COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Alarmados por el Estado de Alarma»

Después de dos meses de vigencia del estado de alarma y tras la anunciada intención del Presidente del Gobierno de solicitar una nueva prórroga más, en este caso de un mes (hasta finales de junio, justo cuando las Cortes Españolas inician sus vacaciones), cabe estar alarmados por la deriva que está tomando el citado estado de alarma cada vez con menos apoyos parlamentarios y más en precario. En efecto, cuando Sánchez solicitó en marzo el estado de alarma por quince días le fue otorgado a cambio de nada y casi por unanimidad en el Congreso de los Diputados como la mejor fórmula de afrontar la pandemia y, desde entonces, en vez de mantener los apoyos ha ido perdiéndolos, tanto los de quienes apoyaron su pírrica y frágil investidura como los de la oposición, al extremo de que la última prórroga, la cuarta, salió airosa de milagro gracias al respaldo de Ciudadanos y PNV a cambio de una serie de concesiones. En algo importante estará fallando la gestión del Gobierno cuando provoca esta desbandada de tirios y troyanos, absurda en caso de estar acertado, al extremo de que ahora, cuando intenta otra prórroga más la pide para un estado de alarma descafeinado (casi limitado a la movilidad y a que sean las CCAA quienes tengan el poder) y para un mes, cuando él mismo decidió someterse al control parlamentario cada quince días, lo que, visto lo visto, hace sospechar que lo que pretende es eludir dicho control quincenal, que tan malos resultados le ha venido dando, y llegar a finales de junio para garantizarse así el estado de alarma, aunque sea descafeinado, durante los meses de verano al estar las Cortes Generales cerradas y bajo el control de la Diputación Permanente, lo que nos conduciría a que el último tramo y definitivo de la desescalada se desarrollaría en circunstancias de doble excepcionalidad, poco saludable cuando la delicada situación requiere de un amplio consenso político que el Gobierno está obligado a buscar en vez de intentar resistir como sea desde su debilidad parlamentaria y desde la inestabilidad de la coalición gubernamental, plagada de improvisaciones y descoordinaciones entre sus miembros. Por su parte Casado, que se abstuvo en la cuarta prórroga tras apoyar las anteriores y fue criticado por no presentar un plan alternativo, considera que el estado de alarma ya no tiene sentido, confirmando, tal como había avisado, que el PP votará «no» a esa hipotética prórroga de un estado de alarma descafeinado, y presenta su «plan B» contra los abusos del estado de alarma, proponiendo pactar una alternativa sanitaria, económica y jurídica que proteja a los españoles sin imponerles por más tiempo la pérdida de sus derechos y libertades; un «plan B» a negociar para salir de la alarma con una batería de medidas para frenar la pandemia y evitar el rescate de la economía, con propuestas como duplicar la liquidez, exonerar de impuestos a empresas o hacer un gran pacto por la sanidad. Entretanto Arrimadas, probable tabla de salvación para que Sánchez pueda llevar su objetivo de alarma descafeinada a buen puerto, le advierte de que no dé por hecho su apoyo y de que reclamará nuevas condiciones para negociar la prórroga y un plan de salida, mientras Sánchez le concede un estatus de privilegio sobre Casado llamándola directamente para negociar mientras al Jefe de la oposición le llama la Vicepresidenta Carmen Calvo. Todo ello cuando la pandemia nos deja ya 228.691 infectados, 27.104 fallecidos, 138.980 altas y el trágico récord de sanitarios contagiados, sin que sea posible conocer los nombres de ese supuesto comité de sabios que durante el estado de alarma decide sobre nosotros y nuestras vidas, mientras se plantea la primera denuncia colectiva por el coronavirus contra el Gobierno, pues las familias de más de 3.000 víctimas de toda España se querellarán en el Supremo por homicidio imprudente.

El Gobierno materializa la firma con los agentes sociales para ampliar a fin de junio los ERTEs, que quedan desvinculados del estado d alarma, apostando por asegurarse la paz social, mientras acosan a los trabajadores del SEPE por el impago de buena parte de dichos ERTEs

Entretanto el Gobierno publica los primeros datos del estudio de seroprevalencia que revela que sólo el 5% de la población española ha tenido contacto con el virus, por lo que supone que sólo ese porcentaje de españoles tiene anticuerpos contra el mismo y el 95% restante es susceptible de ser contagiado, confirmando además una asimetría territorial que va desde más del 10% en Madrid y Castilla La Mancha a menos del 2% de Asturias, Canarias y Murcia, siendo en todo caso Soria la más inmunizada con el 14´2% de su  población. Todo ello envuelto entre quejas de las CCAA descartadas para pasar a la Fase 1, que de nuevo solicitan el pase a dicha fase, con la sospecha de que se ha dado trato de favor a Urkullu (¿por qué será?) al comparar el desfase entre Vizcaya y Granada en favor de ésta cuando es la relegada……y es que ni los criterios de desescalada son objetivos y contrastables. En todo caso, Madrid insiste en desescalar ya, al igual que Andalucía, Valencia y Castilla La Mancha, mientras que Cataluña solicita que Barcelona y su cinturón (la zona más poblada) siga confinada y sólo pase Lleida, Girona y Cataluña Central, mientras Castilla y León también prefiere esperar el paso de fase para aquellas zonas más pobladas y lo solicita ahora sólo para varias decenas de zonas básicas de salud y no para todo el territorio castellano-leonés. Cabe citar además que Illa le dice al TS que empezó a hacer acopio de material doce días antes del estado de alarma; que, tras salir a la calle desde el día 26, hay un 30% más de casos de niños contagiados, pasando de 634 a 829 en este periodo; que Sanidad plantea ahora que la mascarilla sea obligatoria en todos los espacios públicos e Illa consulta a las CCAA sobre ampliar la recomendación sobre su uso; que los datos de los juzgados doblan el número de muertos en las dos Castillas; que Sanidad «borró» de los informes en marzo a los 14 expertos de Simón; y que el PP exige desclasificar los informes ocultos sobre el coronavirus. Todo esto cuando en plena desescalada hemos de soportar imágenes preocupantes como manifestaciones, fiestas, botellones y otras imprudencias que, en cualquier momento, pueden provocar un rebrote de imprevisibles consecuencias.

En cuanto se refiere a la otra pandemia, la económica, el Gobierno materializa la firma con los agentes sociales para ampliar a fin de junio los ERTEs, que quedan desvinculados del estado d alarma, apostando por asegurarse la paz social, mientras acosan a los trabajadores del SEPE por el impago de buena parte de dichos ERTEs, al extremo de creer que no es seguro abrir las oficinas hasta que todos los afectados hayan cobrado; no obstante Sánchez flexibiliza el despido de los afectados, aceptando el Gobierno y los sindicatos que el blindaje de seis meses se pueda revisar. Entretanto Podemos, abre otra grieta con Montero a causa del impuesto a los «ricos» de Iglesias pretendiendo gravar con un mínimo de un 2% a los que tengan más de un millón de patrimonio, mientras se anuncia que declarar que no se tienen ingresos bastará para cobrar la renta mínima, valiendo incluir en la solicitud una «declaración responsable» de que se cumplen los requisitos, aunque el fraude será castigado con duras sanciones y Escrivá ligue el cobro de dicha renta a participar en un plan de empleo……buenos propósitos, sin lugar a dudas, pero que habrá que concretar y vigilar con minuciosidad dada la típica picaresca española y sus altos índices de fraude fiscal, laboral y asistencial, que es lo que habría que perseguir con rotundidad para no frustrar las expectativas de la inmensa mayoría de empresarios y trabajadores que viven al margen de prácticas fraudulentas mientras otros disfrutan con ello y compiten en desigualdad de condiciones.

Y mientras muchos se preguntan cómo habrán de afrontarse todas estas necesidades sociales sobrevenidas de la pandemia económica, el turismo, uno de los motores de la economía española, pone el grito en el cielo ante la decisión del Gobierno de imponer una cuarentena a todos aquellos turistas extranjeros que lleguen a España lo que en realidad impide el turismo pues ¿quién va a decidir venir de turismo para confinarse catorce días en un hotel? Ante ello, los empresarios critican la pasividad del Gobierno y, frente a tales ocurrencias absurdas, le exigen que impulse en Bruselas acuerdos como los de Francia y Reino Unido para establecer corredores sanitarios que permitan recuperar el turismo internacional mediante una oferta de sol y playas «libres» de coronavirus, cuando Bruselas está proponiendo reabrir las fronteras en tres fases, al extremo de que el mismísimo Gentiloni, Comisario Europeo de Economía, manifiesta que «tendremos temporada turística este verano» y la UE desaconseja las cuarentenas en verano siempre que no haya un repunte del contagio del coronavirus, que es lo que realmente hay que combatir, pero no a costa de la ruina económica definitiva que nos conduciría a morirnos de hambre aunque sanos de virus. La alternativa no puede ser salud o economía, sino un equilibrio entre ambas a base de garantizar la salud con un derroche de medios y una gestión eficaz que permita que la economía pueda seguir garantizando el estado del bienestar. Por ello la ocurrencia de imponer una cuarentena a los visitantes no es la opción…..la opción es garantizar en origen la salud de los mismos y en destino los recursos necesarios para minimizar al máximo el contagio y, en todo caso, una atención sanitaria solvente que minimice al máximo los efectos perversos de aquellos que, a pesar de todo, pudieran contagiarse. Así parecen entenderlo en la UE, rechazando las cuarentenas a los viajeros, y presentando un plan para reactivar el turismo lo más seguro posible, mientras Francia anuncia un «plan Marshall» para su turismo y Alemania ya relaja fronteras. Por su parte las aerolíneas rechazan bajar la ocupación de los vuelos (un trayecto a Canarias repleto desata la polémica, pues Transportes había limitado plazas en trayectos interpeninsulares pero no con la Península), mientras Bruselas les advierte que deben pagar a los clientes los billetes cancelados y mientras los aeropuertos quieren impedir la entrada de acompañantes a las terminales, en tanto que Aena prevé reducir los asientos en el área de espera para el embarque.

El PP endurece su pulso a Sánchez pues la ruptura con el Presidente es total y Casado no sólo anuncia que votará contra otra prórroga de la alarma, sino que, además, se opone en el Congreso al decreto ley para evitar el colapso de la justicia, que sale adelante con quienes apoyaron la investidura

Entretanto el PP endurece su pulso a Sánchez pues la ruptura con el Presidente es total y Casado no sólo anuncia que votará contra otra prórroga de la alarma, sino que, además, se opone en el Congreso al decreto ley para evitar el colapso de la justicia, que sale adelante con quienes apoyaron la investidura ya que Ciudadanos vota en contra igual que hace PP y Vox. Y es que el PSOE se fija como objetivo reforzar los acuerdos de investidura y en su primera reunión de Ejecutiva en dos meses así lo decide a pesar del acuerdo reciente con Ciudadanos para prolongar la alarma y del voto negativo al respecto por parte de ERC. Por su parte el PSC ofrecía a la CUP la alcaldía de Badalona para que no gobernara el PP, siendo la lista más votada, proponiéndole a los soberanistas repartirse el mandato entre los dos con el apoyo de ERC, JxCat y En Comú Podem, pero, sorprendentemente, el popular Albiol recupera la alcaldía de rebote, como lista más votada, al fracasar este pretendido pacto de izquierda PSC-CUP por negarse la candidata soberanista, Dolors Sabater, a compartir la Alcaldía con los socialistas…… en fin, sin más comentarios, las querencias del PSC con el soberanismo gozan de buena salud por más que el soberanismo vaya a su bola.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Podemos impulsa desde el Gobierno una web con la que dinamitar a sus críticos; que Feijóo quiere ir a las urnas en julio y no en septiembre para sortear una posible segunda oleada de contagios de coronavirus pues, según él, es «el momento menos inseguro para votar»; que se desencadena una polémica por el uso de Díaz Ayuso de dos apartamentos de lujo, justo cuando el PP trata de recuperar la iniciativa política; y que la UE ordena investigar al Gobierno vasco por el accidente de Zaldibar.

Y del exterior, destacar que un ataque por error de uno de sus barcos provoca 19 muertos en Irán; que el nuevo Gobierno de Israel prepara la anexión parcial de Cisjordania; que Jean Michel Blanquer, Ministro de Educación de Francia, dice que «abrir la escuela es una decisión política, no de los científicos»; que Escocia, Irlanda del Norte y Gales se rebelan contra la desescalada de Boris Johnson; que López Obrador encarga la seguridad de Méjico a los militares; que Corea del Sur, ejemplo de la gestión de la pandemia, se moviliza contra el rebrote de coronavirus tras constatar un centenar de contagios por la apertura de bares y clubes; que un nuevo coronavirus hallado en murciélagos en China refuerza la tesis del origen animal del Covid19; y que en EEUU ya hay 16.000 voluntarios para servir de conejillos de indias…….¿es lícito infectar a personas sanas para buscar una vacuna?, esa es la cuestión.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.