso por medios digitales, de todas las autoridades públicas competentes que participan en la gestión de residuos».

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: