COLUMNA DE OPINIÓN de Pedro Nuño de la Rosa: «Inglaterra, mi Inglaterra ¿qué te hecho?»

Con esa pregunta el gran poeta D.H. Lawrence interroga a su país sobre la desafección y desagradecimiento con los hijos de la Gran Bretaña o del Reino Unido, es decir: Escocia, Gales, Irlanda del Norte, islas, etc. Oscar Wilde y James Joyce (irlandeses) también se le hicieron, y ahora los alicantinos miramos a Albión con incredulidad porque Londres ha decidido poner en cuarentena de dos semanas a todo aquel/aquella que vuelva de España.

Medida draconiana cuyos efectos siquiera hemos empezado a notar en principio, pero que puede hundir nuestra economía provincial hasta límites insospechados porque, de momento ni se perciben, ni, por tanto, son cuantificables. Pero no se descubre la vacuna infalible contra la Covid 19, y se administra en todo el orbe, o la industria turística alicantina volverá a los años 60 cuando algún guiri despistado y peregrino venía a darse una vuelta por esa península medio europea, medio africana donde habitaban los exóticos españoles, complacido por una vida soleada, alegre y el ventajosísimo cambio de libras esterlinas en pesetas.

Y es que, aun siendo importante Benidorm y los trescientos mil, o más anglos no contados oficialmente,  que lo visitan en estancias cortas, mucho mayor es la cantidad de segundos residentes en colonias inglesas esparcidas por nuestro territorio, que son como islas donde los británicos, nunca mejor dicho: todo se lo guisan y se lo comen sin salir de su perímetro vital, pongamos por ejemplo San Fulgencio. Si bien su abastecimiento, salidas de ocio, sanidad, etc., resulta obviamente beneficiario y beneficioso para el país acogedor.

Probablemente y a corto tiempo todo aquel británico que tenga aquí su «otra casa», ni podrá malvenderla, los precios se han disparado a la baja, ni, si goza del jubileo, dejará de venir porque es preferible pasar la pandemia junto al Mediterráneo luminoso y más barato, que aguantar el fastidioso clima atlántico, unos sueldos en precario por el Brexit (el amigo americano bastante tiene con ayudarse a sí mismo) y unas medidas higiénicas que, tarde o temprano, allí son de imperioso cumplimiento o multa, mientras en «sus colonias hispanas», pocas vigilancias van a tener, salvo las que propiamente quieran imponerse.

El Gobierno de España es culpable porque a él le corresponde las gestiones diplomáticas con Foreign Office londinense, para que revierta la situación o, cuando menos la atenúe

Sin embargo, a la larga, la cosa se pone muy fea para las arcas españolas que beben del turismo como si fuera un don del cielo que no pueden arrebatarnos. Ahí están Grecia e Italia, por no hablar de los países menos islamistas del norte de África: Túnez, Marruecos, Argel…, A quienes bastantemente hemos ayudado a montar una industria turística que hoy es solvente alternativa respecto a España. Con ninguno de estos países Inglaterra ha sido tan severa a la hora de tomar medidas precautorias.

¿Culpables? En primer lugar el Gobierno de España porque a él le corresponde las gestiones diplomáticas con Foreign Office londinense, para que revierta la situación o, cuando menos la atenúe. Nada han hecho cuya practicidad sea visible; y poco que proponen a través de los famosos pasillos entre las islas británicas y las nuestras, no deja de ser un humillante agravio comparativo con el turismo peninsular en el que se encuentra nuestra provincia, ¿o es que acaso canarios y baleares tienen algún plus constitucional por encima del resto?

En segundo lugar los políticos en general, empezando por la guerra que imita que mantienen cuando estos tiempos no son de otra «política» (gobierno de la ciudad) que la de salvarnos unidos ante el barco que zozobra ya acabará ahogándonos a todos.

Hoy se van, para no volver en un tiempo preocupante, los ingleses; mañana lo harán los belgas, alemanes, holandeses y demás supuestos compatriotas de la UE. Antes de preguntarles cómo Lawrence ¿qué les hemos hecho? Quizás deberíamos preguntarnos a nosotros mismos. Empezando por el tontaina Simón, speaker diario del gobierno sobre el coronavirus, que es muy… va y suelta que le parece bien que no vengan turistas a España, se nota que para descansar del parte de contagiados y ya casi ningún muerto al que nos somete todos los días, se ha ido de vacaciones a Portugal.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.