COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Abominables cesiones al secesionismo»

En plenas negociaciones con ERC y EHBildu para apoyar unos Presupuestos, que Iglesias se ha empeñado en que salgan adelante con el respaldo de independentistas y abertzales, el Gobierno de Sánchez (y de Iglesias) toma una serie de decisiones que sólo se pueden interpretar como abominables cesiones al secesionismo a cambio del respaldo a las cuentas públicas. En efecto, no puede ser mera casualidad que en estos días el Gobierno excluya al Rey del principal acto judicial en Barcelona, que el Ministro de Justicia anuncie la tramitación del indulto a los presos del «procés», que se acuerde rebajar las penas por delitos como la sedición o que, al final, se monte un pollo de cuidado en la Fiscalía tras las declaraciones contra sus compañeros del fiscal número «dos» de la Fiscalía General del Estado, tras pedir el archivo de las demandas al Gobierno para investigar la gestión de la pandemia. En definitiva, es un alto precio a pagar ya que de alguna forma, con semejantes cesiones, se está forzando torticeramente el normal funcionamiento del Estado de Derecho y se está generando un conflicto entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial de imprevisibles consecuencias. Nadie entiende que el Gobierno excluya a Felipe VI de presidir el solemne acto en Barcelona de la entrega de los despachos a los nuevos jueces tal como se ha venido haciendo cada año, cuando ya estaba confirmado y el CGPJ había enviado las invitaciones, salvo que se considere como un alto peaje a pagar a ERC y al secesionismo que, como todos sabemos, repudian al Jefe del Estado, pero que a ello acceda el Ejecutivo rebasa todos los límites habidos y por haber. Nadie entiende que en sede parlamentaria el Ministro de Justicia anuncie a bombo y platillo que inicia el trámite del indulto a los delincuentes del procés, cuando, en todo caso, tramitarlo es mera obligación del Ejecutivo, del que todo el mundo sospecha que al final tomará la decisión de aprobar tan controvertida medida de gracia en asunto de tamaña gravedad. Nadie entiende que ERC y el Gobierno avancen en la rebaja de penas del delito de sedición, que sería aplicable a los presos del «procés», entre ellos el Jefe de ERC, Junqueras, cuando se ha puesto en peligro el normal desarrollo del Estado Español con la proclamación unilateral y totalitaria del ya famoso y triste 1-O, que llevó a sus protagonistas a la cárcel o a la huida de la Justicia, por delitos gravísimos contra el Estado de Derecho. Y nadie entiende que el fiscal Navajas acuse públicamente a dos fiscales del «procés» de presionarle para que diera vía libre a la tramitación de las numerosas denuncias interpuestas contra el Gobierno de Sánchez por la gestión de la pandemia del coronavirus que, por cierto, sigue haciendo estragos. Sólo cabe entender este cúmulo de despropósitos como el alto precio a pagar para que, de un lado, el medio Gobierno, el de Iglesias, se sienta satisfecho en sus demandas, y, de otro lado, el secesionismo totalitario pueda justificar ante sus electores el más que previsible apoyo a unos Presupuestos que, en caso de no ser aprobados, podrían llevar al Gobierno de coalición a una calamitosa situación ya que es indecente seguir gobernando con los Presupuestos aprobados por el anterior Gobierno del PP durante más de tres años. Presupuestos, por cierto, de los que ni siquiera se ha anunciado todavía cual sería el techo de gasto, con lo que, de entrada, lo que menos importa es si serán los que España necesita, pues ya desde el Ejecutivo se sostiene que lo realmente importante es que sean aprobados……y, ya ven, con quien sea, como sea y a costa de lo que sea.

En la tercera cesión el Gobierno y ERC avanzan el delito de rebajar las penas por el delito de sedición, una especie de indulto encubierto ya que al favorecer al reo sería aplicable a los condenados por el procés, tal como le exige ERC para dar su apoyo a los Presupuestos

En la primera de las cesiones cabe destacar que el solemne acto de entrega de los despachos a los nuevos jueces es un acto que se celebra todos los años en Barcelona y al que el Rey siempre ha acudido desde su coronación, por lo que su exclusión ahora por parte del Ejecutivo ha generado malestar en el Poder Judicial, considerando que es una indecente cesión al independentismo….. y Calvo se jacta y se limita a decir, sin argumento alguno, que el veto al Rey «es una decisión muy bien tomada». En la segunda cesión el Gobierno claudica de nuevo y cede ante el independentismo, tramitando los indultos en plena negociación presupuestaria con ERC, cuando Sánchez había anunciado que las penas habrían de ser cumplidas en su totalidad y Esquerra, se permite incluso decir que lo suyo es la amnistía y no el indulto……Ciudadanos por su parte, que no rompe con el Gobierno pero se indigna con Sánchez, dice que «es de sinvergüenzas usar los indultos», mientras sigue negociando con ellos.  En la tercera cesión el Gobierno y ERC avanzan el delito de rebajar las penas por el delito de sedición, una especie de indulto encubierto ya que al favorecer al reo sería aplicable a los condenados por el procés, tal como le exige ERC para dar su apoyo a los Presupuestos….. y, tan contentos, porque «facilita apoyar los Presupuestos y refuerza nuestra apuesta de negociar con el adversario; ya da frutos». Y en el caos en Fiscalía se genera una verdadera conmoción por los insólitos ataques del fiscal Navajas, número dos de Delgado, a dos colegas suyos, Madrigal y Cadenas, acusándoles de presionarles con lindezas como «son fiscales de altísima consideración, en este sentido están contaminados ideológicamente» y argumentos como «yo con esa tropa no podría ir a la guerra» para justificar la no convocatoria de la Junta de Fiscales de Sala para decidir si se daba trámite a la investigación del Gobierno por la gestión de la pandemia, ya que les tendría que excluir porque «son esclavos de su ideología»….. declaraciones muy graves de Navajas que han provocado que fiscales del Supremo denuncien el descrédito que sufre la institución, que algunos consideren que «es un insulto que estemos en manos de una política» y que «son unas acusaciones gravísimas; es un hombre que gozaba de respeto en la Carrera» cuando está incluso a punto de jubilarse y que concluyan que «ha perdido la cabeza»…….la Fiscalía, al final, investigará las presiones denunciadas por Navajas. Tal desmadre en el que Sánchez exhibe su poder sobre los jueces para amarrar el apoyo de ERC mientras Bildu y el PSOE están cada vez más cerca de llegar a acuerdos, aireando una reunión en el Congreso entre Calvo y la portavoz «abertzale» Mertxe Aizpurúa, provoca que el PP manifieste que «Sánchez pretende destruir las instituciones; es inmoral ese pacto para seguir otro año más en el poder», mientras que Felipe González, el carismático líder socialista (que no social-comunista, ni social-secesionista) manifiesta que «la republiqueta de Iglesias es la semilla de la destrucción de España» y añade «la combatiré»….. ya sabemos que los socialista clásicos, los que protagonizamos los mayores logros del socialismo democrático en España hasta situarla entre los países más democráticos y desarrollados del mundo, si no estamos de acuerdo con las pintorescas e insólitas decisiones del actual gobierno social-comunista de Sánchez pasamos a la categoría de carcas y de derechas en el sentido más peyorativo del término, aunque la realidad es que cualquier socialista democrático o socialdemócrata debiera rebelarse contra estas prácticas que de socialismo democrático tienen bien poco.

Entretanto se pone en evidencia la absurda escenificación de unidad entre Sánchez y Ayuso en la sede del Gobierno autónomo de Madrid para parar conjuntamente la pandemia ante las «semanas muy duras» que se avecinan. En efecto, en la Puerta del Sol, Sánchez es recibido por Ayuso en medio de una patética manifestación en la que se pedía tanto la dimisión del Jefe del Gobierno como la de la Presidenta de la Comunidad, y, luego, mientras Ayuso pedía que cesara el acoso contra ella y Sánchez aseguraba que es una «guerra epidemiológica y no ideológica» y sus equipos trabajaban para combatir juntos contra la pandemia, el PSOE se unía a Podemos para impulsar una manifestación contra la Presidenta madrileña el próximo domingo, mientras ambos dirigente acordaban crear grupos de trabajo conjunto. Iglesias, el Vicepresidente de Sánchez, volaba la supuesta tregua del Presidente con Ayuso en menos de un día animando a una manifestación contra las medidas que la Presidenta había adoptado con las que Iglesias reconocía «no estar de acuerdo» (más o menos son tan restrictivas como las que otros presidentes autónomos están adoptando en otras CCAA), y el PSOE madrileño, que se sumaba al inicio a dichas protestas, recula y se desmarca en tanto que Delegación del Gobierno en Madrid mantendrá al parecer la manifestación sin impedimento alguno. Obviamente, la pandemia sigue haciendo estragos, no sólo en Madrid, sino en el resto de España. Madrid, que no descarta nuevas medidas o añadir nuevos territorios a los ya confinados, pide al Ejecutivo apoyo policial y militar «urgente» (agentes para vigilar las restricciones a la movilidad) pero se resiste a un confinamiento total de la región y al estado de alarma, aunque, como en otras zonas de España, las autoridades piden a los madrileños no salir de casa, dado que el 43% de los fallecidos ya son de la región. La cruda realidad es que en España debemos prepararnos para lo peor: el número de muertes vuelve a cifras del estado de alarma; Sanidad registra 241 muertos, la cifra más alta de la segunda ola; los contagios vuelven a superar los 10.000 diarios; las UCIs de Madrid están ya al borde del colapso; la segunda ola deja ya el trágico balance de 2.395 muertos; ya hay más de mil fallecimientos por covid a la semana; más de 2.500 médicos salieron de España en 2019; y, como consecuencia de todo este desastre sanitario, el INE ya prevé una caída histórica de un año en la esperanza de vida en España.

Mientras tanto, Quim Torra insta a los catalanes a que eviten desplazarse a Madrid; las Bolsas caen por el temor a confinamientos; la escasez de personal sanitario lastra la respuesta a los brotes, con la atención primaria y las UCIs necesitadas de refuerzos urgentes; Illa busca ahora a los científicos y el Gobierno presiona para que Ayuso deje la gestión en manos de los técnicos; el Ministerio acorta las cuarentenas de los contactos estrechos de catorce a diez días; y las CCAA esperan que Madrid dé ya el primer paso hacia medidas más restrictivas con el objetivo de frenar los contagios sin llegar a un confinamiento total que hunda ya definitivamente la maltrecha economía, un itinerario hacia una especie de antigua Fase 1 modificada y flexible con colegios abiertos y otras actividades toleradas. Por su parte veinte expertos españoles insisten en la prestigiosa revista The Lancer en analizar la respuesta dada al covid con técnicos independientes ya que «es necesario hacer ya una evaluación para evitar males mayores»; por su parte Andrea Ammon, Directora del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, sostiene que si las medidas en las residencias no se respetan «es posible que vuelva a haber altas tasas de mortalidad». En fin, como para andar jugando al ratón y el gato entre Sánchez y Ayuso, mientras Iglesias abre y cierra las jaulas.

Y, hablando de economía, la situación es muy preocupante, pues, como era de prever, Bruselas pone condiciones más estrictas al fondo europeo de reconstrucción y exige a España abordar reformas pendientes como la de las pensiones. Pero ¿quién se cree que en este ambiente político putrefacto se van a emprender reformas profundas con cierta solvencia? La patética realidad es que la Economía se desplomó un 17´8% en el segundo trimestre y que España deberá pagar 14.000 millones de su propio rescate (las ayudas netas a fondo perdido del fondo europeo supondrán, como mínimo, un 24% menos de lo que anunció Sánchez, la diferencia son los millones que España debe aportar al paquete de ayudas). Y para colmo, Bruselas saca los colores a España pues, según desvela la Comisión, el Gobierno «no ha solicitado ayudas para el turismo», es más, ni siquiera se ha puesto «en contacto» para salvar el sector….mientras los rebrotes y la parálisis política frenan el interés de los inversores por España. Un fantasmagórico panorama de difícil transformación con un gobierno social-comunista débil y a la gresca interna por razones ideológicas. Por su parte Trabajo pacta con los agentes sociales la ley urgente del teletrabajo, según la cual los empleados tendrán que trabajar a distancia un 30% de la jornada, que, en todo caso, no se podrá aplicar durante la pandemia, mientras la Ministra Díaz promete «una ola de reformas» laborales y las restricciones de Madrid dejan obsoletos los ERTEs por rebrote.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que ERC encabeza otra rebelión de los alcaldes contra Montero por los recortes (los regidores de Lleida, de ERC, y de Reus, de JxCat, convocan otra cumbre local contra los planes de Hacienda); que los «ríders» de Glovo sí son empleados (el Supremo cree que existe una relación laboral entre repartidores y empresa); que arranca el curso universitario con clases a medias y tantos planes anticovid como titulaciones; que el Rey asegura ante la OTAN que «España seguirá siendo fiable»; que el Gobierno excluirá del concierto a los colegios que diferencien por sexo (todos los centros, públicos y privados, deberán presentar un plan de igualdad ante el «pin parental»); que el juez apunta a Iglesias por denuncia falsa en el «caso Dina» (el ex abogado Calvente declaró que la cúpula de Podemos había hecho un «montaje»); que el candidato de Vox en Cataluña defenderá la moción de censura de Abascal; que el PP llevará mociones a los ayuntamientos contra la «okupación» (otra de las perlas que nos ha traído Podemos y Colau como solución a los problemas de vivienda); y que la Vicepresidenta Teresa Ribera dirigió el plan fracasado que costó ocho millones a la Junta de Andalucía, pues, según investigación judicial, abandonó la empresa poco antes de que el gobierno socialista andaluz denunciara por estafa a Isofón.

Y del exterior, destacar que Trump carga contra China en la ONU por «infectar al mundo» con la covid y la responsabiliza de traer la «peste al mundo»; que, según Wolfgang Ischinger, Presidente de la Conferencia de Seguridad de Múnich, «el orden internacional comienza a desmoronarse»; que EEUU dice adiós con todos los honores a la prestigiosa jueza progresista Ginsburg con la capilla ardiente en el Tribunal Supremo; que el referéndum para reducir el número de parlamentarios y las regionales apuntalan el Gobierno italiano de Conte (los italianos aprueban reducir un tercio los parlamentarios); y que la UE acepta el fracaso de las cuotas para los refugiados y Bruselas se reserva fijar un sistema de reparto de inmigrantes por el que la Comisión podría imponer cuotas en casos de crisis.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.