COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Cataluña como objetivo»

Sánchez, que recurre para ocultar su uso del Falcon alegando ante la Audiencia Nacional que es el «líder de la Seguridad Nacional» para no cumplir la sentencia sobre sus viajes privados, quiere, sin duda, seguir disfrutando de semejante estatus y, para ello, liga su futuro a Cataluña sabiendo que su estabilidad depende de que su ministro Illa, que dejará el Ministerio de Sanidad a finales de mes, sea la llave para la gobernabilidad de la Generalitat. Al efecto, el todavía ministro y candidato a las autonómicas catalanas por el PSC inaugura con premura su precampaña electoral con un acto en el que llama a terminar con las «cómodas trincheras» del «procés» y reivindica el «diálogo con todos» para superar una «década perdida». Por su parte el líder del PP catalán, Alejandro Fernández, afirma que «Illa ha convertido la mentira en un elemento fundamental de su trayectoria» y cree que el ministro ahora «va a Cataluña a pactar con los independentistas» y no, como afirma, de que «su aspiración es derrotar al independentismo» ya que los pasos que están dando es «para pactar con ellos». En definitiva, en sintonía con lo que Sánchez hace a nivel nacional. Entretanto Puigdemont, en la antesala de la precampaña electoral catalana, se queda solo en la reivindicación de la independencia unilateral ya que de las diez principales candidaturas catalanas la CUP desea forzar al Estado a aceptar un referéndum pactado; ERC a que admita el derecho de autodeterminación pero con «diálogo»; el PDeCat defiende también que el Gobierno español consienta el referéndum; el PNC de Marta Pascal plantea que la independencia no es prioritaria; En Comú Podem busca una república plurinacional federal; Vox reivindica «la libertad de millones de catalanes oprimidos por el separatismo»; y PSC, Ciudadanos y PP coinciden en que hay que superar la etapa de gobierno independentista, aunque con notables matices entre ellos. Ya ven, un variopinto mosaico de propuestas, todas pivotando sobre la política territorial (el resto de políticas, como la económica y social, pueden esperar mientras duermen el sueño de los justos y Cataluña se arruina), que, al final, apuntan a que, si se dan los números para reeditar el nefasto tripartito de Maragall y Montilla, que trajo estas consecuencias a base de cesiones indecentes al separatismo, será lo que finalmente hagan ERC, PSC y En Comú Podem, lo que obviamente afianzaría el gobierno de coalición Sánchez-Iglesias con el respaldo de los secesionistas de Esquerra ahora camuflados pero sin dejar sus exigencias secesionistas al Gobierno de que admita un «derecho de autodeterminación» pero con «diálogo», lo que, a todas luces sería una manifiesta ilegalidad salvo que se reformara la Constitución radicalmente al efecto, para lo que los partidos proponentes carecen de mayoría suficiente. Más de lo mismo pues en Cataluña, si no lo remedian los catalanes en las urnas, y más de lo mismo en España, si no lo remedian los españoles. En efecto, según SigmaDos, aunque Casado se sitúa a menos de tres puntos de Sánchez con Podemos en retroceso, los resultados electorales serían PSOE 27´9%, PP 25´2%, Vox 13´5%, UP 10´8% y Cs 7´7%; y, según NCReport, serían PSOE 26´2% y entre 110-112 escaños, PP 24´3% y 102-104, Vox 15´2% y 51-52, UP 11´7% y 30-31, Ciudadanos 6´7% y 10-11, y ERC 3´5% y 13-14 (nótese el desequilibrio entre escaños y porcentaje de votos de ERC con respecto a Cs). Así las cosas, aunque el bloque de derechas se acerca a la mayoría absoluta y Casado recupera por  primera vez desde el verano los 100 escaños, y aunque la coalición Sánchez-Iglesias se deja hasta 15 diputados en un año, la izquierda seguiría en Moncloa gracias a los secesionistas catalanes y vascos, más aun si Illa consigue ser la clave de la gobernabilidad en Cataluña y propiciar el citado tripartito con ERC a la cabeza. Cataluña es pues el objetivo de Sánchez para su propia estabilidad como gobernante y a ello se debe la operación Illa, cuando, según SigmaDos, dos de cada tres votantes del PSOE se oponen a Bildu y los indultos, pues el 67% de los electores socialistas rechaza el pacto con los abertzales, sólo los seguidores de Podemos apoyan el perdón a los presos del «procés» y la mayoría se opone al acercamiento de etarras, mientras el años 2020 acaba con un centenar de ellos más cerca del País Vasco. Estas son las expectativas políticas más inmediatas, nada más iniciado el año 2021, tras despedir el insólito 2020, con una Puerta del Sol cerrada y vacía durante las campanadas y con los contagios del virus ascendiendo mientras Illa, el Ministro de Sanidad, abandona el barco en pleno temporal para ocuparse de otros menesteres más interesantes, aunque deja claro que hasta el inicio de la campaña electoral catalana a finales de este mes no dejará el barco sanitario definitivamente y entretanto lo compaginará con sus nuevas ocupaciones, ya que, según él, como «un servidor público» asume la nominación, que negaba hace unos días, como un acto para «ayudar a resolver problemas» si se lo pedía el partido.

El ahora dialogante Illa como candidato del PSC se despide como Ministro de Sanidad con el veto a todas las medidas de la oposición incumpliendo el acuerdo al que llegó en el Congreso de admitir cambios en la ley de la nueva normalidad

Mientras tanto el Gobierno, al que todavía pertenece Illa, cede ante Madrid y las farmacias venderán test de antígenos y el Ministro arranca su campaña catalana sin bajarse del coche oficial de Sanidad para lanzar su primer «spot» electoral y hacer ostentación de ministro cuando España está en el «top 10» negro de la pandemia con cifras de contagios y muertos muy elevadas en plena tercera ola. El ahora dialogante Illa como candidato del PSC se despide como Ministro de Sanidad con el veto a todas las medidas de la oposición incumpliendo el acuerdo al que llegó en el Congreso de admitir cambios en la ley de la nueva normalidad, mientras el personal sanitario, subido a la tercera ola de la pandemia y convertido en la vanguardia de la lucha contra la Covid, afronta el aumento de casos tras las Navidades con el miedo de que la esperanza de las vacunaciones nos haga bajar la guardia, en tanto que los «mossos» desalojan una «rave» de fin de año tras cuarenta horas de fiesta ilegal, de las muchas que se vienen realizando a lo largo de toda la geografía española. Y mientras los festivos ocultan la magnitud de la tercera ola de contagios, pues el número de pruebas ha caído un 13% en la semana de Navidad aunque se acumulan señales de que los contagios se aceleran, la nueva cepa británica se descontrola y, de momento, obliga a confinar Gibraltar por decreto de Picardo en tanto que la Junta de Andalucía pide un cortafuegos para evitar convertirse en la «puerta trasera» por la que se cuele esta tercera ola de forma imparable.

Y es que, tras el Brexit, Gibraltar se ha convertido en otro verdadero problema para España y no sólo en el asunto de la pandemia. En efecto, España y Reino Unido acuerdan el derribo de la Verja de Gibraltar con lo que Madrid y Londres evitan un Brexit duro tras acordar que el Peñón quede dentro del área Schengen, por lo que al final, gracias a que España ha ido suavizando su posición histórica sobre el Peñón en favor de un pragmatismo, que ha hecho posible este pacto «in extremis» en Nochevieja, se pasa de un «Gibraltar español» a un «Gibraltar europeo» pues Exteriores evita la reclamación de soberanía aunque dice que no renuncia, pues, según el Ministerio, la negociación se hace «sin perjuicio de la pretensión irrenunciable sobre la soberanía».  Lo cierto es que, con el acuerdo que evita el Brexit duro en Gibraltar, los alcaldes de la zona respiran aliviados tras garantizarse la movilidad de más de 15.000 trabajadores, pero España aparca la reclamación sobre el paraíso fiscal de Gibraltar y el Ejecutivo ve difícil por ahora evitar la competencia tributaria en la zona mientras España pierde cualquier control sobre el asunto al incluir la eliminación de la frontera física del Peñón que se convierte en nuevo territorio Schengen, generando la alerta diplomática por las concesiones del Gobierno español a la colonia, creyendo que Exteriores, sencillamente, ha dado a Picardo todo lo que ha pedido en la negociación para el post-Brexit, mientras el mandatario gibraltareño asegura tajante que «Gibraltar y el Reino Unido no han cedido soberanía, jurisdicción o control» y que «debemos trabajar para que el pacto dure más de cuatro años» con el arranque de seis meses que se dan las partes para cerrar flecos. Entretanto España negocia un acuerdo militar con el Reino Unido, pretendiendo el Gobierno incluir «medidas de confianza» sobre Gibraltar.

La UE acelera el despliegue de la vacuna ante la ola de contagios; que, según Margaritis Schinas, Vicepresidente para Asuntos Migratorios de la Comisión Europea

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que el Ibex cierra 2020 con la mayor caída de las grandes economías; que Abengoa pide al Gobierno el rescate mientras le demanda por 1.500 millones; que Villarejo apunta que Francisco Martínez «coordinó» la Kitchen y le aconsejó que amenazara con contar la verdad; que el torero Manzanares, en nombre de todos los que viven del toro, eleva su voz ya que el sector no ha recibido ayuda alguna ante la pandemia, y manifiesta que «sufrimos el abandono total del Gobierno»; y que la renovación territorial del PP amenaza a dirigentes históricos pues Casado promoverá cambios, entre otros, con el extremeño Monago, la valenciana Bonig, la cántabra Buruaga o el riojano Ceniceros, mientras Martínez-Almeida, el alcalde de Madrid, dice «no me planteo presidir el PP de Madrid, pero estaré a disposición de lo que me pidan los afiliados y Casado».

Y del exterior, citar que la UE acelera el despliegue de la vacuna ante la ola de contagios; que, según Margaritis Schinas, Vicepresidente para Asuntos Migratorios de la Comisión Europea, «hay que lograr un control férreo de las fronteras, como EEUU»; y que se desata una calma tensa en la frontera franco-británica del Brexit, donde empresas y transportistas esperan un caos aduanero tras la tregua navideña mientras Boris Johnson celebra que el Reino Unido ya es «libre para hacer mejor las cosas que los amigos de la UE» y activa el sistema migratorio por puntos con lo que, según el Ministro de Interior británico, «a partir de ahora vendrán sólo los inmigrantes más brillantes y mejor preparados», en tanto que la ruptura con Europa continental no desgasta para nada a la Reina Isabel II, que mantiene su popularidad intacta sin desvelar su posición sobre el Brexit.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.