COLUMNA DE OPINIÓN de Cecilio Nieto: «Prevenir antes que curar»

Hasta la fecha se han publicado centenares de estudios sobre posibles terapias para tratar la enfermedad Covid-19, todos realizados con pacientes graves. Por supuesto hay razones para enfocarse en los pacientes más enfermos, pues la comunidad médica quiere ayudar a los más afectados. Pero en tiempos sin precedentes como estos, es igualmente importante evitar que los casos leves de Covid-19 se vuelvan graves.

Evitar que la infección se convierta en un caso grave

Y este enfoque ha recibido muy poca atención hasta ahora por parte de la corriente médica convencional. Y ello a pesar de que el tratamiento temprano tras los primeros síntomas arroja mayor éxito en la evolución y el desenlace de la enfermedad.

Por eso es tan importante que sepamos lo que se tiene que hacer en esas casos. Y sobre todo, preparar el organismo ante la Segunda Ola de la pandemia en la que nos encontramos. ¿Qué estamos haciendo para protegernos?

Es necesario asegurarse de que estemos informados de qué se trata para poder estar alerta ante estos síntomas ignorados

¿Estar más en casa? ¿Aprovisionarse de mascarillas? ¿Intentar no tocar superficies y si lo hace limpiarse con gel hidroalcohólico o lavarse las manos?  ¿…Y eso es todo? Porque eso está muy bien, no seré yo quien le diga lo contrario. Pero sí le diré que no basta.

Usted tiene que hacer algo más al respecto. Y es preparar su sistema inmunitario para que sea una roca inexpugnable frente a los virus. Y yo le explicaré cómo hacerlo exactamente. Con el arsenal preciso de complementos con los que debe protegerse, que incluye:

  • Vitamina D.
  • Vitamina C.
  • Zinc
  • Saúco
  • Y equinácea

Entre otras sustancias.

¿Tenemos estos extraños síntomas?

Al principio solo se hablaba de tos, fiebre y dificultad para respirar. Después se fueron añadiendo nuevos síntomas a la lista, como los gastrointestinales (náuseas, vómitos, diarrea). Luego se mencionó por fin la pérdida de olfato y gusto (al fin se corrió la voz en los países occidentales, porque lo cierto es que fue una certeza desde el principio en países orientales, hasta el punto de que desde los primeros días Corea del Sur habló de un 30% de pacientes en los que este era el síntoma principal).

Pero hay OTROS SÍNTOMAS INQUIETANTES que se han de conocer. Síntomas “secretos” que los médicos están pasando por alto y que tampoco se han incluido en los protocolos de contención del virus.

Por eso es necesario asegurarse de que estemos informados de qué se trata para poder estar alerta ante estos síntomas ignorados.

Se trata, por ejemplo, de ciertos cambios en la voz. La voz se vuelve más baja, ligeramente nasal. Y es que no es raro que una infección viral afecte a la calidad de la voz debido a las alteraciones que causa la infección en el movimiento de los músculos respiratorios y en los que intervienen en la articulación de las palabras.

O del enantema, una erupción con llagas que afecta a la cavidad bucal y orofaríngea. Puede pensar que tiene una llaga en la boca… ¡y tratarse de coronavirus!

¡Miles de pacientes podrían tener el virus ahora mismo y ni siquiera saberlo porque en los cuestionarios a los que se somete a los pacientes buscando síntomas de la enfermedad hay muchos que se están pasando por alto!

Sabemos cómo actuar en las primeras 48 horas tan pronto sospecha que está contagiado. Pero no de los ingredientes exactos con los que reforzar nuestro sistema inmunitario frente a los virus. O de esos síntomas extraños del coronavirus que se están pasando por alto. Ante el avance de nuevo de los contagios es hora de ponerse en marcha.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.