Los comedores sociales reparten en sus sedes comida para llevar o la acercan a casa gracias a grupos de voluntarios

Las medidas decretadas para hace frente al coronavirus han obligado a cambiar la forma de trabajar y ofrecer servicios, también la de los comedores sociales de València, que en su mayoría siguen abiertos pero reparten la comida en formato «para llevar» o la sirven a domicilio. Así lo han asegurado a EFE fuentes de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, que gestiona tres de los cinco comedores sociales de la ciudad de València; de Casa Caridad, y del comedor social San José, impulsado por Cáritas hace 26 años en el barrio de Benimaclet. Los comedores de Abejuela, Literato Azorín y Malvarrosa, dependientes de la Conselleria, siguen abiertos, aunque han cambiado su forma de actuar. Ya no se sirven comidas en los centros.

A quienes tienen domicilio, se les está llevando la comida, mientras que a aquellas personas sin hogar, se les reparte la comida «para llevar» y manteniendo todas las medidas de seguridad, como la de llevar protección y mantener la distancia establecida entre personas para evitar el contagio. Desde la Conselleria que dirige Mónica Oltra aseguran que la idea es trabajar a lo largo de los próximos días conjuntamente con los ayuntamientos, especialmente con el de València, para ver si es posible otro tipo de reparto que no haga necesario acudir presencialmente a los comedores. El programa «Menjar a Casa» se mantiene igual, ya que la solicitud de este servicio no es no es inmediata. Además, se trabaja con las direcciones de todos los centros de día que han tenido que suspender su actividad, para detectar cualquier caso de persona que no tenga red familiar, y establecer un dispositivo para que se la pueda atender en su domicilio o buscar cualquier otro recurso que garantice que está bien atendida.

Para aquellas personas sin hogar que suelen hacer uso del comedor social, Casa Caridad reparte cada día una bolsa de comida, que puede ser recogida también en sede

Desde Casa Caridad, que da de comer a unas 300 o 350 personas diarias, mantiene su comedor social abierto para los habitantes de sus dos albergues (unos 130 en total), mientras que a los usuarios con domicilio propio les prepara unos kits para una semana, con unos 11 kilos de alimentos, que pueden recoger en la sede. Según han explicado a EFE, para aquellas personas sin hogar que suelen hacer uso del comedor social, Casa Caridad reparte cada día una bolsa de comida, que puede ser recogida también en sede, siempre manteniendo las recomendaciones para evitar contagios. En el barrio de Benimaclet, el comedor social San José, impulsado por Cáritas hace 26 años y que da servicio en su local a 50 comensales de lunes a viernes, tiene que cerrar sus puertas, dado que no cumple los requisitos de distancia y la mayoría de sus voluntarios son población de riesgo, pero se ha organizado para no dejar desatendidos a los usuarios.

El pasado viernes ya se les repartió la comida cocinada para que se la llevaran a casa, y este lunes se les volverá a entregar así y se les informará del nuevo sistema: dos veces por semana se les entregará en las parroquias bolsas con alimentos, según ha explicado a EFE la coordinadora del comedor, Rosa María Gil. Las bolsas se harán con los productos no perecederos que compre Rotary Club Valencia Center y los que les dona el supermercado Consum del barrio y se entregarán a los usuarios, cuyo perfil general es el de familias sin recursos, mayores que viven solos o personas con discapacidad o alguna enfermedad. La parroquia de La Asunción y la de San Lorenzo de Benimaclet serán los lugares donde en principio este miércoles y este sábado voluntarios del comedor social entregarán las bolsas de comida, y en el caso de usuarios que viven fuera del barrio, se ha gestionado que acudan a sus respectivas parroquias. Junto a las instalaciones del comedor social San José se ubica el ropero de Cáritas, en cuya puerta se puede ver el cartel que anuncia que se ha suspendido la recogida de ropa por riesgo de coronavirus e informa de los contenedores más cercanos en los que se pueden entregar las prendas. EFE

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.