COLUMNA DE OPINIÓN de Jorge Cremades: «Batacazo del empleo»

El mercado de trabajo sufre en marzo un catastrófico batacazo sin precedentes, pues en solo catorce días han sido arrasados nada menos que 834.000 puestos de trabajo (dos de cada tres, trabajos temporales). Una caída histórica por el coronavirus que hace que el número de parados en España se eleve a más de 3´5 millones, siendo Canarias, Andalucía y Comunidad Valenciana las más golpeadas por este desastre laboral de consecuencias impredecibles, en que sólo el sector turístico, motor de la economía española, alerta ya de pérdidas de hasta 90.000 millones de euros. Pese a los esfuerzos del Ejecutivo y su plan para proteger a los sectores más vulnerables, en tan pocos días se han perdido tantos empleos como en los tres meses y medio posteriores a la crisis de Lehman. Bruselas plantea un fondo de 100.000 millones para ERTEs, con créditos directos a los países afectados para evitar despidos, mientras siete CCAA se oponen a la intervención de sus fondos para el empleo por parte del Ejecutivo, que sólo informa de 620.000 afectados por los ERTEs y acusa a las CCAA de no compartir información. Es, sin duda, el peor dato de la historia y además la forma de contabilizar los ERTEs puede disparar las cifras a cinco millones, mientras Trabajo «expropia» a las autonomías el dinero para el empleo frente a la oposición de éstas y en el PP, principal partido de la oposición, se quejan de que «Sánchez aún no ha llamado», anunciando que acudirán a una «mesa de unidad»  frente al coronavirus si Moncloa le cita pero no apoyará las medidas impuestas por Podemos, en tanto que Casado ya trabaja con un «gobierno en la sombra» de ex ministros. Por su parte el Gobierno de Sánchez lanza unilateralmente un plan (ya veremos cómo, quién y con qué se paga) para proteger a los sectores más vulnerables, con medidas que benefician a parados, inquilinos, pymes y autónomos (como suspensión de los desahucios y créditos al 0% a los inquilinos; prohibición de cortes de suministros básicos como luz, agua y gas; seguro de paro para trabajadores precarios y empleadas del hogar; subsidio de 440 euros a quien no acceda al paro; ampliación de la moratoria de hipotecas a oficinas y locales; moratoria en el pago de las cotizaciones para los autónomos y de pago en los créditos para el consumo; planes de pensiones rescatables si se necesita….) que al no ir acompañado de una memoria económica genera incertidumbres sobre su viabilidad, con las pertinentes frustraciones que ello generaría en la ciudadanía si no se pudiera llevar a cabo, mientras el Ejecutivo ignora todas las advertencias de que el «escudo social» que pretende generará más desempleo. En definitiva, un plan de subsistencia ante el colapso que, al margen de las buenas intenciones, que nadie duda, no acaba de agradar de forma palpable, pues las autonomías andan descontentas al habérseles arrebatado 2.400 millones en fondos de formación, los autónomos se quejan de que sólo se le ofrezcan moratorias y créditos que luego tendrán que afrontar, etc etc, mientras otros acusan de que Iglesias ha arrinconado a Calviño y su intento de controlar el déficit y el gasto tal como exige la UE, anteponiendo la ideología a la difícil y dura recuperación que se avecina. Pero Sánchez ignora al PP y exige que apoye sus decretos sin garantizarle que se los consultará, mientras Abascal acusa de que «Sánchez está actuando de forma desleal y maltrata a la oposición». Al final, según algunos, las tesis de Podemos se imponen en Moncloa, interviniendo la economía y disparando el gasto pese al excesivo endeudamiento ya existente, en tanto que Lorenzo Amor, Presidente de ATA, lo tiene claro: «los errores del Ejecutivo llevan a los autónomos a la ruina».

Una oleada de críticas al Ejecutivo acompañan este lento proceso en medio del confinamiento generalizado, pues la llegada de los test rápidos peligra al restringir China las exportaciones y bloquear pedidos por el fiasco del Gobierno español

Entretanto la pandemia de coronavirus sigue haciendo estragos dejando ya en España 117.710 infectados y 11.009 fallecidos (el 20% de las víctimas mundiales) y con el record de 950 muertos en un solo día nos acerca al máximo registrado en Italia; pero también cabe destacar las 30.514 altas médicas, única buena noticia que da lugar a la esperanza al convertirnos en el segundo país con mayor número de curados. Otra señal de esperanza es el descenso de hospitalizaciones, mientras los expertos apuntan ya a la fase de estabilización y ponen el foco en las UCIs. No obstante una oleada de críticas al Ejecutivo acompañan este lento proceso en medio del confinamiento generalizado, pues la llegada de los test rápidos peligra al restringir China las exportaciones y bloquear pedidos por el fiasco del Gobierno español, endureciendo la ley en respuesta a la improvisación de Sanidad, con el asunto de test inservibles, contratos millonarios sin firmar y encargos de más material sin homologar. Y es que España desoyó las llamadas de la OMS y de la UE, tanto a España como a otros países europeos, a hacer acopio de material ya que iba a haber desabastecimiento, a lo que Illa respondió «tenemos suficiente suministro», por lo que la oposición se lo afea ahora cuando los mercados están imposibles y no se puede «comprar material barato» como pretende  ahora el Ministerio. Así las cosas, según se publica, la nueva tanda de test sólo son fiables al 50%, con lo que las pruebas adquiridas por el Gobierno tampoco llegan al 70% que se considera óptimo y el 75% de los respiradores prometidos por Sanidad no tiene licencia para utilizarse, mientras el Ministerio sólo ha enviado a Madrid mascarillas para tres días desde febrero. Por lo demás, el Gobierno prevé que no haya más clases este curso en la Universidad, mientras Torra, otro que tal baila, rectifica por fin y recurre al Ejército español para desinfectar residencias, pues la Generalitat boicoteó absurdamente la ayuda del Ejército en 41 municipios, mientras el TS le advierte de que no puede liberar a los presos del 1-O de modo indiscriminado aprovechando la situación de crisis que estamos atravesando. Por su parte los sanitarios denuncian que sus bajas se tratan como enfermedad común y exigen a la Seguridad Social que el contagio sea reconocido como enfermedad profesional.

EEUU plantea una transición en Venezuela sin Maduro ni Guaidó

Por los que respecta a otros asuntos del exterior cabe citar que EEUU plantea una transición en Venezuela sin Maduro ni Guaidó; que Méjico decreta la emergencia sanitaria y suspende las actividades; que el Eurogrupo plantea a España e Italia usar el fondo de rescate sin condiciones; que W. Hoekstra, ministro de finanzas holandés, dice que «hay que admitir que no lo hemos hecho bien, es culpa nuestra»; y que cuatro científicos visionarios chinos vieron venir el apocalipsis actual al predecir en 2007 que comer animales exóticos podía hacer resurgir los coronavirus.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.