COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Y el PP dijo no»

Tras varios días de especulaciones sobre la postura de Casado ante la moción de censura de Abascal a Sánchez, si abstención o «no», se despeja la incógnita no ya con un rotundo «no» a Vox sino con un contundente y magistral discurso por parte del líder popular contra la ultraderecha que, finalmente, se queda sola con 52 votos, los de su propio grupo parlamentario, sin que ni por error sume un voto más del resto de grupos a pesar de que algunos de ellos hayan manifestado su total desacuerdo con el gobierno de coalición social-comunista y con los derroteros por dónde va llevando a nuestro país hacia el caos definitivo. Así se han cerrado dos días de debate parlamentario preñado de insultos y descalificaciones entre unos y otros con los tópicos mantras de siempre que se podrían resumir en «yo soy el bueno y tú el malo» por mera naturaleza de las cosas, dándose la paradoja de que los dos radicalismos opuestos que adornan nuestro Congreso de los Diputados (de un lado el de derechas, Vox, y del otro el de izquierdas, UPodemos, EHBildu y nacionalismos radicales) apelaban a la libertad y acusaban al contrario de aquello que ellos mismos practican como puede ser el odio, el revanchismo o el populismo exacerbado de carácter irracional. Por su parte las opciones más moderadas, como PSOE y PP, se reprochaban mutuamente la inconveniencia de haber pactado con dichos radicalismos, llegando a la conclusión de que el PSOE yerra gravemente al pactar con comunistas, abertzales y ultranacionalistas para conseguir el Gobierno de España y que el PP hace lo propio junto a Ciudadanos al pactar con la ultraderecha para conseguir los gobiernos de Andalucía, Madrid o Murcia. En definitiva se les podía aplicar a todos el dicho popular de «ver la paja en ojo ajeno y no la viga en el propio» con lo que las paradojas, contradicciones y demagogias afloraban por doquier. Se especulaba con que Casado buscaría el cuerpo a cuerpo con Sánchez para reivindicarse como líder de la oposición frente al «circo» de Abascal y se buscaron por parte de ambos; se especulaba con que Abascal iría al choque contra Sánchez e Iglesias para mostrarse como alternativa en la oposición y fue con un discurso catastrofista al que Sánchez respondía «ustedes son un peligro porque contagian a la derecha tradicional»; y se especulaba con que Abascal pondría a prueba a Casado con su moción a Sánchez y lo puso cuando, para despejar la incógnita sobre la abstención o voto en contra del PP, el líder popular, sorprendiendo a propios y extraños, hizo un discurso brillante y despiadado contra el propio Abascal y contra la derecha extrema que representa, diferenciándola de forma magistral de su derecha democrática y más moderada. Se confirmaba definitivamente que la moción de Vox dividía a la derecha y unía al Gobierno, cuyos representantes, como el propio Iglesias, sorprendidos por las proclamas de Casado, no tuvo más remedio que reconocerle la altura de su discurso, mientras aprovechaban para aparcar la reforma del CGPJ y ofrecerle la posibilidad de negociar el desbloqueo de las distintas instituciones. El propio Abascal con su discurso populista-radical y antieuropeo le había facilitado a Casado, el gran triunfador del debate, todo tipo de munición para desmarcarse definitivamente de las políticas ultraconservadoras como son reclamar el final del Estado Autonómico, la ilegalización de partidos, el cuestionamiento del Tribunal Constitucional o el ataque al proyecto europeo. Con su discurso radical extremo Abascal dejaba libre el centro derecha al PP y Casado aprovechaba semejante regalo dejando atónitos a quienes (léase parte del PSOE, UPodemos, ERC, EHBildu….etc etc), como argumento de ataque, intentan meter en el mismo saco a toda la derecha, incluida Ciudadanos, tildándola de extrema derecha, autoritaria y antidemocrática. Poco antes de este sorpresivo discurso de Casado, Sánchez había firmado un cordón contra Abascal para presionar al líder popular, suscribiendo con Podemos, ERC e incluso con Bildu un manifiesto escrito contra la derecha y por los «derechos humanos» (¡quién lo diría….con los abertzales!) y tras haber protagonizado un cara a cara con Abascal repleto de insultos y descalificaciones, invitando a votar «no» a Casado, quien enfatizaba en su intervención sobre la capacidad de gestión del PP, frente a los extremismos de Abascal que había llegado a tachar al actual Gobierno de «ilegítimo, criminal, mafioso y totalitario», mientras Sánchez le trataba de «antipatriota» y le reprochaba su «ira» y su «odio». El PP dijo «no» a Abascal…..¡y cómo lo dijo! Ya tenemos nítidamente en España las derechas que proliferan en el resto de Europa, la ultraderecha y la derecha democrática,….. si con la izquierda ya lo teníamos sólo cabe despejar ahora por qué es nefasto llegar a acuerdos gubernamentales con la extrema derecha, que lo es, y no lo es hacerlo con la extrema izquierda, con los abertzales y los ultranacionalistas.  No en vano los empresarios reclaman a todos los políticos «basta de demagogia» y «vayamos a salvar gentes» centrándose en la pandemia.

Navarra pierde el control de los contagios, llega a los 945 casos por cada 100.000 habitantes y se convierte ahora en la primera comunidad que autocierra todo su perímetro

En efecto, los contagios marcan otro record y ya superan el millón de contagiados por coronavirus en España (1.005.295 concretamente) situándose a la cabeza de la UE en contagios, con un nuevo record diario de 16.973 nuevos contagiados de ayer mismo. Navarra pierde el control de los contagios, llega a los 945 casos por cada 100.000 habitantes y se convierte ahora en la primera comunidad que autocierra todo su perímetro; Castilla y León pide el toque de queda para toda la comunidad; La Rioja ordena el cierre perimetral de la Comunidad; Aragón cierra perimetralmente sus tres capitales;  Madrid y Cataluña valoran pedir que se aplique el modelo francés……y es que las medidas parciales han fracasado. Por su parte Sánchez bloquea la ley contra la pandemia en pleno rebrote, pues cuatro meses después de contar con el apoyo mayoritario del Congreso, el PSOE y sus aliados siguen impidiendo que la Cámara desarrolle la normativa para afrontar esta segunda ola, mientras Sanidad espera un repunte de casos por la llegada del frío. Así las cosas Sánchez está dispuesto a aprobar el toque de queda si el PP lo apoya o si las CCAA lo piden y los populares se comprometen a respaldarlo, aunque duda si aplicarlo en toda España o de forma puntual en alguna autonomía, mientras exige a Madrid una posición clara al respecto, mientras el cierre de la hostelería en Navarra por el gobierno de la socialista Chivite indigna al sector que se manifiesta ante la sede de la Presidencia foral. En fin un desmadre en la gestión morrocotudo, con un millón de contagiados que, según expertos, podría estar ya en 3´5 millones de casos, constatándose que el 22% de los contagiados son jóvenes de entre 19 y 25 años.

En cuanto a la reforma de la ley sobre el CGPJ, aparcada de momento según ha dicho Sánchez en el debate de la moción de censura, cabe destacar que el PP pide ahora volver a las mayorías cualificadas que suprimió en el Gobierno de los Jueces, pidiendo mayoría de tres quintos para todas las decisiones del organismo que Mariano Rajoy suprimió en 2013 para que pudieran aprobarse con mayoría simple. Esperemos que finalmente lleguen a un acuerdo pues Bruselas se dispone a endurecer la presión contra Sánchez si no negocia, instando la Comisión a sentarse con la oposición para desbloquear el CGPJ y advirtiendo de que puede ser aún más contundente. No en vano miembros del Gobierno admiten el daño de la respuesta europea y lamentan que se cargue ahora la culpa al Ejecutivo y no al PP, que presenta esta propuesta para despolitizar el CGPJ de que su funcionamiento se rija siempre por una mayoría reforzada. Y como el PSOE vinculaba el voto del PP en la moción de Vox con la renovación del Consejo, todo apunta a que por fin este insoportable bloqueo tenga ya los días contados pero no gracias a atajos y maniobras antidemocráticas…..la advertencia de la UE al Gobierno de que la reforma del CGPJ viola sus normas, parece que comienza a tener efectos positivos.

Y mientras el BBVA desinfla la previsión para el año que viene y el impacto de la ayuda europea, la subida de impuestos supone un escollo para el pacto de los Presupuestos, aunque PSOE y Podemos confían en cerrar esta semana el proyecto, cuando los datos económicos alejan la ansiada recuperación y mientras el Gobierno recorta el empleo público por primera vez desde 2012. La pandemia económica es casi tan destructiva como la sanitaria.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe destacar que la Audiencia, con un voto discrepante, absuelve a Trapero al no ver ni sedición ni desobediencia, por lo que el Jefe de los Mossos queda libre por su actuación en el procés; que Barcelona retirará la medalla de la ciudad a Juan Carlos I; que José Luis Peñas, ex concejal del PP y autor de las grabaciones a Correa, dice «yo destapé Gürtel: pido el indulto a Sánchez» afrontando una condena del Supremo de casi cinco años de cárcel; que un ex senador del PSOE es imputado por el espionaje de Villarejo a un constructor; que el Tribunal de Cuentas carga contra decenas de contratos a dedo en RTVE; que la confesión del ex tesorero de CDC deja a Artur Mas al borde de la imputación por blanqueo de capitales; que Iglesias maniobra para imponer a Calviño el límite a los alquileres, amenazando con retrasar los Presupuestos si Sánchez no se implica con la medida a la que ella se opone; que Podemos y POSOE votan a favor de subir los sueldos a los diputados y luego rectifican; que la Inspección regulariza en Glovo a 11.000 repartidores; que Iglesias amaga con bloquear los Presupuestos si no hay más subida de impuestos; que Moncloa quiere cerrar un viaje oficial aprovechando la audiencia del sábado e invita al Papa a visitar España; que cinco tiroteos ponen en alerta la Costa del Sol, donde el narcotráfico está detrás de los ajustes de cuentas por lo que han muerto ya 20 personas desde 2018; y que Josu Ternera pide ayuda a Eguiguren, tras lograr el aplazamiento hasta 2021 del primero de los dos juicios de las condenas que le impusieron en Francia, pues su defensa pide la comparecencia del dirigente socialista que negoció con él el proceso de paz de 2002, 2005 y 2009 (el tribuna dio en enero el visto bueno para su entrega a España para ser juzgado como inductor del atentado a la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza en 1987 en el que murieron once persona, entre ellas cinco niños)…..y mientras Interior acerca a otros cinco presos etarras, el 60% de jóvenes no sabe hoy qué simbolizó Miguel Ángel Blanco cuando la mitad de españoles considera que ETA sigue activa (la memoria histórica más reciente goza pues de mala salud).

Y del exterior destacar que EEUU demanda a Google por abuso monopolístico; que Macron ensalza la libertad diciendo que «Francia no renunciará a las caricaturas»; que el partido de Evo Morales recupera el poder en Bolivia, pues Luis Arce, candidato del Movimiento al Socialismo, obtiene una amplia victoria en las presidenciales, reforzando así al castrismo y al chavismo; y que el Papa Francisco apoya las uniones civiles entre homosexuales, asegurando que tienen derecho a «una familia» con lo que bendice dichas uniones ya que «son hijos de Dios y tienen derecho a estar en familia», un giro histórico al defender la «cobertura legal» de estas uniones civiles entre homosexuales aunque no hable de matrimonio.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.