COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Estado de Alarma en Madrid»

El varapalo del TSJ de Madrid al ministro Illa y su decreto, que obligaba a levantar los confinamientos decretados por Ayuso en la región, presagiaba una reacción del Gobierno de Sánchez, mientras Ayuso, tras obtener la razón jurídica al respecto, ofertaba un diálogo para salir de una vez por todas de este callejón político sin salida en que los desacuerdos incomprensibles Gobierno-Comunidad de Madrid les habían metido. En efecto, la Justicia anulaba el confinamiento de la capital decretado por Illa en vísperas del puente de octubre porque limitaba derechos fundamentales, Sánchez convocaba un Consejo de Ministros extraordinario para dar una solución a tamaño disparate, Ayuso y Almeida llamaban a la población a evitar desplazamientos y el Ejecutivo de la Comunidad proponía negociar nuevas medidas antes de que el Gobierno tomase una decisión al respecto. Todo un bochornoso espectáculo, impropio de políticos de altura, que llevaba a los ciudadanos madrileños (y de toda España) a cotas de incertidumbre insoportables. Y la decisión no se hace esperar: el Gobierno de Sánchez decreta el estado de alarma en toda la ciudad de Madrid (antes sólo tenían restricciones las zonas más afectadas por el coronavirus) y en otros ocho municipios madrileños. Una súbita comparecencia de Illa desvelaba que «la presidenta ha decidido no hacer nada; la paciencia tiene un límite» y, sin más, sin escuchar el plan de la Comunidad para afrontar la nueva situación, más de cinco millones de madrileños quedaban atrapados por un estado de alarma impuesto que, en definitiva, les condenaba a idénticas restricciones que las impuestas días antes por Ayuso para las zonas más afectadas por la pandemia, pero ahora afectando a todos los citados municipios y a la capital en vez de sólo a sus áreas sanitarias más castigadas. Así, un día después del varapalo de la Justicia al decreto de Illa, el Gobierno resolvía unilateralmente y en un santiamén lo que para muchos supone un rodillo inaceptable y un castigo a Ayuso por haber osado derrotarle en los tribunales y Madrid volvía a cerrarse tras una semana de verdadero caos político inconcebible en medio de una guerra de cifras sobre víctimas de la pandemia (para la Comunidad de Madrid las medidas autonómicas restrictivas sólo en las zonas más afectadas estaban dando ya resultados positivos; para el Gobierno de Sánchez la situación seguía siendo caótica, aunque Illa un día lo denunciaba y al siguiente manifestaba lo contrario). En todo caso, el estado de alarma en Madrid es un hecho y Marlaska despliega 7.000 agentes para controlar el cumplimiento de las restricciones e imponer las pertinentes multas a quienes las incumplan. Sánchez ha ignorado la llamada de Ayuso para una solución pactada y zanja el asunto decretando la alarma cuando tras la desescalada había dicho que simplemente lo respaldaría cuando las CCAA lo solicitaran. La desidia legislativa del Gobierno que había sumido al país en este caos jurídico tras acabar el anterior estado de alarma en toda España y dejar que las CCAA asumieran toda la responsabilidad de la gestión de la pandemia, aunque con el eufemismo de la «cogobernanza» (ya ven que de eso nada de nada), desemboca ahora en esta imposición del Ejecutivo pero sólo para la Comunidad de Madrid, donde se quejan incluso de que hay otras autonomías con parecidos datos de incidencia sin que la misma norma se les aplique. Ya ven, el peor de los caminos para atajar una pandemia que sigue «in crescendo» no sólo en España sino en toda Europa (el ritmo de contagios se acelera en Francia, Alemania, Reino Unido o Italia) y que con el baremo europeo quedaría toda España en rojo (sólo Asturias se salvaría del semáforo rojo europeo para las fronteras). Por su parte, los expertos califican las medidas implantadas de tibias y tardías (proponen limitar aún más los aforos, cerrar el interior de los bares y trasladar todo lo que se pueda a los exteriores), cuando más de 17.000 científicos y médicos de todo el mundo alertan de los efectos «devastadores» de los confinamientos y en un manifiesto abogan por proteger a los colectivos más vulnerables. Un estado de alarma en Madrid que Sánchez sólo podrá mantener durante quince días pues quiere evitar tener que llevar la medida al Congreso, donde no cuenta con los avales suficientes para prorrogarla. Madrid se cierra pese a ser, según cálculos comparativos, la novena en letalidad, la octava en contagios y la segunda en incidencia de casos de mortalidad, lo que revela que hay otras CCAA que no andan para tirar cohetes sobre el asunto. Ayuso, su presidenta, cuando estaba en plena negociación con su equipo y con su vicepresidente Aguado, de Ciudadanos, que se inclinaba más por las tesis de Illa, argumentó tajante «a mí no me chantajea nadie»….. y es que este incomprensible pulso ente Gobierno y Comunidad de Madrid tiene de todo pues indecentemente prevalece el interés electoral por encima de la salud. Sánchez e Illa creen que quince días bastarán para mejorar los datos de Madrid, que, según Ayuso, ya estaban mejorando con las medidas restrictivas impuestas por ella, mientras algunos ministros piensan que ha sido un error dejarse arrastrar a la batalla. El tiempo y los resultados lo dirá. Ayuso lo tiene claro y dice «la Justicia, Madrid y el Rey son los que impiden que Sánchez cambie el país por la puerta de atrás» y añade «nos estamos arruinando, no hay más que ver Madrid, sus comercios, sus bares, sus empresas».

Navarra y Cataluña anuncian quince días de restricciones, mientras en otras zonas de España sus gobiernos autónomos siguen haciendo lo propio en algunos de sus pueblos y ciudades sin que el Gobierno tenga que imponerles una alarma indeseada

Entretanto Navarra y Cataluña anuncian quince días de restricciones, mientras en otras zonas de España sus gobiernos autónomos siguen haciendo lo propio en algunos de sus pueblos y ciudades sin que el Gobierno tenga que imponerles una alarma indeseada. Es más, Navarra, que esquiva el cierre pese a superar la incidencia de Madrid, pero que tiene un gobierno socialista, se limita a reducir aforos de la hostelería al 30% tras el record de contagios, y su presidenta, Chivite, presume incluso de que «nadie ha tenido que venir a imponernos medidas», mientras el popular García Egea, afirma: «Moncloa no se atrevería a declarar el estado de alarma en Navarra, cuidar a Bildu está por encima de la salud» y añade «Iglesias puede hacer que el Gobierno de Sánchez se vaya por el desagüe» concluyendo «no vamos a participar en el circo de la moción de Vox, no tienen votos; nadie censura más al Gobierno que el PP». Seguramente eso, la escasez de votos suficientes de unos y otros y la incapacidad de todos ellos para consensuar mayorías solventes es lo que nos sume en esta caótica situación de gobernabilidad en la que estamos inmersos. Y por si a alguien le interesan por dónde van las encuestas, según NCReport, menos de cuatro de cada diez madrileños apoyan la imposición del Gobierno, mientras Génova suma votos tras el pulso de Ayuso con Sánchez, pues, en caso de elecciones autonómicas lograría más escaños a costa de Ciudadanos, mientras el PSOE no se movería y le cedería la primera posición al PP…..los resultados, según la encuesta, serían concretamente: PP el 33´1% de votos y 45 escaños, PSOE 26´9% y 37, Ciudadanos 12´3% y 16, Más Madrid 12´1% y 16, Vox 8´7% y 11, y UPodemos 5´4% y 7.

Por su parte, y en otro  orden de cosas, Iglesias planta cara a la Justicia y el juez García Castellón (elevado a los altares cuando investigaba al PP pero condenado a los infiernos cuando  investiga al líder de Podemos) denuncia amenazas. En efecto, el Vicepresidente del Gobierno, considerando que la mejor defensa es un buen ataque, desafía al Supremo y arremete contra la Justicia diciendo que sería «inconcebible» que le imputaran, mientras el entorno de Podemos acosa en las redes al juez de la Audiencia por no haber dado carpetazo al «caso Dina» y haberlo elevado al Supremo dado el aforamiento del que goza Iglesias. Ya ven, sólo es concebible investigar a unos pero no a otros….la Justicia es buena si se aplica a los demás, pero si se me aplica a mí o a los míos, no. Y Sánchez apoyando a su Vicepresidente mientras Podemos tiene la consigna de aguantar pues «el PSOE no puede romper» ya que el gobierno de coalición saltaría por los aires. Un Iglesias que, por cierto, se verá con el Rey al acudir por primera vez a los actos de hoy, doce de octubre, después de haber arremetido contra el Jefe del Estado, quien, por cierto, ha sido ninguneado por el secesionismo y por los populistas de Colau (léase UPodemos) en la última visita a Barcelona, junto a Sánchez, donde Felipe ha llamado a la unidad una vez más. Un intolerable recibimiento hostil al Rey en la Ciudad Condal por parte del secesionismo y el populismo que es incapaz de entender que como organizaciones políticas pueden defender aquello que consideren oportuno pero que como representantes institucionales de la Generalitat o los Ayuntamientos, como el de Barcelona, han de estar sometidos a la lealtad debida al resto de instituciones del Estado, entre ellas y con mayor razón a la primera de ellas cual es la Jefatura del Estado. No obstante en esta ocasión el secesionismo fracasó en su intento de boicot en la calle al Monarca pues apenas unos cientos de radicales se concentraron para hacer sus peculiares salvajadas de quema de banderas españolas y fotos del Jefe del Estado, siendo lo grave realmente la soledad en que le dejaron las autoridades autonómicas y locales, que presumen de que Cataluña, como si fuera extraterrestre, no tiene Rey. No en vano cien personalidades de la sociedad civil española defienden la Monarquía y explican la pervivencia de nuestro modelo constitucional, homologable como el de otros muchos estados democráticos europeos y elegido libremente por los ciudadanos……y no en vano los expertos denuncian el socavamiento de la Corona desde Moncloa: los constitucionalistas ante este 12 de octubre piden reformas y avisan de que «enemigos históricos de la Monarquía la atacan desde el Gobierno»  y de que «los políticos están dinamitando el sistema». Llevan razón, no se puede dinamitar el modelo de Estado desde las propias instituciones de dicho Estado, es un contrasentido, y muy peligroso, se mire como se mire.

El Gobierno renuncia a subir el IVA a la enseñanza pues España se quedaría sola en la UE con dicho impuesto a la enseñanza y la sanidad privadas, mientras se desata la alerta en la banca por el brusco frenazo en el crédito y el record de ahorro

En cuanto a asuntos económicos se refiere parece ser que el Gobierno renuncia a subir el IVA a la enseñanza pues España se quedaría sola en la UE con dicho impuesto a la enseñanza y la sanidad privadas, mientras se desata la alerta en la banca por el brusco frenazo en el crédito y el record de ahorro y la hostelería agoniza pues las quiebras se disparan un 80%. Y mientras el bloqueo en la UE amenaza con atrasar la llegada de fondos de ayuda hasta finales de 2021 (Consejo y Parlamento chocan por la vigencia del Estado de Derecho) Cristina Herrero, Presidenta de la AIREF, dice que «el Gobierno no puede suspender las reglas de déficit sin un plan de ajuste a medio plazo», alertando así la Autoridad Fiscal del daño a las cuentas ya que «la deuda española no bajará a nivel razonable antes de 2050 y sólo si hay crecimiento y equilibrio presupuestario», en fin, como ven, todo lo contrario de lo que el gobierno social-comunista pretende.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que con la reforma que prepara el Ejecutivo los miembros en funciones del CGPJ tendrán limitado su poder pues se les impedirá nombrar cargos tras vencer el mandato y baja la mayoría para elegir a doce vocales; que el Comité de Bioética recomienda no legalizar la eutanasia, concluyendo sus doce miembros de forma unánime que no estamos ante un derecho, pues «legalizar la eutanasia supone iniciar un camino de desprotección de la vida»; que la vivienda cambia de ciclo e inicia la recuperación fuera de las grandes urbes; que «Ternera» regresa y dirigirá desde París el plan de la izquierda abertzale; y que Nadal alcanza la cumbre tras derrotar en Roland Garros a Djokovic y lograr su decimotercer título en París igualando el record de veinte títulos de Grand Slams de Federer, a quien además supera en duelos individuales y en Masters 1000….sin duda alguna un genio este español balear, como deportista y como persona.

Y del exterior destacar que la poetisa estadounidense Louise Glück es galardonada con el Nobel de Literatura; que obuses de Azerbaiyan destruyen la simbólica catedral de Shusha, no siendo la primera vez que el simbólico edificio religioso es atacado a causa de la rivalidad étnica y religiosa en Nagorno Karabaj; que David Malpass, Presidente del Banco Mundial, dice que «tenemos que ver esto como una depresión económica» refiriéndose a la crisis que nos azota; y que Trump se niega a un debate virtual con Biden dejando en el aire su duelo con el demócrata, mientras anuncia que retoma la campaña diez días después de dar positivo en covid19 en tanto que los demócratas ponen en duda su capacidad para gobernar.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.