La Policía Local de Alicante localiza y sanciona durante este fin de semana a personas que, incumpliendo el confinamiento por el estado de alarma, se habían trasladado a segundas residencias desde Villena, Zaragoza, Albacete y Madrid

Además, los agentes sorprendieron ayer en el Cabo de las Huertas dentro del agua a una persona que alegó «no poder aguantar más sin bañarse’, a una mujer que tenía que «ver el mar» en la playa de San Juan, así como a un grupo paseando por el Castillo de Santa Bárbara, según fuentes del Ayuntamiento de Alicante. Según las fuentes, durante el primer mes de estado de alarma se han impuesto cerca de dos mil denuncias por desobediencia, duplicándose así el número de multas esta Semana Santa, y se han detenido a veinte personas en los dispositivos organizados para hacer frente al COVID-19.

En el amplio operativo policial organizado y el dispositivo de vigilancia con quads la Policía Local sorprendió a un bañista, en la mañana del sábado, cerca del Cabo de las Huertas, un hombre de 31 años que vivía en un chalet de la zona, y alegó a los agentes que “ya no podía más estar encerrado en casa y había decidido salir a darse un baño”. De igual manera pensó otra mujer que a media mañana accedió a la Playa de San Juan porque “necesitaba ver el mar”, y también los agentes localizaron a un grupo paseando por el Castillo de Santa Bárbara que fueron sancionados. Con respecto a los controles se volvieron a intensificar los operativos en todos los accesos y salidas de Alicante, con especial intensidad en la zona de playas para controlar las personas que han venido de otras ciudades, con incidencia en zonas aledañas a grandes cadenas de supermercados, y se localizaron y sancionaron a personas que incumpliendo el confinamiento se han trasladado a segundas residencias desde Villena, Zaragoza, Albacete y Madrid.

Los agentes policiales también sancionaron en Pasaje Maestro Enrique Granados a un grupo de diez  personas que estaban reunidas, y a otro grupo de personas haciendo deporte en una  urbanización avenida  de Niza
El endurecimiento de los controles y los dispositivos organizados para lograr el total cumplimiento de las medidas durante este mes ha conllevado un incremento de personas  identificadas en la vía pública, sobre todo esta última semana, que suman ya un total de  13.427, así como se ha dado el alto a 11.653 vehículos en los controles que realiza la Policía Local. El concejal de Seguridad, José Ramón González, ha agradecido “a la inmensa mayoría de personas que se quedan en casa”, y hace un llamamiento tras superar el mes “a la minoría que decide incumplirlo y salir para que tomen conciencia y cumplan el deber cívico y la responsabilidad de permanecer confinados y podamos hacer frente al coronavirus”. Los agentes policiales también sancionaron en Pasaje Maestro Enrique Granados a un grupo de diez  personas que estaban reunidas, y a otro grupo de personas haciendo deporte en una  urbanización avenida  de Niza.

Entre las denuncias también destacan las interpuestas a dos personas en la calle Azorín que acuden a comer a casa de familiar todos los días lejos de su domicilio, se disuelve una fiesta en la calle Cronista Vicente Morella y a un grupo  de cuatro personas bebiendo en la calle Padre Espla. Asimismo se ha sancionado a dos grupos de varias personas paseando a un perro en la avenida de San Sebastián  y otro en la calle Músico Vicente Spiteri Galiano. Durante el operativo policial de la noche se sancionaron a siete personas por incumplir el estado de alarma, y se intervino en tres incendios, dos de ellos provocados en contenedores  en la avenida Costa Blanca y Santander y el tercero, en la ladera del monte Tossal originado en una palmera que fue controlado y extinguido.EFE

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.