Actualidad Alicante

Ximo Puig adjudicó por casi 9 millones a una empresa recién creada la instalación de los tres hospitales de campaña de la Comunidad Valenciana. La empresa se creó en febrero y tuvo la suerte de ser la adjudicataria del contrato de de los hospitales de campaña que llevan más de un mes de retraso

El portavoz popular ha recordado que “en Madrid, en IFEMA, en tres días estaban listos, y en Zaragoza en seis días. Si aquí hubieran sido ágiles y hubiesen atendido las propuestas del PP, se hubiera podido disponer de infraestructuras similares donde desviar pacientes de residencia.

La Generalitat Valenciana anunció el pasado 19 de marzo que había contratado por 8,6 millones de euros la instalación de tres hospitales de campaña junto a los centros sanitarios de referencia de las tres capitales de provincia de la Comunitat, Valencia, Alicante y Castellón. La empresa adjudicataria resultó ser una mercantil constituida el pasado 11 de febrero en Zaragoza, ‘Ingeniería y Desarrollos de Alta Tecnología’ (IDAT) con el capital social mínimo, 3.000 euros.

La Generalitat Valenciana adjudicó el contrato a una sociedad controlada por dos microempresas que suman 11 empleados, 9.000 euros de capital social y 240.000 en pérdidas

Esta sociedad mercantil recibió casi nueve millones de euros de dinero público cuando no tenía ni dos meses de vida. El contrato lo formalizó la Consejería de Justicia, Interior y Administración Pública -de la que depende Emergencias-, encabezada por Gabriela Bravo. Según datos del Registro Mercantil, el inicio de actividad de la empresa que está construyendo los hospitales de campaña en Alicante, València y Castellón se produjo el 11 de febrero, y un mes más tarde contaban en su cartera de pedidos con el suculento encargo de la Generalitat, por un montante de casi nueve millones de euros. Los hospitales de campaña deberían estar ya operativos -el presidente anunció el 19 de marzo que tardarían diez días en su construcción-, sin embargo las carpas siguen sin estar operativas y presentan innumerables carencias, que las hacen poco aconsejables para albergar a pacientes de enfermedades respiratorias provocadas por la Covid-19. El coronavirus es  un virus muy contagioso, por lo que tampoco parece muy aconsejable la distribución separada por telas que se pretende desarrollar en esas instalaciones.
El PP denuncia que las sillas de ruedas no caben en el hospital de campaña y que las carpas no ofrecen garantías sanitarias

El portavoz de Interior del Grupo Popular en Les Corts, José Antonio Rovira, pedirá explicaciones a la consellera Gabriela Bravo por «la nueva chapuza» descubierta en el hospital de campaña construido en La Fe de Valencia, donde no caben las sillas de ruedas. El diputado popular ha anunciado que el PP va a pedir explicaciones en la próxima comparecencia de la consellera Bravo, responsable de la construcción de los hospitales de campaña, para que explique en les Corts “cómo es posible que se ponga en marcha -y con retraso- un hospital que incumple las mínimas condiciones de accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas que marca la ley.  Para el portavoz popular, “el hospital de campaña que en teoría empieza hoy a recibir pacientes, ha resultado finalmente ser de uso muy limitado pues las sillas de ruedas no caben en los aseos, no pasan por las puertas y hay un escalón para acceder al baño. Estamos ante una nueva chapuza del gobierno de Ximo Puig, fruto de la improvisación ante la que su consellera Bravo tiene que dar explicaciones. Los recursos son limitados y no se pueden ir malgastando el dinero con decisiones nefastas que tienen una repercusión directa sobre los ciudadanos”.

El portavoz popular ha recordado que “en Madrid, en IFEMA, en tres días estaban listos, y en Zaragoza en seis días. Si aquí hubieran sido ágiles y hubiesen atendido las propuestas del PP, se hubiera podido disponer de infraestructuras similares donde desviar pacientes de residencias»

Rovira ha denunciado que los tres hospitales de campaña puestos en marcha por la Generalitat “son caros, ineficaces y de uso limitado. Se calcula un coste de unos diez millones de euros, han tardado más de un mes en ponerse en marcha cuando Puig dijo que el 3 de abril ya estarían en funcionamiento y ahora, 22 días después, no saben muy bien qué hacer con ellos. En este tema es difícil hacerlo peor y con menos transparencia”.  Por último, el portavoz popular ha recordado que “en Madrid, en Ifema, en tres días estaban listos, y en Zaragoza en seis días. Si aquí hubieran sido ágiles y hubiesen atendido las propuestas del PP, se hubiera podido disponer de infraestructuras similares donde, por ejemplo, desviar pacientes de residencias».

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: