COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Un verdadero desfase»

La asimétrica desescalada por fases se está convirtiendo en un verdadero desfase político y sanitario a causa de la indefinición y falta de concreción del proceso que habrá de llevarnos a esa especie de «nueva normalidad» que nadie sabe en qué consistirá. En efecto, por si no hubiera bastante confusión con las cuatro fases (de la 0 a la 3) inicialmente acordadas por el Gobierno, ahora Sánchez, a petición de Cataluña añade la fase 0´5, una especie de fase 0 con premio, para beneficiar a aquellos territorios (Barcelona, Comunidad de Madrid y parte de Castilla y León) que a su juicio (en el caso de Madrid) o a petición de las propias CCAA (en el caso de Cataluña) no están preparados para desescalar, mientras al resto de territorios les da el visto bueno para pasar de fase. Si a ello se añade que, caprichosamente, en unos casos la circunscripción desescaladora es el distrito sanitario y en otros la provincia, pudiendo cambiar de criterio a lo largo del proceso (como en la Comunidad Valenciana que se le aplicó el distrito sanitario para pasar a la fase 1 y desde ahora se le aplicará la provincia), el desfase está más que garantizado, al extremo de que casi nadie es capaz de saber en qué fase vive y, menos aún, en la que vive el pueblo de al lado. Y si se añade además el inexplicable oscurantismo con el que el Ejecutivo está llevando la desescalada, sin publicar el nombre del misterioso grupo de sabios, que en realidad toman las decisiones, ni presentar en tiempo y forma los informes que avalan la decisión de forma objetiva e indiscriminada, el desfase se convierte en un desmadre preocupante, con desencuentros abismales como el existente entre la Comunidad de Madrid y el Gobierno de Sánchez, adobados con declaraciones indecentes como las de Simancas que llega a decir que «España tiene tantos muertos por Covid porque en España está Madrid», mientras Ayuso, la presidenta madrileña, alienta las protestas callejeras contra Sánchez, iniciadas en el Barrio de Salamanca y cada vez más extendidas y continuadas (incluida ahora hasta la calle Ferraz, sede del PSOE y otros lugares fuera de la Comunidad madrileña) y advierte al Ejecutivo de que «esperen a que la gente salga a la calle; lo de Núñez de Balboa les va a parecer una broma». Protestas y caceroladas contra la prórroga del estado de alarma y contra la gestión del Gobierno, que, desafiando dicho estado de alarma, se dan entre un fuerte blindaje policial, ordenado por Interior, mientras Echenique exige que las autoridades actúen contra las protestas de los «cayetanos» de la «clase alta» porque ponen «en peligro» a la población por «saltarse las normas» del confinamiento y acusa al popular Martínez-Almeida de ser «el alcalde de los ricos», suponiendo que si la manifestación hubiera sido «en un barrio obrero ahora toda esa gente estaría identificada y multada»; y finalmente pone la guinda el secesionista Rufian manifestando que las protestas son «alegales, por no decir ilegales», añadiendo que «son pijos que no pueden jugar al golf» y que «si llegan a llevar esteladas les muelen a palos». En fin, despropósito tras despropósito, con la intención de sacar ventaja política o contentar a sus clientelas, que suenan a un cinismo absoluto, viniendo de Echenique o Rufian, salvo que olvidemos las múltiples manifestaciones ilegalmente convocadas por los podemitas o por los secesionistas en muchos casos violentas, alentadas por ellos mismos y con graves enfrentamientos con las fuerzas de orden público, en medio de incendios de contenedores y otros bienes públicos, cuando ahora su cinismo y subjetividad se afianza con el silencio más sospechoso ante el permiso para concentrarse por un etarra, permitida por el Gobierno, actitud que, en todo caso, choca con el despliegue policial que diariamente se envía al Barrio de Salamanca. Ya ven, desfase tras desfase en esta desescalada cuando, si el objetivo fuera la defensa del interés ciudadano general, todo debiera hacerse de distinta forma, mucho más clara, objetiva y transparente.

El PP cierra filas frente al acoso a la Presidenta de Madrid, sosteniendo Génova que los ataques del PSOE y Podemos la refuerzan pese a sus errores

Y mientras el PP cierra filas frente al acoso a la Presidenta de Madrid, sosteniendo Génova que los ataques del PSOE y Podemos la refuerzan pese a sus errores, que no cree «determinantes», Arrimadas garantiza a Casado el apoyo total de Ciudadanos al gobierno de coalición de la Comunidad, cuando Ayuso apunta al partido de Arrimadas por la filtración del contrato falso de su apartahotel, en plena crisis Ayuso-Aguado que el Vicepresidente naranja desmiente públicamente por activa y pasiva. Y en medio de este berenjenal, el Gobierno de Sánchez decide que la Comunidad de Madrid permanezca en su conjunto en la fase 0, quedando como única autonomía con todo el territorio completo sin pasar a la fase 1, aunque eso sí, favorecida por esa medida del 0´5, recién inventada por la imposición de Cataluña de una desescalada a la carta, pues el colmo hubiese sido que ni siquiera Madrid hubiese obtenido ese pequeño premio y Barcelona sí. Obviamente Ayuso denuncia el veto de Sanidad a que Madrid pase a fase 1, cuando Castilla-La Mancha y Aragón superan a la capital en letalidad, asegurando que el ministerio «no parece estar dispuesto a que Madrid pase de fase, pero no ofrece razones técnicas» pese a que «Madrid cumple todos los criterios» y amenazando con que «si Sánchez no envía el informe estudiaremos medidas legales». La realidad es que el 70% de la población española entra en fase 1 y sólo quedan rezagados en esa entelequia de nueva fase 0´5 Madrid (contra su voluntad), el área metropolitana de Barcelona (a petición propia) y buena parte de Castilla y León….el resto de España pasa a fase 1 y las pequeñas islas que ya lo estaban pasan a fase 2. Al final, Sánchez, que sigue sin enviar los informes a Ayuso, hace públicas algunas de las razones del veto a Madrid como que «un rebrote afectaría a toda España», mientras Ayuso se siente víctima de un «ataque político» y mantiene que no le han dado «ninguna razón técnica que justifique el rechazo». ¿Quién lleva razón en esta controversia? Alguien obviamente está mintiendo o no dice la verdad y los ciudadanos tenemos derecho a saberlo…. ¡Con lo fácil que sería emprender este proceso de desescalada con luz y taquígrafos y en absoluta transparencia! En fin, sin más comentarios.

Entretanto Sánchez anuncia que va a solicitar una nueva prórroga «sui géneris» del estado de alarma, que nada tiene que ver con las anteriores, pues será por un periodo de «alrededor de un mes» y, salvo las cuestiones de movilidad, la desescalada quedará bajo la responsabilidad de las CCAA, mientras destacados juristas ya alertan de una «suspensión de derechos» y ponen en duda que sea constitucional. Lo cierto es que, al no contar con el respaldo mayoritario en el Congreso, Sánchez negocia dicha nueva prórroga de alarma confiando en volver a convencer a PNV y Ciudadanos y a recuperar a ERC para la abstención, por lo que devolvería las competencias de Interior, como piden ERC y PNV para darles sus votos, y prácticamente, salvo las cuestiones de movilidad, serían las CCAA quienes en esa nueva cogobernanza llevarían la voz cantante en la desescalada con poder de decisión. Torra ya le exige hacer manifestaciones en plena alarma, en tanto que Calvo y tres ministros negocian con ERC y Cs extenderla hasta el verano, aunque Marcos de Quinto, diputado naranja, sostiene que «es innecesario prorrogar la alarma e inverosímil que Cs apoye los Presupuestos», que «un refresco en el liderazgo del PSOE facilitaría la unidad por la que la ciudadanía clama» y remata con que «no veo otra salida que un pacto serio de liberales, populares y socialdemócratas». Todo ello cuando se publica que el Gobierno ha dictado 209 normas durante el estado de alarma (los expertos respaldan el marco legal para la pandemia, pero alertan de inseguridad jurídica por los cambios y la calidad técnica de algunos textos); que las CCAA se aprovisionan para afrontar futuros rebrotes (Sanidad exige disponer de productos como test, batas y guantes para cinco semanas); que las muertes diarias bajan a 87, el mínimo en dos meses, siendo ya 231.350 los infectados, 27.650 los fallecidos y 149.576 las altas médicas; que las CCAA abren la batalla por el prometido fondo de 16.000 millones por parte de Sánchez; que grandes fabricantes chinos engañaron a Sanidad y a las CCAA con burdas falsificaciones; que Sanidad vuelve a rectificar e impone ahora el uso de mascarillas en lugares públicos cuando las desaconsejó en marzo; que Lesmes afea al Presidente del TSJ de Castilla y León su crítica al estado de alarma y le pide por carta «responsabilidad y prudencia»; y que Sánchez ya dobla el record de cargos a dedo del Gobierno, pues PSOE y Podemos imponen 26 excepciones, casi la cuarta parte del total, a la obligación de escoger entre funcionarios (Zapatero había llegado a 11 en 2004 y Rajoy a 12 en 2018). Por otro lado, al final, los niños de cero a seis años se quedarán sin escuela hasta septiembre, pues las CCAA, salvo Euskadi, ven inviable reabrir aulas con seguridad, mientras la ministra Celáa permite a cada autonomía que «haga lo que quiera» con la vuelta al cole, en tanto que algo parecido sucede con pasar de curso, pues la inacción de la Ministra, permitirá dos sistemas ya que siete CCAA dan facilidades no imponiendo el límite de los tres suspensos para pasar de curso y siete mantienen la exigencia.

Y en lo referente a la pandemia económica, como era de esperar, Francia responde «por reciprocidad» imponiendo a los viajeros de España a Francia una cuarentena, tras la idéntica medida tomada previamente por el Gobierno español con los ciudadanos europeos, incluidos los franceses; una medida de Macron «por reciprocidad», que no se aplica a otros países de la UE, y que durará mientras siga vigente la obligación de la cuarentena a los franceses que vengan a España. Y, en definitiva, una medida, la española, que Illa ratifica y ya ha costado 3.000 millones en Bolsa a las empresas turísticas, que están que trinan, y piden la dimisión del ministro Garzón por poner la guinda diciendo que el sector turístico tiene poco valor añadido. Por su parte, cuando el Gobierno prepara un «sablazo» fiscal de 20.000 millones, Antonio Catalán, presidente de AC Hotels by Marriott, dice: «con casi 30.000 muertos no entiendo que Sánchez y Casado no se sienten», «no es hora de subir impuestos, hay que sacar el país adelante» y «si los ERTE acaban en junio habrá ocho millones de parados». No obstante, mientras el comercio clama contra la absurda prohibición de las rebajas (la excusa es evitar aglomeraciones, cuando éstas se pueden evitar con rebajas y sin ellas impidiendo la entrada masiva como se hace en la actualidad) y cuando, según la UE, España tendrá que financiar el 20% de su PIB hasta 2030, Pablo Iglesias vuelve a tensionar el Gobierno con su ofensiva fiscal, diciendo que hay «consenso social» para imponer los impuestos a rentas altas, que Hacienda rechaza, y pactando directamente con Sánchez acaparar todo el protagonismo en la defensa de la iniciativa.

Según GAD3, la mayoría de españoles cree que el Gobierno actúa con criterios políticos y que prevalecen los intereses partidistas sobre los científicos en la desescalada

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar el fallecimiento a los 89 años de edad de Juan Genovés, el pintor de «El abrazo» en que plasmó el espíritu de La Transición (hoy imposible de repetir), y la muerte a los 78 años de edad de Julio Anguita, el líder histórico de Izquierda Unida famoso por su «programa, programa y programa» que llevó al comunismo a la mayor cota de poder parlamentario de toda nuestra democracia.

Entretanto, cuando, según GAD3, la mayoría de españoles cree que el Gobierno actúa con criterios políticos y que prevalecen los intereses partidistas sobre los científicos en la desescalada, el barómetro de NCReport concluye que por intención de voto el PSOE volvería a ganar las elecciones con el 26% de votos y entre 108-110 escaños, seguido de PP con el 24´9% y entre 107-109, de Vox con el 14´6% y 49-51, de UPodemos con el 12´5% y 31-33, de Ciudadanos con el 5´2% y 6-8, de ERC con el 3´6% y 13-14, de JxCat con el 2´6% y 8-9, de PNV con el 1´7% y 6-7, de EHBildu con el 1´2% y 5, y de Otros con el 7´7% y 12 escaños; según dicha encuesta los populares se disparan en las últimas dos semanas y empatan en escaños con el PSOE, que acusa más que Podemos el desgaste de la gestión de la pandemia……pero, en fin, sólo se trata de encuestas.

Y del exterior, destacar que Maduro asedia la embajada de Francia en Venezuela; que Japón da por hecho el cierre de la planta de Nissan en Barcelona; que, según un estudio realizado en Nueva York, el 99% de los infectados por coronavirus genera anticuerpos por lo que casi todos los contagiados pueden ser inmunes; que Netanyahu defiende la anexión parcial de Cisjordania y se alternará en el poder con su gran rival en el gobierno de unidad de Israel; que, según Philip Lane, economista jefe del BCE, «la economía depende de la adaptación a vivir con el virus»; y que Europa sale al rescate del turismo, sector que aporta de media el 10% del PIB de los países miembros, mientras el bloqueo Reino Unido-UE en la negociación del Brexit ahonda la crisis europea, ya que la tercera ronda negociadora se cierra sin avance alguno creciendo la posibilidad de un divorcio salvaje cuando expire el periodo transitorio a finales de este año.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.