COLUMNA DE OPINIÓN de Elsa Martínez: «La vida de los otros» – PETIT COMITÉ

Hoy he recibido la llamada de un amigo productor de cine internacional, de esos contactos geniales que cuando has pasado por tanto, te siguen quedando, y más ahora…  y me cuenta que esta situación mundial de confinamiento le esta dando para un guion y una serie completa sobre la vida de todos nosotros en las pequeñas colmenas recluidos. Como si hubiésemos despertado de un sueño en medio de Matrix, la sensación de que todo pasado normal fue inexistente se va apropiando de cada uno de nosotros en momentos de agobio. No te digo ya cuando enciendes las distintas televisiones y te toca ir corriendo a buscar la Valeriana, o incluso en algún caso el Lexatin. Si ya las situaciones de vacaciones, Semana Santa o esos largos periodos del Estío y las Navidades nos ponen a prueba familiarmente hablando… estos momentos de confinamiento total son un verdadero experimento emocional (no solo laboral, médico y económico) del que se podrán escribir libros y libros.

La Pandemia está poniendo a prueba las emociones más cercanas, sacando lo mejor y lo peor de los seres humanos. Y como en una obra de Bertold Bretch las caras más ladinas de ciertas capas sociales y las más humanas de otras

El año bisiesto de 2020 pasará a la Historia de la Humanidad como el año del Coronavirus19, pero también como el año en el que “vivimos peligrosamente” en un nuevo experimento sociológico fuera de lo común. Se estudiará en las facultades de periodismo, por lo bueno y por lo malo (hay algunos que están dando verdaderas lecciones de profesión y honradez, y otros cuya manipulación maniquea de las cuestiones rayan límites desconocidos hasta ahora…. Porque lo desconocido, la incertidumbre, la inseguridad y la sensación de que no sabes qué diantres va a pasar a cada minuto, se apodera de un país, este, España, pero también del Globo entero. La Pandemia está poniendo a prueba las emociones más cercanas, sacando lo mejor y lo peor de los seres humanos. Y como en una obra de Bertold Bretch las caras más ladinas de ciertas capas sociales y las más humanas de otras.  Veo con alucine como se aprovecha las facilidades de comprar ONLINE como acicate para que vuelvan locos y locas a los pobres empleados de los supermercados, y aprovechando que es gratis, se les convierta durante un rato en críticos gastronómicos, asesores gourmet o verdaderos conejos de indias a la búsqueda y captura, como si fuera la maratón, del producto de turno, la concreta “gilipollez” que ahora te encapricha o el “pan caliente eh” como tenia anotada una pobre dependiente de uno de los centros de alimentación más famosos de España.

Mi hijo y sus amigos habrán aprendido que no todo es gratis, apuntándose incluso a hablar por whatssap con los abuelitos que lo necesitan

Mientras los repartidores de productos de catálogo AMAZON, ALIEXPRESS o SIMILARES van a full, repartiendo lo último que se le ha ocurrido al aburrido o aburrida de turno que , encima da lecciones de moralidad por las redes sociales, no siendo consciente de que a ese pobre señor, lo último que le parece normal es cargar SOLO como una mula ( razones sanitarias mediante) la CINTA DE CORRER DE TONELAJE INMENSO, los tropecientos paquetes de chorradas que se te antoja desde el sofá o la última maquina de belleza que jamás te ibas a comprar sin este aburrimiento felón que te aísla de la realidad. Sin embargo, por el otro lado estamos asistiendo a LECCIONES BESTIALES DE HUMANIDAD Y GENEROSIDAD SIN LIMITE. Amigos míos, como Manel Tejeda, lo nombro porque se lo merece, aprovecha que no tiene trabajo de músico autónomo para ser el ejemplo de voluntario en el BANCO DE ALIMENTOS. La policía, los sanitarios, voluntarios incluidos, los militares los funcionarios que velan por la vida diaria de las instituciones necesarias  o los de mantenimiento de todo serán los HÉROES de esta GUERRA POR SIEMPRE JAMÁS. Y mi hijo y sus amigos habrán aprendido que no todo es gratis, apuntándose incluso a hablar por whatssap con los abuelitos que lo necesitan; algunos tratamos de ir ayudando a todo el que nos lo pide. Incluyendo defender de las “viejas clásicas de visillo” y el “ojo de gran hermano” a algunos pobres incautos que tienen que ir  al banco o al gestor y soportan, entre gritos, la histeria colectiva desde balcones de descerebrados imbuidos en razón jacobina justiciera ( clásico aquelarre español de toda la vida..) Y la violencia se dispara en el silencio de la cárcel familiar que ha confinado a algunas mujeres y niños con sus agresores y los divorcios, acuérdense, van a ir que vuelan… abogados llenos de consultas están al día por cientos de horas en los despachos desde el principio de este precipicio social. Pero pese a todo esto LA VIDA SIGUE AHÍ, la vida ES CERCANA, la vida CRECE  Y SE ABRE PASO EN LA DESGRACIA y entre la lluvia de la Cuaresma y el principio de luz de la Semana Santa; Y  tengo la peculiar sensación que el DOMINGO DE RESURRECCIÓN  será SOLEADO, el principio de un fin ansiado, o al menos la LUZ AL FINAL DEL TÚNEL. Esa que nos hará volver a soñar en rosa, Jazmín, azahar, almendros floreados y olor a Mar, tierra viva y un sinfín de momentos mágicos que volverán. Lo que no volverá, será el recuerdo de aquellos que miserablemente quedaron condenados a abandonarnos por el virus y la gente que lo ha gestionado, para bien y para mal, y eso ya será harina de otro costal… pero no os olvidéis, lo será. Porque el Karma no perdona jamás.

 

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.