COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Gana Iglesias, pierde España»

Cada vez es más evidente que en la pugna política entre el socialista Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno, y su Vicepresidente populista Pablo Iglesias, éste va ganando por goleada, lo que supone que junto a él ganen los radicalismos, el populismo y los ultranacionalismos separatistas que, por acción u omisión, catapultaron a Sánchez en la moción de censura y luego posibilitaron el actual gobierno de coalición social-comunista, a la gresca interna desde el primer momento y a la gresca pública «in crescendo». Ello supone que, en definitiva, el problema no es, aunque también, que Iglesias le gane el pulso a Sánchez, sino que con esta derrota quien pierde de forma evidente es España y los españoles, según se desprende de las propias palabras de otro socialista, Rubalcaba, ex Secretario General del otro PSOE, que en 2016 se refería a la ya entonces conocida como «coalición Frankenstein», para rechazar la oferta de Iglesias de un gobierno de coalición, con el argumento de que «los socialistas no pueden ir a la investidura de la mano de los independentistas» porque quieren romper aquello que ellos quieren gobernar, es decir, España. Pues bien, hoy no sólo tenemos dicho gobierno social-comunista de coalición indeseable de la mano de los independentistas, sino que en él cada vez lleva más la voz cantante el sector populista, pues, en caso contrario, se rompe la baraja y a dar cartas de nuevo, que es lo que el sector socialista no quiere por temor a perder el sillón. Gana Iglesias, pues, y pierde España, líder en destrucción de PIB y de empleo, siendo ya la única gran economía europea que no crece, según informe de la OCDE, e inmersa en una profunda crisis social, política, institucional y sanitaria, que nos aboca directamente al caos. Así las cosas, cuando parecía que Sánchez intentaba, a pesar de su socio comunista, buscar una alianza con Ciudadanos para diseñar los Presupuestos, el Presidente da en sede parlamentaria un inesperado giro copernicano y, en plena sintonía con UPodemos y ERC, llama a unos «presupuestos progresistas» mientras, sorprendentemente, acusa a los de Arrimadas de tener vinculaciones con la extrema derecha, en tanto que Rufián, líder de los republicanos secesionistas, anima a Iglesias a resistir hasta el final dando esperanzas para dar su apoyo a las cuentas si Ciudadanos queda fuera de la negociación de las mismas (ya, en días anteriores el Presidente había desafiado a Arrimadas haciendo guiños al secesionismo al retomar la promesa de rebajar las penas de sedición y la Mesa de dialogo con Torra). Además Sánchez, sabedor de que sólo con el apoyo de ERC no salen los Presupuestos, da un paso más y, en sede parlamentaria, hace un indignante guiño a los abertzales secesionistas de Bildu, lamentando «profundamente» el suicido en la cárcel del etarra González Sola, lo que ha provocado la indignación de las asociaciones de víctimas del terrorismo, de la oposición y de policías y guardias civiles por tamaña deferencia con el terrorista, cuando el mismo día de su suicidio, otro preso, Pepón, hacía lo propio sin merecer la mínima mención de pésame por parte del Presidente (en este año, 29 presos se han quitado la vida y, por lo visto, sólo el etarra merece sus condolencias)….está claro: los votos de los abertzales se compran al precio que sea. Mientras tanto Iglesias revela que tuvo una «fuerte discusión» con Sánchez por ocultarle la «huida» del Rey Juan Carlos (término improcedente ya que al no estar imputado por nada es libre y como tal no huye de nada) y que por ello el Presidente le pidió luego perdón, añadiendo que todo esto es lógico al tratarse de que en «un gobierno en el que hay un partido republicano y otro socialista, hay posiciones diferentes» y que ERC, la formación republicana secesionista, «tiene que ser un socio fundamental» ya que ha demostrado su disponibilidad para negociar los Presupuestos, al igual que otras formaciones como Compromís. Entretanto el PSOE de Sánchez veta cínicamente la creación de una comisión parlamentaria para investigar a Podemos, mientras exige que sí se investigue al PP, cuando ambos partidos andan inmersos en una investigación judicial por presuntas conductas delictivas. Está claro, gana Iglesias y pierde España.

Lo razonable, lógico y sensato es que, al margen de las responsabilidades penales investigadas, que dilucidarán los tribunales, si se quiere además dilucidar las responsabilidades políticas

En efecto, al margen de la envergadura de los presuntos delitos cometidos por los dirigentes actuales o anteriores de los partidos políticos investigados judicialmente, además cabe la posibilidad de investigar en sede parlamentaria sus responsabilidades políticas en pro de la transparencia; pero lo que no cabe, al contrario de lo que suele suceder, es que estas propuestas de crear comisiones de investigación se apoyen o rechacen según afecten a unos partidos u otros en base a la afinidad política que se tenga con ellos. Y ha querido el destino (o quién sabe qué o quién) que en estos momentos dos partidos de signo ideológico contrario, el PP y UPodemos, se vean inmersos en sendas investigaciones judiciales, que dirimirán las responsabilidades penales en que hayan incurrido, en el caso del PP sus anteriores dirigentes y en el caso de Podemos su dirigentes actuales, como debe ser. Lo paradójico, insólito y cínico es que el PSOE de Sánchez (al igual que la mayoría de quienes le auparon al poder) impida con sus votos crear una comisión parlamentaria para dirimir las responsabilidades políticas de la actual dirección de Podemos, cogobernante con él, mientras al día siguiente avala que se constituya una para investigar a la anterior dirección del PP. ¿Es que la transparencia ha de aplicarse a unos sí y a otros no? Lo razonable, lógico y sensato es que, al margen de las responsabilidades penales investigadas, que dilucidarán los tribunales, si se quiere además dilucidar las responsabilidades políticas (las del PP incluso ya dilucidadas por los votantes, al igual que las del PSOE) se exijan para todos y sobre cualquier asunto de presuntas conductas indecorosas o delictivas de la índole que sean. Curiosamente hay un cierto paralelismo en la génesis de los asuntos judiciales investigados en el PP y Podemos, al margen de su distinta índole, ya que el asunto de ambos partidos llega a los tribunales por las denuncias de dos destacados miembros rebotados de sendas formaciones políticas.

En el caso del PP, que debe ser depurado judicialmente con todas las consecuencias, el ex número dos de Interior con Jorge Fernández Díaz declara «mi error fue ser leal a miserables como Jorge, Rajoy o Cospedal», sintiéndose el entonces Secretario de Estado de Seguridad «utilizado vilmente» en la llamada «operación Kitchen», que trata del grave asunto de un presunto espionaje al que fuera su tesorero, Bárcenas, para recuperar documentos que pudieran comprometer a la cúpula del partido dirigida por Rajoy y a cargo de fondos reservados del Ministerio de Interior. Según Fiscalía, hay también indicios de que, al margen de Fernández Díaz, la ex ministra Cospedal tenía «interés personal» en espiar a Bárcenas, y el juez culpa a la cúpula del Gobierno de Rajoy del «operativo policial», mientras el ex número dos de Interior apunta a la implicación del mismísimo Rajoy en el asunto, aportando sobre ello una serie de mensajes comprometedores, tras haber advertido que si declaraba, como es el caso, podría implicarle con pruebas que conllevarían su imputación. Dicho número dos de Interior, reprochó en su día al ex presidente su exclusión de las listas electorales y le pidió que no «le dejen tirado» y señala al CNI y el desastre de Villarejo, quien dijo a Cosidó en 2012 «dile al barbas que le meto en la cárcel el primero». Y mientras llegan noticias de que Interior pagó 53.000 euros al chófer de Bárcenas por espiarle y que su seguimiento comenzó diez días después de confesar la existencia de una «caja B», Casado, el actual líder del PP, se desliga definitivamente de la era Rajoy, alegando «yo era diputado por Ávila: no estaba en la dirección del partido», mientras en dicho partido apuntan, en referencia a Rajoy que «nada se hacía sin él» y que, por tanto, debería estar «muy preocupado» y algunos incluso plantean abandonar Génova para romper definitivamente con la imagen de corrupción, en tanto que los afectados por este gravísimo asunto afean a Casado «no cuidar» al «ex dos» de Interior, reprochándole «eres el sucesor y asumiste una mochila, esto te afecta». La realidad es que, gracias a la comisión parlamentaria aprobada por PSOE, UPodemos y el resto de partidos de la investidura, Mariano Rajoy comparecerá para dar explicaciones en el Parlamento al igual que Casado.

Y en el caso de Podemos, que también debe ser depurado judicialmente con todas las consecuencias, la Fiscalía pide investigar los contratos del partido con la consultora Neurona, mientras pide archivar el resto de cuestiones denunciadas por su ex abogado, Calvente, porque se basan en «rumores». Sobre los contratos de Podemos con la consultora citada la Fiscalía de Madrid dice que «existen elementos que determinan que no se ha acreditado la justificación de este gasto resultando además que es una empresa creada ad hoc para la prestación del servicio…..indicios racionales suficientes de la perpetración de un hecho delictivo». Por otro lado Calvente, que fue cesado como abogado de Podemos y acusado de un falso acoso sexual, declara además como testigo que el actual «equipo directivo» del partido diseñó la «estrategia» para la «patraña», que en su opinión ha sido el «caso Dina», otro turbio asunto protagonizado por Iglesias, mientras Errejón, fundador de Podemos y actual líder de Más País, afirma que «Unidas Podemos no es el proyecto que fundamos». Sin embargo Iglesias esquiva al Congreso al rechazar él mismo con el apoyo del PSOE y la mayoría de quienes le auparon al Gobierno la creación de una comisión parlamentaria sobre la presunta financiación ilegal del partido…..para algunos, la ofensiva de la Fiscalía, que reduce al mínimo el caso, y el PSOE que veta que el Congreso indague sobre el asunto, el Vicepresidente del Gobierno se librará de dar explicaciones en la Cámara Baja, seguramente porque la transparencia en las actuaciones de Podemos se dan previamente por hecha y las del PP no, así como las respectivas presunciones de inocencia.

Por su parte Lesmes urge a los partidos a renovar el Poder Judicial «sin dilaciones» en plena guerra sin cuartel entre PSOE y PP por controlar dicho poder ya que nadie quiere pactar la renovación de sus miembros, pues mientras Sánchez filtra un mensaje de Casado para intentar aislarle, el PP señala a Podemos por su radicalismo con la Corona y los jueces como la razón para no acceder a que el partido populista tenga representantes como quiere el Presidente, que, para contentar a su socio de gobierno, quería dos vocales para Iglesias mientras éste atacaba al CGPJ y descalificaba al juez que investiga su financiación. La realidad es que el CGPJ ha exigido a Podemos desde que llegó al Gobierno dos veces que respete su independencia y que el Ejecutivo prometió al PP que estudiaría cambiar el sistema de elección de los vocales. El CGPJ desafía tan abominable bloqueo y prevé renovar el Tribunal Supremo este mes, mientras PP y PSOE dan por rotas las conversaciones por el papel que desempeña Podemos, cuando, curiosamente, todos los partidos apoyan la elección directa de los vocales pero no la ejecutan. Y mientras los vocales progresistas se rebelan por la renovación del Supremo en pleno bloqueo del Gobierno de los jueces, Casado, que reitera que «en los años de Kitchen yo no tenía responsabilidades en el PP, era diputado por Ávila; reafirmo mi compromiso con la ejemplaridad», afirma «sólo renovaré el CGPJ si Sánchez lo despolitiza y no entra Podemos», añadiendo, en otro orden de cosas que «Sánchez quiere que el PP se rinda con los Presupuestos y diga sí bwana aunque suban impuestos y los pacte con ERC», añadiendo «nunca aposté tanto por alguien como por Cayetana, pero el presidente del partido marca la estrategia en temas clave».

Mientras tanto, desconcierto en los primeros días de colegio, en plena confusión sobre las nuevas normas, poniéndose de manifiesto las dificultades para mantener distancias de seguridad en todo momento. Un curso que arranca a trompicones, con mezcla de edades, turnos de tarde y refuerzos de profesores aún sin llegar, cuando España cuenta con la mayor tasa de contagios de Europa, suponiendo la covid ya el 19% de los ingresos en hospitales de Madrid, lo que obliga ya a derivar enfermos y suspender operaciones, en plena segunda oleada en que el 40% de los contagiados son extranjeros y en que el perfil de los ingresados son pacientes más jóvenes que los de en plena pandemia y con menos carga viral. Y mientras la pandemia revela las lagunas tecnológicas del profesorado español, estando España entre los países que más tiempo cerraron aulas sin estar preparada para la enseñanza «on line», dice Ayuso que «no mandamos a los alumnos a una zona de riesgo»…..esperemos que así sea, no sólo en Madrid sino en todas las CCAA.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Moncloa aprobará el martes la Ley que ilegaliza la Fundación Franco; que Ayuso plantea adelantar las elecciones autonómicas e ir a la vez con Cataluña ante las presiones del PSOE para una moción de censura con Ciudadanos, pero Génova frena el adelanto electoral ante el riesgo de perder la Comunidad de Madrid, aunque en la Puerta del Sol consideran que una campaña en clave más nacional les beneficiaría; que Air Europa pide al Gobierno un rescate de 400 millones para evitar la quiebra; que el Ejecutivo incluye ajustes en la reforma laboral en su plan legislativo, en que tendrán prioridad los convenios de sector con prórroga automática, para cambiar la reforma laboral del PP antes de fin de año, una modificación exprés que indigna a los empresarios pues, según ellos, «no es el momento»; que Canarias pasa de destino seguro a poner en riesgo su temporada turística; que se edifica un muro de diez metros en la valla de Melilla mientras lentamente se van retirando las concertinas sustituyéndolas por muros más difíciles de escalar y menos peligrosos; que Sánchez apura para confiscar el dinero de los ayuntamientos con el objetivo de aliviar a una Moncloa sin liquidez, por lo que negocia «in extremis» con sus socios para que le apoyen en el Congreso que las arcas municipales «rescaten» las de Hacienda con un préstamo, asunto que en principio está complicado de conseguir; que Cataluña es la primera Comunidad Autónoma en poner tope de alquiler de vivienda por ley; que las pensiones han subido tres veces más que los precios en los últimos quince años; y que la UE arruina el plan de Sánchez para exigir al PP apoyo a sus Presupuestos presentándolos como imprescindibles para acceder a los nuevos fondos europeos, pues la Comisión Europea niega dicha vinculación ya que «son procesos distintos».

Y del exterior destacar que cunde la alarma en la UE ante la ruptura del pacto del Brexit por Johnson, quien está dispuesto a incumplir lo firmado por él mismo aunque «rompa las leyes internacionales»; que, según Capriles, «Europa tiene un papel clave para que Venezuela recupere la democracia»; que Trump admite que minimizó la pandemia para evitar el pánico; que la ONU alerta de que las emisiones de CO2 vuelven a los niveles anteriores a la pandemia; que el fuego devasta el mayor campo de refugiados de la UE, el campamento de Morla en la isla de Lesbos, dejando a la intemperie a 13.000 personas ingresadas, por lo que Atenas declara el estado de emergencia en la isla; que la premio Nobel Alexiévich alerta del clima de «terror» que vive Bielorrusia; y que un revés aleja la esperanza de tener este año la vacuna de Oxford, pues AstraZeneca interrumpe de momento los ensayos tras sufrir un voluntario la rara enfermedad de la mielitis, por lo que Europa busca alternativas a dicha vacuna, mientras la OMS la retrasa hasta 2022, con lo que se frustran las promesas, entre ellas las del Gobierno español, de comenzar la vacunación antes de fin de año…..una mala noticia internacional, sin lugar a dudas.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.