La Unidad de Prevención de Conductas Comunitarias Adictivas de El Campello difunde el mensaje “Si esta Navidad no puedes cantar, tampoco des el cante”

“Si esta Navidad no puedes cantar, tampoco des el cante”, es uno de los mensajes que, una vez más, la UPCCA (Unidad de Prevención de Conductas Comunitarias Adictivas) de El Campello, adscrita a la concejalía de Bienestar Social, dirigida por la edil Mercé Pairó (Cs), hará llegar la ciudadanía a través de su campaña navideña de prevención de conductas comunitarias adictivas.

En esta ocasión, la acción preventiva entreteje alcohol, pandemia y Navidad, para lanzar su mensaje a través de diferentes medios de comunicación, web y redes municipales, poniendo el foco en los días 23, 29 y 30 de diciembre, previos a las celebraciones navideñas por excelencia, en los que se incrementa el consumo de alcohol.

La UPCCA, consciente de que, pese a las restricciones derivadas de la pandemia, las festividades se prestan a los excesos, e incluso sirven de justificación para realizar un consumo abusivo de alcohol, se adhiere a esta campaña que considera imprescindible, más aún en este periodo.

Las Unidades de Prevención de la Comunidad Valenciana, coinciden en señalar que la Navidad es un momento “crítico” para los bebedores habituales, porque pueden pasar de un consumo de riesgo a un consumo problemático

De hecho, las Unidades de Prevención de la Comunidad Valenciana, coinciden en señalar que la Navidad es un momento “crítico” para los bebedores habituales, porque pueden pasar de un consumo de riesgo a un consumo problemático.

“Mirar para otro lado o minimizar la situación bajo la excusa de las fechas no ayuda en absoluto, al contrario, refuerza este tipo de conductas”, señalan desde la UPCCA, desde donde además informan que, en general, los menores tienen una baja percepción del riesgo y no consideran el alcohol como una sustancia nociva, como tampoco lo hace un amplio sector de la sociedad.

Fiestas, alcohol y menores

Los patrones de consumo de alcohol durante las festividades e incluso la errónea idea de que resulta saludable, hacen que menores y adolescentes tengan una percepción de poco riesgo y no reparen en las consecuencias indeseables del consumo de alcohol.  Contrariamente, esperan que provoque “cambios positivos” como la desinhibición y la facilidad para potenciar sus relaciones sociales.

Desde la UPCCA, desean hacer llegar el mensaje de que ninguna dosis de alcohol es recomendable para ningún grupo de edad y menos aún durante la adolescencia. Por este motivo, la acción preventiva se presenta en clave de humor, donde consumo de alcohol, navidades y pandemia se mezclan con un solo fin, anticiparse a una realidad que está bien vista socialmente y enfrentar la permisividad social y la costumbre de mirar hacia otro lado, sobre todo durante las celebraciones.

La Navidad es un momento idóneo para abordar la prevención del consumo de alcohol desde la familia; con nuestro ejemplo, como padres y madres. Es momento de cercanía, de acompañamiento, de comunicar, de desarrollar   un   control   emocional   para   enfrentar   las vulnerabilidades de los jóvenes, construyendo redes de apoyo natural y hábitos saludables de ocio.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.