COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Hacia un nuevo confinamiento»

En medio de un desbarajuste competencial y legislativo por el que el Gobierno central ha pasado de ser el único protagonista con el estado de alarma a no pintar casi nada en esta «nueva normalidad», los españoles, salvo que alguien lo remedie, estamos condenados a volver a un nuevo confinamiento ya que, de forma preocupante, los rebrotes de contagio no dejan de crecer sin que haya un plan B coherente para atajarlo para toda España. Y es que el vacío legal tras la alarma, sin otra alternativa que el caos variopinto de que cada autonomía proceda como mejor entienda o quiera entender, frena sin duda la lucha contra estos nuevos brotes, mientras se desencadena un conflicto jurídico-político, como el protagonizado por Torra, desobedeciendo al juez y confinando Lérida por decreto, en tanto que los epidemiólogos temen que la falta de herramientas normativas provoque nuevos contagios, pues el virus no entiende de competencias, de territorios o de intereses políticos y simplemente avanza mientras quienes tienen que atajarlo se entretienen en el quién, cómo y dónde hay que hacerlo. Así las cosas, el caos político de la Generalitat de Cataluña complica el control del coronavirus, insistiendo Torra en recluir a Lérida a pesar de la prohibición judicial, Aragón devuelve a Zaragoza y Huesca a la fase 2 y, como otras CCAA, obliga a llevar mascarillas, mientras Simón, él único y todopoderoso actor durante la alarma, se limita ahora a manifestar que «la epidemia es diferente, ahora afecta a menores de cincuenta y a niños» y Sanidad rechaza el estado de alarma sin plan B ante los rebrotes activos que van surgiendo por toda España y que ya son 123, mientras el Gobierno se pone de perfil y no diseña una alternativa jurídica para la actual «nueva normalidad» y sólo actuaría si la propagación de la pandemia afectara a varias comunidades autónomas limítrofes. Torra se otorga a sí mismo plenos poderes para confinar y, con el aval de Moncloa y en contra de la Justicia, cierra Lérida y el Segriá con un nuevo e improvisado marco jurídico sin tener que aplicar el estado de alarma, mientras el ministro Illa rechaza que invada competencias y avala el texto para evitar que acabe de nuevo ante los tribunales y se materialice con pequeños retoques que lo hagan más digerible. La cruda realidad es que los contagios de Covid se disparan en España, especialmente por Cataluña y Aragón, que los ambulatorios de L´Hospitalet de Llobregat ya rozan el colapso, que Barcelona triplica sus casos y estudia ampliar las restricciones, que el ejército se despliega en Huesca por la transmisión entre los temporeros o que en Madrid se produce el misterio de tener muchos casos pero pocos brotes detectados. La única esperanzadora noticia es que en el mundo más de veinte vacunas para el virus ya están en fase de pruebas con humanos que esperemos estén pronto al alcance de todos. Y mientras Sanidad, cargando contra la iniciativa privada, culpa a los laboratorios del gasto en medicinas y pide que devuelvan 8.000 millones, estalla la guerra Colau-Torra en Cataluña pues el virus pone cerco a Barcelona, la segunda ciudad de España, afeando la alcaldesa al President la falta de efectivos para seguir los contagios…..y es que, ya se sabe, sin los medios humanos y materiales imprescindibles para seguir los rastreos y limitar con ello la expansión de los contagios es muy difícil, casi imposible, ganar la batalla a este enemigo invisible que nos azota y nos conduce inevitablemente a un nuevo confinamiento nacional que sería ya el colmo para hundirnos definitivamente en el pozo de miseria económica al que nos llevó el confinamiento anterior.

Por otro lado Sánchez cierra su gira europea sin ganar aliados para su plan de reconstrucción y asume que tendrá que hacer reformas (en la anterior crisis se decía que eran «recortes» malintencionados por parte del perverso gobierno de Rajoy) para recibir la ayuda de la UE. Y es que, ya en el arranque de la minigira del Presidente Sánchez en La Haya, el holandés Rutte le deja bien claro  que «sin reformas no habrá ayudas», reiterándole su férrea postura, que con su veto puede hacer fracasar la cumbre de la recuperación, aunque es sólo el holandés quien rechaza de plano el plan del Consejo Europeo. Y mientras Rutte insta a Sánchez a que «busque una solución dentro de España», Merkel y el Presidente español constatan que la durísima negociación del fondo europeo no será nada fácil, enfriando la alemana un acuerdo inminente al advertir al español que la cumbre puede acabar sin pacto ya que «las diferencias persisten», mientras éste pide «superar los vetos». Por su parte Gian María Milesi-Ferreti, «número dos» del Departamento de Estudios del FMI, dice que «no sabemos hasta qué punto el turismo regresará a España» (el turismo es uno de los sectores básicos en España) pues «si la crisis se prolonga, habrá una reasignación de recursos hacia otros sectores»…..y todo apunta, lamentablemente, a que la crisis se prolongue.

Entretanto los diversos partidos políticos, tras los resultados electorales en Galicia y País Vasco, analizan sus estrategias de cara a unas futuras elecciones generales, sin darse cuenta de que extrapolar la decisión de gallegos y vascos al resto de España es, como mínimo, algo aventurero, ya que son dos comunidades, junto a la catalana, que en nada se parecen al resto de CCAA y menos aun tratándose de elecciones generales. En todo caso, Podemos se aferra al Gobierno de coalición tras su descalabro el 12-J, tanto en Galicia como en País Vasco, y el PSOE teme que vire a posiciones menos moderadas, considerando Moncloa que, ante el batacazo de Iglesias, éste «perderá peso» y habrá un nuevo reparto de fuerzas en la coalición gubernamental y que la debacle electoral ahondará en su soledad en el Ejecutivo, por más que el Vicepresidente, imponiendo la ley del silencio tras el fracaso de su proyecto, se aferra a sus cargos y ni siquiera reunirá a la Ejecutiva de Podemos, mientras críticos y purgados apuntan a que «el golpe en las urnas es de la dirección». Por su parte en el PP los barones animan a Casado a seguir la línea centrista de Feijóo, tras el éxito de éste en Galicia, y le instan a que se revisen los pactos con Ciudadanos, ante el fracaso en el País Vasco, mientras dirigentes populares le reclaman promover a la cúpula de la Dirección a Almeida y Pastor; Génova por su parte plantea retrasar a 2022 el debate del candidato, cuando el Congreso Nacional tocaba el próximo año, y es que quiere controlar antes las provinciales; Casado se reivindica ante Feijóo  y se defiende ante los suyos, ante las presiones de «galleguizarse» manifestando que «siempre hemos estado en la moderación», mientras el PP vasco rechaza la «autocomplacencia» tras el fracaso electoral y pide poder elegir a su líder; no obstante Casado, que rechaza que el PP esté escorado a la derecha, plantea «ensanchar el partido hacia el centro» ante la radicalización de la izquierda y los nacionalistas, mientras Génova cree que el «modelo Feijóo» no vale para España y asegura que nadie les tiene que «llevar a la moderación» en tanto que el gallego pide «templanza» ante Vox.

Y en medio de estas elucubraciones mentales de los diversos partidos políticos, según  GAD3, en caso de elecciones generales Sánchez volvería a ganarlas pero Casado le superaría en escaños gracias a la caída de Vox y Ciudadanos; los resultados serían PSOE el 29´1% de votos y 117 diputados (3 menos de los que tiene), PP 27´6% y 121 (32 más), Vox 11´2% y 33 (19 menos), Podemos 10´1% y 25 (10 menos), Ciudadanos 5´2% y 6 (4 menos) y Más País 1´8% y 2 (1 menos). No obstante, según el CIS de Tezanos, el PSOE nada tiene que temer pues le sacaría al PP nada menos que once puntos porcentuales. Ya ven, sólo se trata de encuestas y que cada quien dé crédito a las que considere oportuno.

En medio de todos estos preocupantes procederes salta la noticia de que un programa espía atacó los móviles de Torrent y Maragall, dando pie a los maniáticos de las «cloacas» a todo tipo de especulaciones y conclusiones, al extremo de que ERC y Unidas Podemos

Mientras tanto prosigue la ofensiva contra la Monarquía a costa de las presuntas conductas indeseables de Don Juan Carlos. El Rey Felipe, que defiende la libertad de prensa como «oxígenos de las democracias» en el centenario de los Premios Caviá, recuerda a las víctimas y expresa su fe en que los españoles superaremos esta crisis, está seriamente acosado no como tal sino como el actual representante de la Monarquía, en tanto que el Gobierno le apremia con medidas más drásticas sobre su padre aunque celebra «todas las medidas pasadas y futuras» tomadas por Felipe VI e insiste en que es una cuestión que «le corresponde a la Casa Real». No obstante, según algunos, Moncloa y Zarzuela, pactan otro «gesto de distancia» con el Emérito y su futuro, al extremo de que Iván Redondo y el Jefe de Protocolo de la Casa del Rey ya ultiman las medidas a adoptar y han abordado la conveniencia de que Juan Carlos deje Zarzuela, mientras la portavoz del Gobierno María Jesús Montero exige «nuevas medidas» para superar la crisis que quedan en manos del actual Jefe de Estado; en todo caso la defensa del actual Rey rompe al PSOE ya que Page, afeando la tibia defensa de Felipe VI por Moncloa, pide más apoyo al mismo, diferenciando la investigación a su padre del ataque a la Monarquía, e Iceta, sumándose a los nacionalistas y separatistas, insiste en revisar los privilegios….. y es que el PSC, verdadero cáncer del PSOE en cuestiones de Estado, se suma así en Barcelona a los soberanistas para atacar a la Monarquía Constitucional como modelo de Jefatura de Estado, constitucionalmente establecido.

Y en medio de todos estos preocupantes procederes salta la noticia de que un programa espía atacó los móviles de Torrent y Maragall, dando pie a los maniáticos de las «cloacas» a todo tipo de especulaciones y conclusiones, al extremo de que ERC y Unidas Podemos (¡vaya dos defensores del Estado de Derecho!) denuncian ya que se «persigue a la disidencia», mientras Interior, Policía y Guardia Civil niegan haber contratado con NSO, cuando la herramienta israelí sólo se vende a Gobiernos y fuerzas de seguridad, y por su parte el CNI, que dispone del programa que espió el móvil de Torrent, deja bien claro que los servicios de inteligencia defienden que actúan sólo si tienen permiso judicial. Otro embrollo más mientras el anterior, el «caso Dina», sigue coleando, pues el chat del servicio jurídico de Podemos desmonta la «teoría de la cloaca» al manifestar que «quieren que pensemos que es un robo», sospechando los abogados del partido que el supuesto hurto del móvil era simulado y creyendo que la ex asistente de Iglesias o su pareja filtraron los mensajes y querían taparlo pues «qué raro que te quiten el móvil en Ikea y no pidas revisar las cámaras»; pero lo insólito es que PSOE y Podemos impidan que Iglesias comparezca en el Congreso por este insólito caso, aunque en el Senado la bancada popular pide explicaciones al Vicepresidente, que vuelve a guardar silencio al respecto, en tanto que la abogada de Podemos Aina Díaz concluye que «los patallazos los hizo Dina; no existe procedencia ilícita» por lo que fue la ex asistenta de Iglesias quien filtró sus propios mensajes y no ninguna «cloaca del Estado», falsa acusación en que Iglesias, que sabe mucho del asunto, basó su demagógica y exitosa campaña electoral.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que los partidos que defienden la Constitución sólo han ganado en una localidad del País Vasco y que el BNG lograría seis diputados en la próximas generales; que el TS da un revés al Gobierno quien tendrá que indemnizar a Telefónica por las cabinas; que Villarejo pinchó 16.500 llamadas para boicotear el asalto de Sacyr al BBVA, facturando 18.500 horas de espionaje para defender a Francisco González; que Torra da el tercer grado a los presos del procés nueve meses después da la condena, por lo que éstos, si el TS no lo remedia, irán a la cárcel sólo a dormir; que Carsten Isensee, presidente interino de SEAT, dice que «del Gobierno necesitamos apoyo pero no le pedimos dinero»; que los Presupuestos de 2021 reforzarán la respuesta a emergencias y la ciencia; y que Pompeo, el Secretario de Estado de EEUU, pide a la ministra de Exteriores española González Laya que España vete a Huawei y ésta le recuerda que Telefónica ya ha descartado la tecnología china para el 5G.

Y del exterior destacar que Reino Unido exigirá a los europeos un permiso previo de viaje y pondrá fin a la libre circulación, vetando a quienes tengan condenas penales; que la Justicia europea tumba la mayor pugna fiscal de la UE y perdona 14.000 millones de euros a Apple; que el ultraconservador Duda es reelegido por estrecho margen en Polonia abriendo la brecha del país con Europa; y que, según un estudio, la población mundial dejará de crecer en 2060 y luego caerá con lo que sólo 23 millones de españoles habrá en 2100, si es que hasta entonces somos capaces de mantener nuestro actual Estado.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.