Columna de opinión de Jorge Cremades: «Los momentos más duros»

Dice el ministro de Sanidad sobre la pandemia de coronavirus que «llegan los momentos más duros, nos acercamos al pico» alertando del aumento de casos de contagio, mientras las CCAA pugnan con el Gobierno por la escasez de material y el colapso en muchos hospitales es cada vez más evidente, especialmente en la Comunidad de Madrid, que, según previsiones, necesitará 1.500 camas de UCI a mitad de la próxima semana, o en Cataluña; los médicos describen que «ya están saturadas en Madrid y en Cataluña van camino de estarlo». El ministro Illa, que admite la situación y augura esos momentos «más duros» que se avecinan, se compromete a dar protección sanitaria «en los próximos días», pero nunca llegan, pues lleva tiempo anunciando que, por ejemplo, los test rápidos se distribuirán, cuando Galicia, por ejemplo, ya hace los test que el Gobierno no consigue. La cruda realidad es que el Gobierno de Sánchez anda desbordado por los acontecimientos, sin material suficiente ni test exprés, mientras tres hospitales madrileños ya no admiten nuevos infectados por saturación y enfermos terminales y críticos dejan de ser prioritarios por la avalancha en las UCIs que no cesa (priorizarán a los enfermos por su esperanza de vida para evitar que el primero que llegue sea el primero en ingresar en la UCI), en tanto que la falta de mascarillas pone contra las cuerdas al personal del sistema sanitario complicando doblemente la situación de asistencia. A ello hay que añadir la tragedia que se está viviendo en las residencias de ancianos, donde decenas de nuestros mayores mueren en soledad, mientras la falta de protección y de test de diagnóstico dispara los riesgos para los internos, siendo el clamor del personal «necesitamos ayuda, estamos desbordados». Así las cosas, en sólo unos días hemos pasado de tener 13.716 infestados a  llegar casi a los 25.000 y de 598 fallecidos a más de 1.350, siendo el único dato positivo que de 1.081 altas por haberse curado hemos pasado a 2.125. Y mientas Sánchez, que elude la autocrítica pero anuncia una comisión para analizar los fallos que se hayan cometido, ocupa más de 70 minutos en TVE para  anunciar que viene «la ola más dañina», Ayuso denuncia desabastecimiento sanitario y pide al Gobierno mascarillas y respiradores», cuando algunos hoteles, como el Gran Colón, se convierten coyunturalmente en hospitales para internar a los casos menos graves e intentar descongestionar la hospitalización actual; además el Ejército abre hospitales de campaña para soportar la avalancha que se avecina, y es que algunos hospitales, como el de Leganés, es el primero en desbordarse, con enfermos en sillas durante más de 30 horas. Por su parte Sanidad moviliza al personal sanitario jubilado, a estudiantes y licenciados, lanzando un plan para contratar a 50.000 profesionales. Entretanto, la nota más negativa la pone Torra acusando al Gobierno de no estar confinando a la población y el Ejecutivo le pide «un mínimo de lealtad» ante esta crisis sanitaria; no obstante, el Ejército llega a Barcelona, a pesar de Torra, y Colau pide ahora que la UME instale un campamento para los sin techo. Y es que España, con el triple de fallecimientos que Francia y 20 veces más que Alemania (ambas con mayor número de habitantes), puede llegar a un significativo aumento de infectados en 20 días con un pico el 8 de abril si no se respeta el confinamiento, que en general se está haciendo aunque también hay demasiados insensatos que se lo intentan saltar a la torera. Y mientras Iglesias, tras su pulso con Sánchez y haciendo gala de su desmesurado afán de protagonismo, se cuela en el Comité de Crisis de Moncloa, al que no pertenece, y comparece en televisión junto al Ministro de Sanidad, la mitad de los españoles, según 40dB, teme perder el empleo por la crisis, el 92% de encuestados se declara bastante o muy preocupado por la pandemia, un 40% vive con nervios el confinamiento, un 30% ve probable un contagio y el 37% de la población asegura estar «todo el rato pendiente» de las noticias.

Además de no entender de territorios ni de comunidades, tampoco debiéramos entender de colores políticos frente a este enemigo común que es el Covid19

Por lo demás cabe citar sobre el asunto que las Pymes ejecutarán tres millones de despidos temporales en un solo mes, mientras Inditex pagará la nómina a su plantilla hasta el 15 de abril y sólo se planteará un ERTE si el cierre se prolonga más allá de esa fecha. Y mientras Sánchez nos dice, en sintonía con su Ministro de Sanidad, que «hay que ser fuertes; los fallecidos van a aumentar», los médicos se dejan la piel en las UCIs, atendiendo junto al resto de profesionales sanitarios en dependencias desbordadas a los 1.600 enfermos graves que precisan cuidados especiales, en tanto que los expertos piden al Gobierno medidas de confinamiento más severas y Sánchez dice que las medidas que el Ejecutivo ha tomado son las más duras de todos los países europeos. Y en este caos preocupante, mientras los hospitales se preparan como pueden para afrontar su peor semana, el Jefe de la UME manifiesta que «no entendemos ni de territorios ni de comunidades, entendemos de localidades y de gente», que es lo que deberíamos entender todos… por su parte, Almeida, el alcalde madrileño, declara: «los test son claves para parar la curva, sólo nos falta que el Estado nos dé el material», «quienes quieran sacar rédito político y no atiendan al interés general, se equivocan y los ciudadanos les censurarán», «lo que le pido a Sánchez es que no pongamos tiritas a una hemorragia económica» y «si hay que cerrar la capital, la Policía Municipal puede hacerlo de manera inmediata». La realidad es que, además de no entender de territorios ni de comunidades, como dice el Jefe de la UME, cuya labor es tan valorada por todos, tampoco debiéramos entender de colores políticos frente a este enemigo común que es el Covid19.

Y en medio de este inquietante panorama el Rey Felipe comparece en televisión con un mensaje al país tras reunirse con Sánchez y los técnicos, para afirmar, en sintonía con el Gobierno, que «somos una sociedad en pie frente a la adversidad», que «estamos ante una situación nueva y grave», que «debemos dejar de lado nuestras diferencias y unirnos para superar esta grave situación», que todos debemos contribuir «al esfuerzo colectivo» contra el coronavirus, que «España es un gran país, un gran pueblo que no se rinde», que «este virus no nos vencerá, nos hará más fuertes como sociedad», que «todo el Estado está volcado en resolver la crisis», y que «lo superaremos juntos», por lo que llama a «resistir» y «aguantar» ahora, convencido de que «España recuperará su pulso, su vitalidad y su fuerza», mientras destaca la labor de los sanitarios ya que «nunca os podremos agradecer bastante lo que estáis haciendo por vuestro país». Palabras sensatas del Monarca (quien acaba de renunciar a la herencia, presuntamente ilícita, de su padre y de retirarle la asignación pública que tenía) que debieran ser aplaudidas por todos; pero no, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, los detractores, no ya del Rey Felipe sino de la Monarquía como forma de Jefatura de Estado, decidida por los españoles democráticamente, convocan un cacerolada a la comparecencia del Jefe del Estado……entre ellos Podemos, socio de la coalición gubernamental, mientras el PSOE elude por primera vez defender al Rey de los ataques de su aliado gubernamental y el desmarque al efecto del Vicepresidente Iglesias. Mezquino comportamiento en medio de este cenagal provocado por la pandemia.

En Alemania hay muy pocas víctimas mientras en Italia sucede todo lo contrario; en efecto, Italia, con más de 4.800 muertos ya supera a China en fallecidos, lo que teniendo en cuenta las diferencias demográficas de sendos países todavía hace más desconcertante la situación

Entretanto el BCE, por fin, lanza un plan de 750.000 millones para calmar al mercado, activando un plan de compra de activos públicos y privados en defensa de la Eurozona, lo que supone, ante la subida de las primas de riesgo, una positiva rectificación de Lagarde, quien ahora dice que «estamos preparados para aumentar el plan de emergencia» y que «estudia todas las opciones» frente al «shock» económico del virus e insta a los gobiernos a actuar «conjuntamente»…..en fin, más vale tarde que nunca. Por otro lado sorprende el contraste del misterio alemán con el desastre italiano, pues en Alemania, aunque aumentan los contagios, como en el resto de países, hay muy pocas víctimas mientras en Italia sucede todo lo contrario; en efecto, Italia, con más de 4.800 muertos ya supera a China en fallecidos, lo que teniendo en cuenta las diferencias demográficas de sendos países todavía hace más desconcertante la situación…..y con Alemania y su baja letalidad hasta ahora sucede algo parecido; por otro lado el ritmo de muertes en Reino Unido ya supera al de España…… al margen de otras razones, como la falta de homologación en los test de diagnóstico, entre otras, algo tendrá que ver que Alemania dispone de 25.000 camas con los respiradores y 29´2 camas de cuidados intensivos por cada 100.000 habitantes, mientras Italia tiene 12´5%, España 9´7 y Reino Unido 6´6……obviamente, todo ello, al margen de otros factores medioambientales, de estructura demográfica como el envejecimiento de la población o de diferencias en los respectivos sistemas sanitarios.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.