Compromís reclama que se retire la Ordenanza de Convivencia Cívica

El grupo municipal de Compromís en el Ayuntamiento de Alicante ha instado al Gobierno Municipal de PP y Ciudadanos a retirar el proyecto de Ordenanza de Convivencia Cívica de forma inmediata y a abrir una Mesa de Trabajo con la oposición política y las entidades sociales que trabajan con colectivos vulnerables para la redacción de una Ordenanza que conjugue la lucha contra las mafias que utilizan a personas y la mejora de las normas de convivencia en el espacio público con medidas de acompañamiento, protección e inclusión social a los colectivos más vulnerables.

Desde la formación progresista han presentado un decálogo de razones para retirar la ordenanza de convivencia cívica  entre las que se incluye que se trata de un catálogo de medidas meramente punitivas, o bien reiteran medidas en otros ámbitos ya presentes en otras ordenanzas y que pueden entrar en contradicción y generar indefensión jurídica. «Es un proyecto de Ordenanza inútil, injusto e inoportuno, más cuando la crisis económica derivada de la pandemia deja a las personas en riesgo de exclusión  en una posición todavía más vulnerable», ha denunciado  Natxo Bellido, portavoz de la coalición.

Otras de las razones en las que incide Compromís para reclamar la retirada de esta ordenanza es que no está consensuada con otras áreas municipales como Servicios Sociales, Igualdad o coordinación de proyectos; ni tampoco  se ha dialogado con las entidades que trabajan con colectivos vulnerables a los que afecta la ordenanza, ni siquiera con los grupos políticos para alcanzar un consenso en un tema tan relevante como las normas de convivencia de la ciudad.  Pero además se presenta paralelamente, pero con finalidades absolutamente antagónicas, al proceso de redacción del Plan de Inclusión Social, una  situación incomprensible para Compromís ya que «en este preciso momento de emergencia social se necesita un refuerzo de las políticas inclusivas, y no una mirada criminalizadora del empobrecimiento y la exclusión social, propia de la aporofobia de los discursos más reaccionarios.»

No recoger medidas, más allá de sanciones y medidas punitivas para mejorar la convivencia, una ordenanza que recuerda a una especie de «Código Penal Alicantino» o que esta regulación suponga un mero escaparate político para contentar a los socios preferentes  del  gobierno municipal, la extrema derecha del Ayuntamiento mostrando «mano dura», como solicitan los ultras, con las personas más vulnerables de la sociedad culpabilizándolas de su complicada situación personal; son otras de las razones de Compromís para retirar la Ordenanza.

El concejal de Compromís ha explicado que se trata de una ordenanza que deja en una situación de indefensión a la población vulnerable, con un texto de complicada comprensión o encaje legal y algunos puntos

El concejal de Compromís ha explicado que se trata de una ordenanza que deja en una situación de indefensión a la población vulnerable, con un texto de complicada comprensión o encaje legal y algunos puntos, tales como el apartado 3 del Artículo 36 que deja en manos del Alcalde/sa la aplicación de la Ordenanza, lo que puede dar lugar a actuaciones arbitrarias, o los Artículos 54-55-56 y la Disposición Adicional 1ª, que habla de trabajos en beneficio de la comunidad en lugar del pago de la multa, sin que haya una resolución judicial que así lo decida y donde no se detallan quien son las ‘…. organizaciones y entidades para facilitar el cumplimiento de las sanciones económicas por medio de la realización de trabajos…’, ha explicado Bellido.

Desde Compromís insiste en que también genera dudas la afección de este texto con la Ley del Menor. «El Bipartito ha presentado una ordenanza arbitraria, de difícil comprensión y aplicación, que culpabiliza a las personas vulnerables y  que  no incluye medidas sociales más allá de lo punitivo sin incluir otras medidas como la construcción de un CIBE municipal, no se proyectan nuevos espacios comunitarios en los barrios alicantinos, no desarrolla el pago de ayudas al IBI a las familias vulnerables, ha cancelado el programa Housing First, no aumenta los recursos habitacionales sociales, tiene el CAI colapsado o no desarrolla programas de inclusión para las mujeres encadenadas a la explotación sexual de la prostitución», ha remarcado Bellido.

«Esta es una ordenanza de convivencia ciudadana que va en contra de la ciudadanía, no es la primera vez que se legisla desde la aporofobia, que no es otra cosa que miedo y rechazo a las personas empobrecidas. según ellos pobres, mendigos y vagabundos. Esta ordenanza roza el cinismo, se sanciona en el punto arrojar en la via publica residuos  y no tirarlo en las papeleras, lo cual nos parece bien, pero en cambio el gobierno municipal no se fiscaliza la labor de la Contrata de Limpieza que presta un servicio muy deficitario, solo hay que ver las calles y plaza de nuestros  barrios; se penaliza dejar escombros y suciedad en los solares, lo cual nos parece bien, pero no se limpian los solares municipales; se penaliza el ruido en las calles y la perturbación por ruido,cosa que nos parece bien, pero se permite tener una zona acústicamente saturada en el centro de alicante, que está judicializado ante la inacción del Bipartito», ha añadido Rafa Mas, concejal de Compromís.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.