Conato de motín en el centro penitenciario de Foncalent por el nerviosismo de los internos por la crisis del coronavirus

El nerviosismo con el que la población reclusa está viviendo la expansión del coronavirus por todo el territorio nacional ha provocado un intento de motín en un módulo
residencial del Centro Penitenciario Alicante Cumplimiento (FONTCALENT). Una multitud de internos de un módulo sobresaturado ha salido al patio, atrincherándose, quemando objetos y gritando “Libertad, Libertad”.

El bulo de que en Italia se ha puesto en libertad a los presos en los últimos días origina la sensación de
abandono de los internos por parte de la administración Penitenciaria. Esos internos se han tapado sus rostros y animado al resto a seguirles en su actitud, también pidiendo a los demás módulos que los secundasen. Profiriendo insultos hacia los trabajadores presentes, se niegan rotundamente a cumplir las órdenes de que cesen en su comportamiento. Se han vivido momentos de gran tensión en el que la gran profesionalidad de los pocos funcionarios de servicio a la hora de afrontar el problema ha sido fundamental para lograr volver a tener el control de las dependencias. La experiencia del personal es la mejor herramienta con la que cuentan, faltos de formación y de medios y mermados en cuanto a su número. La sospecha de que el virus pueda entrar en FONTCALENT provoca un temor a los presos, que especulan con la posibilidad de ser contagiados y fallecer. El poco personal sanitario se ve desbordado y supondrá un problema lamentable si finalmente se produce una cadena de contagios.

Los funcionarios de prisiones denuncian la desprotección que sufren a la hora de afrontar la violencia prevista en las cárceles nacionales motivada por la crisis del coronavirus

La asociación profesional de trabajadores penitenciarios Tu Abandono Me Puede Matar viene denunciando en las últimas semanas la desprotección que sufren los empleados públicos del sector a la hora de afrontar la violencia prevista en las cárceles nacionales motivada por la crisis del coronavirus. Ya han sido varias las agresiones sufridas tras la suspensión de las comunicaciones. La Secretaria General de Instituciones Penitenciarias y el Ministerio del Interior centran sus esfuerzos en edulcorar la realidad y no afrontan con determinación las necesidades de sus empleados.

Funcionarios fuera de servicio se han mostrado dispuestos a acudir a la prisión alicantina para reforzar y ayudar a sus compañeros en unos momentos tan delicados, lo que muestra la responsabilidad de la plantilla a la hora de ejercer su servicio público. Queremos transmitir a la sociedad que este cuerpo de prisiones responderá con altura de miras a los graves momentos que estamos viviendo.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.