COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Zapatero, cómplice de Maduro»

Cada vez se agranda más el misterio sobre las razones que tiene nuestro ex Presidente de Gobierno, Zapatero, para erigirse en defensor del dictador Maduro en Venezuela, cuando en la Europa democrática o en EEUU nadie apuesta por el autoritario régimen chavista, que no sólo ahoga las libertades en Venezuela sino que además condena al pueblo venezolano a la miseria y el hambre. Sólo desde postulados políticos populistas de izquierdas, como los de Podemos, filo autoritarios y antisistema, se puede entender el respaldo a un régimen como el impuesto en Venezuela por Maduro que acaba de erigirse en vencedor de unas elecciones sin oposición democrática y con una abstención masiva del 70% de la ciudadanía, cuyo resultado no reconoce la UE por falta de garantías, exigibles obviamente en toda nuestra cultura democrática occidental, mientras la oposición venezolana, que no participa en la farsa, lo ve como un repudio al régimen chavista. En efecto, Maduro, con una abstención record del 70%, se proclama como claro vencedor de una farsa electoral, sin concurrencia de la oposición, que le permitirá controlar la Asamblea, mientras el régimen, crecido por el indecente éxito fraudulento, desliza que va a por el Presidente encargado, Guaidó, quien denuncia el «fraude» a los cuatro vientos y, pleno de razones, acusa a Zapatero de ser «cómplice» del dictador por dar su aval «a un asesino de niños y violador de los derechos humanos», mientras la UE, que no reconoce los resultados obviamente se da un mes de plazo para ver cómo actúa el dictador con la Asamblea saliente y con Guaidó, en tanto que  pide «elecciones libres y creíbles». Para Guaidó, o para cualquier otra persona con mínima sensibilidad democrática, Venezuela le dio la espalda al dictador Maduro a pesar del chantaje o la amenaza previa de privar al pueblo de comida, trabajo o asistencia médica, con la compra de votos con bonos de cuatro euros, comida y gasolina para sacar adelante unas elecciones sin rival y si garantías de ningún tipo, salvo el aval de Zapatero, incomprensible desde cualquier punto de vista. ¿Acaso avalaría el ex Presidente español situación semejante en España? ¿Por qué lo que no vale para los españoles es válido para los venezolanos? Pero lo más grave no es ya la actuación personal de Zapatero, aunque como ex Presidente español debiera ser cuidadoso con algunas cuestiones en política exterior, que deben ser políticas de Estado; lo más grave y preocupante es que el Gobierno de España, en el que participa el filochavista Podemos, no denuncie estas fraudulentas elecciones en Venezuela, y, por el contrario, su ministra de Exteriores, Laya, pida incluso escuchar a Zapatero atentamente sobre Venezuela, sin censurar al insólito gran aliado de Maduro, afirmando que su apoyo al chavismo y los líderes populistas latinos «ni molesta ni interfiere» pues «no molestan en la UE», que por cierto rechaza la validez de las fraudulentas elecciones. ¿Tendrá algo que ver en esto la presencia en el Gobierno del populismo podemita, conocido simpatizante y colaborador del chavismo? Ya sólo nos faltaba que a la preocupante existencia de dos diferentes gobiernos en uno en políticas internas, en las que siempre se impone Iglesias, España tuviera dos políticas exteriores distintas y contradictorias, pues nuestra carta de presentación a nivel internacional dejaría mucho que desear, dando como amigos a aquellos gobernantes de dudosa escrupulosidad democrática o simplemente dictadores declarados. No en vano hace unos días el líder de Podemos y Vicepresidente del Gobierno creó tensión con Rabat en torno al Sahara, por lo que ahora Sánchez se ve obligado a dejarle fuera del viaje oficial del Gobierno español a Marruecos, pues, al margen de las razones que se puedan tener para avalar moralmente algunos asuntos, como el del referéndum en el Sahara, que rechaza Marruecos, en política internacional son tales los intereses en juego que hay que ser muy prudentes desde los gobiernos para perjudicarlos innecesariamente salvo que se esté dispuesto a apechugar con las consecuencias de todo tipo que se deriven de las manifiestas imprudencias. Pero a Iglesias estas cuestiones le importan bien poco, pues cree que sus ministros, y él mismo, están bien blindados en Moncloa, recordando que, si hay cambios, sería Podemos quien decidiera sus carteras y no el Presidente del Gobierno, quien, por cierto, ve en EHBildu y ERC unos aliados más allá de esta legislatura, aliados que por sus postulados político-ideológicos lo son más bien de Iglesias que de Sánchez, quien, por cierto, esconde la modificación de 34 leyes en los Presupuestos para eludir el control del Parlamento mientras los letrados de las Cortes advierten de que varias de ellas ni tienen encaje constitucional. En fin, es el insólito gobierno de coalición que tenemos, mientras se desencadena una ofensiva parlamentaria para que se desmarque de Zapatero, exigiendo PP, Ciudadanos y Vox que no apoye al ex presiente en su insólito aval al dictador Maduro.

Nos llevamos un jarro de agua fría de nuevo con el informe de un estudio de la OCDE sobre educación constatando que el alumno español en Primaria es deficiente en Ciencias, empeorando respecto al informe del estudio anterior de 2015 con lo que España se aleja de la media en Ciencias y Matemáticas

Por otro lado la oposición pide a Marlaska que explique los traslados de inmigrantes, pues cientos de ellos llegan en vuelos procedentes de los campamentos improvisados y hoteles turísticos de Canarias a la Península como ha sido el caso en la última semana al aeropuerto granadino sin control y sin destino concreto, provocando el descontento del alcalde de la ciudad al que se suma el malestar del Vicepresidente de la Junta de Andalucía que califica de «deslealtad» la actitud de Interior en el asunto. En efecto, según se publica, Interior envió además a 300 inmigrantes a Valencia y Alicante en el pasado puente, que llegaron en vuelos comerciales desde las islas entre el 4 y el 8 de diciembre, a los que se suman los arribados a Andalucía, concretamente a Granada y Málaga, que se acreditan gracias a los mensajes entre policías…..siendo lo más chocante que Marlaska hizo estos traslados de inmigrantes mientras afirmaba que era ilegal, pues él mismo declaró el 20 de noviembre durante su visita a Marruecos que este tipo de traslados eran ilegales en la UE.

Entretanto nos llevamos un jarro de agua fría de nuevo con el informe de un estudio de la OCDE sobre educación constatando que el alumno español en Primaria es deficiente en Ciencias, empeorando respecto al informe del estudio anterior de 2015 con lo que España se aleja de la media en Ciencias y Matemáticas……y nosotros estrenando nueva Ley de Educación cada vez que cambia el signo político del Gobierno, la última, la Ley Celaá, que maltrata de alguna forma a la escuela concertada, ataques a este tipo de educación que contrastan con el reconocimiento que recibe en otros países de Europa y en EEUU……¿para cuándo un esfuerzo serio por mejorar la calidad de la enseñanza al amparo de leyes menos politizadas, consensuadas y mucho más técnicas? Lo triste y preocupante es que la tensión entre Sánchez y Casado acaba con el necesario diálogo de Estado ya que sólo mantienen los puentes para el reparto de los vocales en la obligada renovación del CGPJ, pero no se abordan otros temas, como la pandemia o la inmigración,…..por cierto, una renovación del CGPJ a la que al parecer ya se abre el PP tras las catalanas siempre que no haya indultos, estudiando socialistas y populares repartirse los vocales a partes iguales.

Y por si fueran pocos los temas de preocupación se recrudece el asunto de las andanzas de Juan Carlos I, el Rey Emérito, a quien sus amigos le aconsejan «no vuelvas hasta que haya una oportunidad», mientras su entorno se queja de las filtraciones interesadas cuyo objetivo es «extender la mancha en un intento de salpicar a Felipe VI» en una sociedad dividida en la que la mayoría es partidaria de que en las investigaciones judiciales se llegue hasta el final, como debe ser, frente a algunos que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, pretenden derrotar la forma de Jefatura de Estado que nos dimos los españoles en el 78. En todo caso, el Emérito pide que le dejen volver a Zarzuela y, al  parecer, ha rechazado la invitación para ir a vivir a la casa de su hermana Doña Pilar en Madrid, mientras habla de forma habitual con su hijo, el Rey Felipe, pero no se logra pactar su futuro de momento. Así las cosas, Juan Carlos presenta en Hacienda una regularización de 678.393 euros para preparar su vuelta, saldando así, como cualquier otro contribuyente, la deuda con el fisco y evitando el delito fiscal, aunque le quedan otros asuntos pendientes, derivados de sus andanzas con Corinna, a quien el banco cuestionó el origen de los 65 millones recibidos como regalo. Mientras tanto  prosiguen las especulaciones y contradicciones sobre Corinna que pasó de ser amenazada a recibir 65 millones en un mes (dice que fue intimidada por Juan Carlos en mayo de 2012 y un mes después cobra tamaña cantidad de dinero). Y a la espera del desenlace de todo este embrollo se publica que el Gobierno se abre a una ley para regular la Corona, abogando sectores del PSOE y Podemos por buscar una mayoría en el Congreso, aunque se contaría con Zarzuela y se haría tras cerrarse el proceso judicial al Emérito. En fin, ya veremos en que queda todo este asunto.

Por lo que respecta a otras cuestiones cabe citar que el Gobierno vuelve a golpear a los autónomos con dos subidas de la cuota; que Errejón coloca a su padre como vocal en el Consejo Asesor de Asuntos Europeos de la Asamblea de Madrid, que influirá sobre las ayudas de la UE; que Rajoy y Villarejo tendrán que comparecer en la comisión de la Kitchen, mientras los socialistas rechazan por ahora que lo haga Casado; que Sánchez es el único líder de los grandes de la UE con un control total de los fondos covid; que Ximo Puig dice «que España es Madrid es una concepción anacrónica de la realidad»; que Baleares abre una oficina para catalanoparlantes que se sientan discriminados; que ERC y JxCat alejan la posibilidad de una coalición de gobierno tras el 14-F; que ha llegado la hora de que los Franco entreguen el Pazo de Meirás con lo que a partir de hoy la finca pasa a manos del Estado; y que Fainé, Presidente de la Fundación La Caixa, dice: «la fusión CaixaBank-Bankia ayudará a vertebrar España»,  «siempre he pensado que esta unión tenía sentido, no sólo por su lógica financiera y económica», «en el año 2012 ya estuvimos muy cerca y teníamos el respaldo de Mariano Rajoy y Artur Mas».

Y del exterior, destacar que la UE permite el IVA a cero para vacunas y test hasta finales de 2022; que el Supremo rechaza el intento de Trump de revertir su derrota electoral; que la segunda ola de la pandemia supera ya a la primera en muertes en Europa; que un centenar de países reclaman que se liberen las patentes contra la covid; que Von der Leyen y Johnson agotan los plazos para pactar sobre el Brexit; que Merkel hace un dramático llamamiento a los alemanes contra el coronavirus diciendo que «un precio diario de 590 muertos no es aceptable»; que la discográfica Universal compra los derechos por las canciones de Bob Dylan por unos 247 millones de euros; que Timmermans, Vicepresidente de la Comisión Europea, dice que «nadie obligó a Hungría y Polonia a firmar los tratados europeos» y tras la presión para aprobar los fondos de reconstrucción sendos países dan pasos para desbloquearlos, mientras la UE promete ser ecuánime con la regla de Estado de Derecho; y que el reto de la vacunación contra el coronavirus se pone en marcha en Europa, concretamente en Reino Unido, primer país en suministrar el fármaco de Pfizer a la población.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.