Xavier López a Barcala tras excluirles de la negociación presupuestaria: «Los más de 12.000 votantes de Unidas Podemos merecen el mismo respeto que cualquiera»

Esta semana, el bipartito de derechas ha iniciado su ronda de contactos con la oposición para negociar los presupuestos del año 2021. Sin embargo, a pesar de que es costumbre contactar con todos los grupos políticos del Ayuntamiento en orden descendente de votos, PP y C’S han dejado fuera de las negociaciones a Unidas Podemos, la segunda fuerza de la oposición, tan solo unos días antes de debatirse la reprobación propuesta inicialmente por la coalición.

Desde la coalición consideran que la constante fiscalización por parte del portavoz y la concejala de Unidas Podemos de los errores de bulto del bipartito y el cuestionamiento de su modelo de ciudad (que antepone los intereses de la minoría frente a los de la mayoría social) son las causas de no querer negociar con el grupo municipal. No obstante, desde Unidas Podemos consideran que esto no debería ser motivo para faltar al respeto a las más de 12.000 personas votantes de la coalición, excluyendo a la segunda fuerza de la oposición de las negociaciones presupuestarias.

La coalición lamenta que PP y C’S ninguneen a las personas votantes de la segunda fuerza de la oposición en Alicante por su fiscalización al bipartito y la crítica a su modelo de ciudad desfasado

El portavoz de Unidas Podemos, Xavier López, recuerda que «siempre nos hemos mostrado favorables al diálogo y así seguiremos haciéndolo» sin embargo, advierte de que su formación no va a «conformarse con acuerdos de mínimos» y que apuesta «por una transformación real de la ciudad» ante un mandato, el de PP y C’S con el apoyo de VOX, «completamente agotado, sin proyecto para Alicante y falto de propuestas». Por ello, apunta López, «siempre hemos planteado al equipo de gobierno propuestas ambiciosas para reducir las desigualdades existentes en Alicante e impulsar inversiones que dinamicen los distintos barrios de la ciudad».

López mantiene que esta negativa a negociar con Unidas Podemos no es más que «una nueva pataleta de Barcala que, nervioso por la posibilidad de verse reprobado por sus escándalos continuos, castiga a quienes no le apoyan en sus guerras contra el Botànic y contra el Gobierno de Coalición». El portavoz defiende que esta actitud autoritaria del alcalde «constata que Unidas Podemos es imprescindible en un gobierno que apueste por la mayoría social de Alicante y que represente una alternativa al de las tres derechas».

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.