COLUMNA DE OPINIÓN de Cecilio Nieto: ¿Es aconsejable consumir productos ecológicos?

La densidad nutricional

Últimamente se ha destacado, en numerosos estudios, la importancia del concepto de “densidad nutricional”. Este término pone el foco de atención en el hecho de que consumir frutas, verduras y cereales “eco” aporta un extra de antioxidantes equiparable a entre 1 y 2 raciones diarias más de frutas y verduras no ecológicas. Apostar por lo “eco” supone beneficiarse de un mayor consumo de sustancias muy interesantes desde el punto de vista nutricional. Por su parte, la publicación Environmental Health, confirmó el impacto positivo del consumo de agricultura ecológica en la salud, con una reducción del 31% de la obesidad.

Los que consumen ecológicos también suelen tener hábitos alimentarios más saludables, con un mayor aporte de frutas, verduras, cereales integrales y legumbres, así como uno menor de carne

Los productos “eco” aumentan  su presencia en las grandes cadenas de supermercados un 20% de media al año y un aumento igualmente en el consumo. Los que consumen ecológicos también suelen tener hábitos alimentarios más saludables, con un mayor aporte de frutas, verduras, cereales integrales y legumbres, así como uno menor de carne.

Además, no hay que olvidar que consumir estos productos también reduce la exposición a los pesticidas, así como los problemas de salud que estos acarrean: problemas neurológicos y una reducción del cociente intelectual (CI), de la memoria y del desarrollo cognitivo de los niños. Los investigadores también concluyen que la ausencia de pesticidas previene el desarrollo de enfermedades crónicas como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares, al igual que otras más graves como el párkinson e incluso algunos tipos de cáncer. Por último, se ha constatado que los productos lácteos y cárnicos “eco” son más ricos en omega 3, unos ácidos grasos muy beneficiosos (especialmente para el sistema cardiovascular). Las personas que consumen con frecuencia alimentos ecológicos tienen un 25% menos de riesgo de sufrir cáncer.

¿Los productos “bio” del supermercado son menos ecológicos?

Muchos piensan que los alimentos de las grandes superficies son distintos a los de las tiendas especializadas, pero lo cierto es que la mayoría proceden de las mismas granjas y empresas agroalimentarias (es decir, de negocios ecológicos y de cercanía). Lo que cambia sobre todo es el embalaje. Por ejemplo, la leche procedente de empresas de proximidad que se utiliza para elaborar yogures luego se vende a través de diversos canales de distribución y usando distintas marcas. Por un lado se vende en tiendas especializadas con la marca de la propia empresa que ha elaborado el producto, mientras que por el otro se vende en grandes superficies (que han comprado un gran volumen) con un envasado y marca propios de esa cadena alimentaria.

De la sección “eco” del supermercado, ¿qué alimentos convienen?

Muchos son una muy buena alternativa para prescindir de aquellos alimentos que tienen un mayor riesgo de contener altas cantidades de pesticidas. Así ocurre, por ejemplo, con los cereales integrales (harinas, pan, pasta, etc.), ya que las moléculas tóxicas se concentran sobre todo en la cáscara de los granos. También es mejor primar las frutas y las verduras ecológicas, como ya hacen muchos consumidores.

Las grandes cadenas de supermercados encabezan las ventas de alimentos “eco”, incluso por delante de las tiendas de cercanía especializadas

En el caso del aceite esto es igual de importante, ya que los frutos se prensan enteros. Conviene evitar los productos que contienen óleos o grasas de mala calidad, impensables dentro de una dieta saludable. Por ejemplo, algunas vinagretas están elaboradas con  aceite de girasol, que contiene omega 6 inflamatorio (aumenta el riesgo de problemas cardiovasculares). Es mejor optar, en este caso, por aceite de colza virgen de primera presión en frío (rico en omega 3) o por aceite de oliva virgen extra (con omega 9).

En la actualidad son las grandes cadenas de supermercados las que encabezan las ventas de alimentos “eco”, incluso por delante de las tiendas de cercanía. Esto ofrece la ventaja de que ahora hay una mayor oferta, así como más variedad en torno al producto final: a granel, envasados procedentes de granjas ecológicas… ¡Nunca había sido tan fácil comprar alimentos “eco”! Ahora bien, ¿los de venta en supermercados ofrecen los mismos beneficios para la salud que los que se pueden adquirir en las tiendas ecológicas especializadas? Por supuesto que sí, ya que existen muchas «marcas negras», es decir, marcas famosas que trabajan para las marcas blancas de los grandes supermercados además de trabajar igualmente para sus propias marcas comerciales.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.