COLUMNA DE OPINIÓN de Elsa Martínez: «Volver a empezar»

Sinceramente confieso que nunca pensé que iba a tener que iba a escribir una columna como esta, con la emoción embargada por un simple paseo de una hora al atardecer anocheciente de mi ciudad, con mi pareja y sin sentir el miedo que nos ha atenazado durante más de cincuenta días con sus cincuenta noches. Cuando aquel 11 de marzo avisté, de lejos todavía, el horizonte que iba asomando sobre nuestras cabezas, nunca pensé, repito, que esto, que hoy suena a “único relato” de vida, iba  a ser un cántico a la #nueva normalidad, o como narices la quieran llamar… por llamarla de alguna manera ( a  mí se me antoja la “anormalidad” vital ). Pues bien, cincuenta días después mediante y con ansiedad provocada por horas y horas de confinamiento, televisiones que parecen sacadas de las tripas del mismo demonio del “Hells Kitchen” al estilo Lucifer,  viejas del visillo y balconazis siguiendo la pista desde arriba a todos los pobres incautos que salían por error un minuto o por desesperación, de quedarse hasta sin trabajo y nada por delante… cincuenta días después de darme cuenta que hay gente a la que me hubiese gustado “conocer” antes para haberme ahorrado tanto esfuerzo, tanto bolsillo y tanta neurona…cincuenta, si, digo , empieza, se supone, la “vuelta al cole” o “vuelta a casa por Navidad”, entonada  al ritmo de una banda sonora nueva: el miedo a la libertad. Ya Eric Fromm hacía referencia a ese síndrome de Estocolmo que acabamos teniendo con “papa estado” para entregarnos a él, evitando el sacrificio y condenando cualquier atisbo de revolución contra el sistema tildándolo de “anitsolidario” ( que eufemismo más perverso); una actitud sustentada en pedir constantes subsidios en vez de dosis de trabajo y puestos interesantes y razonables de desarrollarse en la sociedad ( seria lo justo no?…) Por eso, desde esta columna vamos a defender estos días a los OUTSIDERS, esa tropa de gente, más o menos estilosa o no… con ropa normal, con actitud cotidiana aparentemente…y que, con la defensa del los derechos fundamentales están ganado adeptos y propagando que ya son tiempos de hablar de CRISIS en profundidad. Hoy por fin, los telediarios han tenido menos minutos de “solo virus” y el tiempo  ha quedado a merced del ya denominado “hundimiento “… y hoy, ya, por fin os puedo contar que el lunes dia 4 se abren peluquerías, estéticien, cuidados estéticos… clínicas especializadas como lo hará el intrépido DR. Juan Miguel Pérez Díaz (desde luego a mí ya me falta tiempo para llamarle y al menos, saciar mi ansiedad con algo de relax bello y fulgurante… que este encierro provoca de todo hasta en la cara). Parece que también abrirán algunas tiendas que pueden dar servicio por cita previa. Mientras nos han permitido salir a pasear, con franjas horarias dignas del SODUKU y parecemos los parvulitos del cole de toda la vida, sin preguntarnos siquiera cuales son las virtudes o las bondades, o no, de tales medidas de distancias, tramos de tiempo y vicisitudes del calibre del Juego de LA OCA. Y dentro de la locura colectiva, a la que ya nos estamos hasta acostumbrando, poder coger un café para llevar o que alguien te dirija la palabra sin mirarte feo en cualquier rincón, es la leche en vinagreta.

Este confinamiento que nos ha dejado en casita currando al teletrabajo, nos ha permitido reconciliarnos con el Mercado Central donde he vuelto a descubrir el valor y la bondad de comprarle a personas  y poder aprender con cada uno de ellos mientras eliges que llevarte a casa

Por lo positivo en el Ayuntamiento de Alicante un “ciudadano”, lo digo por la militancia CS, no por nada más,… Adrian Santos ha decidido votar una lógica ordenanza para que se aprueben cuanto antes las licencias que generen negocio y puestos de trabajo desde urbanismo, y ya estoy escuchando, como si los tuviese delante, el grito huracanado de algunos señores de la función pública declarando su “estress emocional” grave por trabajar cualquier cosa con algún objetivo y tiempo limitado (no vaya a ser que su salud se perjudique por la prisa inducida…jejej). De lo positivo, este confinamiento que nos ha dejado en casita currando al teletrabajo, nos ha permitido reconciliarnos con el MERCADO CENTRAL, donde he vuelto a descubrir el valor y la bondad de comprarle a personas  y poder aprender con cada uno de ellos mientras eliges que llevarte a casa. Descubrir lo agradable del puesto /pastelería de Torreblanca, la pera limonera… el italiano de las pastas, los puestos de huevos gourmet, los pescados frescos de escándalo o el ambiente de los frutos secos entre colores y texturas increíbles. He recobrado esa amabilidad  y calidad de la carnicería GOMEZ de toodaaa la vidaaa. O bien he establecido nuevos horizontes en el bien llamado “mundo tomate”, ese manual de tomates que hay que estudiarse al dedillo para llegar a ser un verdadero “tomatero” de raíces… distinguir con los del puesto un tomate rosa, de un raf autentico, de uno de Mazarrón o de uno de Huesca, es como un tratado de Astronomía o Metafísica juntos, pero más útil que ninguna  de las dos: hecho que descubres con un buen salero  y unas gotitas de aceite puro de oliva, brutal. Pues bien este estado transitorio hacia la supuesta #nuevanormalidad todavía tiene más victimas… sin ir más lejos los miles de bares que no volverán a abrir, las tiendas como Gloria Vázquez que, recién inaugurada, acaba de cerrar para siempre…o las cientos de empresas que tienen que escuchar, encima, improperios, insultos y chantajes varios por ser distintos. BIEN, de todo esto sé porque hay un grupo de gente en facebook  que ha formado el famosos “yo compro en alicante” con más de 22mil usuarios. No deja de sorprender que esta iniciativa no haya sido nada relacionado con las instituciones, cámaras de comercio, escuelas de negocios o asociaciones de empresarios y comerciantes, que tanta vara dan por doquier con lecciones de sabiduría variada…  que nunca se encuentra cuando de verdad se necesita….Por eso, por todo esto y porque me hierve la sangre de inconformista vital cuando veo a la gente vencida y adocenada por el miedo más que por el virus, quiero rendir homenaje a todos aquellos que  quedan  EN PIE; esos héroes que son capaces de hacernos volver a la realidad y despertarnos de esta pesadilla; a todos los que , en suma, el CORONAVIRUS 19 no solo no debilito y aisló, sino que hizo que fueran más fuertes que nunca. Para ellos, la escena de Jose Luis Garci recogiendo el Oscar en un país que  había renunciado de antemano a sus opciones, VOLVER A EMPEZAR, titulo muy español, que ya quisiera Buñuel para el costumbrismo critico y onírico patrio. Asi es España, señores: TIERRA DE SANTOS INOCENTES Y HEROES, TIERRA  DE SANCHOS Y QUIJOTES, pero también TIERRA DE TANTO Y TAN POCO. Feliz domingo, y que sea para MÁS  y no para MENOS o para NADA.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.